#Política

Mina San José: que al olor de la flor no olvidemos la flor

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Wag the dog, traducido como Mentiras que matan o Escándalo en la Casa Blanca, fue una de las tantas y exitosas  películas dirigida por Barry Levinson, interpretada por dos grandes del cine: Robert de Niro y Dustin Hoffman. Trata de la utilización de los medios de comunicación como recursos políticos para influir en la decisión de la ciudadanía y ganar elecciones. Un presidente, candidato a la reelección, se ve envuelto en una serie de escándalos sexuales que amenazan su candidatura, ante lo cual sus asesores más directos inventan una guerra en Albania para lograr desviar la atención de la opinión pública.

En la película, la supuesta guerra es “creada” por uno de los mejores productores de Hollywood, Stanley Motss (Dustin Hoffman), tanto así que ni la propia CIA –que se ve sorprendida por el “éxito” de esta falacia- puede evitar el montaje de este conflicto inventado. Todos los recursos del marketing se usan sin trepidar, y la supuesta guerra cuenta con todo el apoyo de las personas. El apoyo al presidente sube como espuma. El  mandatario es reelecto y el director de esta puesta en escena  Stanley Motss es asesinado, pues no se resignó a que ésta, su obra cumbre en la carrera hollywoodense, no llevara su crédito.

A  riesgo de parecer insensible con el dolor ajeno, confieso la jornada del domingo 22  de agosto me hizo recordar instantáneamente esta película, sobre todo cuando Sebastián Piñera mostró a las cámaras de TV el papel con letras rojas que los mineros habrían escrito, frase que creo difícil los chilenos podamos olvidar: “Estamos bien en el refugio los 33”.

No estoy diciendo que estemos frente a un montaje.  Tampoco que ese papel haya sido escrito por terceros y no por algún minero que, sacando fuerzas de flaqueza, supo  estampar esas palabras. Sólo intento poner las cosas con otra perspectiva, a fin de no convertir lo que hoy es un drama humano real no sólo de 33 hombres, sino de miles de otros  y otras que trabajan en condiciones de riesgo y sin garantías mínimas, en un futuro montaje cinematográfico o comunicacional que nos haga perder la memoria de lo que estamos viendo.

Los canales de televisión dejaron sus transmisiones habituales para  emitir en directo todo lo que estaba ocurriendo en la mina San José, haciendo “atractivo” ver televisión en un día domingo.  Fuimos testigos de los primeros golpes, de las palabras de Piñera, de la imagen de un minero ante la cámara. Después de las buenas noticias, muchos valoran la conducta del gobierno en el manejo de este conflicto. La presencia de Piñera y el protagonismo de ministro Golborne son evaluados como aciertos, tanto así que  hoy pocos deben recordar al mismo ministro mostrando sus entradas para el Mundial de Sudáfrica o su carcajada frente a diputados y senadores de la Concertación ante la discusión del royalty. Nada de eso estaba presente en los aplausos dominicales, merecidos sin duda, de este nuevo líder, del súper Ministro de Minería.

Si con esta tragedia los trabajadores de la minería acceden a las condiciones dignas y justas que todo trabajador merece, el sacrificio habrá valido la pena. Si los empresarios dueños de las minas van a los tribunales y son juzgados por su responsabilidad, si el Poder Legislativo establece la necesidad de leyes laborales que garanticen un trabajo digno (con sueldos, horarios de trabajo, seguros sociales de cesantía, salud, jubilación, etc.), si el Poder Judicial hace bien su trabajo y castiga a quienes incumplan estos acuerdos, el sacrificio habrá valido la pena.

No estamos en Hollywood, sino en un país alejado del resto del mundo en estos temas, pero con ansias de ser vecino de la modernidad. Difícil tarea si no se comienza por consolidar la relación entre trabajadores y empresarios,  de tal manera que nunca más sepamos  de mineros que queden atrapados en otro derrumbe, ni de buzos que mueran mares sureños porque no cuentan con la infraestructura mínima que les garantice terminar su jornada laboral sanos y salvos.

Pero nuestra historia  es olvidadiza y muchas veces, como dice Serrat,  “cuando se abre una flor, al olor de la flor, se le olvida la flor”…

La película Wag de Dog termina con el presidente reelecto y con el ideólogo de la ficción muerto. Final feliz hollywoodense. Acá en Chile  la “película” lleva años en exhibición en cines alternativos, pero recién ahora con estos 33 hombres se ha puesto en la cartelera de los cines principales.

Por cuánto tiempo, depende de nosotros.

*Daniela Jorquera Beas, socióloga.
 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?