#Política

No es la política, es la elite. Rol ciudadano y confianza pública

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No son González. Tampoco Tapia. En ningún caso Ñancucheo o Cañuqueo. Son ellos, la elite. Los de siempre. Los del Saint George’s College, del San Ignacio de El Bosque, el Grange, o la Girouette. No es la política, son ellos. Esa cofradía que se reproduce, que entre ella no tiene diferencias, donde la homogeneidad social sobrepasa cualquier menudencia del debate público. Por cierto, dicho factor incluye todo aquello que hemos visto los últimos meses, la defraudación fiscal, el financiamiento ilícito a la política, el tráfico de influencias, el nepotismo, el acomodo en posiciones de decisión al interior del sector público, etc. Entre ellos se entienden.


La política no es el problema. ¿Cómo podría serlo si es la única herramienta de incidencia y cambio que posee la ciudadanía? Porque la política no es el gobierno, ni sus redes ni entramados de intereses particulares. La política es la herramienta de interrumpir ese proceso de subordinación/sumisión que genera la forma de ejercicio del poder de la elite.

La política no es el problema. ¿Cómo podría serlo si es la única herramienta de incidencia y cambio que posee la ciudadanía? Porque la política no es el gobierno, ni sus redes ni entramados de intereses particulares. La política es la herramienta de interrumpir ese proceso de subordinación/sumisión que genera la forma de ejercicio del poder de la elite. Siguiendo a Jacques Rancière, bajo la lógica del arkhé, la elite gobierna con la consideración de técnicas y herramientas a las cuales denomina policía, donde unos pocos pueden hablar y ser escuchados, mientras tanto otros solo callan, obedecen, siendo completamente invisibilizados y marginados de la esfera pública. Por lo tanto, el camino es revalorar la política, no necesariamente desde el acto procedimental del sufragio. La insurrección y la desobediencia civil también son actos políticos.

Frente al destape de ilícitos, irregularidades y errores involuntarios, pareciera que la elite sólo se ha visto entrampada circunstancialmente, mas no mermada ni menos desposeída para defensas públicas y concertadas, y que cada uno de sus actos, sea por obra u omisión, gozan de una impunidad legal. Los acuerdos extrajudiciales, las delaciones compensadas, condenas de tenor insuficiente, beneficios y privilegios, han sido la tónica, para una elite que se justifica, que se ofusca ante acusaciones supuestamente injustas. ¿Cómo olvidar la molestia de Jorge Pizarro por las boletas ideológicamente falsas presentadas por sus hijos a SQM, tras asesorías orales en materias donde sus primogénitos gozan de alta reputación? Bueno, ya sabemos que Pizarro sigue siendo Presidente de la Democracia Cristiana, inquebrantable ante su partido y supuestas voces disidentes. La elite intacta.

Pero bueno, sabemos quiénes forman parte de esa elite, dónde viven, estudian y cómo se reproducen, cuidando sus posiciones con leal complicidad. Pero también sabemos de su indolencia, a la confianza y a la fe pública, y de que nada de lo sucedido les importa. Tan así, que en la discusión sobre reformas políticas de las últimas semanas, así como a la publicitada reforma al sistema electoral binominal, de la cual derivó un redistritaje acomodado a los intereses de los dos grandes bloques dominantes, no se afecta, en lo más mínimo a los grupos de interés en política, de poder y alta organización, pues es insuficiente la transparencia entre la relación del dinero y la política. Bajo algunas excepciones y mejoras, tenemos una operativa legislativa de mala a insuficiente. La elite nos condiciona a la mediocridad.

Pero ¿dónde queda la ciudadanía entonces? Es aquí donde se le necesita con urgencia, con más precisión y convergencia sobre el rol que le cabe. El voto no es suficiente, si a este paso, con la abstención que se presume, sólo participaran los incumbentes. Importa votar, pero también informarse y participar activamente, en tanto rol clave para el cumplimiento de la nueva legislación, desde la observancia a la denuncia, por más insuficiente que sea la nueva legislación, da la oportunidad para un nuevo rol. He aquí la necesidad de diferenciarse y no condicionarse al estatus que la elite quiere para la ciudadanía. El quietísimo acrítico no es el camino.

TAGS: Confianza Elites

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de febrero

Insurreción y desobediencia civil. Denuncia activa. Sí, son formas de actividad política, pero ¿a qué conducen si no hay una alternatiava de organización y participación, si no hay una conducción? Hablar de apellidos y situaciones odiosas por todos conocidos sin acercarse ni un milimetro a al menos a describir el escenario en que la ciudadanía es formada y manipulada -para ir entendiendo los mecanismos del poder y entregar propuestas que nos vayan liberando, es decir, haciéndonos parte de las decisiones y no delegando soberanía a punta de pataleos a un sistema que es incapaz de dar respuestas – es ayudar a dicho sistema a reproducirse. Los espacios de participación ciudadana aparecen pero son rápidamente acomodados al sistema representativo y no son socializados para ser mejorados y reproducidos porque los medios los ignoran y los cientista políticos no los tienen en sus libros.

05 de febrero

No es la elite es la política. Es la falta de una alternativa política para la ciudadanía. Y es la crítica que se da vuelta en lo mismo.(me explico mas en otro mensaje.

Servallas

11 de febrero

Estimado, aunque Ud. no lo acepte, Ud. es la elite. Su educación postgraduada, su capacidad de análisis, sus argumentos y sobre todo su rebeldía, que no comparto, me indican es un fiel representante de la elite de nuestro país.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos