#Política

La insoportable levedad del senador Rossi

14 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Conocí a Fulvio cuando era el joven y estrellado nuevo Presidente Feuc en el año 1992. Debo decir que impresionaba su cara de virgen. Su rostro perfecto encajaba con cualquier cuadro de Boticelli, pero aún más, sorprendía una sencillez que rayaba en lo ingenuo. Mostraba orgulloso la foto de su hijo nacido hacía poco y contaba que su papi era “comerciante” de Iquique. En realidad su padre era dueño de una cadena de supermercados locales y su facturación, de seguro, era más cercana a la de un empresario que a la de un comerciante, pero el Fulvio no necesitaba de nada para destacar. Sencillamente él iba de cándido por la vida.

La presencia del fulvio era leve, leve y agradable, simpática  y cálida, aún para quienes éramos perfectos desconocidos.  Y así, lo hemos visto hacer carrera política y amorosa en los medios. Patrocinando causas buenas y acertadas como la del aborto terapéutico y otras.

Pero esto de convertirse en el paladín de los cuarentones onderos y agregarle el desenfado de asumir públicamente su consumo de marihuana, recuerda la candidez dulzona que tenía hace 20 años, pero de un modo que resulta poco responsable.

Esto, porque el consumo de marihuana, sus causas, efectos e implicancias resulta bastante distinto en realidades tan opuestas a la suya como la toma 18 de Septiembre o las chozas levantadas en el Vertedero en Antofagasta que en el sector del barrio alto en Santiago.

El consumo de marihuana como entrada a consumos más duros como la pasta base en sectores sociales pobres tiene que ver con la frustración, el dolor, el miedo en niños muy pequeños, cuyas madres angustiadas vendían sus pañales o la leche que retiraban en los consultorios. Mujeres buenas, pero adictas… adictas a la evasión de una realidad dura como la violencia, la ignorancia, la falta total de oportunidades.

Fui testigo de cómo mujeres se organizaban en comunidades para poder otorgar contención a estas otras enfermas, cómo las ayudan y se hacen cargo de sus niños cuando la angustia del consumo de pasta base las hace abandonarlos.

La droga no es una moda, ni cool en los sectores que viven en la miseria: es un lastre, el modo en que jamás los pobres podrán liberarse de verdad y hacerse dueños de su destino, luchar por sus derechos, organizarse.

Le creo al Fulvio, ex joven lleno de oportunidades, feliz, bello y próspero; le creo en su interés por los más desposeídos, pero su consumo en una reunión de amigos del colegio, para volver a sentirse de 18, es bastante distinto a las causas del consumo de un adulto de su edad que creció entre la basura.

Por ello, ya me resulta intoxicante y relevantemente insoportable esta parada de él… en las nubes, en otra… fuera de este mundo… en el suyo propio, que es el de unos pocos.

Y creo que hay que tomarse un poco más en serio el rol de cada uno.

Creo que el aborto, el consumo de marihuana y otros tantos temas deben despenalizarse porque pertenecen a la esfera privada de cada uno. Por ello, señor senador, ¿qué tal si deja su vida ahí y nos preocupamos de los sin voz? En una de esas, lo necesitan.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Gunther Franco Jorquera

30 de julio

Maravilloso comentario. Gracias por las palabras; es importante que de una vez por todas los políticos salgan de la nube en la que viven, de sus preocupaciones “personales de servidores públicos” y miren de una vez por todas la realidad.
Sólo falta que Rossi o cualquier otro político apoye lo que dicen los gobernantes de turno … ” La pobreza bajó”…” somos un país más justo”… por favor paren la estupidez de una vez por todas.

danilo zapata santander

31 de julio

Yo trabajé en intervención psicosocial durante 8 años vi como muchos jovenes y mujeres se perdieron en la droga sin embargo, por un segmento que necesita de mucha ayuda, no podemos dejar en manos de los narcotraficantes la suerte de estas personas y las poblaciones y villas. Muchas son verdaderos barrios chinos tomadas por delincuentes que protegen por un papelillo de pasta base a estos delincuentes. El control económico sobre el mercado y consumo de marihuana a mi juicio es necesario pues permitirá al estado separar las drogas duras de las blandas y ademas permitirá a un segmento importante de la población consumidora de esta yerba no exponerse a estas mafias donde no solo les ofrecen marihuena si no que otras drogas duras.

01 de agosto

Pero ud enfoca el problema desde el narcotrafico… ¿que pasa con los que tenemos que lidiar con los drogadictos?

Porque se plantea en el debate actual que la marihuana es una droga blanda… Eso depende de quien la consuma. Hay personas a las que la marihuana no le hace efecto, otras que les da sueño, otras a los que les da sensaciones placenteras, pero otras que inmediatamente sienten mareos o desvarios o les despierta paranoia. Es como el alcohol: algunos lo toleran mejor, otros que con un vaso de cerveza se marean. Habla Quique Neira o habla Fulvio Rossi diciendo “yo soy consumidor responsable, a mi no me ha provocado daño”… ¿por que dan por hecho que todos los demas son iguales? ¿Que hay gente a la que la marihuana es nefasta, y que esta medida, planteada de manera tan superficial, nos causara mas daño que beneficio? ¿Alguien esta advirtiendo los riesgos de sufrir taquicardias, de la perdida de la memoria a corto plazo? ¿Que no existe lo del “consumidor ocasional” porque el tetrahidrocannabinol que tiene la marihuana naturalmente tarda casi un mes en metabolizarse en el cuerpo?

Decir “la marihuana es menos nociva que el alcohol” es desviar el problema: nadie enseña nada sobre drogas.

Yo no veo en ninguna parte de este debate medidas para enseñar que la marihuana sí tiene efectos nocivos, como los tiene el cigarrillo, como los tiene el alcohol. Todo se centra en permitirla-no permitirla porque se controla el narcotrafico, en nombre de la libertad individual… pero se olvida que la gente no siempre hace lo que debe ni lo que es mas sano ¿verdad?

Gabriela Morales

31 de julio

Acertado, veraz, locuaz…buenísimo!!!!!

31 de julio

atingente comentario….

01 de agosto

Estimada guatona neurótica:

Se te le salen los choros del canasto y te le confunden las cosas, traicionándote tus emociones … Que yo sepa, ” los pobres NO PUEDEN liberarse de verdad y hacerse dueños de su destino, luchar por sus derechos y organizarse”, ya sea que consuman o no consuman alguna clase de droga, porque las consecuencias del flagelo de la pobreza alcanzan a una diversidad muy heterogénea de familias y sus componentes .. y si no fuese como te digo, ¿por qué en Chile la mitad de las personas son pobres?…

Por otro lado, la droga que sea, la consuma el sector social que la consuma, no me cabe la menor duda que les produce el mismo síntoma de placer y paranoia a unos y a otros, por lo tanto, no parece justo criticar a una persona de ámbito nacional y entendiblemente no pobre por el hecho de consumir algo que le agrada… Tu crítica en cierta medida se puede comparar a que “ciertas personas no debieran disfrutar del sexo, ni tampoco hablar públicamente de el”…

Además, Fulvio, mal que mal, presenta una realidad latente en un gran sector de la sociedad y algo que en sí mismo es de interés para muchas personas, ya sea de una u otra forma. Si lo hiciera cualquier otra persona sin mayor relevancia a nivel nacional, el tema seguiría sin tener el destape que él y sus comentarios puede y ha podido provocar.

También sucede que las personas en general, aparte de tener una tipificación de pobres o ricos, que usualmente es demasiado manoseada en detrimento de otras, presentan conductas relativas al yo, que tienen que ver con su auto aceptación, con su paz interior, con su relación con los demás, con el grado de felicidad relativa que alcanzan, a pesar de su condición social, y en ello influyen diversa clase de acciones y comportamientos personales que son muy propios de cada persona y en la medida que estos se les nieguen a priori, de una forma arbitraria y eventualmente clasista, casi descalificatoria por aparentar o transparentar una conducta que presenta algún grado de conflictividad, de cierta forma estamos negándole su derecho a ser tal cual él o ella quiera ser.

Así pues, mami de izquierda, creo que respecto de las drogas se pueden decir muchas cosas, porque el tema se puede abordar de un amplio espectro de formas, que no es lo mismo que abortar un hijo de distintas formas…

01 de agosto

La opinión de la columnista tendría más valor si dejara fuera sus resentimientos y prejuicios. Tal y como indica El País Semanal en La Tercera, el senador Rossi propicia básicamente el consumo de marihuana como paliativo en casos de enfermos terminales y graves. En el mismo reportaje, se menciona que su padre, de 81 años, y quien enfrenta su quinto cáncer, la consume. ¿Conoce la columnista el dolor insoportable y los espasmos que padecen los enfermos de cáncer? ¿Ha sufrido o sido testigo de las consecuencias devastadoras de una quimioterapia? ¿En función de que lógica si es factible y positivo inyectar morfina a estos pacientes pero prohibirles fumarse un pito? Respecto a la historia personal del senador, qué lástima que omita información. Efectivamente Flavio Rossi es un comerciante desde los 18 años en Iquique, donde llegó como inmigrante. Que haya hecho fortuna o tenga una posición cómoda, es fruto de su esfuerzo. Lo que omite la columnista es que también, junto a su mujer, fueron férreos opositores a la dictadura, que participaron activamente en actividades solidarias, por ejemplo, con los relegados en Pisagua en los años ochenta, por lo que dudo que un joven de 22 años expuesto desde siempre a esa realidad pudiera ser leve. Tal vez en la forma, pero hay que conocer de verdad las historias personales para realizar un juicio tan contundente. Sobre la despenalización del consumo, caben todas las preguntas y encontrar las respuestas más adecuadas para nuestro país. En ese sentido, ¿ponerlo en la discusión pública no es el primer paso para hablar seriamente de este asunto, dando cabida a todas las posiciones? Lo contrario, seguir repitiendo frases hechas, es francamente autoritario.

Cecilia Herrera

01 de agosto

El comentario está bien, molesta, indigna ver a estas gentes en las nubes, en un mundo irreal, hoy días hay “URGENCIAS” que deben ser abordadas. Sólo una precisión, en Iquique hay hartos Rossi y no todos son familiares, el Papá de Fulvio no fue el dueño del supermercado, es un profesor de Historia, Presidente de la Comisión de Derechos Humanos Capítulo Iquique y un luchador social incansable que honra el suelo que pisa.
Eso sí su hijo debe bajar del Olimpo…lo necesitamos para causas nobles y urgentes

01 de agosto

Estimadas y estimados, debo señalar que el texto fue escrito a partir de mi historia propia y de cómo la he vivido, y de lo que he podido mirar a través de ella.
Efectivamente, fui dirigente estudiantil contemporánea a Fulvio y vi en él a un “joven puro y sincero” feliz y sin traumas.
Existe la Toma 18 de Septiembre en Antofagasta, en ella la Comunidad André Jarlan, que reune a gran cantidad de familias hace más de 10 años. Comunidad cristiana de base. Existe la madre buena de 5 hijos, adicta que vendía los pañales de su bebé, las mujeres que se organizaban cada día en una olla común, que contenían a las adictas o a las que sufrían de VIF.
Vi crecer a niños, algunos luego convertidos en adictos, otros jóvenes que gracias a la fortaleza que la organización daba a sus familias, formaron familias buenas y sanas.
No se me ocurre entremeterme ni opniar (ya ni siquiera atender ) a los políticos de derecha, sus planteamientos y opiniones. Ellos son muy claros en la defensa de los derechos de la clase a la que representan.
Pero me siento con el derecho que me da como luchadora en contra de la dictadura, como católica militante, como compañera socialista del Senador a ejercer una crítica válida. No desde su consumo o no, sino que desde el ROL que ejerce dado las banderas que enarbola y la clase social que según entiendo defiende un político de izquierda.
Le pido que ponga en el centro los temas de revelancia para la clase trabajadora y que intente tener una mirada de esta misma, no desde su sillón, ni desde su postura cool.
He visto a la Ministra Matthei defender sin titubear a los empresarios, clase a la que pertenece rabiosamente.
Le pido al Senador lo mismo. Hacerse responsable de su rol y poner en el centro los problemas de la clase dominada no ocultarlos con declaraciones egóticas como me pareció esta.
Honestamente lo que él y cada uno de ustedes queridos compatriotas haga en sus vidas privadas, me vale madres.
En serio, con cariño.

Alejandra Reyes

01 de agosto

Me gusto la columna, no por que deja como un leve al Dr. Rossi, pues no lo es ni lo será, yo le creo en su lucha por traer temas importantes a la palestra del debate…el aborto o la marihuana, pero apoyarla irrestrictamente olvidando que la adquisicion de vicios no solo depende si te gusta o no la droga, depende como bien señala la columnista de factores sociales ineludibles, no es lo mismo un pito en San Enrique que en la Legua. Eso el Dr. Rossi no lo debe olvidar. Por cierto la critica de R.A. tan ninguneadora esta fuera de contexto y lamento que no sea capaz de enaltecer la discusión, para la próxima podría empezar por dar el nombre, es una señal de respeto con tu contendor, arrojar la piedra y esconder la mano es cobarde y propio quienes no son capaces de sostenerse por sus argumentos.

02 de agosto

Querida Alejandra:

Me gustaría ser cortés al procurar hacerte un comentario en respuesta al tuyo, pero, se me hace .. tan difícil… Quisiera ver en ti una virtud que me haga admirarte “a simple lectura”, para dirigirme a ti de una forma en la que te exprese mi reconocimiento por lo que has escrito de mi comentario y, en general, por todo lo que dijiste, pero, .. se me hace tan difícil…

Me pregunto si tendrás el ánimo de leer un comentario crítico, o quizá levemente crítico de lo que has dicho, porque es posible que hiera alguna sensibilidad tuya que te haga después tener hacia mí un rencor en particular que de ninguna manera quisiera despertar. Tampoco me gustaría menoscabar lo que has dicho porque no sé nada de ti, de tus formas de cultura, de tu ambiente o eventual profesionalismo, así es que, sin saberlo ahora, tal vez mi comentario termine repentinamente…

Por otro lado, cierto tipo de pensamientos me invaden para bromear con lo que has dicho, como en cierta medida lo hice al dirigirme a Marce Mercado inicialmente, hecho que imagino ha propiciado el mayor contenido de tu comentario hacia mí, porque me entretiene hacer comentarios que despierten algo de crítica, sobre todo cuando sucede que algunas personas no escarban todo lo necesario en el significado de lo que se dice y, según mi apreciación, terminan en la parte más profunda de un paquete de virutillas procurando encontrar un hilo conductor que desenrede tamaña madeja de hilaciones mentales…

Me gustaría que tuvieses un interruptor que yo pudiera encender a distancia que te proveyese de un escudo que te proteja de comentarios que no son de los más preferibles de ser leídos y como la imaginación casi todo lo puede, asumiré que lo tienes y que lo acabo de poner en “on” con un mensaje que dice: “coloca el pellejo duro” para que nada de lo que te diga te afecte de ninguna forma y, más que eso, de alguna forma te pudiera resultar gratificante y a la vez como un premio que sobreabunde en comentarios a tan breves líneas tuyas.

Luego de leerte, y disculpa que me explaye, me he preguntado algunas cosas y otras, más bien en forma de crítica, se agolpan en mi cabeza esperando su turno para nacer a la luz digital. Me he preguntado, por ejemplo, cómo fue que desarrollaste o no la habilidad de redactar con tanto descuido y despreocupación lo que has dicho.

Tal vez comenzaste tu comentario con una mirada preconcebida de desprecio hacia mí y eso te ha sido un estorbo que te ha quitado la paz para dirigirte a un semehante con el debido respeto que haz citado. Por cierto, no te considero mi oponente o algo parecido, sino que sucede que prefiero ver mis respuestas como una charla que tenga algún sentido.

Si a esta altura te preguntas cuál es el motivo de una respuesta que no parece acabar, te puedo contar que me surgieron ganas de escribir y procurar una respuesta completa, no pretendiendo de ninguna forma ser agradable, ya que lo usual es que si alguien te dice algo, mientras más extenso ello sea, usualmente es percibido como algo latoso, pero, como se trata de algo personal que escribo directamente para ti, supongo que también cabe la remota posibilidad de que a medida que lees te vayas prguntando en qué irá a venir a parar todo esto que te digo…

Seré puntual en algunas cosas…

No me parece que los temas del aborto o la marihuana sean de la importancia que le concedes en nuestra sociedad, porque hay circunstancias diversas que los relativizan, motivo por el que creo que más bien estas iniciativas por parte del senador Rossi son más bien populistas y simplistas, porque tal vez no tiene otra cosa más interesante en la que pensar y porque estos temas siempre han tenido prácticas a todo nivel de la sociedad y particularmente son temas que tienen una extensión indefinida en el tiempo, porque no se ha llegado a acuerdos, a pesar de lo mucho que se ha dicho de ello, y lo que se estima es que seguirán de la misma forma, es decir, sin lograr acuerdos, manteniendo un suspenso innecesario. A cambio de ello, me parece que hay otros temas de tipo complementarios a los citados que influirían de forma determinante sobre ellos y de paso cambiarían algunas realidades no preferibles con las que muchas personas debemos vivir.

Tampoco me parece que Fulvio Rossi apoye “irrestrictamente”, o sin restricciones, el consumo de marihuana, tal como me parece que has querido decir, cosa que imagino que ha de haber sido más bien algún desliz tuyo que un fiel reflejo de lo que en realidad pienses.

Por otro lado, un cigarrillo de marihuana, imagino que cuando es consumido, refleja en sí mismo un interés personal que no tiene ascendencias sociales, tal como fumar un cigarrillo, tomar una cerveza o comprar un helado, cosa que es distinta a comentar que el entorno social en el que se consume la marihuana tiene consecuencias distintas para unas y otras personas, pero, seamos consecuentes entonces, porque lo mismo pasa con el alcohool, el cigarrillo, el pan, la vestimenta, la casa, el consumo de servicios, etcétera. Nada particular hay entonces en la marihuana que se encuentre en alguna parte de la sociedad y en otras no. Si hace daño, a todos les hace algún tipo de daño y si a alguien le produce placer o alivio, con todos sucede de forma similar, atendiendo la salvedad de algo que podríamos llamar alergias…

Aparte de todo ello y refiriéndome a lo que me comentaste de forma casi personal, creo que estoy casi en el deber de decirte que te faltó algo de visión para separar la paja del trigo cuando leíste mi comentario, porque si te fijas en el, contiene al menos cinco párrafos con un sentido específico que no aprecio que hayas atendido con la debida atención en lo que has escrito, desechándo un “lote completo” de frases sólo porque unas palabras te parecieron inadecuadas, lo que me hace pensar en que lo que dijiste claramente tiene un sesgo que inclina tu comentario hacia “un lado de la fuerza” que justificaste sin la debida preocupación por establecer una mirada más amplia y particularmente conciliadora… De hecho, si te fijas en lo que yo he dicho y lo que tú has escrito, probablemente concuerdes conmigo en que hasta este momento no parece que haya sido yo quien menos haya “enaltecido esta discusión”…

Para mí, por otra parte, “R.A.” es “tan nombre” como mi seudónimo “peón” o el propio Rolando Arturo, que son mis nombres. Si lo piensas un poco, que digas que eres Alejandra Reyes, a mí, en particular, no me dice nada, porque primeramente el nombre que has dado puede ser falso y en acto seguido, para mí no puede significar más que sólo un par de palabras, porque no te conozco y lo más lógico es que jamás te conoceré. De igual forma, incluso viéndote no me podría hacer una idea de ti que te haga justicia, sin haberte oído hablar expresando razonamientos, o descubriendo determinadas habilidades tuyas, o escuchándote relatar parte de tuvida o tu curriculum… Es curioso todo esto, porque a diferencia de nosotros dos, Marce se identificó de una forma mucho más completa y ejemplificadora que al menos algo de ella misma dice, aunque se entiende que lo dicho por ello es sólo una parte casi ínfima de todo lo que podría decir. De hecho, que se exprese de forma extendida respecto de un tema, añade información de sí misma, cosa que entre nosotros, a mí me parece que yo he hecho más que tú, porque, que yo sepa, apareciste de la nada juzgando que yo saco la mano y luego la escondo, pero, digitalmente soy un “personaje público” de el que perfectamente puede saber más en mi sitio, en http://www.camaraciudadana.cl, si indagas lo suficiente, pero, respecto de ti, y disculpa si la expresión te incomoda, ¿en qué maullería nocturna de gatos trasnochados se supone que hiciste tu aparición y justificas realmente quién eres, con R.U.T. y todo?… De hecho, no es la primera vez que yo coloco mi nombre en mis comentarios, pero, ¿el tuyo acaso es real?…

A esta altura de todo lo que te he dicho, no encuentro asidero alguno para que de forma gratuita, y no pretendo quejarme, me hayas llamado cobarde y no me cabe la menor duda que será el paso del tiempo y eventualmente los posibles comentarios tuyos quienes ,mejor que yo, te aclararán quién de entre nosotros no ha sido capaz de sostener sus comentarios…

Ahora, dicho todo aquello, con gusto leeré todo lo que pudieras decirme y no te quepa la menor duda que me sentiré orgulloso de haber tenido una charla con una persona que, por lo que dice, me pueda impresionar de una forma grata, hasta el punto de reconocerlo publicamente, si acaso sus dones son tan dignos de alguien que, con sencillez y, habiéndose tomado el tiempo de insultar a otra persona con tanta premura, luego apareció y pudo justificar lo dicho, de forma que no quede duda alguna que tuvo una buena razón para hacerlo y si algo hubo en disputa, la razón también tuvo en ello…

marcelo sepulveda

02 de agosto

El padre de Rossi no tenia cadena de supermercados, es profesor y tenia algo asi como una fuente de soda-heladeria. El Rossi que dice la autora, hoy es el presidente del club de futbol Deportes Iquique. Mar rigor, tanto en la informacion como el contenido.Leve por cierto.

02 de agosto

Entonces si la adicción es un problema social, habiendo drogas licitas e ilicitas en el mercado, una persona que no tiene la capacidad de enfrentar su realidad social/personal, puede caer en la adicción sin importar de que droga se trate.
Si es asi, entonces para enfrentar la adicción a las drogas, se debe enfrentar las desigulades sociales, arreglar la iniquidad, la exclusión. Pero mientras todo eso siga igual, mientras no se arregle “el mundo”, mientras sigamos en este sistema, seguirá habiendo adictos.
Creo que estas alturas son mas que debatibles los efectos nocivos de la marihuana, pero asumiendo que tiene efectos negativos reales comparables con el tabaco o el alcohol (en lo personal creo que si es que los tiene son mucho menores), ¿no sería acaso preferible que la gente que desea consumir, ya sea de forma ocasional, o incluso por adicción, no dependa de bandas de las bandas y carteles de narcotraficantes, sean legales (alcohol, tabaco, analgésicos, antidepresivos, etc), o ilegales (marihuana, pasta base, etc), si no que tenga su propia producción, su propio cultivo, que le permita consumir una droga evidentemente mas sana (ni siquiera estoy aludiendo a las propiedades positivas e incluso curativas que se le atribuyen a la marihuana versus las negativas de otras drogas legales, si no que simplemente haciendo una comparación directa de marihuana de cultivo personal, y marihuana prensada para traficarla), y le permita eludir el yugo económico que conlleva una adicción, la compra misma de la droga, al ser su propio proveedor? ¿O acaso ese es el problema que ven los que se oponen a la legalización del cultivo para consumo personal, la posibilidad de perder a sus clientes cautivos, que ya no les comprarían antidepresivos, analgésicos, alcohol o pasta base?

Turbo

04 de agosto

Harto debate. Eso es lo importante……
Si escribe bien o mal, da lo mismo, hay para todos los gustos.
Legalizar ya!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros