#Política

Guerra en Libia y modelo neoliberal

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Mientras Libia terminaba de vivir su tercera noche de bombardeos por parte de la “coalición de los voluntarios”, el martes 22 de marzo Barack Obama terminaba su visita a Chile, destacando a nuestro país como un “modelo para el mundo”. Existen coincidencias que no son casuales y que resultan muy significativas para describir y entender el estado de nuestras sociedades democráticas actuales.

El jueves 17, el Consejo de Seguridad de la ONU votó la resolución 1973, que prevé, entre otras cosas, “tomar todas las medidas necesarias” para impedir ataques contra la población civil en Libia, incluyendo la creación de una zona de exclusión aérea sobre el país. 10 países votaron a favor, entre los cuales estaban Francia, Estados Unidos e Inglaterra. Se abstuvieron 5 países: Brasil, Rusia, India, China y Alemania.

La resolución fue tomada en el medio de una violentísima guerra civil, comenzada en febrero a raíz de las manifestaciones en contra del dictador Muammar Gadafi: en ella se enfrentan las tropas fieles al régimen y los rebeldes reunidos en el “Consejo Nacional Libio”, agrupación que cuenta entre sus filas también algunos ex generales y miembros del gabinete del mismo tirano. El propósito explicito de la resolución es defender las poblaciones civiles, atacadas por la violencia de las tropas de Gadafi, y apoyar a las “demandas legítimas del pueblo libio” representadas por los rebeldes.

El sábado 19, Francia, Estados Unidos e Inglaterra dieron inicio a la operación “Odisea del amanecer”, empezando a bombardear Libia desde el cielo con aviones Typhoon, Tornado y misiles Tomahawk. Esta operación de guerra recibe además el apoyo directo de varios países como España, Italia, Canadá y Qatar.

Hasta aquí lo visible. Pero mirando con un poco más de profundidad histórica, este cuadro tan limpio y perfecto estalla en mil pedazos. Varias preguntas que la “coalición de los voluntarios” no ha contestado, siembran el germen de la duda y de la crítica:

¿Cómo puede ser que ahora Gadafi sea el enemigo, el mal absoluto, si hasta ayer era nuestro amigo y colega en ricos negocios? ¿Cuántas víctimas civiles están provocando los bombardeos de Tomahawk y Tornados? ¿Por qué Brasil, Rusia, India, China, las potencias mundiales del futuro, no apoyaron la resolución o hasta criticaron abiertamente los bombardeos? ¿Quiénes componen la oposición al “Consejo Nacional Libio” que con tanta fuerza apoyamos? ¿Por qué no se asume la misma firmeza en contra de Yemen, cuyo gobierno está reprimiendo las manifestaciones en su contra?

Otras guerras se asoman siniestramente a la memoria: Iraq 1991, Serbia 1999, Afganistán 2001, Iraq 2003. En todos casos un mismo esquema: un gran aliado que se vuelve de repente enemigo (Saddam Hussein, Slobodan Milosevic, los Talibanes); bombardeos que se dicen en nombre de la libertad y democracia; bombardeos que se pretenden “inteligentes”, es decir, sin riesgo para la población civil.

Una convicción emerge: nos encontramos frente a potencias imperiales que utilizan la fuerza y la disfrazan de derecho, para imponer sus intereses económicos.

No importan el dictador de turno ni la democracia: lo que sí importa es el control estratégico de un territorio y de sus recursos energéticos; petróleo y gas en el caso de Libia. Por eso se bombardea. En Libia eso se da en un momento en que el desastre nuclear japonés acelera la emergencia energética y nuevos movimientos sociales en Túnez y Egipto ponen en peligro los delicados equilibrios geopolíticos del área.

Los Typhoon y los Tornados occidentales no llevan la democracia. Pero sembrando muerte y odios, aplastan la complejidad de los procesos sociales. Bombardean e, imponiendo autoritariamente un orden, sofocan legítimas demandas, aspiraciones, proyectos. Disparan y hacen pedazos la confrontación y el conflicto entre intereses sociales distintos, que es la sal de la democracia. De esta forma, hacen pedazos la política y toda posibilidad de una alternativa. En Libia, en Iraq, en Afganistán, en los Balcanes.

Estamos hablando de países lejanos. Pero si lo pensamos bien, estamos hablando de Chile. Volvamos al comienzo: Barack Obama, junto con sus aliados, bombardea Libia. Barack Obama dice que Chile es modelo para el mundo. ¿Cuál es la lógica que une las dos imágenes? Más precisamente: ¿De qué modelo está hablando?

Tomando el lenguaje militar, en Chile las políticas neoliberales han bombardeado las aspiraciones y los proyectos de construcción de una sociedad justa y democrática. La guerra se ha llamado dictadura y sus misiles se llamaron “Plan Laboral”, “Código del Trabajo”, “Negociación colectiva restricta en la empresa”, “Restricción del derecho a huelga”, armas que hasta hoy siguen “matando” y “cosechando victimas”.

¿Cuál es, por ejemplo, el nivel democrático de una sociedad que hoy cuenta un 13% de sindicalizados, una cobertura de la negociación colectiva que apenas alcanza el 10% y organizaciones sindicales cuyo tamaño promedio solo bordea los 80 socios? ¿Cuál es el la calidad de una democracia que permite, hoy, el reemplazo de trabajadores en huelga.

Los misiles neoliberales encerraron los sindicatos en la empresa, limitando autoritariamente su posibilidad de organizarse más allá de ella e incidir sobre los equilibrios de poder y riqueza de Chile. Transformaron la negociación colectiva en una práctica para burócratas, reduciendo el conflicto social a un problema de plazos y papeles a rellenar. Quitaron sentido a la huelga, el único instrumento eficaz que los trabajadores tienen para presionar y negociar con los empresarios.

Los efectos de esta guerra de largo periodo están bajo la vista de todos, y se traducen en bajos salarios y desigualdad de ingresos: según datos elaborados a partir de la encuesta Casen 2009, el 40% de los trabajadores chilenos recibe un ingreso por su ocupación principal menor a $200.000 y un 60% menor a $300.000. Al mismo tiempo, considerando el ingreso autónomo por cápita de los hogares, la diferencia entre hogares del primer veintil (el 5% de los hogares más pobres) y del veintil más rico llega a ser de más de800 veces.

Bajo un ataque incesante, Chile ha sido convertido en un recinto en el cual los intereses económicos pueden moverse libremente, canibalizando personas, recursos naturales, derechos. Aplastando los sindicatos y la negociación colectiva, las bombas neoliberales han reducido a los trabajadores a meros “recursos humanos”, objetos a disposición de la mera liberalidad de la empresa, rehenes del supremo poder empresarial, como trágicamente ha mostrado el reportaje de TVN sobre los trabajadores de Santa Isabel.

Existe entonces una misma lógica entre los bombardeos occidentales en Libia y el modelo social de marco neoliberal que han impuesto en Chile y en el mundo. Oponerse significa plantear una renovada centralidad de aquellos intereses sociales capaces de vincular el mercado y sus espíritus salvajes. Significa proponer un profundo cambio en los mecanismos de toma de decisiones,  para reencontrar el sentido más profundo del hacer política y de la justicia social. En Chile, en Latinoamérica, en el mundo unamos cerebros y esfuerzos: si estamos unidos el camino va a ser más rápido y liviano.

* Patrizio Tonelli, Investigador de la Fundación SOL

http://www.fundacionsol.cl

———-

Foto: erreboluzio / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

25 de marzo

Patricio: Porque la libertad de gana , ahora esos pueblos esta demandandola, mostrando que estan dispuestos a morir por ella, ahora la conoce ¿ Donde ? , por los medios globales como internet, no se le puede dar algo a alguien que no lo valora , eso demuestra que ahora esos pueblos estan maduros para la democracia, recuerda que la democracia requiere un tipo de persona especifico, no cualquiera califica, basicamente un pueblo educado. En cuanto a los aliados que cambian a enemigos , en politica las realidades son cabiantes y se opta por el mal menor, es preferible un dictador conocido y con el que se puede negociar a un grupo de fanaticos antioccidentales. La democracia no se evalua tan solo con los parametros que mensionas, se refiere al sistema de gobierno mas que a la manera que los trabajadores defienden sus intereses, en todo caso es mucho mejor este sistema a ese otro de un solo partido en que el poder se traspasa “democraticamente” , del hermano mayor al menor….. La unica manera de derrotar la pobreza es la educacion, una persona capacitada es una persona mas productiva y por lo mismo su sueldo tiende a mejorar.

28 de marzo

Estimado Sergio, pones muchas cuestiones. Por ahora me referiré a una en particular. En mi opinión un pueblo “educado” es un colectivo de “ciudadanos”, conscientes de tener derechos, civiles, politicos y sociales, y conscientes de la necesidad inviable de exigirlos para construir una sociedad democratica en su forma y en su sustancia. Los caminos que permiten a ese pueblo educado tener voz y reclamar esos derechos, y participar de esa forma en la toma de las decisiones públicas, son multiples: los sindicatos, fuertes, autónomos y democraticos, son la instancia primaria finalizada a reequilibrar ese especifico desequilibrio de fondo, que caracteriza a nuestras sociedades capitalisticas, entre capitalista y trabajador. Interviniendo en ese punto permiten poner en cuestión el hecho de que la economia, la sociedad, y la política deban seguir solamente el interés de una parte, pequeña, de la sociedad: el lucro de los empresarios. Por eso, creo que sean el indicador más genuino y concreto del nivel de democracia de una colectividad: permiten la redistribución de la riqueza producida y del poder de decidir las directrices de fondo de una sociedad. Las democracias que Chile mira con tanta admiración, Alemania, Suecia, Dinamarca, etc. tienen negociaciónes colectivas por rama productiva y derecho a huelga. ¿Será un caso?

26 de marzo

Buen análisis y comparación. Mientras en Libia hoy se libra una guerra decidida por la “policía” del mundo, justamente la que tiene poder de veto y permanencia asegurada en el Consejo de Seguridad ONU, cientos o miles de civilesw inocentes morirán y millones serán desplazados, creando otro caos humanitario y vecinal.

Por su parte en Chile, la guerra sucia es contra la organización de trabajadores, que ya siendo escasa y “bombardeada” por las políticas restrictivas contra los sindicatos y el real poder de la huelga, deja a toda una población mayoritaria sumergida en el desaliento, la miseria salarial, la impotencia ante un empleador abusivo, y desinsentivando la creencia en lo Colectivo, como una vía real al cambio social.

Tus cifras son decidoras (sueldos de la mayoría bajo 300 y 200 mil pesos) hacen que millones de chilenos vivan para endeudarse ante bancos y tarjteas, de las que son dueños justamente los mismos que presiden grandes holdings empresariales que asfixian a una gran mayoría.

El tema es ¿qué hacer? ¿cómo convencer a las masas de la creencia en lo colectivo y vencer el miedo, sobre todo a perder el empleo, ya precario?

Romeo

17 de julio

Es evidente que feourn los duendecillos. A med me robaron unas bambas y luego, los muy malvados, las colgaron en un cable al lado de una pista de skate atadas por los cordones.De ahed que haya tantas bambas colgando, de los pobres e inocentes (y descalzos) estudiantes universitarios.a1^o^ por suerte ese deda llevaba mis calcetines favoritos!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Banco Mundial (WB), entidad monetaria que junto a organismos como el Banco de Desarrollo Interamericano (BID) o el Fondo Monetario Internacional (FMI) constituían las “iglesias” de este culto global ...
+VER MÁS
#Política

La dictadura de los números y su falsa profecía

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

La Iglesia Católica carece de líderes de peso, no han sido capaces de encauzar la voz del pueblo, y se han cerrado a dialogar respecto a las agendas valóricas, provocando una desafección de las nuevas g ...
+VER MÁS
#Sociedad

Papa, amigo. ¿El pueblo está contigo?

El resultado de las negociaciones no será un simple acuerdo administrativo como algunos han planteado, sino que dará indicios de cómo se configurarían las relaciones de partidos y bloques en el Congreso ...
+VER MÁS
#Política

Episodio Zaldívar: la señal de alerta para la centro-izquierda

Popular

Los establecimientos educativos existen para entregar herramientas que le permitan a los estudiantes poder desarrollarse en el mundo que les tocó vivir para poder mejorar sus oportunidades de tener la mejo ...
+VER MÁS
#Educación

Celulares en colegios y el sillón de Don Otto

Para tener una mirada comprensiva del establecimiento del modelo neoliberal de nuestro país, tenemos que remontarnos a una época previa a las guerras mundiales
+VER MÁS
#Política

Hijos del Capitalismo ¿Por qué somos así?

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

La ciudad debe ser planificada según un flujo circular al igual que la naturaleza: tomar, hacer, usar, retomar, rehacer, reponer.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Por una ciudad inteligente con ciudadanos inteligentes