#Política

Julio Ponce Lerou, el garante del “pinochetismo progre”

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El nombre Julio Ponce Lerou suena en todas partes hoy en día. Soquimich, empresa que está a su cargo gracias a su suegro-el dictador Augusto Pinochet- ha sido uno de las principales financistas de campañas tanto de la derecha como de la Concertación. Sí, el yerno que obtuvo de manera dudosa una empresa del Estado de manos del militar más oscuro de nuestra historia, ha sido uno de los grandes auspiciadores de algunos de quienes lucharon para que se terminara el estado de sitio permanente en el que estaba convertido Chile.


Es importante entender que lo que se conoce hoy es más profundo que un simple acto de corrupción. Esto es un pensamiento hegemónico, creado desde la derecha, y que se estableció como lo real y la única manera en que podríamos reconstruirnos luego de la dictadura.

Esto a muchos nos ha dejado claramente enrabiados con esa transición que cada día se torna más cuestionable ante nuestros ojos con el paso el tiempo. Y es que sentimos que hay temas morales y éticos que han ido apareciendo, y son los que tienen que ver con la concepción cómo se estaba construyendo la democracia. Resulta triste que algunos de quienes nos dijeron que estaban de nuestro lado para combatir un régimen de las características del cívico- militar que reinó durante diecisiete años, hayan olvidado todo lo que se luchó para así, una vez instauradas las instituciones democráticas, convertir el miedo y la rabia del pasado en conveniencia y en una falta de vergüenza bastante poco ejemplar para correr donde Julio Ponce sabiendo sus antecedentes.

Al parecer el manto democrático castró ciertas percepciones de moralidad y justicia. Toda la rabia había quedado atrás junto con la falta de Congreso y de representatividad. En ese momento ellos, todos los que habían construido la nueva convivencia democrática, eran la representación de lo que la gente quería, porque sabían cómo se construía lo democrático sin sangre y sin violencia.

Esa manera de concebir al nuevo Chile no sólo fue cobarde-y muchas veces comprensible por el miedo que les causó las botas de un militar que los arrasó-  sino también altanera,  total ellos tenían la fórmula de la realidad y eran los únicos que podían entenderla. Los únicos que podían decirnos lo que estaba bien o mal.

Ese tono altanero les hizo olvidar que el que estaba frente a ellos-Pinochet- era su carcelero y quien los había echado del país, y los que lo acompañaban eran los que habían ayudado a construir esa cárcel en la que se convirtió este país por años. Fueron los que aniquilaron con sus espíritus setenteros de cambios y los que construyeron sobre los huesos de muchos de sus amigos este nueva tierra en vías de desarrollo.

Olvidaron por completo, también, lo que fueron, porque la violenta manera en que les arrancaron la conciencia y el anhelo de construir otro país más justo y menos oligárquico los hizo solamente concentrar sus fuerzas en sacar al tirano de La Moneda de manera simple, con sus reglas, para que así no volviera por ellos.

Tuvieron que aguantar el asco que les causaba encontrarse con Ponce, Pinochet y Jaime Guzmán en cocteles de la elite, con tal de seguir sosteniendo, frente a quienes los cuestionaban, que lo que habían hecho era correcto. Que era la única manera de salir del autoritarismo era construir un régimen en donde no tuviéramos muy lejos a los autoritarios.

Con el tiempo la construcción del nuevo orden noventero se transformó en un acuerdo tácito entre el empresariado pinochetista y la Concertación. Era una necesidad recíproca en la que uno ayudaba al otro y así constantemente se creaba un lazo y una nueva manera de concebir lo posible. O mejor dicho lo que estaba en la medida de lo posible.

Por eso es que Julio Ponce Lerou es más que un empresario que se enriqueció al alero de su suegro en dictadura. Es uno de los garantes de lo que podríamos llamar el relato “pinochetista-progre”-como alguna vez lo llamó Fernando Paulsen- en el que hemos vivido. Es el hombre que le recuerda con su figura y su sonrisa sarcástica a todo político que se haya involucrado con él, cuáles son los motivos con los que se sustenta este sistema y por qué los cambios no eran parte del trato.

Los concertacionistas, gracias al miedo y al ego que tuvieron que levantar para esconderlo, no se atrevieron a mirarse al espejo y darse cuenta de lo que estaban construyendo. El asco se fue convirtiendo en costumbre y en lo posible.

Por lo tanto, es importante entender que lo que se conoce hoy es más profundo que un simple acto de corrupción. Esto es un pensamiento hegemónico, creado desde la derecha, y que se estableció como lo real y la única manera en que podríamos reconstruirnos luego de la dictadura. Como la única manera en que podríamos terminar realmente con los resabios dictatoriales, cuando lo cierto que es que lo único que se consiguió es perpetuarlos.

TAGS: Caso Cascadas Caso SQM

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de abril

El pinochetismo ya no existe. Los que roban, los que defraudan al fisco, los que abusan comprando información a los agentes corruptos del Estado y los agentes corruptos del Estado que venden esa información, son simplemente una manga de sinvergüenzas por sí mismos, y están muy felices de que otros los defiendan diciendo que no es su culpa, que es de Pinochet, que es de las transnacionales, del neoliberalismo, del volcán Calbuco, del calentamiento global o de los ácaros.

Dante

05 de mayo

Excelentes tus analisis, hablan de la verdad y lo haces de manera muy simple pero entendible.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable