#Política

No al aborto: la valentía de Chile

20 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Primero que todo, quisiera expresar cuán orgullosa estoy de vivir en Chile. Muchos de mis compatriotas han criticado a mi país querido por su larga tradición de respeto a la vida, la cual fue ratificada el pasado 4 de abril. En cambio, yo tengo el orgullo de decir que, a mucha honra, vivo en un país donde se respeta la vida ante todo.

En medio de todas las críticas que han sido publicadas, siento la necesidad urgente, como mujer primero y como científico después, de precisar algunas cosas que me parecen un tanto confusas y que se han confundido aún más para la luz pública. La primera es que lo que se decidió por votación en el Senado el Miércoles 4 de abril fue el rechazo de la “idea de legislar sobre el aborto”. Caer en la tentación de decir que se rechazó alguna legislación es un error, aunque se hayan revisado proyectos de ley. Y es que Chile tiene una legislación clara al respecto: en casos de situaciones extremas, el médico está facultado para priorizar la vida de la madre cuando ésta se ve amenazada. Esto sigue un principio filosófico llamado “acción de doble efecto”. En éste, una acción posee dos efectos: uno deseado y el otro no deseado. En el caso de embarazos de alto riesgo, si un médico persigue salvar la vida de la madre (efecto deseado), la muerte del hijo por nacer (efecto no deseado) no está penalizado en código ético del Colegio Médico de Chile ni por la legislación vigente en nuestro país. Por este mismo motivo es que nuestro Ministro de Salud, Dr. Jaime Mañalich, declara que no es necesario legislar sobre el aborto. Reitero: existe ya una legislación vigente que protege la vida de la madre en casos extremos de embarazos de riesgo.

La segunda precisión se refiere a los casos extremos en los cuales la vida de la madre no está en riesgo (por ejemplo, embarazos no viables) o los casos de embarazo tras una violación. Revisemos sin eufemismos de qué se trata un aborto en estas circunstancias. Aquí no estamos hablando de un aborto terapéutico, ya que no se busca “sanar o aliviar alguna enfermedad diagnosticable” (parafraseando la definición de terapia). Este aborto no sana o alivia a nadie. Muy por el contrario, se termina con una vida (la de la persona por nacer) y se produce un trastorno sicológico terrible en la otra (la madre que debe pasar por la horrorosa decisión de terminar con la vida de su hijo o hija). De hecho, dos grandes estudios recientes concluyen que las mujeres que han abortado a sus hijos sufren enormemente esta pérdida, sufrimiento cuantificable en términos de trastornos sicológicos. Reitero: un aborto en estas circunstancias no sana ni alivia a nadie, por lo que de terapia, nada. Entonces ¿qué significa un aborto en estas circunstancias? Simple: significa asesinato ¡Uf! He mencionado la palabra prohibida… pero, de acuerdo a la Real Academia Española de la Lengua (RAE), asesinar es “matar a alguien con premeditación” y matar es “quitar la vida”. Es el término adecuado para este tipo de abortos, aunque no le guste a nadie. No caigamos en la tentación de querer adornar esta verdad.

Entonces ¿por qué existe la “idea de legislar” para despenalizar el aborto en circunstancias bajo las cuales la vida de la madre no está en riesgo? Se esgrimen varias razones para ello pero, a mi juicio, la fundamental es: evitar el sufrimiento. Los defensores de la “idea de legislar” sobre el aborto desean evitar el sufrimiento para la madre y el ser humano por nacer. Voy a mencionar otra palabra prohibida: egoísmo. Por ningún motivo quiero menospreciar el sufrimiento de aquellas mujeres que se han embarazado tras una violación. Ni aquel sufrimiento de la madre que sabe que su hijo o hija no sobrevivirá el parto, o vivirá poco tiempo, o vivirá con limitaciones. Pero ¿podemos tomarnos la atribución de decidir asesinar a esta persona que no ha nacido, quien no tiene voz para defender su vida en pro de evitar el sufrimiento? El sufrimiento no me es ajeno ni lo debe ser para el lector, pero ¿acaso el sufrimiento no es parte de la vida misma?

Personalmente, el sufrimiento en mi vida ha sido un motor que me impulsa a crecer, evolucionar y superarme. Son los momentos de tormenta los que me hacen apreciar los días soleados. Desafortunadamente, me temo que está reinando una cultura que promueve evitar el sufrimiento a toda costa ¿Qué perseguimos con eso? ¿una sociedad completamente libre de sufrimiento? ¿qué tipo de sociedad sería una que no tiene sufrimiento alguno? Y me voy acordando de novelas de ciencia ficción, que de ficción ya no tienen mucho, como “El Mundo Feliz” de Aldous Huxley. Y me temo que estamos cada vez más cerca de aceptar la comisión de asesinatos en nombre de evitar el sufrimiento. Por ejemplo, podríamos discutir “la idea de legislar” acerca de si un bebé recién nacido tiene derecho a su vida. Bajo la premisa que esgrimen los defensores del aborto en pro de evitar sufrimiento, un embrión o un feto tiene menos derecho a la vida que el de un recién nacido. Bajo la misma premisa, un recién nacido tendría menos derecho a la vida que un adulto, quien tiene conciencia de su propia vida. Los defensores del aborto en pro de evitar sufrimiento pueden exclamar que no es esto lo que buscan. Sin embargo, en su larga trayectoria de promover “el derecho de elegir evitar el sufrimiento” por sobre “el derecho a la vida” nos ha llevado a cuantificar este último de acuerdo a la cantidad de vida vivida. O sea, mientras más vida se ha vivido, mayor derecho a la vida se tiene ¿podríamos llegar a este tipo de discusiones algún día? Con gran tristeza, debo precisar que ese día ya ha llegado. Recientemente, el mundo científico puso sobre la mesa la discusión del infanticidio (bajo el eufemismo “aborto después de nacer”) en los casos de recién nacidos con enfermedades que pueden causar un peso sicológico y/o económico muy grandes sobre los padres, y que no fueron diagnosticados a tiempo como para llevar a cabo un aborto “antes de nacer”. Lógicamente, decidir acerca de la “idea de legislar" sobre el aborto después de nacer no está lejos de ser una realidad a corto plazo.

Finalmente, existen aquellos promotores de la “idea de legislar” sobre el aborto quienes sostienen que despenalizar el aborto mejorará los índices de morbimortalidad materna, ya que se evitarán las complicaciones de salud materna provocadas por abortos clandestinos. Estas personas también esgrimen la idea que el aborto terapéutico estuvo despenalizado en Chile desde 1931 hasta 1988 y que, por lo tanto, no habría problema en re-despenalizarlo (parece trabalenguas). Al respecto me gustaría hacer una precisión: los índices de morbimortalidad materna no parecen estar influenciados por la condición de penalización o no del aborto. Es así como Chile posee el menor índice de morbimortalidad materna en toda América, después de Canadá. De acuerdo a los últimos estudios epidemiológicos, este índice se encuentra en declinación desde la década de los 60, con aborto terapéutico despenalizado o no.

Entonces ¿con cuáles razones nos quedamos finalmente para discutir “la idea de legislar” sobre el aborto? Resumo: el aborto no es una terapia; incluso en casos extremos, en los cuales la ética médica chilena lo permite en pro de salvaguardar la vida de la madre, los efectos sicológicos sobre ella (y, probablemente, para el padre) son devastadores. En el resto de los casos, el aborto es asesinato en pro de evitar el sufrimiento de la madre, aunque el sufrimiento para esa madre es un hecho, aborte o no. Y para rematar, despenalizarlo no tiene incidencia sobre la mortalidad materna de un país.

Con gran pesar, concluyo que todas estas razones se resumen en lo siguiente: “si tu vida no causa sufrimiento, si eres consciente de ella, y tienes voz para defenderla, sólo entonces tienes derecho a vivir”. Como ser humano, mujer y científico me parece justo darle voz a quien no tiene cómo defenderse, a alguien que no pidió ni forzó a nadie para ser concebido, a alguien quien tiene derecho a su vida, independiente de su número de células o el tiempo que ha logrado vivir. No sabemos cuál es el efecto que tendrá esa persona en nuestro mundo. Puede ser otro Beethoven, quien sufrió mucho por ser sordo, u otro Moisés, quien sufrió mucho por ser tartamudo… quién sabe cómo sufrieron sus madres o padres… pero sus aportes a la sociedad han sido fundamentales. Me permito, entonces, preguntar ¿por qué no discutimos más acerca de la “idea de legislar” para proporcionar a las madres que consideran el aborto (por la razón que sea) el apoyo sicológico que necesitan desesperadamente? ¿por qué no discutimos más acerca de “la idea de legislar” para promover la investigación científica que provea a esas madres (y a sus médicos) de reales herramientas terapéuticas para resguardar la vida? En mi opinión, hace falta discutir más de estos temas de fondo, que tratar de re-inventar la rueda, discutiendo acerca de legislar algo que ya goza de legislación.

Y por eso es grande mi Chile. Por eso me llena de orgullo decir que mi país es uno de los cuatro países en el mundo que respeta el derecho a la vida de la persona que está por nacer. Eso no nos hace retrógrados, sino valientes. Viva Chile.

——–

Foto: rgomez74 / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de abril

y cual es esa ley CLARA que indica que indica la facultad del médico de priorizar la vida de la madre? en que código se encuentra y cual es el artículo?
por otra parte, es el arbitrio médico sobre el cual hace vista gorda la legislación, que tiene que decir la mujer al respecto?

11 de abril

Estimada “lala_n”:

Disculpe por la demora en contestar, pero he tenido un sinfín de reuniones laborales entre ayer y hoy, las cuales (al igual que las obligaciones de sus menesteres diarios) no me habían permitido contestar su pregunta en forma adecuada.

El código sanitario chileno (D.F.L. N° 725/67) dice en su artículo 119: “No podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar un aborto.” Es decir, está penalizada cualquier acción cuyo FIN sea provocar un aborto. Podemos deducir, por lo tanto que cualquier acción que NO TENGA COMO FIN provocar un aborto, no cae dentro de la penalización por incumplimiento de este artículo. Por ejemplo, si un médico toma una acción para salvaguardar la vida de la madre, su FIN es salvar la vida de la madre, aunque esta acción tenga un efecto adicional, no deseado (o sea, que no es su fin), la interrupción del embarazo. Esto es a lo que me refería yo en el párrafo dedicado a la acción de doble efecto. Le ruego lo relea, para no tener que volver a explicarlo aquí.

Por lo tanto, es muy importante conocer la ética médica que rige estas situaciones. Al respecto, el Departamento de Ética del Colegio Médico de Chile establece la siguiente en el documento “Aborto: Interrupción del Embarazo como Medida Terapéutica en Casos de Gestantes con Riesgo de Muerte al Continuar la Gravidez”, febrero de 2003 que:
“La intervención que interrumpe un embarazo con feto incapaz de sobrevivir a su separación del claustro materno ha sido denominada, tradicionalmente, aborto. Cuando no ha existido intención de terminar con la vida del ser que está por nacer, sino que se ha interrumpido la gestación para cautelar la sobrevida de la madre -aquejada de alguna afección en que la continuidad del embarazo traería inevitablemente su muerte- se ha considerado como aborto terapéutico, aún cuando exista la comprensible repulsa de quienes rechazan asociar la palabra aborto a una legítima acción médica. En todo caso, tal calificación, o la de interrupción terapéutica del embarazo -entendida como medio para evitar la muerte de la madre- cabe sólo cuando ésa es la genuina intención, y no es asimilable a los procedimientos eugenésicos, motivados por otras afecciones de discutible o variada gravedad materna, ni menos a los casos en que se invoca la intencionalidad terapéutica como un subterfugio para interrumpir, simplemente, un embarazo no deseado.”

Creo que eso responde sus dos preguntas. Saludos cordiales.

11 de abril

Muy bueno el articulo. me deja para pensar relamente, pues yo soy una de las mujeres que esta de acuerdo con la postulacion de una ley que apruebe el aborto terapeutico, sea por una mujer que fue violada, como por una que sabe que su hijo al nacer morira.
Soy una mujer, que tiene un hijo, que sabe de dolor y de alegrias, sin embargo, siento que esta ley deberia ser presentada como la posibilidad de que la mujer pueda elegir, tenga derecho a elegir. como comentabas… si una persona es violada y queda embarazada, a parte del trauma que debe pasar por la situacion, que tenga la suficiente libertad de decidir si quiere o desea ser madre de ese “hombre”. Muchas lo mas probable es que lo acepten, como ha sido hasta la fecha con tantas mujeres, pero y que pasa con las que no?? que pasa con las mujeres que por decision propia y voluntaria desean no tener un hijo bajo esta situacion?? que pasa con la mujer que sabe que su hijo al nacer no vivira, y debe pasar con este en su vientre durante nueve meses pasando un calvario interminable?? muchas lo viviran, pero y las que no lo quieren hacer??
porque quitarnos la posibilidad de elegir?? es porque no somos lo suficientemente competentes para hacerlo??
realmente considero que se trata de libertad, Yo Elijo! y si mi decision estuvo mal, tambien tendre que asumir el dolor, el mismo quizas que sufre la mujer que no desea tener un hijo bajo alguna condicion extrema y dolorosa, debe asumir su condicion simplemte porque no tuvo la opcion.
Saludos!

11 de abril

Estimada Dorka,

Aprovecho este momento, en que he contestado a “lala_n”, para precisar algunas cosas.

Si entiendo bien su comentario, Ud. se refiere a la contraposición que se produce entre el “derecho a elegir” y el “derecho a la vida” en los casos de violación o estupro, o de embarazos de un hijo o hija incapaz de sobrevivir a su separación del claustro materno. La discusión de dicha contraposición es un tema que obedece a las convicciones personales de cada quien, es decir, qué derecho prima sobre el otro y cuál se puede vulnerar en pro de salvaguardar el otro. ¿Son situaciones ideales? No lo son, pero más seguido que no, las situaciones se alejan de lo ideal ¿Se sufre en estas situaciones? Indudablemente que sí, independientemente de las convicciones y las decisiones que se tomen. El artículo habla por sí solo respecto de cuál es mi postura. De hecho, el respeto a la vida (y no a la elección) se encuentra protegido por la constitución de Chile. No obstante, respeto a priori su postura, sea cual sea. La invito a escribir un artículo si no comparte mis razones, planteando las suyas. El quinto poder es una gran posibilidad para generar comunidad y discutir sana y respetuosamente temas tan complejos como éste.

Volviendo al tema en cuestión y sea cual fuere mi postura o la suya, la discusión en el Senado se refería a la idea de legislar sobre aborto terapéutico, discusión que no requiere un debate sobre cuál derecho prima sobre el otro. No es sorprendente que, dado que la legislación y los códigos éticos nacionales tienen ya resuelta la situación, se haya rechazado la idea de legislar. Lo de valientes es porque somos capaces de defender el derecho a la vida que brinda nuestra constitución.

11 de abril

“Puede ser otro Beethoven, quien sufrió mucho por ser sordo, u otro Moisés, quien sufrió mucho por ser tartamudo… quién sabe cómo sufrieron sus madres o padres… pero sus aportes a la sociedad han sido fundamentales. ”

Cuando lei eso he puesto en duda su calidad de cientifica. Lo siento, pero es que me parece que ud esta usando a Beethoven y a Moises como ejemplo de bebes que nacen con un poblema… cuando el hecho es que Beethoven nacio perfectamente sano. Fue a los 26 años que comenzó a afectarle una sordera, que a los 45 años, le privó por completo de la facultad auditiva. Los motivos: una enfermedad. ¿Cual? El problema es que como Beethoven oculto su problema y cambió a sus médicos tratantes innumerables veces siguiendo tantos tratamientos hasta que al final murio por la ingesta de plomo (que fue lo que le receto su ultimo medico, aunque tampoco se puede descartar la cirrosis), no se puede saber cual fue exactamente la causa de su sordera, pero dado lo que se conoce los estudios al respecto apuntan a que pudo ser la fiebre tifoidea, a la sífilis, a la hepatitis, a una colitis, al reumatismo, a abscesos, a una criopatia debida al frío y a la osificación del tejido cartilaginoso que conduce al oído interno, e incluso la famosa sarcoidosis del Doctor House.

Moises, por otro lado ¿de donde saco que era tartamudo? En ninguna parte del Exodo se menciona algo parecido, salvo que era “pesado de boca y pesado de lengua”… Pero es que hay un problema: que no sabemos quien era Moises. Puede ser tanto una persona como tambien la representacion de varias personas, o lo de su “tartamudez” se pudo deber a que Moises no supiera bien hebreo, porque el vivio toda su infancia y adolescencia entre egipcios asi que cuando tenia que hablar en hebreo lo hiciera como nosotros cuando hablamos ingles “tu Tarzan yo Jane”.

Si queria ejemplos de nacidos con algun problema que han sido posteriormente un aporte, pudo mencionar a Stephen Hawking que sí nacio con una enfermedad genetica llamada esclerosis lateral amiotrófica, que es degenerativa.

Y yo no creo que los legisladores hayan sido valientes al no aprobar la despenalizacion del aborto terapeutico. Creo que en realidad fueron muy cobardes. Los amenazaron desde las iglesias en las que profesan con las penas del infierno y les dio miedo. Lo mismo paso cuando se discutio sobre el divorcio. Me avergüenza tener unos congresistas que en pleno siglo XXI aun le tienen miedo a la excomunion, como si realmente fueran a irse al cielo. Que ilusos.

11 de abril

Estimada Marcela,

Muchas gracias por sus correcciones en los ejemplos. A decir verdad, Ud. ha sido muchísimo más elocuente de lo que yo pude ser al respecto. De hecho, le agradezco muchísimo las precisiones y por proveerme de un ejemplo extraordinario como el de Stephen Hawking. De verdad, su crítica ha sido un gran aporte a la defensa de la vida.

Con respecto a su último párrafo, reitero mi comentario de más arriba: “Lo de valientes es porque somos capaces de defender el derecho a la vida que brinda nuestra constitución”.

Saludos cordiales.

11 de abril

Entendi su ultimo comentario. Simplemente que creo que se equivoca. Lo unico que nuestros ilustres congresistas defienden de la Constitucion es el binominal, es lo que han defendido con mas fuerza que incluso el derecho a la vida. Porque si las hijas de los ilustres quedaran embarazadas las llevarian a Argentina o a España abortar, y de paso a turistear. Sabe que es asi, le recuerdo lo incongruentes que fueron algunos congresistas negandose al divorcio cuando ellos estaban anulados.

Tenga cuidado con los ejemplos cuando debata sobre el aborto, porque asi como hay casos como Hawking no va a faltar quien le diga que el Instituto de Psiquiatría del Kings College de Londres demostro que los sicopatas sí tienen defectos neurológicos en el cerebro, y eso tambien es un defecto de nacimiento, que se desencadena en un ambiente social nocivo, como bien ha demostrado el Centro Nacional para el Análisis de Crímenes Violentos.(CNACV) del FBI.

Lo dijo Evelyn Beatrice Hall (en una biografia sobre Voltaire asi que de ahi el error de atribuirsela a el) “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. No estoy de acuerdo con ud, pero respeto su punto de vista. Solo que la proxima vez busque mejor sus ejemplos 😉

16 de abril

Estimada Marcela,

No pude dejar un comentario directamente bajo su última entrada, por lo que lo hago aquí.

Más allá de los ejemplos, respecto de sus últimos comentarios, quisiera hacer una precisión. Dentro de mis principios personales, la vida de cualquier persona, enferma o no (y aquí incluyo a las personas aquejadas de patologías siquiátricas o sicológicas), tienen un derecho inherente a la vida. Esto sigue el principio lógico siguiente: sólo cuando estamos vivos tenemos derecho a elegir. Por deducción, el principio de derecho a la vida prima sobre el derecho a elección.

La sociedad enfrenta a las patologías que aquejan a las personas mediante la inversión en investigación para generar estrategias terapéuticas dirigidas a aliviar o sanarlas. Por ejemplo, si alguien tiene un resfrío, se implementa una terapia para aliviar dicho resfrío, ya que se conocen alternativas terapéuticas con este objetivo. Del mismo modo, se implementan terapias destinadas a aliviar los desórdenes siquiátricos de un enfermo bipolar o esquizofrénico. Pero ¿hay estrategias terapéuticas para todas las patologías? No. Esto se ve ejemplificado en un sinnúmero de enfermedades para las cuales no existe una alternativa terapéutica infalible o incluso clara. El ejemplo que Ud. señala se refiere, efectivamente, a “defectos neurológicos congénitos que, junto a un ambiente social nocivo”, desencadenan una personalidad sicópata ¿significa esto que debemos investigar cómo diagnosticar dicho defecto neurológico en forma antenatal y luego, legislar acerca de si se deben abortar estos seres humanos? esta pregunta no cae en extremismos ni fundamentalismos, ya que los países “desarrollados” invocan un diagnóstico antenatal como argumento para abortar, por ejemplo, personas con síndrome de Down. Incluso, se está discutiendo acerca de un “aborto después de nacer”, aunque suene contradictorio, cuando haya fallado este diagnóstico antenatal. A mi juicio personal, esto tiene que ver con nuestra imposibilidad tecnológica de aliviar dichos problemas, más que con el derecho a la vida per se.

Me explico: si el día de mañana se contara con una terapia in utero que alivie enfermedades congénitas que hoy son letales… ¿se discutiría acerca del derecho inherente a la vida de la persona aquejada por dicha enfermedad? Creo que no. Por lo tanto, quiero proponer que, en vez de discutir si nuestra postura es pro-vida o pro-elección y defender dicha postura, deberíamos ser pro-activos para solucionar las causas subyacentes a la discusión del aborto. Entonces, sugiero que en lugar de discutir acerca de una legislación que nos divida, discutamos cómo el Estado puede promover la investigación destinada a aliviar patologías tan terribles como aquéllas que conllevan a mínimas expectativas de vida para un hijo por nacer, además del sistema de soporte sicológico y económico que implica dicho diagnóstico. Tal vez Ud. me considere una ilusa, pero estoy dedicando mi vida a este tipo de investigación científica.

04 de septiembre

Paula: no habia visto su comentario de abril.

No creo que sea ilusa, creo que ud tiene razon. Pero el problema es que hay que lidiar con la realidad: hay enfermedades fetales que no tienen HOY solucion. Mañana la tendran, tal vez, pero HOY no. Anencefalia, exencefalia, acráneo; hidranencefalia; holoprosencefalia alobar; atresia laríngea; atresia traqueal; agenesia diafragmática; agenesia renal bilateral; patología renal bilateral con secuencia potter y decomienzo precoz; ectopia cordis; pentalogía de cantrell; síndrome de bandas amnióticas; limb-body wall complex; displasia esquelética letal con hipoplasia torácica y afectación precoz, y cromosomopatías (trisomía 18, trisomía 13, trisomía 9, triploidias, malformaciones cardíacas como las formas graves de anomalía de Ebstein, con insuficiencia tricúspide severa y gran cardiomegalia), la hipoplasia de cavidades izquierdas; Isomerismo derecho; canal atrioventricular completo con bloqueo atrioventricular completo, en el contexto de isomerismo izquierdo; cualquier cardiopatía estructural que se acompañe de fracaso cardíaco; miocardiopatías/disfunciones miocárdicas con fracaso cardíaco; encefalocele asociado a otras anomalías y/o que cause desestructuración anatómica del SNC; hidrocefalia grave y progresiva; ausencia o hipoplasia grave de vermis cerebeloso; alteraciones estructurales graves del SNC; agenesia completa y aislada del cuerpo calloso; tumoraciones con compromiso severo de estructuras vitales; hernia diafragmática grave; esclerosis tuberosa y hidrops grave sin causa aparente.

¿Que se saca pidiendole a la mujer que carge con feto con esas patologias, sabiendo que no va a nacer o si lo hace no nacera vivo o morira a las horas? ¿No es una tortura tener un feto asi, sabiendo que no tiene cura, que nada hara que sea un niño o niña que corra, juegue, que cante?

Voy a ponerle un ejemplo, y en este caso un ejemplo muy valido. En el año 2001, la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas sanciono al Estado peruano por no haber atendido en un Hospital Público la solicitud para interrumpir el embarazo de una adolescente gestante con un feto anencéfalo. El Caso Llantoy
aludia al caso de una mujer que se vio obligada por el Estado a continuar con el embarazo y dar a luz a una niña anencefálica que amamantó y murió a los cuatro días de nacida. Ella, quien actualmente vive en España, denunció al Estado peruano por haber sufrido un daño psicológico y moral irremediable.

¿Como lidiamos con eso?

No es tan sencillo el tema, porque sí hablamos de derechos humanos en estos casos: el derecho de la mujer a no sufrir daño fisico ni sicologico por un embarazo. Si permitimos que esa mujer, deliberadamente, sufra ese daño, cuando puede evitarse, le estamos violando sus derechos humanos.

Y tambien hay que pensar en los derechos de ese feto. ¿Es que acaso no sufre un feto con esas patologias? ¿Como podemos permitir que ese feto tenga esos meses de vida tan dolorosos, tan angustiosos? Tenemos el deber de proteger la vida… pero no a costa del sufrimiento de esa persona.

Tenemos que luchar para que haya mas investigacion y estas patologias que son incompatibles con la vida tengan cura. Pero eso puede tardar años, decadas, mientras que las mujeres que pasan por ese infierno viven ahora. Y tenemos que pensar en ellas, en sus derechos.

Asi que sí, tendremos que tener aborto PARA ESTOS CASOS, y para los casos de violacion. No tenemos alternativa, porque ahora no tenemos solucion para esos problemas. Cuando la tengamos, volvemos a discutir el tema. Pero mientras tanto, prima el derecho a la vida de la mujer.

Otro cuento es cuando una mujer decide abortar por motivos como los de “marcela ramiraz lopez” o porque queria un hijo y nacera una hija o porque tiene sindrome de Down. Ahi, el tema de aborto es muy, muy distinto, porque ahi sí hay soluciones, que tenemos que enfrentar y aplicar todos como sociedad.

Pero le repito, no es ilusa, solo que su pasion por la vida le hace olvidar algunas consideraciones sobre el tema

04 de septiembre

Estimada Marcela,

Veo que estamos acercándonos a un concenso. Ud. ha dado en el clavo con su excelente argumentación respecto de las condiciones embrionarias y fetales que conducen a embarazos en situación límite. Por supuesto que es innegable que dichas situaciones son, por decirlo menos, dramáticas en cuanto a sus consecuencias. No obstante, el mismo drama lo viven aquellas mujeres cuyos hijos, por ejemplo, sufren de leucemia resistente a quimioterapia. Y la pregunta difícil de responder aquí es: ¿es el derecho a vivir dependiente de cuánta vida o cuántas células tiene una persona humana? ¿el hecho que una persona esté formada por dos células hace que tenga menos derecho a vivir que una formada por cien billones? ¿una persona que ha vivido 45 días tiene menos derecho a vivir que aquélla que ha vivido 10 días? ¿y la que ha vivido 10 días, menos derecho a vivir que la que ha vivido 5, 10 ó 60 años?

La discusión aquí se torna ideológica. Mi ideología me dice que toda persona humana tiene el mismo derecho a vivir, independiente de cuántas células la constituyan o cuánto tiempo ha logrado vivir. Asimismo, desde la premisa lógica que para poder elegir se debe estar vivo, el derecho a la vida prima sobre el derecho a la elección. Y en consecuencia, mi posibilidad a elegir es válida siempre y cuando mi elección no atente contra la vida.

¿Estoy menospreciando el dolor o el sufrimiento de situaciones tan extremas como una anacefalia o una leucemia incurable? Por supuesto que no. Reconozco el dolor que ello conlleva (no estoy ajena a malformaciones congénitas ya que yo misma estoy aquejada por ellas). Reconozco que son situaciones complejas. No obstante, pienso que la elección de evitar el dolor o el sufrimiento en la vida no debe tener como precio el terminar con otra vida.

Finalmente, rescato las palabras que dirigió a la persona que expuso su experiencia de aborto en un comentario más abajo: el amor es la mejor herramienta de sanación que existe, aunque dicho amor sólo sea por aquel hijo que no pudo nacer o que vivió por corto tiempo después de nacer. Pienso que el amor triunfa siempre sobre el dolor.

Pero ésa es mi ideología y no pretendo imponérsela a nadie. Es muy distinto, sin embargo, el justificar una legislación para permitir el aborto electivo con supuestos argumentos científicos que carecen de base real. La discusión de la legalización del aborto electivo es ideológica y no científica, ya que no existe (al día de hoy) ningún argumento científico serio que avale beneficios de salud pública al legalizar el aborto electivo. Es más, la evidencia científica actual apunta a que el precio que paga un país al liberalizar el aborto es mucho más alto que lo que pretende prevenir.

Al final del día, soy una persona que ha logrado vivir más de 38 años fuera del vientre materno. Y gracias a eso, a que pude nacer a pesar de todos mis problemas, que puedo expresar cuán comprometida estoy por lograr terapias in utero reales que eviten toda esta discusión.

Una vez más, agradezco su respeto y sus argumentos. Saludos cordiales.

16 de abril

Paula: solo para decir que sentirse orgulloso de un país por tapar el sol con un dedo, es lo menos , chauvinista.
Se ha derivado la discusión sobre el aborto hacia un area en que los antiabortistas han logrado argumentos para renegar de él.
Pero, y te hago esta pregunta ¿qué sucede con las cifra real de abortos clandestinos que se realiza en el país? de esos que se realizan en clinicas privadas y con higiene adecuada y los otros que son realizados en las peores condiciones.
¿Crees tu que el renegar del aborto solucionar estos problemas? ¿nos podemos sentir orgullosos?
Me temo que el discurso antiaborto es una impostura. Una falsa actitud ante la vida. No caeré en tópicos. Pero solo hace falta un minuto de reflexión civil y pensando en el bien de la comunidad entera y verás que no hay mucho de que sentirse orgulloso.

16 de abril

Estimado Daniel,

Muchas gracias por su opinión.

No tengo inconveniente que Ud. califique mi orgullo como de chovinista (término aceptado por la RAE). No me hace sentir menos orgullo el hecho que Ud. no lo comparta, o que piense que se está “tapando el sol con un dedo”. Aunque es difícil encontrar un punto medio, tampoco se puede caer en una admiración sin bases sólidas de las políticas extranjeras.

Quisiera precisar que nadie, incluyendo quien suscribe, ha negado que existan abortos clandestinos. Una aseveración de ese tipo caería, a mi juicio, en la categoría de “tapar el sol con un dedo”. No obstante, debemos tener mucho cuidado de hacer generalizaciones sobre la base de datos poco confiables. Al respecto, se acaba de aprobar una publicación en una revista de alto impacto internacional que utiliza los datos demográficos chilenos para contrastarlos con las preguntas que Ud. formula, incluyendo la de una estimación altamente confiable de los abortos clandestinos en nuestro país y de la influencia que ha tenido la prohibición del aborto desde 1989 sobre este dato y otros de gran interés para la salud pública de cualquier país. Por un tema de embargo, no puedo publicar esta información aún, pero me comprometo a que apenas dicha publicación se encuentre en línea, se lo haré saber y podremos discutir sobre la base de una información obtenida con datos duros. Hasta ese momento, no tiene sentido entrar en discusiones de la palabra suya frente a la mía.

Precisamente, a la luz de estos resultados y de la larga tradición de Chile de respeto a la vida humana es que me siento orgullosa de nuestra valentía. Especialmente, dada la continua alimentación de la prensa y del público general de información demográfica poco confiable o errada; afortunadamente en este punto, con todos los defectos que se pueden reclamar al Senado, la decisión de no discutir sobre la idea de legislar fue la más acertada en mi opinión. Mis razones para esta declaración están claramente expuestas en el artículo. Ni más ni menos de lo que se expone.

Saludos cordiales.

marcela ramiraz lopez

04 de septiembre

Hola:
Me parece muy bien que comenten al respecto, y que presenten tantos argumentos,pero nosé si saben lo que significa un aborto, porque quizás no lo han vivido, en mi caso hace 15 años, con mi novio cometimos el error de terminar con la vida de nuestro bebé, aunque en esos momentos no lo vimos así, lo vimos como un escape a algo tan grande sobre nuestras vidas un miedo atroz, paralizante,fuimos donde una mujer que nos vendió hierbas preparadas en infusion para abortar a mi bebé.Ambos veniamos de hogares no constitudos,de falta de apoyo familiar,y carencias afectivas. En mi caso sin conocer a mi padre y con muchas carencias afectivas por parte de mi madre,que me había llegado a decir en algún momento, que porque había nacido etc,mi novio joven también con muchas carencias afectivas y también economicas,fué un miedo paralizante,aterrador, ambos estabamos estudiando,ya no viviamos con nuestros padres, y estabamos tratando de sobrevivir,viviendo vidas de adultos sin saber que se nos escaparía de las manos.Esto lo digo no para justificar el hecho, más bien para decir que aún con todo eso,fue tan mala nuestra desición de entonces, tan horrendamente mala porque, pudimos haber acudido a una tía ,un amigo, un centro de ayuda, etc.en esos momentos lo vimos todo negro,actuamos movidos por el miedo, y la presion social , que pensamos tontamante que ivamos a tener de parte de nuestras familias, por la aceptación de nuestros padres, el miedo a contarles, de cometer los mismos errores que habian cometido nuestros padres,de no tener nada que ofrecerle a ese bebé,pero TARDE comprendimos que debimos haber ser valientes y nuestra vida hubiera sido diferente.Con el tiempo conseguimos nuestras profesiones,hoy ambos somos profesionales,nadie se enteró,de lo ocurrido,pero yo nunca lo olvidé,desde es día, NO HA HABIDO UN SOLO DIA DE MI VIDA QUE NO ME ARREPIENTA Y SUFRA POR EL TERRIBLE ERROR QUE COMETI,alguien podrá decir que es por los traumas vividos de niña,por mis carencias afectivas etc., es verdad antes sufrí y mucho, pero cualquier dolor no se compará con este, desde ese día no hay un solo día que no sufra y recuerde mi gran error,en situaciones cotidianas cuando veo a los bebes,ecografias,si escucho temas sobre el aborto…, muchas veces imagino como sería hoy mi hijo con 15 años etc,.Durante estos años, he tenido la oportunidad de conocer a 3 jovenes dispuestas a abortar, ante eso, les he contado mi experiencia,y ellas han decidido tener a sus hijos, y son muy felices, una de ellas por ejemplo su hijo tiene 10 años ya, y es su orgullo, es su vida.En cambio yo muero cada día dentro de mí,hace 3 años quedé embarazada y perdí a mi bebé , aborto expontaneo, el doctor me dijo que el embrion estaba muerto, y me tuvieron que realizar una cirujia,yo sufrí mucho, pero es un sufrimiento diferente , porque en ese caso, fué un acto natural, en cambio en el caso del anterior ,yo intervine,es distinto .MI INTERES es contarles mi testimonio de esta mala desición que tomé un día a aquellas JOVENES QUE QUIEREN
ABORTAR ,forzadas por lo que sea, miedo, soledad,falta de apoyo, etc.,NO LO HAGAN, siempre habrá una solución,no lo oculten , cuentenle a sus padres, a amigos,a muchas personas, para que no cometan una locura,alguien sensato les dará un buen consejo, si sus padres se enojan, no importa, se les pasará verán que despúes llegará la calma,en cambio ese dolor de realizarte un aborto NUNCA PASARA,sé que algunas personas dicen que es facil, pero lo dicen porque no lo han vivido o porque quieren que otras personas también sufran, siempre le pregunto a Dios, porque estuve tan ciega en esos momentos,porque no lo conté,porque nadie me aconsejó, lo mejor es darlo a conocer , así alguién te aconsejará e impidirá que realices un acto tan horrendo contra ti misma,yo lloro todos los dias, aparentemente vivo mi vida normal pero en mi intimidad, lloro cada día, de nada sirve llorar,ya no se puede remediar, pero me he dispuesto seguir dando testimonio para ayudar a muchas jovenes para que tengan sus bebes y no sufran lo mismo que yo.Estoy despúes de 15 años ,saliendo a la luz con esto, porque aparte de ser un proceso doloroso, tambien causa mucha verguenza,en mi caso también mucho arrepentimiento y falta de esperanza en el futuro.Por haber cometido ese gran error,las personas siempre me juzgarán, no comparto el hecho de que juzguen, pero sí , reconozco que abortar nunca será una buena opción,que no nos corresponde a nosotros decidir por la vida, y por eso le pido perdón a Dios cada día.Yo entiendo el miedo que se siente, lo viví , lo sentí,pero si has leido estas lineas, no las dejes pasar, DETENTE, busca ayuda, yo no tuve ni una luz , ni siquiera una pequeñisima luz , para ver las cosas de otro punto de vista, todo sucedió tan rápido,tú si la tienes , Porfavor no la desaproveches, Creeme,DE MUJER A MUJER, te digo, NO ABORTES,no solo le quitarás la vida a tu bebé, también mueres tú,tus alegrias, tus sueños.

Espero que consideren mi opinión , no la borren , espero les sirva a muchas jovenes , que andan desesperadas buscando alguna ayuda.

También es para las personas que lo quieren hacer por motivos terapeuticos, NO LO HAGAN,van a ser más infelices pensando como pudo haber sido su hijo,se sentirán bien pensando que han hecho bien ,porque solo Dios es quién decide sobre la vida,cuando uno interviene, sufre , creame , y mucho , no espere a vivirlo para comprobarlo.

Por mi parte no me voy a callar, quizás hayan muerto mis esperanzas de tener una familia, de vivir algún día una vida plena, solo Dios sabe cuanto tiempo durará este dolor en mí, pero voy a contar esta experiencia para ayudarte a tí,mujer NO ABORTES.
Por ahora doy mi testimonio en forma anónima,por la verguenza que siento hacia mi misma.Quizás algún día lo haga en publico,ya le pedí perdón a Dios,desde ese mismo día, pero aún en dolor sigue en mí.

Un beso.

04 de septiembre

Tu experiencia es muy fuerte. Pero es la experiencia de alguien que decidio abortar sin que hubiera motivos reales para hacerlo, como tú comentas.

Pero no puedes pedirle a alguien que sí los tiene, como el que su feto ya esta muerto o con daño irreparable, que no aborte. Tu no has vivido esa experiencia. Tu no sabes el dolor de saber que tienes algo muerto en tu vientre y saber que se murio dentro de ti.

Tu tampoco sabes lo que significa estar embarazada de alguien que te violo. No lo sabes porque no lo viviste. Y no sabes lo que se siente tener el hijo de alguien que te violo.

Tu experiencia fue muy dura, pero no estas entendiendo que no estamos hablando de abortar por abortar, sino que en Chile ni siquiera cuando la madre corre riesgo vital es legal abortar, que ni siquiera cuando una niña queda embarazada producto de la violacion de su padre o de su abuelo o de su primo puede abortar, poniendo en riesgo su vida.

Tu experiencia es muy util para discutir sobre la imperiosa necesidad de hablar sobre responsabilidad sexual, sobre el asumir las consecuencias de las acciones y decisiones que tomamos, de lo que significa quedar embarazada y pensar que todo se soluciona con abortar, cuando no es asi. Pero no es la discusion. Algun dia tendremos que tenerla, porque es una realidad que ocurre, y porque si ya la hubieramos tenido tu habrias tenido un lugar donde acudir para consejo, y, si hubieras persistido en tu decision, para poder recuperarte sicologicamente, porque cuando hablemos de “aborto” tendremos que hablar de cómo prevenirlo, de sexualidad responsable, de cómo apoyar a las mujeres que se encuentran en ese dilema, y luego de cómo apoyarlas en su tratamiento. Tu experiencia, con todo lo dolorosa que ha sido, es valiosa porque deja claro que mucha gente se equivoca cuando cree que abortar es un paseo por el parque. No lo es. Pero ahora no estamos hablando de “aborto” sino de “aborto terapeutico” y “aborto en caso de violacion”. Y no puedes, porque nadie puede, exigirle ni pedirle a una mujer que tiene un feto muerto en su vientre o que ha sido violada que ademas aguante lo que tiene que soportar simplemente porque este pais decidio aceptar la criminal actitud de la Iglesia Catolica para la cual la mujer es un tubo sin valor que debe procrear sin importar las consecuencias, sin importar si puede morir la mujer. No puedes hacerlo tu, no puedo hacerlo yo, no podemos hacerlo nadie.

No sigas flagelandote con la decision que tomaste. No sigas haciendote daño por el error que cometiste. Porque nadie te dijo las consecuencias que tendria. Si las hubieras sabido, si hubieras tenido conciencia de ello, habrias podido pensar las cosas con mas cuidado. Estabas sola, pero ahora estas haciendo bien, porque estas contando lo que ocurrio y esa experiencia esta ayudando a otras personas a que no cometan el mismo error. Estas salvando a esas mujeres y a sus hijos de pasar por lo que estas pasando. Y tal vez eso es lo que se esperaba que hicieras, para eso te toco pasar por tu situacion. Pero no hablamos de mujeres a las que puedes ayudar, sino de la situacion de mujeres que necesitan por su propia seguridad fisica y sicologica abortar. No es el mismo tipo de decision, ni es la misma situacion.

Perdonate, y no sigas pensando en lo que no fue, sino en lo que es: eres ahora una mujer mucho mas fuerte, mucho mas sensible, mucho mas responsable, y aunque tal vez tendras que vivir siempre con ese dolor no puedes seguir viendolo como un martirio. Y no permitas que tus sueños y tu deseo de tener una familia mueran, porque ahora, gracias a ese mismo dolor, puedes tener una familia mucho mejor. Piensa en que tal vez no puedas tener un hijo de tu sangre, pero puedes tener hijos del amor. Tienes que volver a amar, a ti misma y a los demas, porque tu experiencia tiene que derivar a eso, a amar. No le pidas a Dios que te perdone, porque no te va a perdonar mientras no te perdones a ti misma y no corrijas ese error amando mucho.

Cuidate mucho

04 de septiembre

No puedo imaginar el dolor con el que convive constantemente. Desde mi burda experiencia como viuda le puedo asegurar que sí se puede sobrellevar el dolor de la pérdida y ser feliz. Le recomiendo hablar de esto en un ambiente protegido, como por ejemplo en sistemas anónimos de apoyo sicológico.

Como veo que cree en Dios, le suplico que no se aleje de Él. En Su infinito amor, Dios es fuente de redención y verdad. Él siempre la cuidará. Estoy segura que el angelito que no pudo llegar a este mundo también la cuida.

Mucho amor y los mejores deseos.

04 de septiembre

Estimada Marcela (Castro),

Agradezco las palabras de apoyo para quien hiciera el comentario anterior. No obstante quisiera, con el mayor respeto, hacer ciertas precisiones respecto de su comentario:

1. “Pero es la experiencia de alguien que decidio abortar sin que hubiera motivos reales para hacerlo, como tú comentas.”
TODOS los motivos son reales para quien los siente. Y a nadie le corresponde dudar de las motivaciones. No obstante, la validez de las motivaciones están siempre sujetas a discusión. Como vivo en un país en donde se respeta la vida, no existe motivación válida que justifique ninguna acción cuyo propósito sea el aborto, lo que está consignado en el Artículo 119 del Código Sanitario de la República de Chile. Pero, válida o no, es REAL.

2. “como el que su feto ya esta muerto”: Cuando el embrión o el feto muere en el vientre materno, no se habla de aborto inducido sino de una pérdida espontánea (temprana) o muerte fetal (más tardía). En algunos casos, se debe recurrir a un legrado. Dicho legrado NO ES UN ABORTO ELECTIVO, sino un procedimiento para evitar complicaciones para esa madre. No confundamos al lector.

3. “Tu no sabes el dolor de saber que tienes algo muerto en tu vientre y saber que se murio dentro de ti.”
Tampoco lo sé, pero como precisé en 1, esta situación NO TIENE RELACIÓN CON EL ABORTO ELECTIVO, sino con la muerte de un hijo.

3. “con daño irreparable”
El “daño irreparable” es un tema bastante subjetivo, ya que depende de lo que cada quien considera “daño irreparable”. Algunas personas pueden considerar que un Síndrome de Down es daño irreparable y pienso que Ud. no está sugiriendo justificar el aborto inducido en esos casos. Y entonces, entramos en discusión ideológica, pero no científica o de medidas de salud.

4. “Y no sabes lo que se siente tener el hijo de alguien que te violo”
Yo tampoco lo sé. Una violación es un acto repudiable que debería culminar en el castigo del CULPABLE ¿Sugiere Ud. que la persona concebida tras una violación es culpable de ése crimen y merece la pena de muerte? Quiero pensar que no es así. Pienso, además, que el trasfondo aquí tiene relación con el abandono por parte del Estado de las madres con embarazos tras ser violadas . Al respecto, existen iniciativas hermosas en el Congreso Chileno que, de ser aprobadas, buscar garantizar el apoyo sicológico de estas mujeres, en el espíritu de profundo respeto por la vida que caracteriza a nuestro país.

5. “sino que en Chile ni siquiera cuando la madre corre riesgo vital es legal abortar”
De acuerdo al Artículo 119 del Código Sanitario de la República de Chile “No podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea el provocar un aborto”. En consecuencia, este artículo dice relación directamente con un ABORTO ELECTIVO. Cuando una madre está en riesgo vital, si la intervención para salvar su vida resulta en un aborto inducido, dicha intervención no tuvo COMO FIN el provocar el aborto sino el salvar la vida de la madre. Desde la perspectiva de la ética médica, esto está normado y no tiene inconvenientes penales de ningún tipo. Espero haberme explicado mejor en esta oportunidad, ya que no es primera vez que hago esta precisión. Si necesita referencias, las puede solicitar.

6. “Pero ahora no estamos hablando de ‘aborto’ sino de ‘aborto terapeutico’ y ‘aborto en caso de violacion'”
Todos los enumerados son abortos, incluso los espontáneos. Pienso que la discusión aquí se centra en el “aborto electivo”. Cabe destacar que el ‘aborto terapéutico’ no existe, ya que la terapia busca devolver la salud, y el aborto inducido logra justamente lo contrario. Desde la perspectiva del respeto a la vida y como Ud. lo menciona en su comentario, la gestión necesaria en nuestro país consiste en el APOYO a todas las madres embarazadas en situaciones límite (embarazos de alto riesgo, embarazos no viables, embarazos tras una violación) y no simplemente decir: respetamos la vida y, por lo tanto, no puede abortar. El respeto a la vida también invita a respetar a esa madre y la difícil situación que está viviendo, lo que implica apoyarla para garantizar que se cuide el derecho a vivir de ambos ¿No le parece?

7. “Y no puedes, porque nadie puede, exigirle ni pedirle a una mujer que tiene un feto muerto en su vientre”
La situación de una madre que ha sufrido un aborto espontáneo o un problema de muerte fetal debe ser terrible, puesto que involucra la muerte de un hijo. Sin embargo (y repito), esto NO TIENE RELACIÓN CON ABORTO ELECTIVO.

8. “la criminal actitud de la Iglesia Catolica para la cual la mujer es un tubo sin valor que debe procrear sin importar las consecuencias, sin importar si puede morir la mujer”
No sé cuál es su fuente para atribuir a la Iglesia Católica estas terribles sentencias. La mujer está en un alto pilar para la Doctrina Católica y probablemente para muchas doctrinas cristianas. Después de todo, fue Jesús quien confirmó el profundo respeto a la mujer, partiendo por su propia madre. Asimismo, la misión profundamente social de la Iglesia Católica consiste en velar por el respeto a la vida. Pienso que es muy injusto atribuir a la Iglesia Católica desafortunadas declaraciones de algunas personas que dicen pertenecer a la institución.

9. “sino de la situacion de mujeres que necesitan por su propia seguridad fisica y sicologica abortar”
La seguridad física de una madre está resguardada por el juramento Hipocrático y, como he precisado en reiteradas ocasiones, no está amenazada por una ley restrictiva de aborto como la chilena. Respecto de la seguridad sicológica, debo informarle que existe una gran cantidad de estudios científicos serios relacionando el aborto electivo con una variedad de problemas sicológicos para la mujer, desde conductas depresivas hasta ideamiento suicida. En mi opinión, la seguridad sicológica de la mujer chilena se encuentra mejor resguardada aplicando nuestro respeto a la vida para asegurar el apoyo tanto para la madre como para su hijo.

10. “No le pidas a Dios que te perdone, porque no te va a perdonar mientras no te perdones a ti misma y no corrijas ese error amando mucho”
Dios SIEMPRE perdona. Su amor y paciencia son infinitos. Sí estoy de acuerdo en que el amor es una excelente herramienta de sanación. Y Dios es Amor.

Saludos cordiales.

marcela ramarez L

04 de septiembre

El nombre es un nombre creado en el momento por si existiera algun alcance de nombre.
Gracias

carolina salas gomez

05 de septiembre

Yo solo queria comentar soy la orgullosa de madre de una niña de siete años que tiene uno de los daños neurologicos mas severo una hidroanancefalia solo quiero decir que aunque los medicos dijieron que mi hija no sobreviria mas alla de un mes hoy ya con siete yo creo que un aborto no es lo mas viable nunca sabremos si los bebes que vienen con daños severos sobreviran yo no estoy a favor del aborto sino un Si a la vida

yuli

15 de octubre

tengo un bebe de 2 meses y medio fue diagnosticado con hidranencefalea desde antes de nacer muchas veces me dijeron q habia un articulo q me permitia abortar al bebe porq las posibilidades de vivir eran muy pocas y si sobrevivia seria con limitaciones fisicas y cognitivas pero saben algo mi bebe es lo mas grande y bello q tengo en la vida y asi hallamos pasado por tantas clinicas por 2 cirugias apesar de su corta edad, el ha sido muy valiente y me causa admiracion ver como mi niño de tan solo 2 meses se aferra a la vida le doy gracias a dios por darle tanta fortaleza…

Under

23 de febrero

Muchas veses uno ase cosas de las que se arrepente. Esto me paso a mi y mi hijo tendria un año y medio. Un dolor que nunca ce pasa.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este es un tema muy relevante y no menor y del cual debemos esperar la mayor atención de los candidatos, así como propuestas específicas diferentes de las aplicadas hasta el presente.
+VER MÁS
#Salud

Salud, tema central en la elección presidencial

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Popular

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

El Gobierno Regional de Antofagasta debe jugar un rol más protagónico, fue su principal promesa de campaña en materia de Derechos Humanos.
+VER MÁS
#Política

Ex cuartel DINA-CNI de Antofagasta declarado monumento nacional