#Política

La derecha y el matrimonio igualitario: anclados en el pasado

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace rato que en el mundo desarrollado y democrático, el ser conservador no significa ser un “yes man” de las iglesias o religiones. Los partidos de la derecha conservadora en estos países ya no son necesariamente los brazos políticos de la jerarquía de la confesión mayoritaria en ellos, generalmente alguna denominación cristiana. Han entendido enhorabuena que estado e iglesia son cosas diferentes, que en muchos ámbitos pueden ser complementarias, pero no son ni deben ser lo mismo cuando se trata de democracia.


En Chile en cambio, hay una derecha que sigue siendo el loro del cura, el megáfono del púlpito, la voz del dogmatismo y la imposición de subjetividades en áreas de la vida donde deberían ser únicamente las personas quienes decidieran en total libertad.

Ejemplos notables hay bastantes. Si bien Angela Merkel se mantiene aún más cerca de los más duros de la derecha de su partido en temas valóricos, amplios sectores de la CDU apoyan públicamente la instauración del matrimonio igualitario en el país. Inclusive, una de sus ex ministras, la democristiana Ursula von der Leyen puso como ejemplo a su familia, votantes de la CDU prototípicos  y de toda la vida, de la necesidad de ponerse a tono con los nuevos tiempos: “A mis ancianas tías se les llenan de lágrimas los ojos cuando ven que sus sobrinos (gays) por fin han encontrado pareja”.

En Irlanda, que recientemente se transformó en el primer país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario por voto popular, su Primer Ministro Enda Kenny, del conservador y democristiano partido Fine Gael, llamó a votar por el Sí. En España si bien no podemos olvidar que la mayoría del PP se opuso tenazmente a la ley de matrimonio igualitario de Zapatero, y recurrió majaderamente al Tribunal Constitucional para anularla. Sin embargo hoy, al interior de su seno, existen cada vez más voces que respaldan su vigencia a 10 años de la aprobación. Para la posteridad quedó la imagen de dos hombres besándose en Calle Génova con banderas del PP celebrando la victoria de Mariano Rajoy en 2011. Histórico fue también el matrimonio con su novio hombre del ex alcalde de Vitoria/Gasteiz Javier Maroto, uno de los militantes más prominentes del PP en el País Vasco.

Para terminar, el conservador inglés David Cameron ha sido uno de los defensores más enérgicos del matrimonio igualitario no solo en su país, sino que en Europa. En su momento se despachó una simbólica frase: “No apoyo el matrimonio homosexual a pesar de ser conservador. Apoyo el matrimonio homosexual porque soy conservador”, dando a entender que la promoción de familias bien constituidas en la sociedad que dieran educación, contención y soportes valóricos a las nuevas generaciones, no pasa por el que estas familias estén conformadas por hombre papá y mujer mamá. Desde hace unos años Cameron ha ordenado que todas las embajadas británicas en el exterior izen la bandera LGBT para el Día contra la homofobia.

Por desgracia aquí en Chile nuestra derecha que tanto pide mirar hacia el futuro en ciertos temas, sigue anclada en posiciones típicamente tercermundistas y del siglo pasado. Confunden familia bien constituida con familia tradicional católica, esa familia que debe ser “reflejo de la Sagrada Familia de Nazaret”; replican sin ningún sentido crítico y ni intento de adaptación a la realidad los lineamientos que las iglesias evangélicas y católica disponen sobre cómo debería ser la vida familiar y sentimental de todas las personas, da igual si son o no sus fieles. Porque ese es otro punto, lamentablemente se comportan aún como esa derecha antigua y provinciana, que lleva el púlpito al Congreso, que reproduce casi íntegramente en el hemiciclo lo que dice el obispo.

Hace unos días se ha sabido que el gobierno está en serias tratativas con los partidos de su coalición y con organizaciones de defensa de los derechos LGBT para presentar un necesario (y tardío) proyecto de matrimonio igualitario, y como era de esperarse, la UDI ha salido a rechazarlo enérgicamente. Lo penoso es que lo ha hecho por razones que en el fondo son estrictamente religiosas, dado que no resisten análisis argumental mayor. Básicamente lo rechazan porque su dios y sus iglesias lo consideran pecado, o porque atenta contra el modelo de familia que su dios y sus iglesias creen que todos deberíamos vivir, sin importar nuestras propias convicciones, ni que estemos en un estado laico.

Es así, porque se han quedado sin argumentos científicos, empíricos, o de búsqueda del bien común, luego de que en los países donde se aprobó no ocurrió el apocalipsis ni la desintegración de la sociedad. Incluso sus socios del exterior, sus ejemplos a seguir que tanto citan y que regularmente agasajan con invitaciones a seminarios en Chile, les han dejado solos en esta. Ellos han tomado el camino del progreso, de la no discriminación, de la libertad y de la no imposición de creencias subjetivas. Ellos han entendido que no se puede predicar todo el tiempo sobre libertad de mercado, libertad para comprar y vender, pero no para amar, para formar una familia y para ser ciudadanos de pleno derecho.

En Chile en cambio hay una derecha que sigue siendo el loro del cura, el megáfono del púlpito, la voz del dogmatismo y la imposición de subjetividades en áreas de la vida donde deberían ser únicamente las personas quienes decidieran en total libertad.

TAGS: #Derecha #MatrimonioIgualitario libertades personales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de junio

¿”La derecha”? La derecha es mucho mas amplia de lo que cree y hay varias derechas en esto señor. Incluso hay simpatizantes de la UDI que no comparten la postura oficial del partido en esto. Ademas hay sectores del centro e incluso en la izquierda (por lo menos hasta hace poco) que comparten esa postura moralista.

El libre mercado debe estar bien regulado para moverse dentro de limites valóricos, no porque sea rentable para un privado vender metralletas en la puerta de los colegios hay que permitir que lo haga.

En todos los países hay grupos muy conservadores, una reserva moral que en los momentos menos dichosos tienen bastante audiencia. Le sugiero no despreciar demasiado un pensamiento distinto al suyo, uno nunca sabe lo que depara el futuro.

Saludos

Servallas

16 de junio

A mí me parece que hay que cambiar el nombre de los conceptos, con eso se arreglaría todo este entuerto, la junta entre un hombre y una mujer con el fin de formar una familia, es decir tener (parir o adoptar), criar y educar hijos debería llamarse de otra forma, después de todo, la palabra “matrimonio” no designa bien esa institución, viene de la palabra madre y otra palabra de dudoso significado. Propongo como salida lateral la palabra “Homuj”, que viene de hombre y mujer, algo difícil de cambiar, reinterpretar o tergiversar, el resto puede llamarse matrimonio en todos los formatos que se quiera, hacer lo contrario es remar contra la corriente.

16 de junio

El término ‘matrimonio’ no significa, originariamente, ‘unión entre un hombre y una mujer’, sino ‘función maternal’ (alimenticia, cuidadora, protectora, educadora). Es como decir “en calidad de madre” o rol materno, y la contrapartida está el patrimonio o “calidad de padre”. Ahora “Matrimonio” refleja un vínculo entre un hombre y una mujer. Lo obvio sería un término nuevo para regularizar un vínculo que, aunque no es nuevo, hay que regularizar por primera vez y así se acaba todo el rollo. Y lo único que van a sacar forzando a usar el mismo término es que en lugar de homologarse en el lenguaje cotidiano será mucho mas notorio: ya se habla de matrimonio “homo” o “hetero”. O simplemente matrimonio v/s matrimonio gey.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

En conclusión, en razón a que los milagros son posibles, esperaríamos que Enea a partir de ahora se enmarque en las directrices empresariales establecidas recientemente por la CPC en el Castillo Las Maja ...
+VER MÁS
#Municipales

Las más grandes empresas se enmarcarán en la probidad

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros