#Política

G-90: en torno al concepto de élite

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No se supone que un ensayista parta hablando de sí mismo y por lo mismo no sé si sea prudente publicar esta columna con mi nombre, pero por ahora me da lo mismo, porque es un desahogo necesario. Acabo de leer la excelente columna de Mirko Macari …El Lloriqueo de la Élite y debo decir que me interpreta. Sin embargo, el concepto de élite allí manejado, que si bien coincide con lo que la mayoría de los teóricos –Pareto, Mosca, Michels– entiende como tal, traiciona, en mi humilde opinión una parte de la también humilde definición de la RAE que dice que la élite es una “minoría selecta o rectora”. El problema no está en la segunda parte “rectora”, sino en la primera, “selecta”, que a su vez el mismo pedestre diccionario define como: “que es o se reputa como mejor entre las cosas de su especie”.


Cque el trabajo que había que hacer, no era el que hice. L búsqueda de la excelencia debió haber cedido lugar a la búsqueda de contactos y buenas militancias, el intento de ser consecuente debió haber cedido al levantamiento de maletines de notables y el arrimarse a buen árbol siendo obediente.

No veo que nuestra élite esté compuesta por los mejores, especialmente en el grupo llamado G-90, que es por edad y, solo por edad, a la generación a la que pertenezco. Digo solo por edad, dado que nadie está más lejos que yo de las élites rectoras. Escasean en estas élites los logros académicos o intelectuales, son como dijo Edison Ortiz, jaleros del poder, “…chicos disciplinados que escuchan y obedecen sin preguntar ni hacer objeciones. Casi todos formados en universidades de segunda, que jamás han escrito un paper ni se hicieron conocidos por defender alguna tesis política.”

Yo no soy esa clase de persona y por eso supongo que estoy completamente excluido de esta “élite”. Las características de esta exclusión son abrumadoras: a uno lo invitan a escribir en un medio, pero no le ofrecen ni un peso y uno debiera conformarse con la tribuna; los libros que uno escribe se publican –si se publican– en editoriales “under” y ni hablar de tener una portada en la revista Cosas o Capital. Cuando uno postula a cargos públicos o privados queda misteriosamente fuera, mientras los mismos son ocupados por gente con simples licenciaturas, allí donde uno tiene un posgrado en una universidad extranjera decente. No, no haré denuncias concretas: no tengo la energía ni los recursos para ganarme nuevos enemigos.

La oferta para nosotros siempre está por debajo de las quinientas lucas, para decirlo en buen chileno, y uno debe darse con una piedra en el pecho porque le arrojaron una migaja que no alcanza para mantener ni educar a una familia. Sí, es cierto que ganamos más que la mitad del país, pero ello solo habla muy mal del país más desigual de la OCDE, ese barrio alto de los países en el que Chile, más que el nuevo rico, es el fantoche que se endeudó para arrendar una casita. Se espera que uno se autogestione, que se transforme en “gestor cultural” como la mayoría de los intelectuales de Chile, quienes a su migaja suman otras tantas y con ello juntan medio pan; mientras, la élite rectora, la G-90 de la que hablaba Edison Ortiz, hace pasadas millonarias sin mayores consecuencias.

Viendo este panorama, creo que el trabajo que había que hacer no era el trabajo que hice, sino que la búsqueda de la excelencia debió haber cedido lugar a la búsqueda de contactos y buenas militancias, el intento de ser consecuente debió haber cedido al levantamiento de maletines de notables y el arrimarse a buen árbol siendo obediente. En fin, mientras se haya aprendido la lección, ya da lo mismo.

“A otros enseñaron secretos que a ti no” cantaba Jorge González en su momento. Ahora por sabemos cuáles eran esos secretos y en qué consiste en Chile la minoría “selecta y rectora”: no, no voy a decir los nombres que ya están en todos los diarios. Sí voy a decir que más valía copiar y pegar que devanarse los sesos tratando de ser creativo, que valía más la universidad de los tres chanchitos que la Universidad de Chile o que cualquiera otra decente. Ahora sabemos con claridad que cuando esas élites nos vuelvan a llamar para proyectos país, ya no acudiremos, no gratis.

TAGS: elite política G-90

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de febrero

En resumen, el G90 es una muestra mas del engaño de la izquierda al pueblo.
Porque el gran argumento para cambiar las cosas es luchar contra el poder, las elites; pero, finalmente, lo que buscan por abajo es crear OTRA elite, en la que están ellos obviamente….y la cual se enriquece y consolida.
Así se vio en todas las revoluciones de izquierda. Cuando, en medio de esas revoluciones, afloraron los anarquistas, quienes eran efectivamente anti-elite, fueron silenciados y finalmente eliminados por las nuevas elites. Porque, en definitiva, no se ha encontrado un sistema de gobierno en que todos manden. Por eso, nuevamente, es un engaño con el que la izquierda siembre se vende, acabar con las élites dominantes, pero finalmente SIEMPRE traiciona ese concepto poniendo su propia clase dirigente.

Humor Político; el arma de doble filo - El Quinto Poder

24 de febrero

[…] hacer cambiar el comportamiento de nuestras “élites” o un cambio definitivo de élite –con todos los problemas que trae consigo el concepto de élite– y provocar una mayor probidad pública, que debiera conducir a la integración nacional. Lo […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos