#Política

Me duele La Florida

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando en la Concertación perdimos el gobierno hace más de un año, muchos chilenos y chilenas lloraron de manera amarga. Extrañamente, quizás, a mi ni siquiera se me pasó por la mente. Es posible que la razón esté en que el resultado de la elección no me sorprendió como a tantos, porque era consciente desde hace mucho que esa era una posibilidad real si éramos objetivos en el diagnóstico de cómo iban las cosas en los gobiernos de la Concertación.

Entre los sueños surgidos desde la derrota, estaba el que quizás la lección que nos daba el pueblo iba a ser una oportunidad para aprender algo poco y/o muchas cosas; iba a servir para la reflexión política táctica y estratégica; iba a provocar una profunda reflexión colectiva e individual sobre lo acontecido a cada uno de nosotros, a cada una de nuestras organizaciones, y sobre cada uno de nuestros actos, a la luz de los resultados positivos y negativos que habíamos alcanzado. El más relevante, el hecho indesmentible que la mayoría había decidido restarnos la confianza por esta vez para ver qué pasaba.
 
En este marco, lo más lógico era que las lecciones aprendidas fueran de impacto directo en lo que nos había quedado, y que se expresaba materialmente en las comunas que estaban en manos de la gente de la Concertación y la izquierda en general.  Ese era la más noble de las esperanzas de muchos y muchas, pero no se qué es lo nos pasa a los chilenos que divagamos tanto en el quehacer concreto y nos farreamos tanto las oportunidades que la vida nos va poniendo al frente.
 
Farrearse La Florida me produce el mismo espanto que me produjo el flagelo del saqueo en condiciones de la desgracia nacional que fue el terremoto y maremoto últimos, quizás de la impotencia que sentimos ante la miseria humana que se desvela con estos hechos que parecieran irremediables, pero que en realidad lo son en tanto no tengamos la capacidad de mirarlos con crudeza y madurez, para poder superarlos.
 
Trabajé dos años en la gestión de Gajardo y conozco la situación. Puedo repetir como dijo alguna vez Martí, sobre el enemigo antiguo de Cuba "conozco al monstruo desde adentro". Todo pudo ocurrir de forma diferente. Mi sensación tremenda fue que los socialistas no eran mis hermanos de antes. Esto ya me había ocurrido antes, pero en La Florida no solo era yo la que tenía esa sensación sino que éramos casi todos. Para que decir entre otros actores cercanos, primos-hermanos, primos y amigos, de tal forma que tampoco me extraña la posición de la concejala Inés Gallardo, si es que es verdad lo que se ha dicho en la prensa estos días (lo cual no ha sido desmentido en todo caso por ella, pero hasta que no ocurran los hechos le doy el beneficio de la duda). 
 
Cuando había que hablar las cosas, los problemas, los sueños, los proyectos, las soluciones posibles, las dificultades, no encontrábamos nunca al interlocutor disponible para avanzar en la gestión y en la solución de los temas. Pero nada de esto es novedad ni patrimonio de La Florida, ni tan terrible que no pudiera tener solución, si hubiera existido la calidad humana acorde con la que se espera de una gente socialista o de izquierda o progresista o humanista.  Ahí es donde andan los problemas.
 
Esa revelación es la que nos duele a los puros y sinceros. Esa constatación es la que nos hace pensar que parece que todo estuviera perdido, y esos hechos y resultados son los que me hacen preguntarme: ¿Dónde estaba el PS local? ¿Y el PS regional? ¿Y la dirección nacional? Porque me consta que los problemas eran conocidos. En diciembre , cuando aún trabajaba en La Florida, desfilaron dirigentes y particularmente nuestro Presidente Andrade, con quien Gajardo auscultaba soluciones y buscaba alternativas para un mejor equipo que estuviera a la altura de los hechos y salir del hoyo en que se hundía la gestión.  Supongo que Jose Luís Alegría, el concejal que además es el Presidente comunal, asumirá su responsabilidad en la debacle. El diputado Montes estaba preocupado y con mucha razón del problema que se venía y que tenía destino anunciado y muerte segura. Así y todo, desde adentro en vez de aunar las fuerzas se buscaba cada vez más la división y la nula posibilidad de acercar posiciones.  Yo no soy nueva en estos asuntos y tampoco muy imberbe.  Aquí el diablo metió la cola y lo logró limpiamente, usándose de nuestras propias mediocridades, ¡qué barbaridad!
 
Tengo la convicción que aún falta mucho por pasar para que finalmente podamos salir del actual estado de cosas. Quizás nuevas generaciones, quizás más Gajardos infartados de pena por la incapacidad colectiva de hacer la tarea que tenemos en la política chica y en la grande.  Por eso es que la pena me inunda el alma y me cala los huesos; por eso es que estoy contenta de haber venido a Lota, donde las cosas -aunque también difíciles-, tienen un futuro esplendor porque la autenticidad de su gente sufrida y trabajadora, logrará enterrar las miserias humanas se enfrentan con la buena voluntad de sus hombres y mujeres.  Y estamos construyendo en conjunto, las salidas a los temas y problemas que siendo muchos, no asustan a nadie, estén en la posición que sea que se encuentren.
 
(*) Elinett Wolff, ex subsecretaria de Transportes, es militante del Partido Socialista y fue asesora del alcalde Jorge Gajardo en La Florida.
 
——————
 
Foto: La Nación
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de marzo

¿”Nos duele a los puros y sinceros”? Me parece impresentable que una funcionaria del ex gobierno de la Presidenta Bachelet que se hizo tristemente célebre haciendo mal uso de los bienes fiscales, tenga cara para escribir sobre los puros (!) y sinceros y se incluya entre ellos.

Más impresentable me parece decir que es por los enjuagues deshonestos que la gente dejó de votar por la Concertación. Entre las grandes razones de la caída de la Concertación está, justamente, este doble estándar para predicar cuando se tienen cuentas pendientes con uno mismo. No necesitamos la Concertación de los que lloran y se pegan en el pecho. Necesitamos una alianza de gente honesta en la que podamos confiar, que establezca alianzas confiables -no como en la Florida- y que sea capaz de hacer los mea culpa que corresponda sin caer en la autoveneración.

No quiero caer en la falacia “ad hominem”, pero me parece que hay que tener cuidado con lo que se dice, más cuando se habla tan bien de uno mismo en la pasada.

La pena de la falta de modestia, me inunda el alma.

gabmarin

09 de marzo

Victoria, quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra. No recuerdo como se resolvió el caso de la Sra. Wolff, pero sí recuerdo en su momento la lapidación pública que sufrió por un tema menor (reprobable, pero menor) cuando mayores desaguisados estaban ocurriendo y cuyos protagonistas hoy siguen campantes sin dar cuentas. Las últimas filtraciones de Wikileaks demuestran que a mayores niveles que los de la Sra. Wolff, las habas que se cocían eran más podridas. Ella tuvo la decencia de poner su cargo a disposición.

09 de marzo

El caso de La Florida confirma mundiagnóstico: somos ciudadanos huachos. Los ciudadanos solíamos hasta hace algún tiempo, depositar con cierta tranquilidad nuestra confianza en nuestros representantes. Podríamos también cambiar la palabra “tranquilidad” por “comodidad”, en honor a la verdad.Sin redes sociales ventilando el comidillo político, anticipándose al comunicado de prensa , a la noticia publicada, la verdad es que poco y nada uno se enteraba de los altercados internos.

Las cosas cambian, no las roscas, que siempre han existido, solo que ahora son algo más tristemente evidentes. Cuando la Concertación estaba en el poder muchas cosa se ocultaban para mostrar una foto que hablara de lo bien que se llevaban, no hacerlo así implicaba un costo más alto, la pérdida del poder. En este escenario cuando poco o nada hay que perder, cuando todo está a un tweet de distancia, las cosas son distintas.

Mi problema es simple: a quién le creo? Yo trabajé con la Elinett y claro que le creo lo que me dice, a pesar del absurdo episodio que señala Victoria en el post anterior, cualquiera, que obviamente no se ciega por el titular chanta con bombos y platillos, sabe que la Elinett jamás se hizo rica a costa de su trabajo en el sector público, sino lo cree consulte en Transparencia o vaya Contraloría a averiguar como siguió su caso.

Le creo al señor Gajardo, no lo conozco pero tiendo a creer que es un hombre honorable. Le tengo que creer a Andrade cuando dice que no sabía nada? Si es él el Presidente del Partido Socialista.

El señor Gajardo dice que su partido no lo apoyó. El señor Carter, siendo de la Alianza, por su parte dice que sí apoyo y con fuerza a Gajardo,

La conversación no presenta hasta ahora antecedentes contundentes en que se sustenta el altercado. Si viviera en La Florida no se que pierdo, no se que gano en un bando o en otro.

A una ciudadana huacha como yo solo le quedan algunas lecciones:
1. Ser socialista puede ser una gran gama posibilidades.
2. Ser socialista o de la Concertación, o de la Alianza no le asegura al ciudadano nada.
3. No podemos seguir avalando que nuestras autoridades se repartan la torta como un botín. SI LA TORTA SOMOS NOSOTROS, los hasta ahora, demasiado silenciosos.
4. Se tienen generar procedimientos y condiciones que aseguren que esto no solo sea un altercado entre dirigentes, pues la ciudadanía debiera tener un mecanismo para hacer sentir nuevamente su voluntad. Lo mismo debe pasar cuando dimite un diputado o senador.
5. Situaciones como esta dan cuenta y visibilizan las pifias de una democracia frágil.

Como ciudadana huacha, con la fe fracturada en la dirigencia, creo que hay que sacar lecciones y organizarnos para fortalecer una democracia más sana y más participativa.

10 de marzo

Probablemente está señora no lloro por que ella ya habia perdido el trabajo, no como los otros que lloraban ante la perspectiva de la cesantia. Excepto su jefa, claro, que cambio una central termoelectrica en un area verde por un trabajo de primera en la ONU.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Congreso del Futuro una oportunidad de promoción. El actual Congreso como las grandes ferias internacionales es una excelente oportunidad para que los concurrentes de diferentes industrias:
+VER MÁS
#Chile 2030

Mirada estratégica al 7° Congreso del Futuro

La estrategia del Banco Mundial siempre ha sido usar datos, estadísticas y rankings para respaldar sus propias ideas y visiones ideológicas: la libertad, pero solo la libertad para hacer negocios. Desde ...
+VER MÁS
#Educación

Más chispeza política: el Banco Mundial, ranking, datos e indicadores

Deberíamos hacernos cargo urgentemente de este problema puesto que la inmigración a nuestro país continúa creciendo, lo más óptimo sería bien ampliar la cantidad de Becas Juan Goméz Millas para extr ...
+VER MÁS
#Educación

Precarias becas e Inmigración

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Popular

el actuar de forma ética está desafiando al ethos autoritario y petulante del Chile tradicional, dominado sin contrapeso por las elites o de quienes pretenden ser elite
+VER MÁS
#Política

La ´compra altruista` y la máquina autopoiética del capitalismo.

Aceptamos nuestras culpas, pedimos perdón y lamentamos el daño que hemos producido a muchos seres humanos inocentes. Sepa usted, Santo Padre, que son muchos los que dentro de las cárceles buscan el cami ...
+VER MÁS
#Justicia

Somos locos y peligrosos, carta de un encarcelado al Papa Francisco

Los establecimientos educativos existen para entregar herramientas que le permitan a los estudiantes poder desarrollarse en el mundo que les tocó vivir para poder mejorar sus oportunidades de tener la mejo ...
+VER MÁS
#Educación

Celulares en colegios y el sillón de Don Otto

La ciudad debe ser planificada según un flujo circular al igual que la naturaleza: tomar, hacer, usar, retomar, rehacer, reponer.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Por una ciudad inteligente con ciudadanos inteligentes