#Política

Mitos a propósito de la educación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La política es una actividad que siempre se pretende racional. No obstante, la mayoría de las veces, el debate político –sobre todo a nivel lego- se sustenta más en mitos discursivos que en argumentos racionales. Digámoslo claramente, muchas veces se sustentan en eslóganes sin base (del lado que sea).

En un asado familiar, surgió el tema estudiantil (que la educación está en crisis es un hecho, el diagnóstico es indudable, pero falta la discusión profunda y abierta en torno a las propuestas de solución). Como era esperable, varias cosas se discutieron: qué se iba a plebiscitar; qué significaba poner fin al lucro, etcétera. En todas surgió como argumento algún mito. Quiero mostrar algunos:

Primer eslogan: No puedo elegir el colegio, no tenemos democracia

Se discutía qué implicaba el fin del lucro en la educación: si implicaba evitarlo haciendo cumplir la ley vigente respetando el sistema mixto, o si significa poner fin a la educación privada a todo nivel para dar pie a un monopolio estatal. (En eso no hay claridad en las demandas).

Entre medio, uno de los argumentos contra el sistema mixto, fue que en Chile no hay libertad para elegir dónde estudiar, y por tanto no tenemos democracia. Que vivimos una dictadura (presumo, aunque no se dijo, “del mercado”). Pero esa afirmación, que liga la idea de monopolio estatal en educación con libertad de elección y mayor democracia, mal entiende el concepto mismo de democracia.

La Democracia es un concepto relativo al ejercicio y control del poder político. Implica esencialmente una institucionalidad que garantiza la libertad y el derecho para cambiar a los gobernantes (e idealmente en incidir en las decisiones políticas), y para ejercer diversos derechos civiles y políticos, lo que implica la existencia contrapesos al poder mismo y la democracia misma (de lo contrario una mayoría podría votar democráticamente a favor de tener una dictadura o un déspota).

Hay dos detalles esenciales:

1) Un sistema educacional donde el Estado tiene el monopolio total de la educación (sin opción particular o privada), tampoco permite elegir dónde estudiar.

2) Dicho sistema monopólico educativo no necesariamente convierte a un régimen político en uno democrático.

Podemos tener una dictadura –como ocurre en algunos países- donde los mismos gobernantes llevan décadas en sus cargos y donde el Estado tiene el monopolio educativo y donde claramente, las personas no tienen todas las opciones para elegir.  ¿Sistema más libre y democrático? Lo dudo.

La democracia tiene una cualidad que otros regímenes políticos no tienen, es perfectible en diversos niveles. Se puede cuestionar el modelo educativo y plantear otras alternativas para mejorarlo. ¿Se podrá hacer eso en otras supuestas mejores democracias?

Segundo eslogan: Educación gratuita y estatal garantiza la igualdad

Esto no ocurre ni dentro de una familia que educa a sus hijos en un mismo colegio, con el mismo acceso a bienes y el mismo capital social. Hay una confusión entre la igualdad de oportunidades que debe garantizar el sistema educativo (que todos puedan recibir educación de calidad para determinar sus destinos según esfuerzos e intereses, sin depender de su capacidad de pago); y la supuesta igualdad de resultados a nivel social, que podría generar un sistema educacional de monopolio estatal, que es más bien mítica.

Ni el sistema más “igualitario y equitativo” de monopolio estatal en educación, garantiza igualdad de resultados sociales futuros. Los destinos individuales son infinitamente variables en ese sentido, no sólo por las inmanejables circunstancias, sino porque las preferencias personales cambian y varían.

No obstante, decir todo esto, no implica no cuestionar un sistema educacional como el chileno, que no sólo no ofrece igualdad de oportunidades para todos de manera equivalente y sin importar origen o capacidad de pago, sino que sustenta y naturaliza privilegios que nada tienen que ver con el mérito y el esfuerzo.

Tercer eslogan: Con plebiscito llega la solución

Cuando se planteó que hablar de plebiscito en educación implicaba determinar primero qué se plebiscita en específico, y por tanto, un debate previo abierto sin presunciones de verdad precedente, hubo diversas respuestas. Unas lo santificaban como una panacea desde la cual se resuelve todo, y otros lo demonizaban como una especie de debacle y signo de decadencia.

El plebiscito es un mecanismo más y como tal, puede ser utilizado de buena o mala manera, o de forma utilitaria por quienes tienen  o quieren poder -ya sea para aumentarlo, mantenerlo o debilitarlo-. Por tanto, beatificarlo o demonizarlo a priori, es errado en ese sentido.

No obstante, si bien el plebiscito es una medida, no es la panacea.

Antes de plebiscitar eslóganes, lo que se requiere es un debate profundo y democrático en torno a la educación para establecer y poner sobre la mesa, con toda claridad, diversas propuestas y enfoques, determinando sus diferencias y coincidencias, sus pro y contras. Sólo así, podemos hablar de decisiones razonadas y consensuadas. De decisiones democráticas.

Como dijo Carlos Peña el domingo “La democracia exige un esfuerzo de deliberación, es decir, un esfuerzo por examinar las razones del otro, pesarlas, oponerse a ellas para ver hasta dónde resisten y sólo al final darle la razón a la que subsista o a la que, luego del debate, concite para sí la adhesión de la mayoría”.

———–

Foto: Chile Ayuda a Chile / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada