#Política

La paradoja de la derecha chilena

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los Estados modernos buscan la sustentabilidad comercial y económica, resguardando los recursos naturales con un balance en todo orden de cosas. No las posiciones polarizadas y antagónicas de aquellos que quieren un Estado protector, o como el actual modelo, que aboga por un Estado libre que solo recauda, que poco y nada entrega a sus ciudadanos.

Ni en los peores sueños de la derecha chilena imaginó la realidad actual, que fuera la ciudadanía la herramienta que permitiera cambios y ajustes que deberían hacer de nuestra sociedad una más justa, solidaria y con sentido común.

La sociedad chilena está en proceso de cambio, se podría decir que estamos viviendo la transición hacia una sociedad mejor. Sin embargo, sociedades jóvenes como la nuestra siempre están enfrentando momentos de transformación. El inmovilismo es un signo de retroceso y de putrefacción social. Por suerte en Chile ese proceso se ha revertido y hoy tenemos claridad en nuestros planteamientos y por increíble que pueda parecer, ese cambio tenía que venir desde un gobierno de derecha que realmente los propicie desde la base para recorrer el camino adecuado y no estancarse, como había ocurrido en los dos últimos gobiernos de la Concertación.

La llegada de un gobierno de derecha, permitió retirar las ataduras de grupos de chilenos que entendieron que el actual camino no era el adecuado y que necesitábamos avanzar y transparentar la administración pública y la privada y sobre todo el actuar de los políticos y sus procedimientos. Si hubiese sido elegido presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle y no Sebastián Piñera, la ciudadanía no habría tenido la vitalidad, la potencia y la energía que se requería para pedir el cambio. Es decir, el inmovilismo continuaría encarnado, sustentado en falsas lealtades con la que se maneja el mundo político de los viejos estandartes, tanto es así, que no tengo dudas que bajo un gobierno de la Concertación, HidroAysén no estaría paralizado en el Consejo de Ministros.

Los cambios si pretenden ser trascendentales, deben venir desde las entrañas del modelo que los propició para ser reconocidos y aceptados con propiedad por la sociedad en su conjunto. Andrés Allamand un digno representante de la centro derecha y parte importante de ese modelo ideológico, propulsor de la creación de la Constitución del 80 que luego Ricardo Lagos re-formuló, entendió que la transformación es necesaria, factible y que no significa la destrucción del país, no es un retroceso y sí un avance sustancial hacia un país mejor.

Los partidos de izquierda acomodados y aburguesados en el modelo neo liberal, han sido más resistentes al cambio que la misma centro derecha.

El ala más ortodoxa y recalcitrante de la UDI representada por Jovino Novoa, ha tenido que aceptar el golpe de mando propiciado por Pablo Longueira. Quien a pesar de ser representante de la derecha tradicional, ha entendido el proceso y está abierto a la modernización del partido, con una mirada más social y no tan empresarial a la hora de asumirse como candidato a presidente de la república, con la claridad de entender que las chances de lograr el objetivo  son mínimos y que su candidatura responde más que nada a un posicionamiento parlamentario estratégico, dejando de lado a un Golborne impuesto por Novoa, por la facilidad con que podría ser manipulado por las esferas tradicionales de la UDI.

Hasta ahora la visión de desarrollo que se nos ha impuesto en Chile a través del modelo neoliberal, ha sido a través de las transnacionales y de sus intermediarios chilenos, que han visto en el libertinaje del modelo económico la gran oportunidad, sustentados bajo la premisa máxima que el “mercado” soluciona todos los problemas de la sociedad y de la inequidad.

Esa teoría solo es viable con reglamentos y fiscalizaciones adecuadas que no existen en Chile en la actualidad.

En Chile hemos construido un neoliberalismo básico, que no ha tenido la capacidad de producir valor agregado a nada. Nos hemos dedicado a vender materia prima y nuestros recursos naturales a los países desarrollados, justificándose en la teoría de la globalización, cuando esta es una herramienta, no un fin. 

La semana pasada nos enteramos que el Estado de Chile está vendiendo territorios estatales en la Patagonia a empresarios extranjeros, para que desarrollen proyectos turísticos, lo que en sí mismo es una aberración. Esos territorios deben ser preservados y deben ser propiedad del Estado de Chile. Además nos enteramos que se entregó una concesión a un grupo de privados al sur del Queulat en la región de Aysén de 8 mil litros por segundo, para que puedan vender agua envasada a los países árabes. Lo que es un muy mal precedente, si tomamos en cuenta que somos el único país del planeta que entregó a privados extranjeros todos sus derechos de agua y que bajo ese concepto en la región de Aysén, donde las aguas de la región incluidos las del río Baker, lago General Carrera y Campos de Hielo Norte, podrían ser envasadas por el grupo Italiano ENEL dueño de la mayoría de esos derechos junto con Endesa España y venderlas por el mundo. Aguas que en propiedad son extranjeras y no chilenas.

En esos importantes detalles radica la diferencia con modelos similares de neoliberalismo como lo son el americano, nórdico y el europeo. Cuesta imaginar que estos países acepten no tener  potestad sobre sus recursos naturales y sobre todo de sus aguas.

Todo país por muy liberal que pretenda ser, tiene que tener en su formato de desarrollo una plataforma básica de sustentación que debe ser preservada. Sin este concepto no existe sustentabilidad posible y menos una proyección futura factible. En Chile se diría que esa plataforma de base es el mar, cobre, aguas y los territorios estatales. La venta de nuestros recursos naturales a destajo y sin ninguna política de sustentación, ha permitido un crecimiento de sobrevivencia, con grandes ganancias para los intermediarios chilenos con las transnacionales extranjeras, pero eso no representa un desarrollo competente. Eso es simplemente crecimiento. Desarrollo seria mantener los recursos naturales, hacer un uso sustentable, crear valor agregado y preservarlos.

El Estado no puede ser simplemente un intermediario para hacer negocios para determinado grupo de privados. Un Estado tiene como función básica ser un árbitro neutral, actuando como garante de justicia y de sustentación social, entre los habitantes y las empresas tanto nacionales como extranjeras, sosteniendo los fines fundamentales de la población de acuerdo con una constitución justa, con sentido común y humanidad, que genere condiciones de igualdad para los chilenos.

Los Estados modernos buscan la sustentabilidad comercial y económica, resguardando los recursos naturales con un balance en todo orden de cosas. No las posiciones polarizadas y antagónicas de aquellos que quieren un Estado protector, o como el actual modelo, que aboga por un Estado libre que solo recauda, que poco y nada entrega a sus ciudadanos.


Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka