#Política

Hacia dónde va la Ley de Partidos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El Parlamento trabaja en la nueva Ley de Partidos. Existen puntos en controversia. Esos incluyen aumentos en las “barreras de entrada” al “nicho político” a nuevos partidos y así a las personas que no pertenecen a un partido. A simple vista, los detalles parecen cambios de grueso calibre, tal como si alguien quisiera amarrar la Ley antes de entrar al Proceso Constituyente. ¿Eso va en contra de lo que los parlamentarios llaman democracia?


El proceso de Ley de Partidos beneficiará enormemente a los partidos políticos existentes y alejará a los ciudadanos comunes de una representatividad más propia, ya sea en la figura del Presidente o un parlamentario.

Pareciera que sí, a mi entender, porque desde los partidos políticos es de donde emana el Presidente. Luego, al ser más difícil ser un partido y de hecho mantener la condición de tal, más se aleja la posibilidad de que el Presidente sólo sea un ciudadano y así la verdadera democracia esté más cerca.

La Constitución dice: “Para ser elegido Presidente de la República se requiere tener la nacionalidad chilena (…) cumplidos treinta y cinco años de edad y poseer las demás calidades necesarias para ser ciudadano (…)”. En ningún lugar de ese párrafo dice que debe pertenecer a un partido político, ni tampoco tener firmas de adherentes.

Además, el primer Artículo de la Constitución dice: El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones ¿sociales? (¿y por qué no políticas?) que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece.

Luego, nuestra Constitución parece al servicio de las aspiraciones de las personas, pero sucede que el Presidente no puede ser un ciudadano que no milite en un partido político. Si vemos esto como una caja negra de esas que se usan para análisis, la entrada es: “todos los ciudadanos”, el proceso de la caja, “la elección presidencial”; y la salida muestra que el Presidente proviene sólo de un partido político. Luego, la caja negra de diseño del sistema está mal concebida, porque el Presidente sólo puede provenir de un partido y no puede ser un ciudadano que no pertenezca a un partido.

El proceso de Ley de Partidos beneficiará enormemente a los partidos políticos existentes y alejará a los ciudadanos comunes de una representatividad más propia, ya sea en la figura del Presidente o un parlamentario, y por qué no de otros cargos públicos, según sea su forma de elección, ya que a un cargo público administrativo del Estado debiera postular cualquier ciudadano también, y no ser necesariamente estos elegidos por el Presidente. Nada más pensemos que el Presidente escoge a unas trescientas personas “de su confianza”, muchos de los que tal vez ni siquiera conoce personalmente.

La Ley de partidos no podrá ser impedida por los ciudadanos y eso significa que la imagen política de los políticos se prepara para ser más dura aún, lo que significa que para los ciudadanos la democracia soñada estará un gran paso más lejos y que en el Proceso Constituyente, que seguramente durará dos períodos presidenciales, y los actuales parlamentarios de los partidos políticos estarán cada vez más lejos de lo que desean la mayoría de los ciudadanos, porque habrá nuevas barreras al ingreso a nuevos parlamentarios, tal vez a semejanza de una manera de “designar parlamentarios”, como lo fueron en su momento los senadores designados.

Es decir, lo que sucede es gravísimo, porque el Parlamento y la Presidencia no han podido interpretar y representar lo que desean los ciudadanos y se alejan de ellos cada vez más a su reducto, donde parecieran abundar los dados cargados y no el servicio al pueblo, ni tampoco una verdadera democracia.

TAGS: #PartidosPolíticos Demandas ciudadanas Democracia Representativa

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?