#Política

Los efectos del fuego amigo en la organización política y social

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La unidad es importante, eso está claro.  A estas alturas nadie podría decir lo contrario.  Tanto así que tal idea tiene su propio refrán, “la unión hace la fuerza”.  O fábula, como esa del labrador que pide a sus peleadores hijos ir al bosque a buscar varas de leña para luego mostrarles la diferencia entre romperlas de a una (fácil) y todas juntas (difícil).


Los francotiradores se encargan de tumbar toda idea que no se adapte en un ciento por ciento a lo que en su particular mirada debe ser. Ya sea porque no les gustó el mensaje, la cinta de envolver del sobre o porque el mensajero no les cae bien.

Un extremo de esta premisa es la unidad que obvia las diferencias de fondo. Como crónica de una división anunciada, en algún momento la desavenencia emerge y entorpece el avance. Es lógico que así ocurra e incluso positivo porque lo contrario es el instrumentalismo por sobre los principios.  Algo que se ha convertido en mantra en parte de la acción política y social actual.

Pero aunque unirse en torno a los temas de fondo más que sobre los accesorios es lo importante, existe una práctica, una especie de deporte distorsionador entre grupos que se supone comparten objetivos. Es lo que en jerga bélica se llama el fuego amigo.  Y en la más coloquial, el perro del hortelano.

Mucho se ha escrito sobre aquello. Y explicaciones debe haber bastantes: individualismo, caciquismo, caudillismo, mesianismo, confundir lo contingente de lo esencial.  Como ejemplo de la división en la acción política se alude al archipiélago de la izquierda.  Incluso existe una historia –ficticia o no, da lo mismo- de cierto partido que a los pocos días de nacer ya estaba conformado por tantas facciones como fundadores le dieron vida.

Personalmente tengo un amigo que, con mucha claridad, me dijo un día que existen ciertos líderes –o pseudo líderes- que se miran al espejo y ya encuentran diferencias.

El origen de la diferenciación permanente que no permite construir fuerza política y social relevante ha sido analizado desde hace tiempo.  De lo que no he sabido mucho es sobre los efectos de mediano plazo de la práctica de quienes acostumbran a disparar contra los que se supone son aliados en la causa colectiva. Les llamaré, sólo para efectos de este escrito, los francotiradores de la diferencia.

El primero y más visible es que las iniciativas que se levantan presentan dificultades para materializarse.  Sin ánimo de buscar formas para avanzar, los francotiradores se encargan de tumbar toda idea que no se adapte en un ciento por ciento a lo que en su particular mirada debe ser.  Ya sea porque no les gustó el mensaje, la cinta de envolver del sobre o porque el mensajero no les cae bien.  La munición puede ir dirigida al envoltorio o a su portador. Da igual, lo importante es abatir.

Tal es el efecto inmediato.

Pero el más complejo y riesgoso es el de mediano y largo plazo. Es la inmovilización de los movimientos –aunque suene paradójico-, a cuyos participantes la metralla les va licuando las ganas de proponer ideas y acciones en el espacio público.  A no levantar la cabeza ni sobresalir, no vaya a ser avistado por el atento francotirador.

La autocensura comienza a aparecer, cunde la desarticulación y la única opción que queda a quienes siguen interesados en el quehacer colectivo –que los hay y muchos- es impulsar los cambios mediante la acción individual.  Aunque esto último, nuevamente, suene paradójico.

En el mundo de la política y los movimientos sociales no es difícil identificar francotiradores. Y aunque cumplen también un rol, como todo aquel que participa en el quehacer común, los efectos complejos de su acción se mantienen mucho más allá del impacto inicial.

No es el objetivo de este artículo hacer un llamado a obviar las diferencias ni a actuar con obsecuencia entre quienes comparten objetivos de fondo.  O a repetir palabras de buena crianza que nos hablen solo de buena onda, sin entrar en lo medular.  Tal puede ser igual de negativo.  La idea es simplemente plantear que para la acción política y social se requiere una forma de trabajar que, haciéndose cargo de la diversidad, no espante la unidad.  Que la propicie desde otra mirada, teniendo como objetivo caminar hacia ese horizonte que se divisa tan lejano.

No vaya a ser que, volviendo a las historias de antaño, el francotirador se sienta un triunfador por quedarse con la mitad del niño que el rey Salomón partió en dos.

TAGS: #SociedadChilena Acuerdos Políticos Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Lo único que hoy tenemos claro es que estos próximos cuatro años de gobierno será una constante lucha ideológica, y se nos viene una gran reestructuración del sistema político actual, en el que los p ...
+VER MÁS
#Política

Lo que nos queda por hacer

Nos tendremos que acostumbrar a un nuevo escenario político que llegó para quedarse, en donde se han configurado tres bloques en el poder que podrían repetir la experiencia de los tres tercios.
+VER MÁS
#Política

El nuevo centro político

El próximo domingo 17 de diciembre los chilenos tendrán que poner en la balanza dos culturas que se resisten a compartir de manera simultánea el mismo espacio
+VER MÁS
#Política

Chile frente a Chile

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?