#Política

Jorge Burgos y el extremismo de los demócratas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Sin echar mano a la Ley de Partidos de Pinochet, el proyecto evidencia su intención de redistribuir escaños pero manteniendo el poder en manos de quienes lo han detentado durante los veinte años de democracia tutelada. En definitiva, se trata de descomprimir la olla pero sin destaparla por completo.

“Hoy no es necesario; es urgente, porque se empieza a establecer la necesidad en todos los actores de que esto le quita legitimidad al Congreso. Podemos terminar buscando caminos alternativos que pongan las cosas en un extremo, como asambleas constituyentes.” 

(Diputado Jorge Burgos, en Radio Cooperativa, sobre la urgencia de cambiar el binominal)

Las palabras del Diputado Burgos (DC) no pueden poner el asunto de manera más clara. Las reformas políticas hoy en discusión emergen del pánico que tienen los parlamentarios a una ciudadanía cada vez más convencida de la necesidad de una asamblea constituyente. La élite sabe que con un proceso genuinamente democrático como ese, las actuales instituciones políticas y económicas serían revisadas por completo. Para conservarlas, intentan descomprimir la presión social, abriéndose a una demanda largamente postergada, como el cambio al sistema electoral.

Sin echar mano a la Ley de Partidos de Pinochet, el proyecto evidencia su intención de redistribuir escaños, pero manteniendo el poder en manos de quienes lo han detentado durante los veinte años de democracia tutelada. En definitiva, se trata de descomprimir la olla, pero sin destaparla por completo. El asunto versa entonces sobre cómo establecer una proporcionalidad (muy moderada, según el proyecto) pero manteniendo las altas barreras de entrada.

La intención de neutralizar a posibles nuevos actores se constata también en la fusión de distritos y circunscripciones. Esta modificación estaría implicando que candidaturas independientes o de nuevos movimientos políticos resulten inviables en el marco de territorios cuya cobertura resultaría muy costosa.

Estos elementos constituyen no solo respuestas tardías (no satisfacen las aspiraciones actuales), sino además insuficientes (no abordan la crisis en su complejidad). Pero fundamentalmente se desprende que allí habita la voluntad inútil de un parlamento obsesionado con frenar o apaciguar las reivindicaciones ciudadanas. Para ello, inician procesos de reforma que, en el marco de una institucionalidad gatoparda, previsiblemente resultarán en algo no muy distinto a lo que ya existe.

Pese a estos evidentes portazos a la ciudadanía y a sus nuevos instrumentos políticos, quienes presentan este proyecto han argumentado que con él se configuraría una  mejor representación de la diversidad política del país. Según ellos, esto contribuiría a mejorar los niveles de legitimidad del sistema político y de la (ilegítima) institucionalidad.

Uno se pregunta cómo podría mejorar la representación si quienes se van a redistribuir el poder son los mismos de siempre (dónde cada coalición posee tan sólo entre un 20 y un 25 por ciento de apoyo y la no participación electoral alcanza niveles históricos). Esperar una mejor representatividad implica al menos creer que esta redistribución va a mejorar los resultados legislativos en favor de las demandas ciudadanas. Suponer aquello involucraría el diagnóstico errado respecto a que el permanente empate del parlamento es el único factor explicativo de la baja representatividad. El consenso ideológico del duopolio político y sus intereses compartidos en el campo político y económico son elementos tanto o más definitorios que las condiciones institucionales.

La facilidad con que en Chile se puede transitar entre el sector público y el privado, el hecho que parlamentarios con conflictos de intereses no tengan que inhabilitarse, la influencia de los poderes corporativos en el financiamiento a partidos y candidatos; todo ello contribuye de manera importante a la impudicia con que se usa el servicio público para los negocios y favores privados.

La crisis de representatividad no desaparece sin legislar sobre las cuestiones que aquí se han abordado. Para legislar sobre ellas haría falta, evidentemente, otro parlamento. En el marco de la institucionalidad actual ello equivale a una triste alucinación. La crisis de representación y más fundamentalmente la de legitimidad de una institucionalidad espuria no se supera sino con el método por excelencia que Burgos dice querer evitar a toda costa. Sin embargo, siendo la asamblea constituyente el principal proceso político mediante el cual nace una República democrática, esta es una cuestión que la élite política ha decidido enfrentar en posición antagónica. Así lo evidencian los dichos de Burgos cuando, haciendo honor a su historial como director de La Oficina, considera que las instituciones de la dictadura son cuestiones a relegitimar y la democracia un asunto de extremismo.

——

Foto: José Luis Duron / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?