#Política

La emoción política: los hij@s del sol

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La emoción política no limita allí. Empieza ahí. Ella estremece y toma –como a esta amiga- justo donde apenas si somos conscientes de la mínima diferencia entre ese “nosotros” completamente horizontal que se lanza, y un “yo” casi completamente sordo que lo único que dice es que soy este alguien que ha dicho el “nosotros”.

En tiempos de política que sí y política que no –de desafección, crisis de representación, poderes fácticos, repolitización y movimientos ciudadanos-, propongo intentar percibir la política también desde ciertos tipos de emociones mucho más que desde propuestas, [sin] razones, organización y/o estrategias.

Una amiga, en medio de una carta sobre nuevas ciudadanías, me escribía el otro día: “Fue emocionante ver a los líderes más locales llenos de energía y convicción, dando la misma pelea que queremos dar nosotros pero ya con las patas en el barro”.

Su frase me tiene aquí respondiendo. ¿Me emocioné? ¿Por dónde van (o vienen) las emociones cuando se hacen política?

Una cosa que alguna vez comprendí de eso que llamamos, a veces/siempre confusamente “emociones” –y no lo encontré ni creo haberlo encontrado en ningún libro, ni me lo dijo nadie-, es que consisten en algo que nos pasa con algo/con otro, pero de un modo originario, no voluntario, irresistible (lo que no quita que también ocurran levísimas), y que ocurran antes que podamos saber que así estamos. Nos pasan en el cuerpo –al hígado o en las rodillas, por ejemplo- antes que al cerebro; nos pasan con personas y también con cosas, en situaciones y escenas. Cuando pienso en “emociones” no dejo de imaginar algunos de esos “lugares de poder” de los que habló hace no sé cuántos años don Juan, el indio yaqui de Carlos Castaneda.

Emoción dice estarlo antes de saberlo. Con ellas, el saber siempre duda. La vida más poderosa que la conciencia.

Emoción política es quien se encuentra de pronto diciendo “nosotros”. Nosotros dice pluralidad. Sobre todo much@s. Un nosotros horizontal: aquí, todos juntos, cantando con los Jaivas. Proponiendo nosotros ese “todos juntos”.

La emoción política no limita allí. Empieza ahí. Ella estremece y toma –como a esta amiga- justo donde apenas si somos conscientes de la mínima diferencia entre ese “nosotros” completamente horizontal que se lanza, y un “yo” casi completamente sordo que lo único que dice es que soy este alguien que ha dicho el “nosotros”.

¿Quién dice “nosotros”? El que se da cuenta que lo ha dicho y ha sido escuchado está a punto de esa emoción. Quien vislumbra en el momento y a quien lo ha dicho (que puede ser él mismo), comprende esta emoción política. Este “nosotros” tiene una fuerza especial: si las emociones son siempre con otros, esta emoción multiplica esos otros y los convoca en la forma de una amplia horizontalidad inicial. En el “nosotros” político no es este o aquel los rozados; son todos los otros los atraídos. Suena originalmente entre iguales. Algo de eso, parece, quisieron decir los griegos antiguos hablando de “polis”.

“Fue emocionante ver…”, estaba viendo y su emoción la estaba instalando con los otros y sin embargo apenas diferente de esos demás. La emoción política –y contra toda aparente evidencia- no es la de un ego que se descubre “conductor”. Este guía de las masas, de los pueblos, de la gente, de la ciudadanía, se constituye desde el tirano enmascarado, del que solo conoce la política como dominación.

El “yo” ha debido precisamente des/aparecer por el momento del “nosotros”. Solo en aquel momento. Y desaparecerá nuevamente, cada vez; cada vez que nos ocurra reencontrar al político.

Voy a decir lo anterior en el mito. Estaba hace poco de vacaciones en el lago Titicaca en la llamada isla del Sol. Entonces escuché el relato. Se dice que por más de dos mil años los aymaras habrían vivido en la isla, en pequeños pueblos, caletas en las riberas del lago, y uno de sus inventos deslumbrantes eran las terrazas de cultivo agrícola que aún hoy día cubren cerros enteros. Pasaban y pasaban esos años y todo era como igual. Hasta que un día, simplemente un día, proyectados desde una gran roca en una de las cumbres de la isla, se les apareció una pareja de hombre y mujer que comenzó diciendo: “Nosotros somos los hijos del sol”.

Según el relato, fue allí y no en otro lugar (no en el Cuzco), donde nació la “civilización” inca. El inca habría dicho dos veces “nosotros”: una vez para presentarse como pareja; la segunda para aludir a los aymarás con ellos. En su composición está la diferencia mínima del “yo” y el “nosotros” (un diferimiento del yo en el nosotros). Atendida y escuchada por el pueblo milenario, la mezcla de estas dos veces, dice el mito, ha hecho posible el Tahuantinsuyo.

————

Foto: Mikel Agirregabiria / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
LUZ ANGELA LUCENA

09 de septiembre

La emocion tiene la energia y la fuerza para transformar todo , Por eso es una communicacion integral sencilla y de fondo de grupos cada vez mas grandes que constantemente transmiten una gran emocion politica

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica