#Política

Hinzpeter y el control de la calle

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

cuando un gobierno intensifica el uso de las herramientas de coerción y control es porque ha asumido que se encuentra en una crisis de legitimidad insalvable. Este, reconoce su incapacidad de ejercer de manera eficaz la dominación y por tanto se decide al asedio de la ciudadanía.

El trámite de una nueva ley sobre desórdenes públicos ha desatado la alarma esperable. Con este proyecto aprobado, el ejercicio efectivo del derecho a libre expresión y reunión quedaría sometido a las acciones que el Ministerio del Interior pueda emprender contra quienes convoquen a marchas o concentraciones.

La posible asignación de responsabilidades penales a quienes llamen a marchas hace sospechar razonablemente que el verdadero propósito de la Ley consiste en criminalizar la protesta social. Ello, en el contexto de una ciudadanía cuya agenda no deja lugar al descanso. De hecho, desde hace tiempo puede corroborarse que no existe un sólo día exento de alguna causa que se manifieste en el espacio público. Cuando ello ocurre, el Estado ausente en materia de derechos sociales se hace presente en forma de represión.

La respuesta represiva no solo revela la falta de sensibilidad de la élite dirigente respecto de las necesidades y reivindicaciones de su pueblo, sino que además desnuda la cada vez más notoria crisis de representación y legitimidad. En efecto, cuando un gobierno intensifica el uso de las herramientas de coerción y control es porque ha asumido que se encuentra en una crisis de legitimidad insalvable. Este, reconoce su incapacidad de ejercer de manera eficaz la dominación y por tanto se decide al asedio de la ciudadanía.

Así las cosas, los promotores de la denominada Ley Hinzpeter buscan transformar en delito aquello que internacionalmente es reconocido como un derecho humano. Pese a la condena que esto recibirá en un mundo cada vez más pendiente de lo que sucede en Chile, el gobierno sigue adelante obcecado por recuperar el control de la calle.

Durante toda la transición, el candado institucional ha relegado a la ciudadanía a expresar su voluntad únicamente en la calle. Con las limitaciones que tiene asumir la marcha como única estrategia de resistencia, no es menos cierto que su práctica permite al menos la visibilización de la crítica. Con la aprobación del nuevo proyecto de ley sobre desórdenes públicos, el ejecutivo y el parlamento cometerían la irracionalidad de cerrar el único espacio hasta ahora permitido. Si con ello pretenden procurarse una tregua forzosa, han sacado mal el cálculo. La batalla por el control de la calle  ha sido declarada.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje