#Política

La derecha chilena y el neo-despotismo ilustrado

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Luego de una espera de dos décadas y tres derrotas electorales seguidas, la derecha regresó a la Moneda para manejar los hilos del país. Si bien, en general este Gobierno bien podría considerarse un quinto periodo de la Concertación, la resistencia transversal que existe hacia la gestión de Sebastián Piñera nos lleva inevitablemente a cuestionar el modelo que con tanta dificultad intenta imponer la derecha chilena.

El oficialismo enfrenta una oposición que trasciende de la mera diferencia de opinión. Es ideológica, en el caso de la Concertación, y oportunista, en el caso de sus “aliados”, UDI y RN, ya que dependiendo del tono del tema en cuestión, brindan apoyo irrestricto o se transforman en fuerte obstáculo para el Gobierno. En torno a tópicos de corte liberal, la UDI le da la espalda al Gobierno, pero son los primeros en aplaudir de pie y apoyar cualquier decisión conservadora que provenga desde la Moneda. Cuando se discutía la derogación del sistema binominal, por ejemplo, apareció Jovino Novoa a poner paños fríos con una soberbia escalofriante: “cambios profundos al sistema político no va a haber durante este período”. Inmediatamente después de esta declaración, los ánimos reformistas fueron decayendo. En torno a la discusión del salario mínimo, nuevamente apareció la UDI a golpear la mesa mediante un apoyo absoluto al Gobierno que le pasó por encima incluso a Carlos Larraín.

Constatar esto último no sólo nos confirma algo evidente – que la UDI controla la agenda del Gobierno –, sino que también nos permite esclarecer una de las ideas de Gobierno centrales de la derecha: Creer que su proyecto de país es una suerte de panacea universal capaz curar todos los males. Esta tesis la refuerza Pablo Longueira cuando expresa que “lo mejor que le puede pasar a los chilenos es que tengamos un gobierno de ocho años”.

A diferencia de lo ocurrido en 1973, esta vez la derecha llegó al poder mediante la vía democrática, pero conserva aquel espíritu arbitrario de creer que en sus manos está la salvación de Chile. Este neo-despotismo ilustrado es probablemente la explicación del transversal y masivo rechazo al Gobierno y a esta ideología, ya que cuando se está en presencia de una ciudadanía despierta y demandante de más diálogo, no existe peor bandera que la de “por el pueblo, pero sin el pueblo”. Claramente esta idea de creer en el proyecto propio como la mejor alternativa no es monopolio de la derecha, es natural en cualquier partido o coalición política con aspiraciones de poder. Lo que no es natural es creer que este modelo debe imponerse al país basándose en la adjudicación arbitraria de una superioridad moral-ideológica no dialogante. Y es ahí donde radica el problema de la derecha chilena, o al menos del sector más duro de ella.

El daño democrático que genera esta idea de superioridad de la derecha es letal, ya que la aleja de la real problemática de las personas y la incentiva a hacer cálculos políticos para perpetuarse en el poder. La UDI “popular” hoy se preocupa de su candidato presidencial – candidato que, sorpresa, se escogerá entre cuatro paredes – y se niega a un aumento significativo del salario mínimo.

Mientras La Moneda siga secuestrada por el neo-despotismo de la derecha, la tensión de la relación con la sociedad se irá incrementando. La gente quiere más humildad y diálogo con la clase gobernante, no la imposición de un modelo ideológico inspirado en una pseudo-superioridad que, para colmo, no soluciona estructuralmente los problemas del país.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable