#Política

La nueva etapa de la Concertación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace ya tres años, Adolfo Zaldívar, actual embajador de Piñera en Buenos Aires, declaró que la Concertación estaba muerta. Hubo luego otros anuncios funerarios de parte de quienes, por diversas razones, abandonaron las filas de la DC, el PS y el PPD. Incluso un candidato presidencial, Marco Enríquez-Ominami, centró su campaña en la idea de que sólo faltaba enterrar a la Concertación. En el curso de la campaña presidencial, no fueron pocos los militantes del PPD y el PS que actuaron convencidos de que había llegado el momento de cambiar de caballo.

El impacto de la derrota de Frei agudizó las tendencias centrífugas y exacerbó la idea de que la coalición debía pedir disculpas por casi todo, lo que en los hechos anulaba la posibilidad de efectuar una autocrítica seria y un balance equilibrado de lo hecho.

Pero no se han cumplido los pronósticos más sombríos sobre lo que iba a pasarle a la Concertación. Ha habido algunos arranques personalistas y ciertas exageraciones sobre las culpas por la derrota, pero no han constituido la tónica. Los impulsos autodestructivos han sido escasos y, por el contrario, ha prevalecido el empeño por mantener la cabeza fría.

Con el correr de los meses, se ha ido imponiendo la necesidad de actuar unidos, incluso por razones de supervivencia. No cabe duda de que Michelle Bachelet y los otros ex Presidentes han ayudado a mirar las cosas con calma, a valorar lo hecho y a proyectarse hacia el futuro.

Al cabo de 20 años, no ha sido sencillo para las fuerzas de centroizquierda adaptarse a las nuevas condiciones creadas por la llegada de la derecha a La Moneda. Es evidente que les ha costado encontrar el tono apropiado para ejercer su papel de oposición a un gobierno que no responde a los esquemas de la derecha tradicional y que se mueve con gran pragmatismo.

La necesidad de actuar como contrapeso del gobierno ha obligado a la mayoría de los parlamentarios concertacionistas a proceder con espíritu de bloque. Salvo excepciones, la Concertación ha demostrado buen criterio en el Congreso y no se ha dejado tentar por la fórmula fácil de boicotear los planes de gobierno.

Se ha hablado de “refundación” y hasta de “reinvención” del bloque concertacionista. Eugenio Tironi llegó a decir que la partida de Michelle Bachelet a la ONU era la lápida de la vieja Concertación. Pero los procesos políticos no suelen calzar con los diagnósticos catastrofistas. Sufrir un revés electoral en el marco del régimen democrático no tiene por qué significar el fin del mundo.

La historia política de nuestro país revela que, en general, los partidos no cambian de un día para otro. Es verdad que, en ciertos momentos, pueden experimentar desgarramientos y quiebres traumáticos, pero da la impresión de que, en las condiciones actuales, es improbable que eso ocurra en los partidos de la Concertación.

Ha sido positivo el esfuerzo por renovar las directivas. Salvo el PRSD, las demás colectividades tienen nuevos presidentes. Se asoman otros rostros a la primera línea de responsabilidades, y eso es valioso. Pero se trata sólo del comienzo. La centroizquierda necesita dejar atrás las malas prácticas y renovarse de verdad, lo que está ligado al restablecimiento de los procedimientos democráticos en el seno de sus partidos y la oxigenación de sus vínculos con la comunidad.

A la Concertación le han causado mucho daño los proyectos personalistas, el clientelismo, los gestos mediáticos que no reparan en nada. Un factor muy corrosivo han sido los vicios derivados del sistema binominal, el que ha ahogado la posibilidad de renovación de los representantes en el Parlamento. Hay diputados que están en sus cargos desde 1990: ya es hora de que cedan el paso a otras personas.

Hay que poner término a los actos de contrición por cualquier cosa. La autocrítica no puede convertirse en un ejercicio de autoflagelación. Eso no inspira respeto entre los ciudadanos. La centroizquierda debe hacer política con sentido nacional y visión de Estado. El populismo no conduce a ninguna parte.

En ese sentido, el acto realizado por la Concertación el 5 de octubre, en Valparaíso, debe ser visto como la reafirmación del pacto político de hace 22 años. Es justo reconocer el empeño puesto por Ignacio Walker, Carolina Tohá, Osvaldo Andrade y José Antonio Gómez, a la cabeza de sus respectivas directivas, para inyectar un nuevo ánimo a las filas concertacionistas. Han definido un conjunto de puntos que expresan la voluntad de actuar como oposición responsable, dispuesta a criticar lo que corresponde y a fiscalizar con rigor, pero también a favorecer los acuerdos que profundicen la protección social y el avance hacia el desarrollo.

La Concertación debe hablarle al país en su conjunto, no sólo a sus partidarios o a los grupos que rechazan instintivamente a la derecha. Debe buscar interlocución con todos los sectores de la sociedad con los cuales hoy no la tiene. Es indispensable que demuestre que es una fuerza política y éticamente madura, en la que se puede volver a confiar.

* Lee también: El epitafio de la Concerta, por Florencio Ceballos

—————————————

Foto: inside insomnia – Por limowreck666 Licencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos