#Política

Los partidos sí importan

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

 

Hoy día no está de moda decir que los partidos políticos son importantes. Es más, está de moda decir que los partidos han traicionado a la ciudadanía, y que la "clase política" no está a la altura de los actuales acontecimientos.

En parte de ese discurso se aprecia un sesgo generacional, profundizado por las movilizaciones estudiantiles de este año. Parece que los viejos políticos ya no están en sintonía con los nuevos tiempos ni con las personas que los protagonizan. ¿Es esto normal o es un síntoma de que el actual sistema de partidos está colapsando?

Si bien nada es en blanco y negro, creo que el fenómeno tampoco es de una extravagancia absoluta. Con los profundos avances tecnológicos y cambios sociales que se producen en nuestros tiempos, es bastante razonable que una persona que nació en 1960 vea al mundo y sus desafíos de una forma diferente a alguien que nació en 1990.

Para la generación de políticos que ya venían teniendo protagonismo desde antes del golpe de Estado, la tarea era bastante clara y evidente: después de optar por la vía política para acabar con la dictadura, había que volver a juntar al centro con la izquierda, devolverle la democracia a Chile y alcanzar un nivel razonable de crecimiento junto a mayores grados de justicia social. Objetivamente, y dadas las amarras institucionales, no era mucho más lo que se podía hacer durante los primeros años de la transición.

Por cierto, la generación que nació en dictadura y que se desempeñó en cargos de gobierno en democracia tenía una misión muy diferente. Había que replantearse los objetivos, imaginar un modelo de sociedad distinta, perder los miedos y avanzar hacia otro lenguaje y otra forma de acción política. Este proceso ha sido más lento que el anterior.

Y por último, los jóvenes nacidos en democracia nos enfrentamos a otra realidad. No tenemos que perder ningún miedo porque nunca hemos tenido miedo, nos cuesta mucho menos imaginar una sociedad distinta pues nacimos en el mundo de la información y la conexión al instante, no tenemos que responderle a viejas estructuras ni a dogmas pre-establecidos, podemos perfectamente cuestionarnos si es bueno o no que el centro y la izquierda sigan unidos, podemos pedir educación sin lucro y al mismo tiempo emprender nuestro propio negocio porque no tenemos prejuicios.

Ante tales diferencias hay que resolver si las nuevas generaciones debemos romper de plano con las anteriores o bien buscar la manera de complementarnos y trabajar en conjunto. Para mí, la coexistencia de todos estos valores es un activo en sí mismo. No tiene mucho sentido que cada vez que las circunstancias cambien se desarrollen nuevos movimientos que rompan con todo lo anterior, se catapulte a los partidos políticos y se excluya del debate a todo quien tiene una visión distinta. Una sociedad que se autodestruye constantemente tiene pocas probabilidades de alcanzar el desarrollo y el bienestar.

Y aquí está el gran potencial que tienen hoy en día nuestros partidos: ser el lugar donde todas estas generaciones y sus respectivas visiones se encuentran, dialogan y construyen en conjunto un proyecto político para una sociedad compleja.

Sin embargo por ahora es sólo un potencial. Faltan en los partidos mayores espacios de encuentro junto con una reestructuración profunda de su orgánica, de sus procesos democráticos y un sinceramiento de sus posturas ideológicas y programáticas. Eso es algo que podemos hacer entre todos, los que nacieron en los 60’s y los que nacieron en los 90’s.

——

Foto: 0sama / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de diciembre

Muy Buena Columna! Felicitaciones !!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los datos muestran un escandaloso porcentaje de exclusión normalizada. Se pone obstáculos a priori a los participantes que han aprobado el nivel secundario. Ni siquiera se les permite intentarlo.
+VER MÁS
#Educación

Selección Universitaria y datos 2018: exclusión académica estandarizada

En este presente conflicto, el temor pareciera ser una emoción recurrente, especialmente porque ante tal coyuntura hay definiciones económicas para cada espacio geográfico. Esta incertidumbre muestra có ...
+VER MÁS
#Sociedad

Entre el miedo y el orgullo: 110 años de rivalidad portuaria

Curiosamente, la variable clase media parece hacer una buena labor explicando la votación del candidato, pero en una forma justamente contraria a la propuesta por el relato modernizador.
+VER MÁS
#Política

Analizando el relato de la modernización desde los datos

"La iglesia católica no desaparecerá, pero en Chile y el mundo se avanza en una dirección en la que ella seguirá perdiendo influencia, perdiendo fieles y también perdiendo vocaciones sacerdotales. ...
+VER MÁS
#Religión

La coherencia vaticana

Popular

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

No nos olvidemos que la discriminación en Chile no es un fenómeno exclusivo de chilenos contra inmigrantes, sino que de chilenos contra chilenos, sin miramientos a su nivel ni condición social
+VER MÁS
#Política

Racismo y discriminación, la otra cara de nuestro Chile profundo

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Esta forma de adoctrinamiento es contraria al “libre pensamiento”, resultando en personas con las cuales no es posible dialogar ni llegar a acuerdo con ningún tema valórico, ellos sienten que están d ...
+VER MÁS
#Política

Debemos defender el estado laico y la libertad de pensamiento