#Política

La ciudadanía criminalizada

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Aunque rectificó  sus dichos, las declaraciones del subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, ante la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados asegurando que el 30% de los asistentes a las marchas eran delincuentes, no sólo son preocupantes por el inexacto porcentaje enunciado (como lo reconocería más tarde), sino porque son una forma de criminalizar la protesta social, que provienen de una autoridad de gobierno y, peor aún, de un militante de un partido de izquierda.


Aleuy no debe olvidar que las protestas sociales han sido el motor de importantes logros históricos en la conquista de derechos civiles por la que ha luchado la propia izquierda a la que él pertenece y que, ahora como autoridad, lejos de asfixiar debiera propender a fortalecer para construir un país más justo y menos desigual.

El orden público ha sido un tópico especialmente relevado por gobiernos de centro derecha, que enfrentan la delincuencia potenciando el populismo penal (como si las penas carcelarias resolvieran un problema de alta complejidad con raíces sociales y de exclusión), cuestionan las garantías de los imputados y acusan a los jueces de no aplicar suficiente mano dura, incluso obviando la independencia de los poderes del Estado, en este caso el Judicial.

Del mismo modo, están dispuestos a limitar el derecho a manifestación para asegurar la tranquilidad y no dudan en invocar la Ley de Seguridad Interior del Estado contra quienes osan obstaculizar el libre desplazamiento en las calles o realizan huelgas reivindicando el cumplimiento de sus derechos laborales. Impulsan leyes que buscan fortalecer las facultades policiales a costa de  restringir las libertades individuales, instalando la sospecha y la desconfianza contra los propios ciudadanos.

Sin embargo, palabras como las de Aleuy dan argumentos para creer que la seguridad ciudadana entendida de manera restrictiva no parece ser patrimonio sólo de la derecha, que encuentra  antecedentes represivos y de uso de fuerza desproporcionada en la dictadura.

Aún está presente en la retina ciudadana la errática reacción del subsecretario del Interior en relación al caso de Rodrigo Avilés. Cuando apenas el estudiante había quedado inconsciente por el  chorro del carro lanza agua en la marcha del 21 de mayo en Valparaíso, se precipitó a respaldar el informe de Carabineros que aseguraba que el joven se habría resbalado porque la vereda estaba mojada y llevaba zapatillas “con poca adherencia”, calificando el incidente como un “hecho fortuito”.

Serían imágenes de un drone de TVN las que dejarían al descubierto que fue un impacto directo del chorro de agua el que dejó a Avilés con riesgo vital y una entrevista al pitonero dado de baja, la que evidenció que el informe institucional fue realizado sin siquiera haberlo entrevistado sobre cómo ocurrieron los hechos. El debate se centró en los protocolos de Carabineros frente a manifestaciones sociales, los que hasta hace poco eran reservados y no tenían un enfoque de derechos humanos, sino hasta que el Instituto de Derechos Humanos (INDH) los asesoró en su incorporación.

Tanto en esa ocasión como en el momento actual, no se abordan los temas de fondo respecto de la institucionalidad que corresponde a un régimen democrático. En el caso anterior, el verdadero debate debió haber sido la necesidad de reformar la justicia militar para que los actos cometidos por uniformados en contra de civiles sean juzgados en sede civil y así evitar la falta de debido proceso para las víctimas, la impunidad o las presiones a los jueces militares por parte de superiores de alto rango.

Las muertes de Manuel Gutiérrez o las de indígenas mapuche a manos de funcionarios de Carabineros,  se pierden en el manto de arbitrariedad e impunidad de la justicia militar, a pesar de la condena de la Corte Internacional de Derechos Humanos al Estado de Chile a reformarla a raíz del caso Palamara. Asimismo, Carabineros es una fuerza de orden, no militar, por lo que no debiera acogerse a la justicia castrense.

En relación a la delincuencia -en que es la percepción de delitos la que sube, mientras la victimización se mantiene estable-, nuevamente no se aborda el debate desde la complejidad del fenómeno, sino desde encuestas en que la ciudadana la ubica como una de sus principales preocupaciones. Poco se habla de prevención o de fortalecer la coordinación entre policías y fiscales, y más de una respuesta penal frente a delincuentes y vándalos.

Incluso un proyecto tan anacrónico y restrictivo de libertades individuales como el de control de identidad preventivo aprobado por la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados -que repondría la cuestionada detención por sospecha-, inexplicablemente contó con dos votos de parlamentarios de la Nueva Mayoría. Lo que no logró la Ley Hinzpeter en el gobierno de Piñera, es de esperar que no se apruebe en este gobierno.

En el comunicado en que Aleuy rectifica las declaraciones en que ejemplificó que en la marcha de la Confech realizada en mayo, de 100 detenidos, 80 portaban un objeto robado, señalando  que era inexacta la cifra de 30% de delincuentes en movilizaciones sociales, pide excusas si alguna persona o un grupo se sintió lesionada en su dignidad por sus expresiones.

Más que a algunos, el subsecretario del Interior ofendió a  la ciudadanía en su conjunto, ésa que al participar en movilizaciones sociales reivindica su legítimo derecho a la protesta social, demanda ciudadana que no es una amenaza a la autoridad del Estado ni a la llamada paz social, sino una valiosa expresión democrática.

Las manifestaciones sociales y la protesta social lejos de fomentar la violencia, permiten que las sociedades se resguarden de ella y alcancen la gobernabilidad al abogar porque el sistema político represente adecuadamente las demandas ciudadanas.

Aleuy, no debe olvidar que las protestas sociales han sido el motor de importantes logros históricos en la conquista de derechos civiles por la que ha luchado la propia izquierda a la que él pertenece y que, ahora como autoridad, lejos de asfixiar debiera propender a fortalecer para construir un país más justo y menos desigual.

La interpelación ciudadana a la autoridad en el espacio público para el cumplimiento de sus promesas y programa de gobierno, profundiza la democracia en vez de cuestionarla o ponerla en peligro. Un afán de regulación desproporcionado del derecho a reunión, nuevos tipos penales que restrinjan libertades en pos de la seguridad ciudadana o la criminalización de la protesta social no hacen más que desdibujar los márgenes del progresismo que Chile requiere y asimilarlo a viejas prácticas que están lejos de corresponder a una  plena democracia.

Esta columna fue publicada originalmente en Cooperativa

TAGS: criminalización Movimientos Sociales represión

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

20 de julio

Yo le daría el beneficio de la duda a Aleuy, debe tener, o mejor dicho tiene mayores antecedentes que cualquiera de nosotros para juzgar la situación, por otra parte basta ver en cualquier marcha el fenómeno en su porcentaje, creo que es instantáneo, la delincuencia aparece mágicamente en las marchas. ¿Qué rectificó su discurso por otro “políticamente correcto”?, bueno, creo que lo hizo por presiones como la tuya y de tanto grupos interesados. Respecto a la criminalización de la lucha social, ese es justamente el discurso que se interpone entre la justicia y la delincuencia, si alguna vez entendieras que la lucha social no es delincuencia, que son cosas separadas, entonces les estaría quitando el cobijo que tiene actualmente el delincuente para hacernos daño, y además estarías permitiendo a la sociedad manifestarse en paz por sus demandas.

23 de julio

Tocayo, te has preguntado de donde sale tanta delincuencia? Hay un porcentaje encarcelado pero cuantos se encuentran libres, cuantos son ocasionales, cuantos ya de profesion? Te has preguntado cual es la razon de haber tan alto grado de delincuencia, la que cada dia se torna mas violenta y audaz?
La delincuencia es directamente proporcional a la desgualdad den cualquier pais. Es producto de la falta de trabajos dignos y decentes. De por si, el hombre quiere verse y sentirse digno, un eejemplo para su familia pero con plata se compran huevos. Estamos llenos de universidades y cursos gloriosamente publicitados. Se dice que solo la educacion es la solucion a la pros[eridad, pero nadie invierte ni hay legislaciones que incentiven la creacion de trabajos dignos a miles de chilenos que gastan millonesde pesos en cursos y carreras que carecen de ofertas de trabajo. Necesitas sentarte a analizar y darte cuenta de que los gobiernos despues de la dictadura solamente estan preocupados de enriquecer a los privilegiados de siempre solamente.

23 de julio

Sergio, en lo que falla tu argumento de que la desigualdad resume a la delincuencia es en que los ladrones no son famélicos robando comida. Son, por lo general, delincuentes robando artículos de alto valor, y todo muy relacionado con drogas. Esto NO es resultado de la desigualdad, sino que de la falta de educación EN LAS CASAS. Cuando las familias no son capaces de entregar valores (probablemente porque ellos tampoco los recibieron), se genera una suerte de mezcla entre individuos avidos de consumo y falta de control social (que da la educación). La solución propuesta: dar a todos un poder de consumo que evite el delito. Lo cual NO es la solución, ya que la necesidad de consumo es ilimitado, y lo que se hace es solo correr la vara. Asimismo, al otorgar consumo sin linkearlo a esfuerzo, se rompe la relación necesaria de superación y dejar fuera los vicios.
La educación en las familias es lo que nos diferencia de los países avanzados; la cultura entregada desde la primera infancia, que se plasma en el actuar a lo largo de la vida.
Saludos

servallas

24 de julio

Sergio Godoy,  me parece que tus puntos de vistas se nutren de lo que opinan algunos teóricos del tema, gente que normalmente tiene otros intereses respecto a las sociedades, la pobreza es el mejor punto de apoyo para construir discursos que buscan ocultamente destruir sociedades, así, no me parece que tus argumentos provengan de las experiencias personales. El error de situar la delincuencia en los sectores más desposeídos,  es porque desde allí se extraen normalmente los soldados de la delincuencia, personas sin valores, gente proveniente de familias rotas, esos son la fuerza bruta, pero la delincuencia es más compleja. Cabecillas, jefaturas, instigadores, planificadores, reductores, digamos la cúpula de las redes, no son gente carenciada, y esos son los motores del sistema, gente que como he dicho por ahí antes,  practica la maldad como forma de vida, por eso insisto que se trata de una manera de pensar.  Por otra parte esta la imitación , no la necesidad, la imitación de los menores cercanos al soldado delincuente, ellos delinquen por el dinero fácil, por el consumo de lo que esta de moda, por la droga, porque ven lo rentable y poco riesgoso de la actividad que sus modelos hacen. Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros