#Política

Las credenciales democráticas de Sergio Bitar

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

<!–
@page { margin: 2cm }
P { margin-bottom: 0.21cm }
A:link { so-languageLeo la carta abierta a
escrita por
y no puedo sino sentirme plenamente identificado. Es que él, como
yo, fue dirigente estudiantil mientras el Sr. Bitar era Ministro de
Educación e impulsaba el infausto Crédito con Aval del Estado.

Leo la carta abierta a Sergio Bitar escrita por @ivansalinasb y no puedo sino sentirme plenamente identificado. Es que él, como yo, fue dirigente estudiantil mientras el Sr. Bitar era Ministro de Educación e impulsaba el infausto Crédito con Aval del Estado.

Ante el reciente desenmascaramiento que le hiciera @panchofigueroa en CNN-Chile, el banquero Bitar (así lo motejamos por su papel en la gran estafa del crédito) pareciera proyectar la imagen de un viejito bien intencionado, injustamente atacado por hechos de un pasado remoto, en que no habían alternativas posibles. Sin embargo, algo no calza. Y no solo porque han pasado apenas seis años y Chile no ha cambiado tanto, sino porque el ex-ministro fue quien orquestó una campaña mediática de desinformación en torno a la Ley de Crédito Universitario con Aval del Estado. Dicha campaña se centraba en denunciar que los estudiantes de los planteles tradicionales éramos unos egoístas, que no queríamos que se les otorgaran facilidades a los estudiantes de las universidades privadas. En realidad, nuestra oposición era, por el contrario, generosa: le advertíamos a nuestr@s compañer@s que se trataba de un nuevo negociado de la banca con sus ilusiones, financiado con los dineros del erario público y que en cinco o seis años estarían endeudados hasta el cuello, ostentando -con suerte, pues muchos desertarían antes- un dudoso título que les abriría las puertas a la precariedad laboral. 

Nuestro intento de frenar esta nueva estafa implicó los primeros acercamientos con el mundo de las universidades privadas. Recuerdo que parecíamos canutos llegando, megáfono en mano, a explicar el proyecto de ley a los diferentes planteles de educación superior. Fue también la época en que comenzaron a aparecer las nuevas formas de protestar, como la irrupción en programas faranduleros para romper el cerco informativo; las concentraciones masivas; las tomas de lugares como el Banco Central y de CODELCO; marchas carnavalescas y al revés, o sea, de Plaza Italia hacia arriba, etc. Ese año, los secundarios de los principales liceos de Santiago se plegaron. Cuando terminaba la movilización, sus dirigentes nos pedían que la prolongáramos dos o tres días, ya que se sumarían todos los secundarios del país. Obviamente no les creímos. Al año siguiente sería el pingüinazo.

Pero las credenciales democráticas del Sr. Bitar -dispuesto a aprovechar sus influencias para evitar tener que pagar la deuda que tiene con el Estado por el posgrado de su hijo-, no se quedan aquí y superan las exhibidas por él mismo en el citado programa televisivo. Las movilizaciones de 2005 sirvieron para estrenar las nuevas tácticas represivas del gobierno “socialista”, esto es, el amedrentamiento selectivo de dirigentes. Yo mismo, siendo Presidente del Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile, fui detenido en varias ocasiones sin motivo alguno, y, en una ocasión, golpeado por la policía por el simple hecho de repartir una revista en la que explicábamos el fraude del crédito con aval del Estado, el mismo que hoy hace crisis. La golpiza sólo fue detenida por los gritos de la gente agolpada afuera del camión policial (era el día del Patrimonio Nacional y muchos visitaban los edificios históricos del centro de Santiago). Peor suerte tuvo Giorgio Boccardo, Presidente del Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. Fue secuestrado por la policía cerca de su campus, sin testigos, golpeado brutalmente y luego abandonado en la comuna de Providencia, no sin antes amenazarlo para que “bajara el telón de las movilizaciones”.

Desconozco el papel que haya jugado el Sr. Bitar en los acontecimientos descritos. Lo que sí les puedo garantizar es que el gobierno de Lagos sí estaba al tanto. De hecho, llegamos a sostener una reunión con quien era el Sub-secretario del Interior, Jorge Correa Sutil (ex-alumno de mi escuela), para que se tomaran cartas en el asunto. Obviamente, nunca pasó nada. Tal vez, los sagaces del otrora oficialismo intuían que se gestaba la fuerza que terminaría por desestabilizar el orden imperante, el que no dudaron en defender como si fuese su orden. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de agosto

En relación a información (que está circulando por Twitter y Facebook, y que aparece vinculada en esta columna) y que indica que mi hijo Rodrigo Bitar no habría pagado una beca, quiero aclarar que esa información es falsa. Su beca Presidente de la República fue devuelta y pagada por él en 2005.

26 de agosto

Vergüenza debiera darle señor Bitar, se expone por un dirigente estudiantil de la época, como el gobierno del que usted fue ministro de educación hizo suyo el orden mercantilista y lo profundiza con la estafa del CAE, aseguró fondos estatales a la banca, efectuó una campaña de desinformación y deslegitimación a los estudiantes, así como persecución a sus dirigentes, y usted lo único que responde es que su hijo sí pagó la beca???? En hora buena, aunque 2 años después del reportaje efectuado por The Clinic, al que hace mención esta columna y luego de se pasar los antecedentes al CDE,

26 de agosto

Pero se tuvo que denunciar el hecho y eso es lo que molesta por que usted en aquella época salía en los medios diciendo que los deudores del fondo solidario no pagaban, nos trato de “egoístas” por criticar el CAE, el cual, con los años ha demostrado que fue un fracaso. A mi me da mucha rabia ver a gente de su coalición subirse al carro del movimiento estudiantil y sabe por qué me da rabia? por que yo también salí a marchar y cuando la concertación era gobierno, también sufrí la represión por parte de carabineros y yo no andaba tirando piedras, andaba a rostro descubierto. Me molesta que gente a la cual se le entrega recursos del estado, de todos los chilenos, no sea capaz de devolverlos. Yo estudio en la Universidad de Chile y he visto a muchos compañeros casi suplicar por aumento en el crédito solidario y es gente que después no ha evadido su responsabilidad de devolver ese dinero porque ellos tienen claro que esa plata ayudará para que otra persona pueda estudiar. En cambio hay otros que se les entrega recursos del estado, no los devuelven o lo hacen cuando se denuncia en los medios. Da rabia la cero autocrítica y la soberbia.

26 de agosto

Estimado Señor Bitar, creo que podrá entender que ante su aclaración, la ciudadanía tiene un legitimo derecho a dudar y a cuestionar. Para evitar tales malos entendidos sería bueno exhibir los detalles de la cancelación de dicho monto y los papeles que acrediten el hecho.
Así se evitará el legitimo derecho a duda que tenemos la gran mayoría de los chilenos que no han podido acceder a tales beneficios del estado.

26 de agosto

Es que no se puede ser tan sin verguenza ¡! ( pegar en este comentario es lo de menos ) … ¿ Cuando se hara cargo de sus ” TRAVESURAS POLÍTICAS” ?,

26 de agosto

Más allá del detalle de la beca de su hijo, importante por cierto, lo que me aburre es que el Sr. Bitar todavía no responde a la pregunta de fondo. Creo representar a varios si la sintetizo así:

1. Las tasas de interés tienen tres componentes, a) inflación esperada, b) riesgo de morosidad y c) costo de oportunidad.

2. Los créditos estudiantiles son en UF y con aval del estado. Ergo, no necesitan ajustarse por inflación y tienen cero riesgo de morosidad.

3. El único componente que queda, es por tanto, el costo de oportunidad o costo de la siguiente alternativa equivalente donde el banco en cuestión podría prestar la plata.

4. Comúnmente, la referencia para un crédito sin riesgo de morosidad o inflación es -o solía ser- la tasa de interés de los bonos soberanos emitidos por Tío Sam.

5. Ahora viene lo difícil, que es explicar como después de un proceso de licitación es posible que los créditos estudiantiles tengan una tasa de interés tanto más alta que la del Tío Sam para los mismos periodos.

6. La pregunta es retórica, ya que más allá de las precisiones que puedan hacerse a la competitividad de esas tasas de interés, es claro el Gobierno de la época prefirió entregar a la banca los 8.000 millones que ha costado renegociar las carteras morosas, que por ejemplo, dar más becas o entregar esa plata a las universidades.

7. Que diablos recibimos como sociedad a cambio de esos 8.000 millones? Esta pregunta no es retórica y es la que debiera responder el Sr. Bitar. Educación de calidad claramente no recibimos y aumentar el número de estudiantes universitarios tengo mis dudas. Una parte del crecimiento del número de estudiantes es puramente proporcional al crecimiento de la población y al crecimiento económico.

8. En mi humilde opinión, lo único que se “GANÓ” es hacerle la pega de captura de clientes a los bancos, y para más inri, a costa de todos los chilenos.

Hay muchos más argumentos en contra de esta política, en todo caso. Genera selección adversa, porque está destinado principalmente a gente cuyo menor puntaje relativo en la PSU les impide tanto calificar para universidad del CRUCH donde la calidad es mejor, como a las becas que las universidades privadas financian con el AFI. Por tanto, este segmento que arrastra con las desigualdades de la educación básica y media, egresa con menores posibilidades de encontrar trabajo y mayor endeudamiento. En corto, es una política regresiva, que aumenta la desigualdad en vez de combatirla.

Por otra parte, genera también riesgo moral en los administradores del sistema. Como los créditos están dirigidos a alumnos de universidades privadas que no pueden entrar a los planteles del CRUCH, los aranceles de estos últimos no sirven como una referencia competitiva. Por otra parte, es en el mejor interés de la banca que estos créditos sin riesgo de morosidad sean lo más altos posible. Así, las universidades privadas pueden subir sus aranceles prácticamente a voluntad, porque el costo final lo pagamos todos vía renegociación de cartera. O sea, es una política que aumenta la concentración económica en vez de combatirla.

En conclusión, el Sr. Bitar omite responder las preguntas relevantes y más encima quiere que lo aplaudamos porque, previamente a meternos la mano al bolsillo, en su día fue ministro de Allende y estuvo en Isla Dawson. Con todo respeto, Por que no se va un rato largo a la @@#@@##@%%$#!!!!

26 de agosto

debiera darle verguenza señor Bitar haber usado una beca para su hijo (al igual que don Lagos) ya que ambos podían pagarla

29 de agosto

Es mu ilustrativo que el señor Bitar se toma la molestia de referirse a este artículo para aclarar lo MENOS IMPORTANTE, sin escribir una sola palabra con respecto fondo del asunto; el que calla otorga y a buen entendedor pocas palabras.

Por otra parte, cuando él echa mano a su pasado allendista y de relegado político en Isla Dawson (un recurso a todas luces de autojustificación desesperada), contrariamente a lo que pretende, se hace aún más depreciable su protagonismo en la actual crisis de la educación. ¿O acaso pensará que si Allende estuviera vivo estaría de acuerdo con sus explicaciones y justificaciones? Los ideales por los que fue a parar a un campo de concentración (y por los que Allende murió) como preso político de la dictadura fueron traicionados groseramente cuando ejerció efectivamente su papel para perfeccionar el mecanismo neoliberal de endeudamiento y mercantilización de la educación.

Un espanto lo que puede hacer el poder en una persona; la prepotencia, orgullo y soberbia no se cura.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena