#Política

La UDI, fraudes y mentiras

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Finalmente, sólo existe una alternativa para terminar con esta simbiosis entre partidos políticos y empresas: la nueva legislación en esta materia debe prohibir el aporte a las campañas electorales y a la política, por parte de las personas jurídicas

La armazón construida por la UDI y el grupo Penta para proveer financiamiento a las candidaturas de ese partido, demuestra la subordinación del gremialismo a los intereses del sector empresarial chileno, particularmente al vinculado a las Isapres, AFP y el ámbito financiero. La investigación que está llevando a cabo el Ministerio Público echa por tierra el mantra repetido por el ex senador Novoa: “No existe ni ha existido un sistema de financiamiento ilegal para la UDI”.

Según consta en la carpeta investigativa, Hugo Bravo, ex gerente general de Penta, declaró el 12 de septiembre de 2014: “Jovino Novoa conseguía facturas de esa empresa, incluso en las campañas anteriores en las que se colaboró (…). Esas facturas son para candidatos de la UDI, que recolectaba Jovino Novoa”. También lo corroboró Bernardita Chamarro, secretaria del estudio jurídico Guerrero, Olivos, Novoa y Errázuriz, quien declaró que recibía instrucciones verbales del ex senador para emitir las boletas por gastos que no se prestaron en las sociedades Penta S.A, Penta III e Inversiones Ban Penta II Ltda, lo que significó disminuir la base imponible de esas empresas, declarando un impuesto menor al que legalmente correspondía. En esa misma carpeta de la Fiscalía aparecen declaraciones de la contadora general de Penta S.A y del contador del grupo Penta, señalando que este procedimiento era “una práctica habitual” en estas sociedades, incorporar boletas de honorarios y facturas falsas en la contabilidad, para luego declarar gastos inexistentes con el fin de “disminuir ilegítimamente la carga tributaria que por ley les correspondía soportar”.

La desazón que deja la denuncia criminal por parte del SII, en la investigación denominada como “fraude al FUT”, es la existencia de un montaje entre un partido político y un grupo financiero para defraudar al Fisco, emitiendo boletas y facturas ideológicamente falsas para obtener un crédito fiscal, generando un enorme perjuicio fiscal. Las penas para el que confeccione, venda o facilite facturas falsas, de acuerdo a la legislación vigente, será sancionado con 541 días a 5 años de cárcel y una multa acorde a lo defraudado.

Hugo Bravo, al principio desdeñado y ahora temido, ha hecho tambalear la mística y las lealtades internas de la UDI, debido a la complicada situación que atraviesa esa colectividad, la cual se puede asimilar a la que le ocurre al Partido Popular de España -comparten el conservadurismo y el neoliberalismo económico- con el “caso Gürtel”, investigación sobre la corrupción política vinculada al PP que actualmente tiene 187 imputados y se les acusa de blanqueo de dinero, fraude fiscal, cohecho y tráfico de influencias.

En el caso especifico del ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner (UDI), el Consejo de Defensa del Estado (CDE), en la querella criminal interpuesta en su contra, se señala que los hechos invocados en la denuncia corresponden a los delitos de cohecho y soborno. Al parecer las conductas irregularidades se repiten entre los conservadores de la península ibérica y los de este largo y angosto país, junto con el acervo cultural y lingüístico.

Es sorprendente e indignante para el ciudadano común seguir viendo en la televisión al presidente de la UDI, Ernesto Silva, con una cara de póquer, insistir que los hechos investigados son solamente errores, negándose a reconocer los ilícitos cometidos por los miembros de su partido, incluso los relacionados a las sociedades vinculadas a su familia. En el listado de Marcos Castro -contador de Penta- vinculado a la red de corrupción del SII para estafar al fisco y abultar las devoluciones de impuestos, reconoce, ante el fiscal Carlos Gajardo, ser también contador de la familia de Ernesto Silva Méndez y que les “hacia su declaración de impuestos y les llevaba la contabilidad desde 1993”. Es de público conocimiento, además, la intimidad existente entre la familia del presidente de la UDI con Carlos Alberto Délano, uno de los controladores del grupo Penta.

La era de la hegemonía política de la UDI, mitificada por las antiguas y nuevas generaciones, y apuntalada por la Constitución de Pinochet, se ha topado con el SII y el Ministerio Público. Sólo resta esperar que los tribunales de justicia cumplan con su misión de “El que la hace, la paga”, sancionando a todos aquellos que han tejido una red incestuosa entre dinero y política, tanto para defraudar al Fisco y para incidir, a través de parlamentarios agradecidos y acríticos, en el proceso legislativo a favor de los grandes grupos económicos en desmedro del interés general (eventual soborno y cohecho), para que posteriormente, una parte de las utilidades gigantescas obtenidas por estas empresas (Isapres, AFP, Bancos, etcétera), vayan a financiar las campañas electorales millonarias e ilícitas de la UDI.

La credibilidad del sistema político está en un crítico nivel. Este escándalo de fraude al FUT abre una puerta para poder regular y avanzar hacia una legislación de financiamiento de la política en concordancia a una democracia moderna, terminando con la opacidad con que se distribuyen los dineros en las campañas y el secuestro de la política por parte de las grandes empresas. Para tal efecto se requiere una nueva institucionalidad para el Servel, con mayores recursos financieros y humanos, con potestades de fiscalización y de sancionar, única manera que la regulación tenga efectos disuasivos.

Finalmente, sólo existe una alternativa para terminar con esta simbiosis entre partidos políticos y empresas: la nueva legislación en esta materia debe prohibir el aporte a las campañas electorales y a la política, por parte de las personas jurídicas (empresas), puesto que en la actualidad el peso de los conglomerados económicos en el financiamiento de los candidatos de los partidos de derecha es excesivamente desproporcionado, lo que genera ventajas y un poder sobredimensionado a un sector social minoritario, en desmedro de la gran mayoría de los chilenos, lo que va a contrapelo de los fundamentos democráticos de que todos los ciudadanos son iguales en el momento de determinar y elegir a sus representantes en el parlamento.

TAGS: #CasoPenta UDI

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de enero

Este post va a sonar extraño, saliéndome de la norma habitual donde también festino con este escándalo, haré un esfuerzo por ver el lado positivo de las cosas, esperemos que estemos de acuerdo.

Si hay algo que debemos tener claro, es que tras el término de la dictadura,a muchos partidos de izquierda les fueron restituidos bienes que los hicieron incrementar enormemente su patrimonio; respecto a la derecha, bueno eso no sucedió.
Aceptaré si alguien me dice que quienes eran cercanos a la dictadura también se enriquecieron y que la suma de ambos sucesos determino que la izquierda autofinanciada y la derecha es financiada con fortunas nacidas en dictadura.
Es decir DINERO vs DINERO.

PENTA es ciertamente asqueroso, millones y millones despilfarrados para posicionar candidatos que luego serán aliados. No debatiré respecto a los nombres en cuestión; les guste a quien les guste, siendo RN, vi la asquerosa campaña de Jumboy contra Ossandon y créanme que celebré al lado del electo ese día.

Dicho esto voy al meollo del asunto.

¿No les da lástima que el voto popular se venda al mejor marketing?
Me resulta realmente amargó saber que una falsa conversión al evangelio y un espíritu libre galopeante sobre un caballo bastaron para movilizar gente hacia un error.
¿Realmente creen que algunos niños símbolos de la UDI fue los únicos que recibieron aportes truchos?
No pequen de inocentes, me queda la sensación de que fueron los primeros en ser pillados, denle tiempo al tiempo y otros grupos aparecerán.
¿Sinceramente toda la UDI es nefasta?
Aunque me encantaría ser sarcástico y decir que si, se que la respuesta es no. Estoy seguro que existen muchas nuevas voces y viejos lideres capaces de ver la política con un sentido distinto. Tengo pleno convencimiento de que existen periodos de secuestro, donde un grupo de pelafustanes frena a voces constructivas y por ello pienso y espero que la UDI haga un formateo y vuelva al diálogo.
¿Quien me podría decir que Rodolfo Carter no es distinto? ¿Quien me podría refutar que cuando Joaquin Lavin compitió por la presidencia, no cambio el estilo de diálogo, terminando con los ataques? ¿Quien puede cuestionar la apertura de Hernán Larrain Fernández?

El tema no es pedirles que estén de acuerdo con ellos, sólo que vean, como lo veo yo, que son políticos distintos y mucho mejores que los actuales y los recién pasados.

Ahora bien, ¿Alguien me puede negar que el PPD estaría mejor con Lagos Webber, Harboe y Tarud? ¿O que Isabel Allende y Camilo Escalona son mucho mejores que Osvaldo Andrade? ¿O que, lamentablemente, el PRSD no existe sin José Antonio Gómez? ¿O que el MÁS es MENOS con Alejandro Navarro a la cabeza? (O sobre una motodenieve)

Por tanto, sigan dándole a Penta, sigan cuestionando a los involucrados, sigan abogando por más honorabilidad en este sucio mundo legislativo, pero no supongan que los partidos no pueden cambiar su norte y contribuir. Porque en todos, hay manzanas podridas!

10 de enero

Señor Fisk,
Concuerdo con usted que los partidos políticos requieren una profunda renovación, en cuanto a sus dirigencias, prácticas y diagnósticos de la sociedad para plantear las políticas públicas más adecuadas para resolver los “déficits societales” que enfrentamos como país.

Incluido en esos déficits esta, indudablemente -y que deja al descubierto el Pentagate- el financiamiento de las campañas y la RELACIÓN de los partidos políticos con las grandes empresas y como garantizar y establecer mecanismos para elevar los estándares de transparencia aplicables al financiamiento de la política se cumplan estrictamente, sin la posibilidad latente de evadir subrepticiamente el espíritu y la letra de la norma legal que la regula. Lo fundamental es desincentivar el tráfico de influencias y la corrupción, venga de donde venga.

Es un hecho innegable que existe una relación espuria, una coaptación y una captura de algunos sectores empresariales con la UDI, por tanto, dicho partido, para la credibilidad de la coalición en que participa (la Alianza) debería terminar con el embargo que ejercen los empresarios sobre esa colectividad, rompiendo el cordón umbilical tan manifiesto entre ambos actores, puesto que esa relación es perjudicial para el bien común. El asumir estos temas permitirá tener una derecha política más comprometida con los intereses generales de la población (más republicana, con una visión y misión de país integral) que secuestrada con los intereses particulares de los grandes empresarios.

Lo que corresponde ahora es que los militantes de la UDI involucrados, no sólo pidan disculpas por los ilícitos cometidos, sino que “hacer efectiva su responsabilidad por la comisión en calidad de autores, de los delitos previstos y sancionados en el artículo 97 Nº 4 inciso primero, tercero y final del Código Tributario, referidos a la presentación de declaraciones de impuestos maliciosamente incompletas y/o falsas, a la obtención de devoluciones de impuestos indebidas y a la facilitación de documentación tributaria falsa”. El proceder en forma distinta, traerá como consecuencia que la credibilidad del sistema político seguirá en una pendiente aún más profunda, generando un cuadro de alta inestabilidad política y social.

Jaime Rubio Palma

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada