#Política

No sobran los motivos

21 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Frente a la torpe utilización de lo políticamente correcto como método sistemático de huir de la discusión democrática, es preferible que la cámara se quede fija con el par de señoras gritando en contra de los marxistas en el Concejo de Providencia, con un diputado hablando de la primera menstruación de las mujeres y otro hablando de los colipatos, con el empresario diciendo que hace falta una crisis para que estos chilenos con apetito insaciable se ubiquen en el tiesto.

¿Qué argumentos pudieron haber tenido nuestros parlamentarios para no aprobar penas de cárcel en los casos de colusión de las grandes empresas? ¿A quién si no al puñado de accionistas mayoritarios de una de las empresas de telefonía le favoreció la cantidad de años en que no se pudo ejecutar la portabilidad numérica porque la ley no se dictaba nunca? ¿A quién si no a los propios parlamentarios en ejercicio favorece actualmente la persistencia del sistema binominal, más o menos maquillado?

Detrás de todas estas preguntas se esconden motivos inconfesables, demasiado antipáticos como para decirlos: “me financia la campaña”, “me asegura salir elegido”, “puede afectar a mis amigos”. Frente a una sociedad cada vez más alerta, frente al descampado de opinantes en las redes sociales, la extrema derecha maquilla sus razones para sostener lo mismo de siempre. Ahí donde se debe decir el motivo inconfesable, “no quiero cambiar el nombre de la calle 11 de septiembre porque el pronunciamiento militar nos salvó de ser una segunda Cuba”, aparece el eufemismo salvador, “quisiera preguntarle antes a la ciudadanía, no podemos tomar esta decisión entre cuatro paredes”. Escarbando un poco más, descubrimos que preguntarle “a la ciudadanía” no es igual que “a las personas”, porque la calle no es de todos. Preguntarle a la ciudadanía es recabar el alegato de un par de dueños de locales que dan a la calle en cuestión indignados porque tendrán que reimprimir sus boletas en Impuestos Internos. La calle no es un punto de encuentro entre iguales, es el patio de entrada de la propiedad privada. Pero no es que quiera mantener el nombre de la calle porque hace unos años canté “ingleses piratas devuélvannos al Tata”, sino porque una vez escuché a una comunista que decía que el nombre le gustaba como memorial.

Mientras más valorativa es la discusión, más descarado es el mecanismo. Se está en contra del matrimonio homosexual porque el matrimonio es entre un hombre y una mujer, y como es entre un hombre y una mujer no puede ser de otra manera. ¿No sería más honesto decir que no será tolerado porque, Kike Morandé dixit, “me da cosita ver a dos personas del mismo sexo dándose un beso”? En el caso de prohibir el aborto de una niña de 11 años reiteradamente violada por su padrastro, con tal de no decir, Issa Kort y Ena Von Baer dixit, “deberá llevar su cruz porque para eso tuvo una regla y la mujer presta el cuerpo” el argumento de nuestro Presidente es que la chiquilla mostró “profundidad y madurez” y por lo mismo será una fabulosa madre de su hija/hermanastra. Incluso ambas podrán coincidir en el colegio, le faltó decir.

Queremos que esa niña tenga ese hijo porque somos provida. ¿En qué minuto tu respetable opción provida, que nadie te prohíba ejerzas con tu propia hija, se transforma en una coacción contra la futura madre/hermanastra? ¿No sería más honesto decir que quieres que tu opción confesional sea ejecutada a la fuerza por todo el resto porque sí, porque esa pobre gente no tiene las herramientas como para pensar a conciencia en estos asuntos? Si el argumento fuera que la vida es un bien intangible no justificarían, esas mismas personas, el transformar en un colador a balazos al delincuente que asome la nariz a nuestra casa, por no recordar a los que a renglón seguido rezongan porque se derogó la pena de muerte.

Frente a la torpe utilización de lo políticamente correcto como método sistemático de huir de la discusión democrática, es preferible que la cámara se quede fija con el par de señoras gritando en contra de los marxistas en el Concejo de Providencia, con un diputado hablando de la primera menstruación de las mujeres y otro hablando de los colipatos, con el empresario diciendo que hace falta una crisis para que estos chilenos con apetito insaciable se ubiquen en el tiesto. Al menos permite terminar con la farsa, y que podamos ver realmente quiénes somos y qué es lo que pensamos. Cuando se mira de frente el espanto, se obtiene una mueca. Cuando el espanto se esconde detrás de un montón de frases maniqueas, pasa de contrabando y entonces es tarde para denunciarlo.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de julio

Un lúcido y valiente artículo, como los que Patricio Hidalgo acostumbra escribir.
Ojalá que estos planteamientos se filtren por la espesa, casi impenetrable, mollera de los autoritarios.

Sebastián Loyola

10 de julio

Cuantas verdades que mencionas en 5 párrafos.
En lo personal, me quedo con algo que no había contemplado, respecto del cambio de nombre de la Av.11 de Septiembre, cuando indicas: “una vez escuché a una comunista que decía que el nombre le gustaba como memorial”.

Un abrazo.

10 de julio

Habrían muchos otros ejemplos:
– La marihuana es saludable, dixit “quiero volarme ¿y que?”
– El aborto es una decisión de la mujer, dixit “quiero tirar y me da lo mismo si eso implica que alguien muera”
– Quiero una sociedad de derechos, dixit “quiero poder llevar una vida sin necesidad de trabajar para sostenerla”

Así que, de eufemismos viven muchos, no solo los políticos.
Saludos

10 de julio

Estimado Arturo:
– Respecto a la marihuana, no entendí la paradoja. Ni siquiera la draconiana ley 20.000 prohíbe que un mayor de edad se “vuele” si quiere hacerlo.
Respecto al aborto, no he escuchado a nadie que proponga el aborto como un método anticonceptivo, ni que tire aun implicando que alguien muera, como deporte
Respecto a los derechos, no conozco a nadie que proponga una vida sin trabajo como propuesta política.
Muchas gracias por la lectura.

10 de julio

Patricio
Me refiero, al igual que tu artículo, a que quienes argumentan a favor de ciertas posturas, lo hacen a través de las ramas. Por ejemplo, la legalización de drogas, a través de tratar de demostrar dudosos beneficios, pero finalmente lo que quieren es que haya libre consumo para fines alucinógenos, no por la “salud”. En el caso del aborto, perdón, hay MILES de personas que en el fondo quieren aborto solo por decisión de la mujer, y el terapéutico es solo una forma de ponerlo menos agresivo, y sumar a quienes si creen solo en esta forma de aborto para generar masa crítica.
Lo de los derechos tiene que ver mas con algo, que en si no tiene nada de malo, que es que al 99% de las personas no les gusta trabajar, y menos en algo que además les desagrada. Por lo mismo, se trata de esconder este anhelo en declaraciones como sociedad de derechos, que permitiría, de alguna forma, poder vivir una vida sin trabajar. Como bien dices, no se propone directamente, pero a través de eufemismos si.
Mi perspectiva es que si alguien se quiere volar, está bien. Si no quiere trabajar, también lo está. En el aborto si difiero muchísimo, pues es acomodar la vida de otros a beneficio propio, y dibujar eso como otra cosa, es simplemente ego-ismo.
Saludos

10 de julio

Es cierto que muchos apuestan por las propiedades medicinales de la marihuana cuando en realidad quieren defender el consumo recreativo. Con todo, me parece (en esto son puras intuiciones) que quienes sólo defienden la legalización terapéutica son una minoría de los que defienden su legalización.
Respecto al aborto, cambiaste de argumento. Primero lo pusiste como ejemplo de método anticonceptivo (tirar sin importar que alguien muera) y ahora te refieres al aborto por opción de la mujer, que estaría “oculto” bajo los supuesto de aborto por causa. Eso no lo creo. Muchas mujeres organizadas hablan de la opción de la mujer, sin tener que recurrir a los abortos por causa.
Sobre el 99% que quiere vivir sin trabajar, me parece una perspectiva demasiado deprimente. Una rápida encuesta a mi alrededor dio resultados diametralmente opuestos.
Saludos,

Jorge

10 de julio

¡Nunca mejor dicho!

Javiera Fernández F.

10 de julio

Excelente tu columna Pato,…un poco sarcástico, con lo que creo es el mejor modo de abordar este espeluznante tema, del que no sobran los motivos…Pero, sólo decirte, que detente a pensar también que muchas veces sobran los motivos para matar a alguien, adulto y formado, no un embrión….Yo si tuviera que decidir sobre la vida de otros: elegiría matar al violador. Y por qué no? No hay motivos mejores para acabar con ese insignificante ser humano , adulto. Pero sobre el aborto de la niñita, tan pequeña!…Mejor pensar en cómo se va a recuperar de todo este infierno esa niñita…..sólo el amor salva. Cariños!

11 de julio

Si sólo el amor salva, como usted dice, se hace difícil comprender cómo alguien puede pensar que es factible quitarle la vida a otra persona…

El mayor hecho de amor conocido en el mundo corresponde al ser humano que más ha amado en el mundo, mismo que aún pudiendo haberse defendido y no siendo culpable de nada, murió clavado a una cruz…

12 de julio

¿Cuáles especialistas pueden hablar de “pareja sexual” entre un adulto y una menor de 11 años? NUNCA, en ningún caso, se puede establecer una relación igualitaria con una menor de edad. Siempre se trata de un abuso sexual, aunque se ejecute por la vía de la seducción y no de la fuerza.

Paula Recabarren

11 de julio

Nunca mejor dicho. Felicitaciones valiente Patricio!

jose-luis-silva

11 de julio

en serio por estas cuestiones.

Primero averigue los argumentos para no encarcelar a los coludidos de grandes empresas y despues cuestionelos, no al reves.

El tema de la avenida es que los que mas pregonan tolerancia se aprovechan de la primera oportunidad de turno en el poder para eliminar la única única muestra de tolerancia con millones que piensan distinto a ellos, un atropello que demuestra otra vez lo falso de todo este lloriqueo por los que fueron atropellados en el pasado. He sido vecino de Providencia durante mas de medio siglo y nunca he tenido negocio en la calle, le agradeceré que se ubique y no intente representarme de nuevo.

Los especialistas coinciden que la niña de 11 fué violada la primera vez y por lo tanto una victima y el padrastro el victimario LA PRIMERA VEZ, no cuando el padrastro ya era su pareja sexual durante años.

“Cuando el espanto se esconde detrás de un montón de frases maniqueas, pasa de contrabando y entonces es tarde para denunciarlo.” Es una frase que lo describe a usted perfectamente señor.

11 de julio

Hola José Luis: No sólo conozco los argumentos, sino que leí completita la intervención de Jovino Novoa sobre el tema. No hay argumentos razonables ahí. Quizás los guardó en su fuero interno, eso te lo concedo.
Sobre la calle, me encanta que no hagas uso de eufemismo ninguno y digas que celebras el Golpe, ese es el espíritu que vindico, decir las cosas por su nombre.
Sobre lo del padrastro, no entiendo tu argumento y, en caso de poder entenderlo, creo que preferiría no leerlo.
Cordiales saludos,
Patricio.

jose-luis-silva

11 de julio

Reconozco me sorprendiste y agradezco este intercambio.

Lo del padrastro: Es que en la discución sobre el aborto de la niñita asume una premisa falsa, porque escuché de especialistas que se embarazó cuando ya era pareja sexual del padrastro, no cuando la violó, eso quise aclarar (y nos salvamos esta vez del denso temita del aborto cuando es violación).

Si, celebré y celebro que en ese momento hubiese un pronunciamiento militar. Y para mí tambien hay muchas calles con nombres hostiles a mi pensamiento, pero jamás eliminaria ninguna porque respeto a las personas que piensan distinto. Pero usted en la primera oportunidad que tiene atropella al resto, eliminando la única avenida que representa a los que piensan distinto a Ud.. Entonces suena bastante cínico lamentarse por los que fueron atropellados hace 40 años no le parece ?.

Saludos

12 de julio

¿Cuáles “especialistas” pueden hablar de “pareja sexual” entre un adulto y una menor de 11 años? NUNCA, en ningún caso, se puede establecer una relación igualitaria con una menor de edad. Siempre se trata de un abuso sexual, aunque se ejecute por la vía de la seducción y no de la fuerza.

11 de julio

Hola José Luis, gracias por seguir la conversación.
Las niñas de 11 años no consienten válidamente relaciones sexuales, porque su consentimiento no es válido ni para decidir no ir al colegio. La ley es así, y no hace sino recoger el sentido común.
Me parece fantástico que digas tus verdaderos motivos para estar en contra del cambio de nombre de la calle. En tu lugar, me molestaría que los representantes por quienes voté no fueran capaces de plantarse con la misma honestidad frente a la opinión pública.

12 de julio

El lenguaje nos delata. Curioso que un defensor de las atrocidades de la dictadura considere válido, normal, plausible, una “pareja” conformada por un hombre adulto y una niña de 11 años.

12 de julio

Hola “El Peón”, gracias por la lectura. Si “se hace difícil comprender cómo alguien puede pensar que es factible quitarle la vida a otra persona”, te sugiero considerar también que a varios se nos hace difícil comprender cómo puede pensar alguien que es factible forzar a una niña de 11 años a mantener un embarazo producto de la violación de su padrastro. Y te sugiero promover un proyecto de ley en que la velocidad máxima en la carretera sean los 20km por hora, y entonces reduciremos a cero las muertes por accidentes de tránsito.

12 de julio

No me parece que tenga lugar su exageración, don Patricio. Debo decirlo con todas sus letras… Yo no me he referido a la niña de once años en lo absoluto, pero, si detrás de su comentario usted procura hacer entender que al violador que desea, deseaba, o desearía quitarle la vida la referida persona, es alguien a quien también usted desearía “decapitar”, si quiere imaginariamente consigue un hacha para que haga rodar su cabeza por el suelo y si gusta se la lleva a su casa y la coloca en el lugar del florero, o en su mesa de centro, o en el típico mueble de living para lucirla ante sus amigos y familiares; o si prefiere se la deja como pelota para que jueguen sus niños, o bien la coloca junto a su cama, en su velador, para que tenga dulces sueños y para que cuando despierte recuerde su hazaña y eso lo haga levantarse con nuevos bríos cada mañana, para ir en busca de otra cabeza que decapitar y coleccionar…

¿Qué le parece?… ¿Le gustó a usted mi exageración?…

La venganza es de Jehová, don Patricio… El Temible dará el pago a cada uno de nosotros… ¿Por qué alguien entonces desearía hacer justicia por su propia mano, si el Juez de toda la tierra está delante de nosotros?…

¿Acaso Jesús, aún en la cruz, deseaba la muerte de quienes le asesinaban?… Más bien me parece que oraba por ellos, para que los perdonara el Padre, porque no sabían lo que hacían…

Circula en la red una curiosa historia, don Patricio. Dice que a una persona se le hace justicia, poniendo a su adversario, asesino de algún familiar suyo, atado de pies y manos en un bote que es echado a la mar, para dejarlo allí morir… La pregunta es: teniendo esa persona la facultad de ir por él y rescatarlo, ¿cree usted que debería ir por él y salvarle la vida?…

Misericordia quiero, dijo Jehová…

12 de julio

Hola Peón, al parecer te has confundido. En ninguna línea me he referido a la sanción posible para el futuro violador. Y, entre las sanciones imaginables, no quisiera ninguna fuera del Código Penal, y ahí cortar la cabeza no es opción.
Lo felicito por la pasión con que profesa su fe.

12 de julio

En mi comentario he usado un “si” condicional, don Patricio, que le da todo el sentido que corresponde a mi comentario… Al mismo tiempo, la primera vez que uso la palabra decapitar, lo he hecho entre comillas…

Vo que no tenemos asuntos pendientes, así es que, de mi parte, reciba usted mis cordiales saludos…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno