#Política

La política es con llorar

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Recuperar la capacidad de llanto en la política es recuperar la emoción, el sentido de que sí importa por lo que se lucha y que duele –porque duele- cuando aquellos acuerdos tácitos de razón, de emoción, de sentimiento, en los que creímos que se daba el juego, se rompen y quebrantan. Porque no son sólo los políticos quienes hacen política, somos todos -votemos o no votemos- los que participamos, los que nos vemos influidos por esa forma de ver la vida, porque somos un pueblo, porque estamos conectados

Hace algunos años, parece que fue el ex precandidato presidencial y actual candidato senatorial, Andrés Allamand, quien acuño la frase ”la política es sin llorar”.

Dicha frase –con todas sus connotaciones- se ha repetido cada vez que asistimos a episodios donde la lógica del ciudadano, el sentido común, la confianza y la lealtad, se ven trastocadas por la “realidad” de la política:  todo puede hacerse, todo es legítimo  en aras de un “bien superior” –definido por los “que no lloran”- como bajar y subir candidaturas, cambiar circunscripciones, anular al que ayer se había adulado porque, como dicen los gringos, business is business  y no es nada personal pero igual te hago la cama y tan amigos como antes, dicen, se dicen, nos dicen.

Entonces, ya no nos extraña que aquellos que eran amigos, aquellos que nos dijeron que compartían ideales, aquellos que se palmeaban los hombros y se juraban amor eterno, de la noche a la mañana, desentierren los episodios más oscuros –sean ciertos o trascendidos- de la vida del que ayer era compañero o compañera de “ideales”.  Así, nos vamos acostumbrando a que la política “es así”, y eso nos pasa la cuenta como sociedad, no por nada, la política y los políticos son los peor evaluados por la ciudadanía     

Podría enumerar casos y casos, largamente, recordando episodios que ilustran esta situación. Cualquiera de nosotros podría llenar páginas y páginas de estos hechos con solo revisar la prensa de los últimos años, de los últimos meses y, para que decir, de las ultimas semanas.

Recuperar la capacidad de llanto en la política es recuperar la emoción, el sentido de que sí importa por lo que se lucha y que duele –porque duele- cuando aquellos acuerdos tácitos de razón, de emoción, de sentimiento, en los que creímos que se daba el juego, se rompen y quebrantan.  Porque no son sólo los políticos quienes hacen política, somos todos -votemos o no votemos- los que participamos, los que nos vemos influidos por esa forma de ver la vida,  porque somos un pueblo, porque estamos conectados.

Mi tesis, es que la política debe ser “con llorar”, es decir, que sí importan las formas –para qué decir de los fondos- en que se estructura el quehacer cotidiano que nos construye como sociedad


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
cecilia rubilar zapata

30 de julio

si lloran ahora, será para manipular y para comedias ya bastantes nos dan a diario las tv, con mucho llanto, intrigas, mentiras, engaños, hipocresias, arrastrados, matones, figuritas y figurones, dobles estándares, violadores y perversos, definitivo si ahora lloran no sirven…al tacho con ellos

30 de julio

Hola Cecilia, me refería a llorar -la emoción- no a lloriquear -el fingir- que es a lo que, me parece, haces mención. Estoy de acuerdo en que de lloriqueos tenemos demasiado pero, precisamente el lloriqueo es parte -paradojalmente- de una política donde la emoción es sólo parte de un show donde sólo importa el ganar… Abundando en el tema, hace pocas semanas vimos al presidente de la república que ante el caso de la violación de una niñita de 11 años, levantando un dedo índice patriarcal nos decía -en sus palabras- que era la voluntad de dios y que era inconcebible pensar en un aborto por esa causa. De nuevo, la falta de sensibilidad, la no-emoción y la defensa a ultranza de una posición valórica impuesta a sangre y fuego, primaron sobre la emoción y la empatía.
Ese es todo mi punto, recuperar un sociedad donde la compasión, la emoción y la empatía sean un componente fundamental de la convivencia…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno