#Política

Identidades, giros y sobregiros en la oposición

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El alcance de los cambios está supeditado a realidades institucionales, económicas y políticas que la sociedad chilena ha ido construyendo en los últimos decenios. Realidades que también fueron fruto de una lectura y de una práctica, por así decirlo, de centro izquierda. Realidades y cambios que se construyeron gradualmente y que no admiten afanes rupturistas.

Las declaraciones del presidente de la DC, sobre una eventual coalición de gobierno con participación del PC reactiva el debate de las identidades y de las alianzas para el año 2013 al interior de los partidos de la Concertación y de la oposición en general. La necesidad de generar una nueva mayoría social y política para gobernar un país que inició un nuevo ciclo en su historia tiene a los partidos políticos culturalmente tensados entre el ser y el que hacer, entre el ethos y el pathos.

La DC aparece cruzada por el dilema de su identidad doctrinaria y la necesidad de una alianza de centroizquierda más amplia que la Concertación como base de sustentación de un nuevo gobierno. Su presidente expresa sus prejuicios ideológicos respecto a las posibilidades de crecimiento hacia la izquierda, pero olvida el rol de rearticulación que puede jugar su colectividad en recuperar adhesión de actores del centro con identidad cercana, como por ejemplo el PRI, que se desprendió de su propio tronco. Dicho Partido ha consolidado en las dos últimas elecciones municipales un peso electoral, superior al del mismo PC, que fluctúa entre el 7 y el 8 por ciento. Cifra nada despreciable para inclinar balanza en una elección presidencial y parlamentaria.

Por su parte, el PS acepta una coalición que incluya nuevas fuerzas políticas provenientes de la izquierda, pero prioriza la alianza con el centro para crecer y asegurar gobernabilidad. No se percibe el mismo empeño por sumar recuperando adhesión de nuevos actores que salieron de sus propias filas (MAS, MAIZ, PRO) por modesto que sea su peso electoral y que tienen claras afinidades estratégicas con los socialistas.

En el caso del PPD, su nueva definición tiene todavía un largo y complejo camino por recorrer. Coyunturalmente ha sido coherente respecto a temas de trascendencia que involucran una visión de país como es el caso de la nueva ley de pesca, y presenta lista conjunta con radicales y comunistas para concejales. Sin embargo los desafíos futuros trascienden lo meramente legal y electoral y se sitúan en el corazón de la gran política: ser y hacer gobierno; qué hacer y con quienes hacerlo. En torno a estos puntos centrales irá adquiriendo forma y contenido su anunciado giro a la izquierda.

Pero, ¿hacia cuál de las izquierdas? Hacia la izquierda alternativista, que sostiene el derrumbe del modelo de desarrollo y que sueña con remplazar la economía de mercado (¿por cuál?). Es la izquierda que inspirada en una lógica jacobina interpreta los movimientos sociales como signos de una situación prerrevolucionaria. Es la izquierda cuya identidad permanece prisionera de concepciones teóricas y percepciones culturales conservadoras y mira la realidad del país con ese sesgo. Respecto de la Concertación tiene una opinión crítica de su obra, aunque varios de sus exponentes los encontramos al interior de algunos de los partidos de la misma.

Tal vez la definición irá en una dirección más realista. No cabe duda de que existe malestar e insatisfacción de la ciudadanía respecto de importantes aspectos del modelo vigente. No cabe duda de que la sociedad chilena demanda transformaciones estructurales importantes en lo económico, en lo social y en lo político.

Pero tampoco cabe duda alguna de que el alcance de los cambios está supeditado a realidades institucionales, económicas y políticas que la sociedad chilena ha ido construyendo en los últimos decenios. Realidades que también fueron fruto de una lectura y de una práctica, por así decirlo, de centro izquierda. Realidades y cambios que se construyeron gradualmente y que no admiten afanes rupturistas.

Uno de los méritos de la Concertación, además de garantizar estabilidad institucional durante cuatro periodos presidenciales, fue el de haber permitido espacios de construcción de país superando los intereses acotados y las identidades partidistas. Su discurso y su oferta siempre tuvieron como destinatario toda la ciudadanía y no solo a los ciudadanos movilizados. La Concertación supo y pudo hacerlo desde la síntesis de su diversidad.

La nueva coalición política debe ser más amplia y representativa que la Concertación, pero la propuesta de gobierno debe preservar su condición de espacio de expresión común por sobre los intereses corporativos y definiciones identitarias por legitimas que sean. Todos los partidos de la Concertación y de la oposición pueden asumir el reto sin despersonalizarse.

En el caso del PPD, “que se siente mejor desde la izquierda”, la tentación de exacerbar su identidad y radicalizar sus posturas le pueden hacer correr el riesgo de un sobregiro que afectará la alianza con el centro y alejará la posibilidad de un nuevo gobierno progresista para Chile.

——–

Foto: Paula / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de diciembre

Suponiendo que para las elecciones municipales hubiesen votado todos los afiliados a partidos políticos, amén de los que no lo estamos, es evidente que los primeros son una ínfima minoría del padrón electoral actual (del anterior también).
Por lo anterior, creo que la primera meta de los partidos debe ser la de reclutar más adherentes y simpatizantes y para ello se requieren liderazgos y acciones diversas y, por supuesto, que sus senadores y diputados cumplan sus promesas electorales, entre otras cosas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera