#Política

Itinerario constituyente para la participación efectiva de la ciudadanía

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La Nueva Mayoría llegó al gobierno con una propuesta que contempla entre sus ejes fundamentales el compromiso de generar una nueva Constitución. En su programa se plantea que el proceso que nos lleve a la nueva carta magna debe ser democrático, institucional y participativo. “La ciudadanía debe participar activamente en la discusión y aprobación de la nueva Constitución. Para tal efecto, el proceso constituyente supone, de entrada, aprobar en el Parlamento aquellas reformas que permitan, precisamente, una deliberación que satisfaga esta condición”, agrega el texto del programa de la Nueva Mayoría.


Quienes estamos por una Asamblea Constituyente creemos que este es el mecanismo que posibilita de manera más directa la participación de la ciudadanía en el diseño institucional.

Ha sido la propia Presidenta de la República, Michelle Bachelet, quien anunció que durante el mes de septiembre se dará inicio al proceso constituyente, el cual será “abierto a la ciudadanía”, destacando que en el diseño de la nueva Constitución todos deben participar. La Presidenta afirmó en su última cuenta pública del 21 de mayo que se llevará a cabo un proceso “que garantice un equilibrio adecuado entre una participación ciudadana realmente incidente y un momento institucional legítimo y confiable”.

Nosotros, como socialistas, tenemos un mandato de nuestras bases, las que en el XXIX Congreso General del partido adoptaron el acuerdo de impulsar una Asamblea Constituyente; y entendemos que en la sociedad chilena y sus diversas fuerzas políticas no existe consenso frente al mecanismo de diseño de la nueva Constitución, por ello es que hemos adherido y consideramos fundamental que esta situación sea zanjada por la ciudadanía en un plebiscito. Estamos conscientes de que la actual institucionalidad no permite una decisión constitucional de quien ella misma declara titular “esencial” de la soberanía: la nación o el pueblo. La actual Constitución, sus procedimientos y sus reglas vigentes de reforma, no incluyen este elemento básico de expresión soberana.

En este punto compartimos el planteamiento que hizo la Presidenta Bachelet en su discurso de 2013 con ocasión de los 40 años del golpe militar, cuando señaló la necesidad de dotar al país de “mecanismos institucionales que dan flexibilidad y participación al sistema: plebiscitos, referendos, iniciativa popular”. Y añadió, entonces, la Presidenta: “es hora de confiar más en la gente abriendo cauces para que se exprese de manera cada vez más periódica, de manera cada vez más amplia, con mecanismos convoquen a los distintos actores para el éxito de la democracia”.

Creemos que es necesario generar un momento de validación institucional que permita una amplia discusión nacional, seguida de una decisión democrática y ciudadana. Y esta decisión no compete a la élite política, sino al pueblo, porque la actuación institucional de la élite se encuentra condicionado por las formas de acción política configuradas por la actual Constitución. Su transformación requiere de una decisión política originaria, y por tanto, nuestra tarea es entregarle al pueblo el marco institucional adecuado. Por ello, hacemos el planteamiento de una reforma constitucional que permita la realización del plebiscito.

Esta consulta puede perfectamente realizarse en el marco del debate amplio de cabildos y encuentros anunciado por la Presidenta desde septiembre, primer momento del “proceso constituyente” que proponemos concluya con el mencionado plebiscito, en el que se le pregunte a la ciudadanía sobre el mecanismo a utilizar para redactar la nueva Constitución. Tanto por la extensión del período de discusión como por la factibilidad técnica que permite, planteamos que dicha consulta se realice en el contexto de la próxima elección municipal. Quienes estamos por una Asamblea Constituyente creemos que este es el mecanismo que posibilita de manera más directa la participación de la ciudadanía en el diseño institucional. Su concurrencia vinculante a un nuevo pacto asegurará la adhesión al mismo y la legitimidad que Chile requiere para avanzar en su desarrollo, y nos permitirá salir de la actual crisis de confianza hacia las instituciones de la República.

Dotar a la ciudadanía de un acceso real a la deliberación de los contenidos de la futura Constitución la coloca en una mejor posición para instalar en el nuevo texto una mayor protección de los derechos fundamentales, que equilibre la relación existente entre los privilegiados y los más débiles. Así podrá remediar directamente las falencias en torno a materias de derechos sociales, civiles y económicos que tiene la actual; además de su estructura de Estado altamente centralizada, sistemas contra-mayoritarios que facilitan el veto de las minorías, e impedimentos que dificultan la representación de las mujeres, de los pobres, de los pueblos originarios y de las regiones.

Si en definitiva la Asamblea Constituyente es el mecanismo por el cual la ciudadanía decide avanzar, su expresión soberana se concretaría a través de la elección de delegados a un colegio constituyente, del que emane una propuesta de texto constitucional que luego sea refrendado. Proponemos que este plebiscito ratificatorio se realice conjuntamente con la elección presidencial de noviembre de 2017. Este colegio constituyente estaría en parte conformado por diputados y senadores electos por sus pares en el Congreso, lo que asegure que la asamblea cuente con la experiencia legislativa necesaria para el proceso de diseño normativo. Además, es factible que incorpore un porcentaje de ciudadanos electos por sorteo, de manera tal que el debate constitucional no quede restringido solamente a las fuerzas que hegemonizan la estructura política de nuestra sociedad. Pero sin lugar a dudas, el porcentaje mayoritario de sus miembros debe ser electo bajo un sistema proporcional, donde cualquier organización política o social pueda presentar listas, individualmente o en pacto.

La regla de conformación tiene también que asegurar una cantidad de puestos a representantes de pueblos originarios y una cuota de género de un 40% aplicable a listas y escaños, además de una organización territorial que permita una maciza representación de las regiones. Todo el colegio constituyente no debiese estar conformado por más de 200 delegados. Durante el período de funcionamiento de la Asamblea Constituyente mantendría su vigencia la Constitución actual. La nueva Constitución entraría en plena vigencia normativa 1 año después de un referéndum que la ratifique. De esta manera, nuestra propuesta plantea hitos temporales para configurar un cronograma constituyente que comienza dentro del actual período presidencial, lo que va en línea con el compromiso adquirido por la Presidenta Bachelet y la Nueva Mayoría.

Chile hoy tiene la oportunidad de realizar un cambio constitucional en un marco de convivencia cívica e institucional. No todos tenemos que estar de acuerdo en una Asamblea Constituyente. Tener diversas visiones respecto del mecanismo óptimo de diseño de la nueva Constitución es legítimo; pero sin lugar a dudas, este debate debe ser resuelto por la propia ciudadanía.

Leonardo Soto Ferrada y Alfonso de Urresti Longton

TAGS: #NuevaConstitución #ParticipaciónCiudadana Institucionalidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de julio

Asusta… Pasar de un Chile sin democracia a una Asamblea Constituyente es algo que asusta… De forma práctica, si usted tiene una nueva Constitución, dígame cuánto cuesta… Es decir, qué diferencia de deltas de costos habría con la operación de la nueva Constitución, respecto de la que tenemos… Esto importa, porque si usted garantiza derechos que no puede pagar, generará descontento en el pueblo…

Mi análisis de esto es que muchos países han cambiado su Constitución, pero, muéstreme uno en el que su mafia política no gobierne y uno en el que su mafia económica no sea dueña de casi todos sus recursos económicos… ¿Usted puede hacer eso?… Me parece que si no puede, tendrá serios problemas para respaldar lo buena que puede ser su propuesta…. La mafia social chilena sigue el ejemplo. “Asamblea Constituyente”, nueva Constitución, o lo que sea, pero, para resolver qué problema…

Si usted me habla de desigualdades bla, bla, no sé a qué se refiere. Puede hacer una lista de lo que no le gusta, pero, si las llega a resolver todas mediante la Asamblea Constituyente, yo sólo le pregunto cuánto cuesta eso… Responder a la pregunta significa un intrincado mecanismo de pronósticos y simulaciones basado en una descripción de operaciones muy extensa, para que no intente responderme alguna .. cosa fuera de ese marco. Si puede describírmelo, atento lo leeré y lo felicitaré si lo hace. Pero, si no lo hace, permítame calificarlo a usted y a todos los pro-asambleístas como irresponsable y como perteneciente a la mafia social.

__________

En vez de la Asamblea C., yo propongo que resolvamos primero el gran problema que tenemos, modificando dos cosas en la Constitución…. Una, crear un mecanismo para ejercer una verdadera democracia, dentro de un marco controlado por medidas razonables que la propia democracia debiera fijar y, segundo, la nacionalización inteligente de nuestros recursos soberanos.

Con la primera podemos garantizar que un futuro cambio constitucional más se hará en democracia. Con la segunda, tendríamos recursos para muchos cambios… Sin la primera, podemos estar seguros que la mafia política lo seguirá controlando todo y seguirá rindiendo cuentas a las transnacionales. Luego, lo que usted haga sin esta condición, no será democrático y se hará sin la razón…

El PROCEDIMIENTO A SEGUIR debiera ser el siguiente. Primero modifica la constitución para que arregle su mayor problema. Usted puede proponer el que guste. Yo digo que es la ausencia de democracia. Resuelve el problema y luego busca el siguiente. Llamémosle cobre para simplificar. A continuación busca el siguiente problema, o un conjunto siguiente de problemas que sean de una significancia comparativa.

Nótese que un tercer problema a resolver puede ser un conjunto de varios problemas, pero, los dos primeros son intransables. Primero logramos la democracia y segundo nos adueñamos de nuestros recursos soberanos.

A continuación usted y toda la mafia de su partido proponen lo siguiente a resolver, si quiere. Tendría todo el dinero necesario para cambiar lo que guste o garantizar lo que sea. Incluso podría inventar derechos que garantizar y financiar si Chile fuera dueño del cobre, lo refinara y le añadiera valor agregado. Tendría también toda la fuerza de la razón colectiva y el herramental para debatir una idea y conducirla a través de mecanismos técnicos para llegar a realizarla… Si usted somete una idea a una implementación con una descripción similar a “lo que dijo la Presidenta”, usted puede garantizar si quiere los viaje a marte, pero, no tendrá los recursos monetarios ni técnicos para hacerlo…

… Garantizará el fin de la puerta giratoria, a lo Piñera, pero, mire los resultados que tenemos, porque no habría diferencia si la Constitución dice algo, o lo dice un candidato de la mafia… Como le digo, puede garantizar constitucionalmente lo que sea, pero, ¿podrá ejecutarlo en un ambiente que no tiene garantizado el ejercicio de la democracia y no tiene los recursos económicos para hacerlo?…

Usted puede decirme que todo se puede hacer si hay voluntad política y un poquitín de participación ciudadana “incidente”, pero, antes de que lo haga, por favor envié un bosquejo de la nueva Constitución que le gustaría a la mafia de su partido que votáramos para su aprobación, o expusieran para nuestros comentarios, sólo para que nos hagamos una idea de en qué piensa la mafia de su sector.

De hecho el desafío es bueno. Supongo que un partido tan mafioso como el suyo y con tanta tradición mafiosa, tiene abogados constitucionalistas suficientes para redactar dos constituciones a falta de una… Sólo haga la prueba. Ya que el “XXIX Congreso General del partido adoptó el acuerdo de impulsar una Asamblea Constituyente”, usted puede proponer que en el XXX Congreso General del partido se adopte el acuerdo de crear una Nueva Constitución, y la crean en el XXXI Congreso General del partido y en el XXXII Congreso General del partido la votan y … luego nos informan…

No se preocupe por el trabajo anexo, amigo… Sólo recuerde y mentalícese en que basta con que su partido “adopte lo que sea en uno de sus Congresos” para que todos le sigamos, porque, si ustedes lo adoptaron en uno de sus Congresos, ¿quién podría decir que lo que adoptó su partido en uno de Sus Congresos vale rial, rial casita de pitufo?…

Y si lo hacen, usted no se moleste… Sólo demuéstreles al resto de los hijos de la patria que sus congresos son lo suficientemente valiosos para que todos los tengamos en irrenunciable consideración y quedemos admirados de la Constitución que ustedes proponen….

Qué le parece, sr. … sr… Uyyy, senador….

… ¿Qué le parece sr. Senador EquipoDeUrresti
o
Sr. Senador Leonardo Soto Ferrada y Alfonso de Urresti Longton? ….

Le quiero dejar un video referencial, Sr. Senador….

servallas

27 de julio

Sobre este tema me parece que no hay clima para seguir el camino de la A.C., el gobierno no tiene apoyo, perdió la poca representatividad con que llegó al poder, muchos legisladores cuestionados y algunos procesados, el partido político que ideó esta jugada, el ideólogo, es y siempre ha sido un grupo pequeñísimo, por lo tanto ¿quien tiene liderazgo y moral para liderar este juego?. Quizás el camino sea primero educar, educar sin imprimir ideologías al pueblo, al menos para que entienda a grandes rasgos por lo que puede votar, entender que significa lo que le proponen, los tipos de sociedades, porque participar nunca, cualquier hijo de vecino será callado por los mismos de siempre, grupos ideologizados, organizados, con una filosofía y mística interna férrea y que impondrán sus visiones de país, y ya sabemos para donde va la cosa, hacia el súper-estado, el hermano mayor que nos controlará la vida, que nos ahogará como individuos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno