#Política

Ley de Identidad de Género, una deuda en materia de Derechos Humanos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El proyecto de ley de Identidad de Género, fue impulsado en el año 2013, el objetivo del proyecto es garantizar el reconocimiento de las personas transexuales respecto a su identidad, otorgando el derecho de rectificar los datos de sus documentos registrales, nombre y sexo, para que sean congruentes con su realidad. Desde el comienzo, la iniciativa fue polémica y su tramitación ha sido cuestionada por el comité de Derechos Humanos, por las observaciones y reticencias de distintos sectores a legislar sobre el tema.


Es deber de la sociedad dar la posibilidad a niños, niñas, adolescentes y adultos, de alcanzar su máximo de desarrollo como persona, reconociendo derechos y facilitando su ejercicio. Es inútil declararse como una sociedad inclusiva, respetuosa de la dignidad y la diversidad si obstaculizamos o simplemente prohibimos que todos seamos iguales en dignidad y derechos.

Actualmente en Chile no existe una Ley de Igualdad de Género, lo que implica que durante mucho tiempo se ha excluido a las personas transexuales o transgénero, sin otorgarles la debida protección y por sobretodo, vulnerando su derecho a la identidad, obstaculizando la posibilidad que rectifiquen en sus partidas de nacimiento  su nombre y sexo, para que éstos sean congruentes con el nombre y sexo con el cual se identifican. En nuestro país existe una legislación referida al cambio de nombre (ley 4808 de Registro Civil e Identificación), pero no hay una causal que se refiera a la transexualidad, y cuando se presenta una persona trans que desea cambiar su nombre, se le exigen una serie de requisitos para acceder al cambio registral: el sometimiento a una intervención quirúrgica de cambio de sexo, acreditación de tratamiento hormonal, seguimiento psicológico o psiquiátrico, siendo requisitos copulativos y se deja además su autorización a la discrecionalidad del juez que conozca el asunto.

Esto es discriminatorio, denigrante y atenta contra la dignidad humana, la ley de identidad de género debiera ser un tema prioritario a legislar, pero para nuestros parlamentarios al parecer no es un asunto relevante, ya que nuevamente la discusión del proyecto en la Cámara Alta fue aplazada. El 2 de noviembre estaba programada la discusión, pero ésta fue reprogramada para ser analizada en diciembre, donde probablemente vuelva a aplazarse y así dejar el proyecto una vez más “durmiendo en el Congreso”. ¿Por qué fue aplazada la discusión en esta oportunidad? Principalmente se refiere a que los sectores más conservadores se han negado fervientemente a legislar al respeto, temen discutir sobre identidad de género, porque dentro de su ignorancia, desconocen de qué se trata, no entienden en qué consiste la transexualidad y consideran que se refiere a “una ideología del mal”, en palabras del Senador Iván Moreira; impulsada por sectores minoritarios que pretenden destruir los valores morales de nuestro país. Reitero, hay una profunda ignorancia, una despreocupación enorme por informarse y entender cuáles son los aspectos que contempla el proyecto y el porqué es necesario implementarlo en nuestro país.

La oposición y polémica del proyecto de ley de Identidad de Género se produce en especial en sectores evangélicos, católicos y protestantes, se habla de perversión o inmoralidad respecto al tema de la transexualidad, que se pretende atentar contra los valores de la sociedad, e imponer una cultura homosexual en el país o simplemente es tachada de “aberrante”, también en palabras del Senador Moreira. Pero ¿qué tiene de aberrante que personas como cualquier otra exija poder indicar con qué sexo se siente identificada? ¿Qué tiene de inmoral el luchar por ejercer los derechos con igualdad? ¿Por qué nuestra sociedad ha permitido y sigue permitiendo que un documento que no refleja la realidad de una persona, vulnere sus derechos humanos? Es hora de entender que no se puede imponer y limitar a las personas por el deseo de mantener el status quo, intentando tapar el sol con un dedo y negándole a las personas trans ejercer sus derechos como lo que son, personas, reconociéndole la dignidad humana de la que todos debemos gozar.

La polémica dentro del Congreso respecto al proyecto se ha dado en relación a los niños, niñas y adolescentes trans, argumentando que no es posible que éstos puedan decidir acerca del cambio de nombre y sexo de sus registros ni aun con la autorización de sus padres o tutores, ya que no tienen la “capacidad” para determinar cuál es el sexo con el cual se identifican. Al respecto, estoy en un absoluto desacuerdo, debemos dejar de subestimar a los niños, niñas y adolescentes, éstos entienden la complejidad del tema, saben qué implica porque han vivido en esta situación y tienen la “capacidad” para tomar una decisión respecto a su identidad de género. El principio de “autonomía progresiva” es consagrado en la Convención de los Derechos del Niño, reconoce la capacidad natural para entender los actos que llevan a cabo y sus consecuencias, además se debe atender a su interés superior para tomar decisiones que los afecten.

Es deber de la sociedad dar la posibilidad a niños, niñas, adolescentes y adultos, de alcanzar su máximo de desarrollo como persona, reconociendo derechos y facilitando su ejercicio. Es inútil declararse como una sociedad inclusiva, respetuosa de la dignidad y la diversidad si obstaculizamos o simplemente prohibimos que todos seamos iguales en dignidad y derechos, como lo asegura nuestra Constitución, debe ser acción y realidad y no sólo una mera declaración de intenciones, que en la práctica no se cumple. Basta de excusas, el tema debe discutirse con seriedad, altura de mira y con antecedentes suficientes, es necesaria en Chile y no puede aplazarse más.

TAGS: #LeyIdentidadDeGénero Género

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje