#Política

La democracia como máxima dispersión del poder

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La concepción de la democracia como máxima dispersión del poder es incompatible con cualquier forma de concentración del poder, como asimismo con la ausencia de poder. Es decir, cada ciudadano debe tener (aunque sea un poco de) poder. En consecuencia, la existencia de una gran desigualdad en el ingreso (por la desigualdad en el poder que implica), o de un poder sin contrapeso por parte de algún órgano del Estado (como el Gobierno o el Congreso) son irreconciliables con la idea de una genuina democracia.

El poder consiste en los medios para obtener un bien futuro indiscutible. De ahí que su importancia radica más que en el poder en sí mismo, en los bienes que pueden obtenerse a través del poder: visibilidad, influencia, riquezas, cargos, conocimientos valiosos o útiles, placer, o incluso felicidad. Es por esta razón que para la teoría democrática resulta esencial hacerse cargo del problema acerca de la forma de la distribución del poder.

Una idea fundamental que subyace a la democracia es el ideal de igualdad política cuya principal manifestación es la noción de Estado de Derecho, según la cual tanto gobernantes como gobernados deben someterse igualmente a la Constitución y las leyes. Así las cosas, para evitar que un gobernante o gobernado tenga la posibilidad de no someterse al ordenamiento jurídico vigente por tener un poder lo suficientemente grande para ello, la democracia aspira a que el poder se reparta en la mayor cantidad de partes posibles, con el objeto de que efectivamente todos los ciudadanos queden bajo el imperio de la ley.

En este contexto, una de las formas de describir y evaluar un régimen democrático consiste en determinar la forma en que se distribuye el poder dentro de él. Así, el ideal teórico es que el poder se distribuya en cuotas iguales entre todos los ciudadanos, llegando a una máxima dispersión. En otros términos, de acuerdo a este enfoque, la democracia como ideal supone tomarse en serio la igualdad política. Sin embargo, en los hechos, en muchos regímenes indiscutiblemente democráticos existen personas que tienen mucho poder, y también (muchas) personas que no tienen poder alguno.
La concepción de la democracia como máxima dispersión del poder es incompatible con cualquier forma de concentración del poder, como asimismo con la ausencia de poder. Es decir, cada ciudadano debe tener (aunque sea un poco de) poder. En consecuencia, la existencia de una gran desigualdad en el ingreso (por la desigualdad en el poder que implica), o de un poder sin contrapeso por parte de algún órgano del Estado (como el Gobierno o el Congreso) son irreconciliables con la idea de una genuina democracia.

En el Chile actual, de los dos problemas mencionados tiene mucha más notoriedad el problema de la distribución del ingreso. Efectivamente, una de las consecuencias de dicho problema es que los grupos que menos riqueza tienen son invisibles: como no tienen poder alguno, no tienen voz, aunque tengan derecho a voto, lo cual por lo demás se ve reforzado con un sistema electoral parlamentario que no es representativo de la voluntad de la mayoría. Sin embargo, el problema de la concentración del poder político en un órgano estatal determinado, en particular en el poder legislativo, es el antiguo y clásico problema de la tiranía de la mayoría, que podría tener vigencia nuevamente a raíz del proceso de creación de una nueva Constitución, dada la evidente necesidad de eliminar los quórum supramayoritarios de las leyes orgánicas constitucionales. Esto supone tener a la vista que aunque el poder legislativo pueda volver a representar efectivamente la voluntad ciudadana, ello no puede implicar que tenga una excesiva concentración de poder que le permita actuar sin ningún control o contrapeso, ya sea por la ciudadanía o por otros órganos del Estado.

Además, en el escenario de un nuevo proceso constituyente, parece más importante que nunca establecer un diseño institucional que disperse el poder lo más posible (por ejemplo, quitándole poder al Presidente de la República y al Tribunal Constitucional y entregándoselo al Congreso), por un lado, y que se le entregue poder a quienes no lo tienen, a través de políticas tributarias y educativas que entreguen a los ciudadanos la cuota de poder que les corresponde en una democracia genuina.

* Entrada escrita por Édison Orellana Ramos, abogado, miembro Fundador de Democracia Activa

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de julio

Luego de ese sarteneo del argumento, propones un último párrafo desastrozo, amigo…

La solucion que se requiere debe pasar por un proceso extenso y sin presiones de tiempo que garantice a la ciudadanía la democracia y el poder que necesita y esto debe construirse paso a paso, diseñando procesos racionales que por un lado no creen conflictos desastrozos y por otro lado satisfagan a la ciudadanía, por lo tanto,

hablamos de una penetración suave de la permeabilidad del poder que tiene la mafia política y económica de la nación, incluídas las transnacionales mineras, ya que no puede haber democracia en el país con poder del pueblo, sin hacer un usufructo soberano de los recursos mineros, tal como la re-nacionalización de tantas empresas importantes que la mafia ha privatizado sistemáticamente.

Es decir, hablarle de democracia y de poder a un pobre pueblo pichiruchi y hambriento que está esclavizado por el poder de la mafia requiere el hilado muy fino de un proceso claro y sencillo, pero, a su vez inmensamente transformador…

Piénselo, estimado… La solución que se necesita, vía institucionalidad, es la creación de una Cámara Ciudadana Digital…

Como contra partida, a falta de la creación de esa herramienta institucional, que es de lo más obvio que encontrará toda clase de oposición entre la mafia, se puede iniciar un proceso ciudadano de organización digital que pretenda alcanzar el poder político y económico, simulando la Cámara Ciudadana, auto proponiendo candidatos a todos los puestos gubernamentales y creando un plan que haga claramente visible que es posible alcanzar el poder y mantenerlo,

sin cometer idioteces, como terminar nacionalizando el cobre de buenas a primeras, para que no se abra un nuevo capítulo sangriento en la historia de Chile, en donde la mafia no dudará en hacer todos los golpes de Estado que necesite para mantener el ejercicio de su voluntad y el poder sobre nuestros recursos soberanos, así como tampoco no dudará en comprar tantos presidentes o parlamentarios como necesite para sus propósitos, tal como ya sucedió…

Es posible hacer todo lo que digo, pero, primero se debe dejar de lado la proposición de soluciones de tipo parche creadas para una ciudadanía supuesta mentalmente ordinaria, a la que se le pretende vender que, sino aquí, en otro lugar, existe democracia y que el poder legislativo alguna vez ha representado a la ciudadanía, porque esos son cuentos que habría que ser muy estúpido para creérselos y para creer además que es posible que de la mano de la misma institucionalidad, pasándole un poquito más de poder a éste, habiéndoselo quitado al otro, el país será distinto y que los hijos de la patria brillarán como ciudadanos soberanos de su nación…

Esas son puras estupideces… La ciudadanía requiere tomar el poder absoluto, lisa y llanamente, sin intermediarios, pero, esto es un PROCESO que ha de tomar tiempo para que se haga de forma adecuada y sin la organización digital de la sociedad civil, no será posible, porque de la mano de todos los candidatos que hoy tenemos, se ve claramente que nada de ello ocurrirá.

Como alternativa, y se lo concedo a quién lo defienda, sabemos que estamos ad portas de un proceso de Asamblea Constituyente, pero, lamentablemente del dicho al hecho sabemos que existe, en algunos casos, particularmente respecto de todas las promesas de tipo político, demasiado, demasiado trecho…

05 de julio

Muchas gracias por tu comentario, ojalá prospere tu idea de una Cámara Ciudadana Digital o cualquier otra que mejore la distribución de poderes.

05 de julio

Te agradezco el comentario también, especialmente porque hace mención a una palabra que creo que vale la pena reflexionar en ella.

Tú dices: ojalá prospere tu idea

pero, creo que debiera decirse, ojalá prospere esta idea, ya que si la comento a alguien lo hago para que sea también su idea, de forma que la idea se transforme en una idea de más personas, para que llegado el momento, la solicitemos en una posible Asamblea Constituyente,

de forma que una vez formulada una nueva Constitución, esta nos garantice vía institucional la posibilidad permanente, como ciudadanos individuales, de participar en la colaboración de la creación de los planes dinámicos del Estado y del Gobierno,

de manera que siempre exista la posibilidad de que las propuestas ciudadanas, sus demandas particulares, así como sus necesidades, tenga un lugar de visivilidad donde puedan ser expuestas para desarrollar el trabajo colaborativo que requieren las soluciones u operaciones que se hagan necesarias,

particularmente en los casos más emblemáticos donde más importante es hincarle el diente a la creación de los procesos que se requieren en el país para resolver nuestras situaciones,

como por ejemplo lo son el excesivo desarrollo concentracional del Área Metropolitana; la existencia de súper indigentes que nos muestra la falta de humanidad entre nuestros gobernantes; el robo a la ciudadanía vía intereses excesivos; la ampliación de los planes de cobertura de las necesidades formacionales de los niños y de las familias, así como las debidas en salud y condición de abondono,

o, por último y para todo ello:

CAMINAR HACIA la nacionalización del cobre,

porque a medida que el Estado pudiera recibir más recursos por su explotación actual, (que es del orden de 10 veces lo que se producía en la década del setenta, pero que ni siquiera alcanza para financiar lo que aquella décima parte de la producción de cobre que se tenía financiaba en aquel entonces),

el país podría llevar a la acción las palabras que he expresado referidas a las necesidades que tenemos como nación…

Particularmente creo que si queremos un mejor país, debemos mojar la camiseta también, mejorando toda clase de comprensión del camino que debemos emprender y procurando interactuar con otras personas para comenzar a emprenderlo…

Para muchos el camino ha sido la búsqueda de una mejor educación y de ahí a otros procesos sociales, sin embargo, no es la educación el meollo de nuestros problemas, porque si hubiéremos de demandar una única cosa de entre todas las posibles al nuevo Gobierno que se avecina, al menos yo pediría la Cámara Ciudadana y todos los recursos pre-asignados a las supuestas prioridades de educación de calidad que anunció la más probable candidata que llegará a la Presidencia,

porque con la Cámara Ciudadana no se procuraría resolver UN PROBLEMA, que es el de educación,

sino que con ella adquiere la nación una herramienta para resolver todos sus problemas, si creemos en el diálogo y comprendemos que las decisiones inteligentes están avaladas por los razonamientos de muchos consejeros…

jkfgjkgfkj…

Salvador

06 de julio

Me parece un muy buen aporte para el debate esta columna.
Mis felicitaciones a Édison y a Democracia Activa.

Albert Eduardo Osorio Polanco

11 de julio

En cuanto a la distribución del poder, podemos decir que en todo lugar (pueblo, nación, país, etc.) siempre existirá desigualdad, ya que se esperan tal como el texto lo menciona resaltar a un gobernador y un gobernado, representando en ellos los dos extremos del poder.
Además pensando en nuestro país podemos decir que la democracia no se aplica de la mejora manera, ya que según los conceptos de democracia, se dice que se debe repartir en partes iguales la opinión y el poder, cosa que se esta muy lejos de alcanzar. Ya que en Chile claramente se hacen identificar los dos extremos del poder, (alto y bajo), tanto social como económicamente.

14 de septiembre

Interesante reflexión, creo que mientras la democracia sea representativa y no directa no habrá un poder real en manos de las personas.

Para mí deben generarse políticas públicas que potencien los espacios de encuentro comunitario desde donde puedan salir una nueva construcción de sociedad, cambiar las nociones de representantes por voceros, aprovechar los recursos de la población, etc.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno