#Política

La cobarde costumbre de postergar

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El país está viviendo un proceso que bien merece el nombre de crítico. Una etapa en la vida de las naciones en la que ésta se encuentra con todas sus contradicciones. Ya dilucidarán los analistas de la historia por qué ocurre este fenómeno en durante el gobierno actual. Se dirá probablemente que se trata de una profecía autocumplida por haberse definido tan ruidosamente por el cambio. Otros apuntarán, tal vez, a la poca coherencia entre sus integrantes o al hecho de haber recurrido en claros excesos al momento de pronunciar promesas a diestra y siniestra. Loa más pragmáticos lo explicarán por la persistente caída en errores de oficio o de imprudencia en el tratamiento de los cánones que rigen la política. En fin, habrá mil explicaciones, todas válidas, aunque parciales.

Normal.dotm
0
0
1
881
5025
DEB
41
10
6171
12.0

0
false

21

18 pt
18 pt
0
0

false
false
false

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:12.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ascii-font-family:Cambria;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Cambria;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

El fondo del asunto es que el país debe responder, de súbito, todas las cuestiones que hemos postergado durante , al menos, ochenta años. Éste es un plazo discrecional y arbitrario, porque la historia se encadena como un tejido de aciertos  y errores ligados a hechos fortuitos y naturales.

Terminados los gobiernos radicales, cuyos aciertos en materia de educación y progreso industrial recién ahora se valorizan perdimos la brújula y el norte con un intento sin futuro como el de Ibáñez, que pavimentó el camino a un gobierno de derecha que pasó sin pena ni gloria al olvido, demostrando que no sirven los eslóganes vacíos de orden y austeridad. El gobierno de Frei M. intenta el avance  con la reforma agraria y la organización social que, sin embargo son insuficientes para contener las ansias de cambios más profundos  y radicales que llevaron al poder a la Unidad Popular con Allende.

Después de mil días frenéticos, el país cae en la más tenebrosa de sus etapas, que dura diecisiete años y que nos han marcado profundamente. De ella salimos porque pudimos percibir claramente cuál era la razón principal de nuestra lucha, que postergaba todas las demás: deshacernos de la dictadura.

Los veinte años de la Concertación son objeto de alabanzas y críticas, a la vez. Lo que es justo. Hubo aciertos y desaciertos, prioridades y postergaciones. Y ahí llegamos a la palabra clave.

Hemos postergado una y otra vez, la definición de un plan de desarrollo concordado por una mayoría sólida. Es más, no nos hemos puesto de acuerdo ni siquiera en el significado que tiene esa palabra. ¿Qué es el desarrollo? ¿ Es, simplemente, aumentar el PIB a cualquier costo?  ¿O es crecer en el sentido integral de la palabra, es decir, alcanzar avance en términos de ingresos, protección de salud, una mejor educación y todos los aspectos que nos permitan llevar una vida más plena?

Hemos consumido la vida de varias generaciones en la errática búsqueda de un modelo de desarrollo. Hemos llegado cerca de ambos extremos, sólo para terminar una y otra vez en la irresolución, en la ambigüedad y en la transacción. Todas nuestras crisis anteriores se han plasmado en una postergación mediocre.  La comprobación se encuentra reflejada en la discusión actual, lucro: ¿sí o no?

La crisis actual amenaza con seguir con ese hábito. Se ha confiado en el agotamiento de la fuerza de las manifestaciones y se confía en la negociación, en los parches, en las remiendas. Pero ha llegado – esperamos – el  momento de dar una respuesta clara y contundente a esa pregunta. Una respuesta que nos comprometa como nación por unos ochenta años, al menos. Una respuesta que sea aceptada  por la mayoría sustantiva de personas que están dispuestas a defenderla con todas las armas de la democracia.

La oportunidad es ahora. Se abrieron las puertas, se instaló una mesa que, aunque precaria, se presta a reunir en un plano civilizado a ambas posiciones encontradas. Se ha logrado este hecho fundamental con la energía de una juventud harta de postergaciones, enérgica y valiente, que nos ha señalado con claridad que el momento de las definiciones ha llegado. Ellos están apoyados por una mayoría ciudadana que no se puede ocultar, que brota con espontaneidad en las esquinas, que marcha sin cansancio, que canta , que grita y que ¿cómo no?, rompe algunos vidrios.

Esa fuerza no acepta ser contenida con un dique de represión. Pide, en cambio, la ayuda que encauce sus fuerzas, que las lleva a buen destino. La coyuntura es particularmente favorable para que entre todos, seamos capaces de dar un enorme paso en la dirección del desarrollo.

Si se logra, en el momento actual, un compromiso del gobierno en que éste indique claramente su voluntad (o aceptación) de iniciar cambios profundos en el sentido de lo pedido por los estudiantes se habrá logrado una parte sustancial de las demandas. Pero sería un error casi imperdonable y una ingenuidad fatal darse por plenamente satisfecho. Sabemos lo que ocurriría: una nueva sucesión de postergaciones y debates estériles que sólo cumplirían con lograr una nueva postergación , tal vez deseada fervientemente por algunos.

En cambio, la juventud  alerta, organizada y movilizada tiene la posibilidad de fortalecer su posición actual con el voto del mañana. Sí, esa misma arma tan vilipendiada y tan defendida por la generación anterior. Ese mismo mecanismo que nos sacó de la dictadura.

La juventud, con la capacidad de liderazgo que nos ha sorprendido a todos, debe contar con un millón de votos – la cifra es estimativa – para exigir a las próximas autoridades que respeten e impulsen los cambios esbozados. Es decir, generar con sus votos un gobierno que lleve el estandarte de la reforma tributaria, los cambios constitucionales, la reforma política y sobre todo, la reforma educacional. Más allá de las definiciones políticas de derecha e izquierda que nos han confundido en alguna medida.

Será ésta la manera más orgánica y justa de hacer el relevo. Líderes nuevos para ideas nuevas. Con el apoyo de todos aquellos capaces de aportar, de comprender tanto lo bueno como lo deficiente de los gobiernos anteriores. Unidos todos aquellos que estemos por atreverse a decidir nuestro futuro ahora y de no recurrir, una vez más, a la cobarde costumbre de postergar.

——————

Foto: Facebook elquintopoder

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Y por qué creo que es necesario todo esto?, porque deseo que en mi país se respete mi libertad, y la de todos, de buscar mi propia felicidad en un ambiente optimo, donde se respeten las opiniones y no s ...
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Mis ideas para un Chile mejor

Me parece insolito pensar que la razón de esta visita, largamente esperada, era rearmar el espíritu de los congregados, mediante buscar aumentar la credibilidad en la Iglesia. Pues claramente estuvo lejo ...
+VER MÁS
#Religión

Papa Francisco en Chile. Una venida que de nada sirve

¿Qué peso y legitimidad tiene tomar definiciones de una ley que no se ha podido implementar porque carece de reglamento?
+VER MÁS
#Política

¿Trabajo, derecho para todos? Los reglamentos de la Ley 21.015

¿Cuántos obreros que ganan el mínimo se habrán reunido para ponerse pulseritas y ver tocar a Moral Distraída
+VER MÁS
#Política

Izquierdapalooza

Popular

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Para los que amamos la libertad del pensamiento, siempre nos parecerá más noble dentro de la mitología cristiana, la imagen de la serpiente sabia, liberando al hombre y la mujer de su oscurantismo ignora ...
+VER MÁS
#Sociedad

Lucifer y el librepensamiento