#Política

Las nuevas formas de participación política

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El contraste entre el debilitamiento de las instituciones públicas y la revitalización de nuevas formas de participación, reflejaría que las formas de ejercicio ciudadano se dan en un escenario diferente al de antaño

Hace pocos días fue presentada la encuesta Adimark y CEP correspondiente al mes de noviembre del año 2014. Los resultados, que por lo demás fueron poco auspiciosos para la clase política, evidencian la crisis en la que están inmersas los mecanismos formales de la democracia liberal representativa chilena: un 53% de los encuestados no está interesado en la política, un 50% no se identifica con ninguna coalición política y un 57% no se identifica con ninguna tendencia política, es decir, ni con la Nueva Mayoría ni con la Alianza.

La opinión pública en Chile no ha cambiado significativamente de manera positiva, demostrando una vez más el declive constante de la desconfianza y el interés por la política tradicional, entendida como las modalidades formales por donde es posible ejercer la participación política. Sin embargo, lo que sí demuestran los estudios, es que las formas de ejercer participación en la esfera pública han cambiado fuertemente, donde más personas están expresando su opinión política mediante Internet y más gente participa por mecanismos no convencionales que escapan a las lógicas partidarias.

En efecto, los cambios en la cultura política, y por tanto de la participación política, podrían obedecer eventualmente a que las personas no encuentran en los actuales mecanismos de participación formas de incidencia en los asuntos públicos. Ya el informe de la Auditoría a la Democracia del PNUD (2014) diagnosticó que son escasas las herramientas que tienen las personas para participar en la vida pública, apuntando directamente a las normativas jurídicas vigentes (insuficiencia de un marco legal que permitan participar activamente a través de plebiscitos a nivel nacional-local, iniciativa popular de ley o referéndum de revocación de mandato), al tipo de sistema electoral (poco representativo) y al tipo de sistema de partidos (que no favorece la democracia interna e impide que las mujeres puedan tener cuotas de poder).

Con respecto a esto último, no es que a las personas no les interesen los asuntos públicos (como señalan algunos), sino que la forma en cómo se acercan a ellos es lo que cambia. Vale decir, estamos en presencia de nuevas vinculaciones con los asuntos públicos que se están dando a través de deliberaciones y conversaciones por y a través de las redes sociales digitales e Internet propiamente tal. ¿La razón del por qué más deliberaciones vía Internet y red social digital? La apertura de canales de comunicación que promueven la horizontalidad, rompiendo con el clásico modelo comunicacional en donde los roles estaban claramente diferenciados: un emisor que “emite” el mensaje y un receptor que “recepciona” jerárquicamente dicho mensaje en un contexto determinado. Lo anterior rompería entonces con la forma en que los actores institucionales conciben la comunicación política, donde ya las personas son emisores y receptores simultáneamente, comparando información e incorporándose al debate público de otra manera, particularmente en el caso de los jóvenes, que no se inhiben en dar opiniones y que se movilizan por causas más genéricas (a propósito de los valores post-materialistas), dejando en mayor o menor grado la clásica forma de participación electoral.

El contraste entre el debilitamiento de las instituciones públicas y la revitalización de nuevas formas de participación, reflejaría que las formas de ejercicio ciudadano se dan en un escenario diferente al de antaño, puesto que el ejercicio del poder muchas veces se da a través de presiones mediáticas (on-line) que tienen resonancia en la agenda pública o simplemente como efecto de bola de nieve, que es provocado por los procesos espontáneos de una red social digital y que actuaría como una caja de resonancia de emociones que son despertadas por malas decisiones públicas, acciones contrarias a la ética de un buen representante, entre otros aspectos. En definitiva, formas de ejercicio ciudadano que fomentan el accountability y la probidad en la esfera pública.

En consecuencia, estas nuevas formas de participación deben ser tomadas en cuenta a la hora de realizar un análisis o diagnóstico sobre la crisis de los mecanismos de la democracia chilena, en un contexto donde cada día son más las personas registradas en redes sociales digitales (comentando fotos, videos o comentarios) y menos son las personas que están dispuestas a votar en alguna elección.

*Contenido publicado en el sitio web El Mostrador.

TAGS: #ParticipaciónCiudadana Participación Política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de diciembre

Hola Sebastian, me parece interesante tu punto de vista. Analizando el efecto de las TIC sobre las actividades humanas, entre las que ciertamente está la política y sus instituciones, podemos también señalar que estamos inmersos en medio de un cambio drástico y profundo en términos de época. Si en la era industrial, los partidos políticos cumplian un rol de intermediación entre el estado y la sociedad (por ejemplo, con periódicos, locales, representantes parlamentarios, en los espacios locales,etc), esa intermediación se ve afectada, hoy, por las TIC en el sentido que los ciudadanos tienen acceso directo y en tiempo real a herramientas comunicacionales multidireccionales que les permiten coordinarse y tomar acción independientemente de las organizaciones convencionales. Este fenómeno es el que está marcando nuestra época y al parecer es irreversible. Saludos, CC

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?