#Política

Maduro y la indecencia pinochetista

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

me parece que lo que sucede en Venezuela y en particular la manera en que el chavismo ha manejado las cosas, es terrible, autoritario y al borde de la locura. Tildar de fascista a todo quien esté en su contra y en contra de sus políticas, al borde de ejercer violencia hacia quien reclame por encontrarlo “imperialista”, es una brutalidad.

Maduro estará presente en el cambio de mando entre Bachelet y Piñera y este hecho ha desembocado en una gran cantidad de reacciones en todos lados. Unos, aunque critican el régimen chavista, no encuentran necesario funar a un Presidente por muy en desacuerdo que se esté con cómo ha llevado a cabo el ejercicio del poder. Otros, sin embargo, encuentran que es su labor salir a protestar en contra del líder venezolano.

Lo que llama la atención es el carácter de  los que están detrás de estas manifestaciones. Si uno mira twitter o facebook, quienes llaman a reclamar en contra de esta controversial figura piden la salida del mandatario de su cargo de manera poco democrática y hablan en nombre de la “libertad de Venezuela” como si el  término libertad fuera algo cercano, algo por lo que reclamarían día a día. Pero la historia dice otra cosa.

Me explico. Antes que todo, personalmente -y lo he escrito en varias columnas- me parece que lo que sucede en Venezuela y en particular la manera en que el chavismo ha manejado las cosas, es terrible, autoritario y al borde de la locura. Tildar de fascista a todo quien esté en su contra y en contra de sus políticas, al borde de ejercer violencia hacia quien reclame por encontrarlo “imperialista”, es una brutalidad.

Ahora ¿la respuesta es botar a Maduro? Creo que no. Al contrario, tengo la idea de que gran parte de la oposición -no toda, me imagino- quiere pedir cambios y soluciones democráticas a lo que está sucediendo, para así hacer entender a este régimen acerca de las barbaridades que se están cometiendo. Porque, como el Presidente fue elegido en las urnas, lo más sensato es que la conducta dictatorial que está teniendo-y que ha tenido este régimen hace bastante rato- sea desarticulada de manera sensata, como adultos en un Estado de derecho.

Sin embargo, acá en Chile hay una gran gama de personeros de la derecha que dicen que esta situación hay que acabarla. Me pregunto en qué momentos para ellos la dictadura es propicia. Para mí, por lo menos, los autoritarismos y la “letra con sangre” no debería  ser nunca una opción bajo  ninguna ideología. Porque hay algo que es más fuerte que las corrientes políticas y eso es la democracia, así a secas, sin apellidos ni denominaciones. Y esta debe ser respetada, porque así se respeta a los ciudadanos y sus decisiones.

Por lo mismo, siempre es mejor profundizar el perfil democrático de una sociedad en vez de opacarlo, frenarlo. Y esto en todo momento y no solo cuando quien está llevando a cabo formas preocupantes sea del signo contrario al tuyo. Ya hemos visto callando frente a lo que sucede en Venezuela o justificando de manera demasiado dogmática lo que se ve en las calles, a muchos quienes apoyaron la vuelta a la democracia acá. Y hoy vemos una actitud inversa de parte del pinochetismo más acérrimo.

Aquellos que se espantan con los gritos hacia el adversario de parte de Maduro no se espantaban nada cuando el viejo militar en los años ochenta tildaba de terrorista a toda persona que quisiera terminar con la matanza en las calles. Al contrario, lo aplaudían porque lo encontraban un héroe o como pasaba en los círculos oligarcas, porque tenía ordenado el fundo, el feudo.

Quienes votaron el año 88 para que esta tiranía institucionalizada siguiera siendo la guardia oficial de los más ricos en este país, son los que van a salir a las calles a alegar en contra de algo que si fuera en pro de sus intereses, no sería tema. Solo basta recordar cómo en los noventa muchos se reunieron con un golpista Fujimori sin importar lo que estaba sucediendo, todo con tal de asegurar negocios. Y no hablo solo de pinochetistas en este último caso, sino también de grandes personeros concertacionistas.

Sé que muchos de los que se sienten aludidos entre los pinochetistas no se creen tales, pero el pinochetismo es más que un simple apoyo al general. El pinochetismo es haber salvaguardado sus creaciones y sus maneras de concebir una sociedad.

Por esto, ante estos acontecimientos, de pronto es mejor guardar la compostura y no hablar. No mostrarte democrático cuando este “espíritu” se despierta solamente cuando el que lo está realizando defiende otras ideas o dice defenderlas.

Por eso, señor pinochetista, le pido muy respetuosamente que guarde sus pancartas, sus banderas y mantenga, aunque sea por algún rato, la decencia.

——-

Imagen: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
gloria

11 de marzo

Estoy absilutamente de acuerdo pero esto de la derecha es tipico doble standard.
Trbaje en la U catolica para el tiempo de Pinichet y era terrible!

Cristóbal

11 de marzo

En la columna habla claramente de en los dos lados hay doble standard. Los que no apoyaron el fin a la dictadura y ahora están en contra de maduro, y los que apoyaron la vuelta a la democracia acá y apoyan el régimen de maduro (aunque no profundice sobre esto). No seamos ciegos. Gente doble standard hay en los dos lados

11 de marzo

Para entender la situación venezolana hay que analizar bien los hechos y no caer en la proclama social demócrata, como creo lo has hecho: “que malo es Maduro, pero que malo era Pinochet”. Caer en eso es francamente no entender nada.

En Venezuela se están viviendo momentos complicados, sin lugar a dudas, pero para nada se pueden justificar acciones de desestabilización por parte de la derecha pagada en ese país, que la hay, y se podría decir que es de clase. La lucha de clases en el mundo se ha intentado soslayar con diferentes acciones asistenciales, y el resultado siempre ha sido el mismo, desigualdad y pobreza. El chavismo, circunscrito en la hegemonía del capital, es un camino diferente a las experiencias tanto de occidente como del socialismo real y que se fue haciendo carne en la sociedad venezolana.

El proceso en Venezuela no es socialista o no ha llegado a ese puerto todavía, va en camino de. En el trascurso de ese viaje aparecerán todos los males de las sociedades que se intentan superar, situación de generar inestabilidad porque, obvio, parte de esa sociedad que se quiere superar no quiere morir y lucha por no desaparecer.

Dicho eso, la regencia bolivariana sí ha caído en errores, y para peor, en los mismos males de la sociedad que se intenta superar, el cáncer de las sociedades: la mala burocracia. La mala burocracia es señal de aburguesamiento, de que un proceso x se oligarquizó, y el proceso bolivariano, con todos sus aspectos positivos, está cayendo en eso. Más que las intentonas golpistas reales ¡que sí existen en Venezuela alentadas por Estados Unidos!, no hay que dudar eso, el mal manejo en cierta parte de la economía, la excesiva burocracia en la que cayó el chavismo y la desaceleración del proceso de empoderar el poder comunitario, han servido de alimento para que algunos sectores de clase social acomodada salgan a las calles, de la mano de la delincuencia común, para crear temor. Esa situación no se puede confundir ni homologar con los genuinos actos de protesta por el desabastecimiento que el gobierno debe escuchar y solucionar.

Para salir del mal momento, seguir con más de lo mismo será el fin del proceso bolivariano. El león está esperando cualquier vacilación para atacar, y Maduro y su gobierno están regalando motivos para ser atacado, tanto desde afuera como desde dentro.

Dicho todo eso, y no me centraré en situaciones de derechos humanos; ¿quiénes somos nosotros, Chile y su democracia empresarial basada en los cánones de occidente, para dar clases de derechos humanos si seguimos los lineamientos de Washington en esa materia?, o sea, la hipocresía, y no me refiero solamente a Pinochet y su barbarie sino a la misma democracia que hoy tiene ‘su fiesta’. Democracia basada en un piso de sangre en la cual la impunidad es la reinante; democracia que ha seguido todos las directrices del FMI y que no son otra cosa que vejaciones y más violaciones a los derechos humanos. ¿Chile dando lecciones de moral y de respeto a los derechos humanos? ¿Nosotros diciéndole a Maduro que es un dictador, que es autoritario, que viola derechos humanos, siendo que nuestra clase gobernante ha justificado y perfeccionado la herencia criminal en lo económico, en lo político y en lo social de la dictadura de Pinochet? No, basta, es mucho el cinismo y el carerrajismo de la burguesía progre como fascista.

Más que apelar a esa frase hueca llamada democracia, y me imagino a qué democracia te refieres, la representativa, que de democracia no tiene nada, sólo el nombre, el proceso bolivariano debe profundizar el proceso mismo y no hacer concesiones a los poderes empresariales que intentan botarlo, tanto desde dentro como desde fuera, Chile y su clase dirigente es una de ellas, con contadas excepciones, no necesariamente honrosas.

Profundizar la democracia popular, educando a la población para ese fin, entregándole poder para que gestione la producción misma, es el gran paso que como proceso hacia el socialismo tienen que intentar plasmar, con todas las sabidas contras que se encontrarán en el camino.

Ese poder, enraizado en más actores de la sociedad venezolana, eliminará todo intento desde dentro de desestabilización y por cierto no habrán motivos justos de protesta ante una mala gestión de la burocracia chavista.

¿Qué deberán conversar y acordar Maduro y el chavismo con Capriles y Estados Unidos?, ¿el fin del proceso bolivariano?, ¿instaurar una visión tecnócrata de la sociedad, como nos lo hicieron a nosotros?, ¿darle paso a la iniciativa privada siguiendo los dictámenes del FMI a la letra, como en Chile?, y ojo que el chavismo juega con ciertas reglas del capitalismo en algunos aspectos de su economía, de hecho los gringos tienen participación en el negocio del petróleo venezolano, pero no como ellos pretenden o estaban acostumbrados con la especie de concertación que manejaba el crudo en la Venezuela de los ochenta.

Los enemigos del proceso bolivariano no tan sólo son los golpistas de siempre, esos que acá nos dan visa y nosotros se lo celebramos como gran cosa, sino los errores propios en los cuales se cae cuando se transita de una experiencia capitalista a otra que va en camino del socialismo.

Maduro y el chavismo de cúpula deben saber cómo terminaron los socialismo reales. Si el cáncer de la burocracia y el aburguesamiento está llegando a la puerta del chavismo, más sencillo la tendrán las hienas que se esconden en las sombras para atacar.

Si la clase dirigente venezolana lo entiende así, y salen victoriosos y corrigen el rumbo, ya quiero ver a los progresistas burgueses chilenos haciendo coro con el fascismo. Perdón, que estúpido, ¡tal cual lo están haciendo hoy!

Sl2

13 de marzo

Epa, yo nunca he dicho que Maduro sea “malo”. Sólo juzgo a raíz de cosas que me parecen poco democráticas como un Estado que está funcionando casi sin la separación de sus poderes y de manera, muchas veces antojadiza. Es una crítica a cómo queremos la izquierda, es simple, no tan complicado. Sólo hay que leer, sacar conclusiones y luego comentar sin el afán de lucirse. Saludos.

Anibal Dominguez

11 de marzo

El gobierno de Maduro es una dictadura. Y va a caer. Tortura , mata , no respeta la libertad de prensa y encarcela a los opositores. Abajo el comunismo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka