#Política

La política es correr los umbrales de lo posible

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


De ahí que en este instante en que pareciera no existir nada sólido, nada duradero, resuenan con una inesperada claridad las palabras del Ricardo Lagos Escobar, el Presidente Lagos, que esta misma semana nos brindó varias frases e ideas fuerza que se le habían escuchado antes, pero que ahora adquieren otro sentido.

El Chile  de estos días está muy lejos de aquel que recibía la cálida brisa de enero de 2015. Abundar en la magnitud del daño producido por el   denominado caso “Caval”, a la imagen y credibilidad de la Presidenta, parece a estas alturas redundante, una perogrullada. El hecho es que las encuestas (esos oráculos a los que son tan asiduos los medios de comunicación) de febrero y marzo, demuestran que el impacto de PENTA-CAVAL-SQM, en toda la clase política y en las principales instituciones del país, es profundo y sus alcances desconocidos. La sucesión de calamidades desde el erupción del Volcán Villarrica, el incendio en la Araucanía, y las inundaciones en el norte del país, ha puesto a prueba la velocidad de reacción y la capacidad de gestión de un gobierno y una presidenta, que al decir de muchos habría quedado “paralizada” por el fuerte golpe recibido en su esfera personal.

Pareciera a ratos que estamos viviendo el fin de una época, un fin de ciclo. Algunos, desde una interesada, parcial e individualista vereda, han llegado a aventurar, casi sediciosamente, que la Presidenta Bachelet estaría evaluando renunciar (ver Mosciatti en CNN Chile). Desde luego, y para tranquilidad de todos, eso no pasa de ser una pachotada como la que lanzó esta semana el ex ministro Mañalich: “Este gobierno ya terminó, y el programa está en la basura”.  El dilema es cómo seguimos. El país, o sea todos y todas, no importando sectores económicos o sociales, credos religiosos o filiaciones políticas, sexo, edad o afición deportiva, no se puede permitir una fiesta de descalificaciones recíprocas, un festín donde el plato a servir es el o los adversarios. Estamos puestos nuevamente en un “tránsito histórico”, del cual debemos salir fortalecidos, no desde la ventaja pequeña del que anhela prácticamente que el gobierno caiga, sino desde lo que ha hecho grande a nuestra nación: la infinita capacidad de reponerse de cualquier adversidad.

De ahí que en este instante en que pareciera no existir nada sólido, nada duradero, resuenan con una inesperada claridad las palabras del Ricardo Lagos Escobar, el Presidente Lagos, que esta misma semana nos brindó varias frases e ideas fuerza que se le habían escuchado antes, pero que ahora adquieren otro sentido. Y una, que parece trivial, pero que fija una pauta, orienta e impulsa hacia adelante, es la que inicia esta columna: “La política consiste en correr el umbral de lo posible”.

De esta idea podríamos desprender, entre otras muchas cosas, que en el momento actual el liderazgo político debe demostrarse en cuán allá podamos correr esos umbrales, esas fronteras, esos límites. No para consagrar nuevas impunidades, nuevos privilegios, sino por el contrario, para sentar las bases de una sociedad donde el progreso y la equidad sean las condiciones mínimas. Los alcances, la profundidad del estado social y democrático de derecho que queremos construir, deberá fijarlo el pueblo. Sí, esa masa, esa multitud, que suele ser mencionada cada vez menos en los discursos políticos. La soberanía radica en él, y a él debemos remitirnos para tomar las decisiones que marcarán nuestra evolución como república por los próximos 150 años.

No creo, a la sazón, que exista un único camino para consultar al soberano, y este sea la asamblea constituyente. Creo que no hay que cerrarse a nada, pero tampoco hay que limitarse a una alternativa, la que, dicho sea de paso,  se ha asumido más como consigna que como una tarea que debe ser producto del más amplio consenso social. Y aquí, nuevamente, existen coincidencias con “Mr. Lagos”, y es que se ha jugado una opción, creando a través de su Fundación Democracia y Desarrollo, una plataforma informática, desde la cual cualquiera de nosotros(as) puede realizar sus aportes, sus propuestas, acerca de la nueva Constitución. Iniciativa popular de ley, plebiscito revocatorio, un rol activo del Estado en el desarrollo económico y productivo del país. Éstas y muchas más pueden ser las ideas, que luego un equipo de abogados constitucionalistas, traducirá en propuestas concretas.

Después de todo, salir del marasmo en que hoy estamos, es una exigencia ética, moral, una exigencia que nos impone la propia subsistencia. La Presidenta y su gobierno, asumieron con decisión, celeridad, personalmente y en terreno, la ingente tarea de reconstruir, de reparar, de mitigar el dolor y la destrucción en el norte del país. Del mismo modo, confío en que será capaz de marcar el derrotero para lo que viene, y sentar  las bases de un nuevo Chile, que salga del barro, más fortalecido, más digno, más unido.

TAGS: Michelle Bachelet Ricardo Lagos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de abril

Buena reflección de Ernesto, bastante centrada y oportuna. El Sr. Lagos nunca ha sido santo de mi devoción, pero es un hombre que busca altura en la mirada y participación en la ciudadanía.

Ya que las eminencias que se supone representan mis ideas mas altruistas en lugar de haber .aprovechado el caso Penta para consolidar una imagen de claro rechazo a los malos hábitos vengan de donde vengan, prefieren en cambio el triste show que han hecho, entonces habrá que buscar el mal menor, y Lagos, en una de esas…..

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroeconómicas en azul, sino también y más que nada se mida en que la distribución del ingreso sea equitativa y alcance a todas/os."

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Una vez que la violencia ha comenzado no va a disminuir, sólo irá incremento, hasta que el miedo nos paralice y nos impida salir de la situación.
+VER MÁS
#Género

Violencia en pareja, que el amor no te mate

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?