#Política

Los ‘Lepenistas’ criollos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En tiempos de crisis, pareciera que las masas se aferran a los caudillos. Cuando la política tradicional desencanta a los votantes, surgen aquellos líderes que prometen “barrer” con todo. Con la clase política, con el desempleo, con la baja productividad, con la delincuencia, con los inmigrantes, con lo que se nos ocurra.


Los caudillos aprovechan la oportunidad para subirse al carro del poder. Aunque no parezcan bien organizados para las elecciones de este año, pueden ir in crecendo para votaciones futuras.

Populismos hay de izquierdas y derechas. Mucho se ha escrito sobre ambos en los últimos años. Prácticamente ninguna zona del planeta se salva de ellos, menos los Estados Unidos tras la victoria de Donald Trump en los comicios del pasado noviembre. Los partidos consolidados pierden poder y se ven obligados a compartir con nuevos actores con propuestas rupturistas en la mesa. Y eso no es fácil.

No pretendo en estas líneas describir los populismos ni penetrar en sus causas. Sólo constatar que el avance de estas fuerzas es una realidad día a día. Podemos, “5 Estelle”, UKIP, Trump, Le Pen, Syriza, son botones de muestra. Y Chile no está a salvo de ellos.

Nuestro sistema político no se ha destacado por líderes populistas netos, salvo por Ibáñez del Campo en sus dos presidencias. Los partidos tradicionales conservaron el poder sin sobresaltos durante gran parte del Siglo XX y lo que llevamos del XXI. Ahora, este sólido esquema bipartidista Concertación-Derecha está desquebrajándose: Ya un 30% (aproximadamente) de los votos en la elección pasada (primera vuelta presidencial) fueron a candidatos “alternativos”. Esta cifra podría aumentar en las elecciones de este año, que serán las primeras sin binominal y con líderes clásicos (Lagos-Piñera) que no despiertan el interés de los votantes, al menos en lo que dicen las encuestas.

¿Acaso es un caldo de cultivo para populismos? Evidentemente. Vale la pena preguntarse si eso incluye a los más peligrosos para la democracia. Hablo de candidatos al estilo de un Frente Nacional francés.

En estos 5 años, Marine Le Pen ha levantado con éxito el partido que fundara su padre Jean Marie. Esto se traducido en mayor popularidad y votos para el FN. Sus banderas de lucha no son muy distintas a lo que hay en Chile: fin a la inmigración ilegal, frenar el creciente desempleo, sacar al país de la Comunidad Europea y la globalización, castigar la delincuencia con mano de acero. No sería extraño que se repitiera lo acontecido en 2002, cuando Le Pen père se coló en el balotaje, por sobre partidos moderados y otros extremistas.

Los grandes partidos de Francia se preparan para un eventual embate lepenista. La centroderecha republicana eligió como su candidato al conservador hardcore François Fillon para pelear voto a voto con la ultraderecha. Por su parte, un Partido Socialista en crisis (al igual que la socialdemocracia europea) entregó la nominación al izquierdista Benôit Hamon. La carrera al Eliseo será tormentosa.

Así como se ha hablado de un Trump chileno (algunos lo han encontrado en Guillier u Ossandón), también está la opción de que surja un Le Pen patrio. Aunque no existe un partido o movimiento de extrema derecha en nuestro espectro, el debate por los inmigrantes y su integración al país puede hacer que prolifere un referente de estas características. Sectores más nacionalistas podrían articularse en rechazo a los migrantes y en pos de una agenda proteccionista en lo económico. Estarían tentados por sancionar con presidio perpetuo (o con la muerte) a consumidores de drogas o criminales callejeros. También entrarían a su juego algunos nostálgicos del Régimen Militar, propugnando medidas autoritarias para los temas-país.

No han faltado los políticos locales que manifiestan su desconfianza ante las olas de migrantes que arriban al país. Ni los que constantemente levantan el “populismo penal” ante cada delito de mayor connotación. Ello no es más que el reflejo de una sociedad cada vez más molesta con el estado actual de cosas. Los caudillos aprovechan la oportunidad para subirse al carro del poder. Aunque no parezcan bien organizados para las elecciones de este año, pueden ir in crecendo para votaciones futuras.

Esperemos que los candidatos propongan medidas concretas para regular e integrar adecuadamente a inmigrantes y refugiados que día a día golpean las puertas de nuestro Chile en busca un hogar. De lo contrario, estaríamos frente a demagogos racistas y que no logran sino profundizar la discriminación y minar las bases del sistema democrático.

TAGS: #Democracia #Francia #LePen #Populismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
hfgdsjfjhsdf

02 de febrero

Este es el típico discurso sin fondo que se le puede leer a cada político tradicional que busca aferrarse al poder y que no quiere que nadie nuevo venga a ejercerlo. “No a los populistas”… ¿Qué queda en cambio?… Ah, sí, que vuelvan los patanes y los mentirosos. Los que cierran puertas giratorias voladoras. Los que hacen nuevas constituciones. Los que crecen con igualdad…

¿Dónde más hay un candidato populista que no haya sido uno de los que ya fue Presidente?…

No entiendo el objeto de llamarle populista a personas desconocidas, sin rostro ni posturas, que nadie ha visto ni escuchado. ¿Dónde están los candidatos populistas en Chile, de los que me parece no recordar ninguno?…

¿Puedes dar ejemplos?…

¿Y qué si llega un candidato populista?…
¿La gente será tan dskjfsh que no sabrá reconocerlos?
¿Los preferirá sólo porque son populistas?
¿No dirán lo que quieren hacer y cómo lo harán, de forma que se pueda evaluar si acaso tiene sentido lo que dicen?…

Lo que usted expresa, don Gabriel, es un populismo, y lo cito: “”””””””de racistas políticos que no logran sino profundizar la discriminación y minar las bases del sistema democrático””””””””

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros