#Política

¿Más mercado o más Estado? Hora de definiciones

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La propuesta de Longueira por cierto es no cambiar nada de lo actual lo que da cuenta que el ciclo concertacionista no amenazó la estructura de concentración de ingresos del país ni la lógica del modelo. La propuesta de la Concertación en estas elecciones de 2013 necesitará precisiones en este campo, porque una lógica perversa de las políticas llevadas a cabo por los gobiernos de la Concertación, fue que no existían los recursos para hacer las reformas pero no se hacían esfuerzos, políticamente relevantes, para obtener tales recursos.

Cuando las cosas parecen simples, en una realidad de suyo muy compleja, es el mejor momento para sospechar de las simplezas.

Primero. ¿Por qué la realidad es compleja? Porque el mundo viene dando señales contundentes que indican que el capitalismo no satisface las expectativas de demasiada gente. Muchos porque se han visto marginalizados del acceso a los beneficios de la sociedad (11% de la población en cesantía en promedio en la OCDE y 25% en España); otros porque no encuentran trabajo pese a tener estudios suficientes (más de 20% de cesantía de los jóvenes de hasta 25 años en Chile pero también 40% en Grecia). En definitiva, la idea de que la historia se acababa fue una quimera justamente inventada por los paladines del capitalismo. Ciertamente, la alternativa no es la que impulsó el “socialismo real” de la guerra fría.

Pero hay conceptos propios de la tradición marxista e incluso de la Revolución francesa –capitalista por antonomasia- que siguen pendientes: igualdad, fraternidad, solidaridad. La libertad, se ha generalizado aunque cada vez que ésta amenaza al modelo general, al menos en América Latina, ha sido avasallada por dictaduras militares que colmaron la Región después de los años 70.

El tema central, que divide ideológicamente aun a las sociedades, es el rol del estado y el rol del mercado. Los extremismos en esta línea son los que realmente han hecho inviables tales posturas. En Chile, la derecha aborrece al Estado y solo lo usa, para dar bonos intrascendentes o para privatizar sus servicios; de otro lado, hay quienes quieren “nacionalizar” todas las empresas. El “justo término medio” no consiste en “dividir el pastel”, sino en regular el accionar de quienes tienen ventajas de poder y concentración económica, para evitar los abusos que provoca la asimetría de información y, en particular, el poder de la condición de monopolio u oligopolio (farmacias, retail, Isapres, AFPs, telefónicas, aguas, electricidad, etc.).

En Chile se ha mostrado que las facilidades legales permiten que incluso empresas multinacionales europeas o norteamericanas no respeten cláusulas ambientales que serían de toda obviedad en sus países de origen (por ejemplo, las salmoneras finlandesas en Chiloé o la canadiense que intenta explotar Pascua Lama), o que no paguen por concepto de royalties, sino una ínfima parte de lo que pagan en otros países.

En este ámbito, a algunos les cuesta concebir que la sociedad –que no puede sino ser representada por el estado- debe responsabilizarse de la igualdad, no sólo de oportunidades sino de resultados. Becas para un 70% de los universitarios parece democrático. Educación gratuita parece inconsistente para posiciones izquierdistas. No obstante, si el Estado asegura universalidad asegura igualdad. Para asegurar igualdad es necesario disponer de los recursos y esto significa que los aportes sociales (los impuestos) deben ser proporcionales a los ingresos reales de las personas (de cada uno según sus posibilidades). Adicionalmente, las empresas también deben aportar (como en Estados Unidos o en Europa, por lo demás) lo que en Chile no lo hacen, ni en la seguridad social y lo que es más extraño (según la OCDE), tampoco aportan con impuestos porque las ganancias son un crédito que hacen al estado y que se recupera una vez que la reparten entre los accionistas.

Este ardid jurídico, el Fondo de Utilidades Tributarias que impuso la Ley Nº18.293, a partir del año tributario 1985, es un registro contable de las utilidades que no han sido retiradas de la sociedad por sus dueños y por las que deberían pagar impuestos en el momento en que las retiren; al mismo tiempo, es un registro de los impuestos pagados por las empresas y que sus dueños descontarán como crédito de sus propias declaraciones. Se calcula que en ese fondo hay U$ 200 mil millones sobre los cuales las empresas no han declarado impuestos. Muchos ven, como es lógico, en el FUT una oportunidad para aumentar la recaudación fiscal.

La propuesta de Longueira por cierto es no cambiar nada de lo actual lo que da cuenta que el ciclo concertacionista no amenazó la estructura de concentración de ingresos del país ni la lógica del modelo. La propuesta de la Concertación en estas elecciones de 2013 necesitará precisiones en este campo, porque una lógica perversa de las políticas llevadas a cabo por los gobiernos de la Concertación, fue que no existían los recursos para hacer las reformas pero no se hacían esfuerzos, políticamente relevantes, para obtener tales recursos. Por cierto, la candidata tiene opiniones que explicitar pero, sin duda, esta decisión puede que tenga alguna relevancia en cuanto a la decisión del voto en las elecciones de noviembre.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de julio

LOS “EXPERTOS” de larga “experiencia” (como dice León Gieco).

Doña Michelle Bachelet se hará acompañar y asesorar por muchos de los mismos que protocolizaron la venta de Chile a grandes trasnacionales y grupos privados concentrados.
Todos “EXPERTOS” de larga “experiencia” (como dice León Gieco) con una muy interesada conversión al neoliberalismo rampante formando filas en el mismo ejército de ladrones y predadores que una vez dijeron combatir como enemigos, pero –he aquí lo más doloroso y principal- traicionando abierta y desembozadamente los asuntos que la mayoría de la sociedad civil chilena aprobó en cuanto a programa de gobierno de la Bachelet cuando FUE presidenta y estos piratas sus a$esores.

¿Qué ‘instrucciones’ trae desde Estados Unidos, o más precisamente desde el departamento de Estado, luego de tantos años de ‘capacitación’ en ese país, la encargada de ONU-Mujer?

Debe quedar claro que la Concertación O “Nueva Mayoría” se transformó, en menos de lo que canta un gallo, en bloque centroderechista, siguiendo las aguas surcadas por los “Chicago Boys” y cuadrándose en posición firme ante las instrucciones emanadas desde Washington y el FMI, lo que viene a significar haberse convertido en ‘ayudista’ bien pagado del empresariado transnacional y bolichero, dispuesta a agotar los recursos de su propio país sin que este reciba estipendio digno ni tecnología adicional que faculte su independencia y soberanía.

Poca duda cabe a estas alturas de los acontecimientos que Longueira candidato de la derecha ofrece incrementar las políticas de clasismo y desigualdades para continuar beneficiando intereses de pocas familias y deteriorando el patrimonio nacional en procura de lo mismo; pero también es cierto que la candidatura de la centroderechista NUEVA MAYORIA apuntan a mantener el actual sistema, ya que no es otra cosa la que ofrece un personaje como Michelle Bachelet, cuya trayectoria políticas señalan que lo mencionado en estas líneas ni siquiera posee un mínimo margen de error.

Está MUY claro cuál es la realidad a enfrentar en la elección parlamentaria y presidencial el año 2013. Usted, seguramente, estará horquillado para votar por uno de los dos bloques del duopolio, vale decir, por uno de esos socios que han estragado el país. ¿Alianza, Nueva Mayoría, en blanco, anulará? Decídalo usted, pero reconozca que ya está al tanto de lo que cada una de esas coaliciones significa, pues su sufragio se basará en oportuna información como la presente, lo cual redunda en la frase de siempre: “usted es el responsable del tipo y calidad de gobierno que tendrá Chile”.

Piense en la alternativa de votar por MARCEL CLAUDE, piense, razone, analice.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera