#Política

Francisco Vidal tiene razón

17 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Francisco Vidal tiene razón. Aunque a algunos (y algunas) no les guste el debate, aunque haya quienes creen que Andrés Velasco es un intocable, aunque algunos sientan que hablar de él es atacar a la ex Presidenta. Como estas tres premisas son incorrectas, Vidal tiene razón.

Comparto plenamente el argumento de Vidal respecto de la tecnocracia. Escribí un artículo en estas mismas "páginas" (no sé si son páginas, pero lo escribí aquí), titulado El Caballo de Troya de Expansiva, en el cual desarrollaba el mismo argumento. No lo voy a repetir para no latear a nadie. Es un debate válido y la postura que entiende que la tecnocracia que carece de un espacio de referencia política le hizo un daño enorme a la Concertación es una postura que puede ser debatida y rebatida, pero no tiene sentido pretender sepultarla. Por ello, me han sorprendido las reacciones que generaron las declaraciones de Francisco Vidal, especialmente en el contexto de una reunión de ex ministros que, a fuerza de inútil, tiene un pelito de ridiculez.

La reacción del propio Velasco, en su gesto y sus declaraciones, son de aquellas que hablan más de quién las emite que del destinatario. Sin comentarios.

Sin embargo, la reacción del resto de los integrantes de tan dilecta mesa, de aislar a Vidal y de criticar la inoportunidad de sus palabras no deja de sorprender. Y perdonen que hable a partir de lo que vi en la prensa, pero yo no estaba allí.

Creo que en la defensa cerrada de Velasco que hacen los (y las) que corrieron a sentarse junto a él en tan fraternal espacio, se apoya, consciente e inconscientemente, en tres premisas erradas.

La primera es que no se puede debatir respecto de lo que hicimos mal, que sólo cabe "defender la obra" y que cualquier opinión crítica es una fisura y no un aporte. Error; el debate es necesario y debe ser crudo y abierto. Quizás no se han dado cuenta que perdimos la elección y que eso no sólo nos restó poder político, sino que contrario sensu, nos abrió una libertad importante para debatir, repensar y reconstruir. En el Estado, las palabras pesan (que lo diga Otero), pero fuera de él, las palabras deben ir acompañadas del aire fresco de la libertad. Lo otro es pacatería política.

Caen en una beatería similar quienes, como Laura Albornoz, dicen que "la ropa sucia se lava en casa", porque la pregunta siguiente es ¿cuál es la casa?, ¿cuál es el espacio válido para criticar, para opinar?. No creo que la "casa" de la Concertación sea una reunión de ex ministros. Ni siquiera que la Concertación seamos sólo los que fuimos funcionarios de sus gobiernos. La Concertación debe estar abierta a su militancia y a su electorado. Lo otro es decretar que algunos son sacerdotes y los otros somos meros fieles. Y la Concertación es un movimiento político, no una feligresía.

La segunda premisa equivocada es que Velasco -y lo que representa, para ser justos con el personaje, a quién no tengo el gusto de conocer- es un ser intocable. Todas las autoridades están sujetas al escrutinio público y militantes como Francisco Vidal, que mal que mal han demostrado un enorme compromiso con la Concertación, tienen todo el derecho a criticarlo. Si todos quienes trabajamos en el Gobierno alguna vez resentimos el excesivo poder que Hacienda tenía sobre las políticas sectoriales y que Velasco acrecentó. Si en el ámbito laboral, Velasco y sus asesores una y otra vez trabajaron en función de minimizar o ralentizar los avances que en beneficio de los trabajadores se iban alcanzando. Si Velasco y Poniachik fueron quienes le pegaron un balazo desde el directorio de CODELCO a la ley de subcontratación. ¿O es que esas cosas no se pueden decir? Si es así que me avisen, para quedarme callado.

La tercera premisa, ridícula hasta el hartazgo, es entender que criticar a Velasco es criticar a Bachelet. ¿Por qué criticar a Vidal, Perez Yoma, Andrade o cualquier otro ex ministro es criticarlo en sí mismo, pero criticar a Velasco es criticar a Bachelet? Salvo que entendamos que el respeto que tenemos por la ex Presidenta tenga que extenderse a una corte indefinida de gente con largos vestidos, abanicos, pelucas y el sutil murmullo de un vals, yo entiendo que en la Concertación somos todos (y todas) iguales y somos sujeto de crítica y de debate. Suficientes problemas tenemos como coalición republicana, para incorporar en ella las peores prácticas de la monarquía

Vidal es Profesor de Historia, está un poco gordo y se está quedando pelado. Quizás esas tres características que me identifican con él, me hacen defenderlo más de la cuenta. Pero el punto es que, si somos sinceros y nos hacemos cargo de los que fueron nuestras opiniones de pasillo durante los años en que usábamos ternos grises, tenemos que asumir con hidalguía que, esta vez, Vidal tiene razón. 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de junio

Muy cierta la reflexión. Lo que señala Albornoz es exactamente el problema que tuvo la Concertacion: entenderse como una casa hermética donde solo algunos deciden y opinan, y muy pocos critican. Independiente de las opiniones de Vidal (las q comparto en su gran mayoría), lo que hubo aquí es el “inicio” de un ejercicio necesario, y que algunos lo entiendan como falta de compromiso, o deslealtad, es el paso en falso mas grave que se puede dar. Si se sigue así, empecemos a pensar en el 2022 mejor.

09 de junio

Tal vez todo lo que dijo Vidal acerca de la tecnocracia y la política extremadamente libremercadista de Velasco son ciertas, sin embargo debemos tener en cuenta que, a pesar de que Velasco no haya sido el mejor aliado de la presidenta en materia de protección social, si lo fue en materia de desarrollo económico, lo que hoy en día nos permite jactarnos de que somos parte de la OCDE, etc.

Y en segundo lugar, durante la campaña yo defendí a Frei a muerte, a pesar de que no estaba convencido de ello, de que en mi interior yo sabía que él no sería un líder como Lagos o Bachelet, de que era un mal candidato y de que todas las criticas que yo debatía tenían mucho de ciertas, sin embargo lo defendí, porque desde mi punto de vista, el representaba el menor (y entiéndase por muy menor) de los males. Lo que siento por Velasco hoy día es muy similar, hoy día donde la concertación busca recuperar el poder pero no tiene ningún personaje capaz de hacerlo. Recordemos que Velasco representa la responsabilidad de la concertación, fue el ministro mejor evaluado y por ende el más popular, y hoy en día, cuando la concertación carece de líderes, el es una buena carta.

john dayson perez

27 de junio

no es bueno defender a alguien equivocadosino hacerle presente su error y que recapacite. y como candidato menos. frei era el mal menor pero velasco no es opcioncomo para defenderlo.

cindy-iriarte

09 de junio

De acuerdo con el fondo de lo planteado por Felipe, el problema es que los colegas de Vidal dicen que nunca planteó estos temas, ni en las reuniones, ni en privado…

10 de junio

Lo importante querido René, es desarrollar el debate de fondo con las elites transversales que naturalmente se forman en nuestra coalición y ver de qué nos relacionamos con ellas. Con un ojo puesto en la autonomización de la tecnocracia y con el otro puesto en unos partidos cuya debilidad, corrupción y chapucería muchas veces dejó el espacio vacío. Én lo que queramos construir hacia adelante, debemos considerar este tema.

saludos

09 de junio

Más allá de quién tiene o no tiene razón, en estas prácticas volvemos a repetir nuestra “patología chilensis”. Esa suerte de trauma histórico transfornado en dramatización escolar. Esa hipocrecía llevada al extremo de confundir los momentos que hay que hablar con la pasión necesaria que ameritan los hechos, de sacarnos las máscaras aunque se vuelvan a poner. Son los miedos de salirse de madre. Es como si el mundo se terminara ahí. Basta, cuándo aprenderemos a decir las cosas con la fuerza que tienen las cosas, esta gente no pertenece a Cancillería. Supuestamente querrán representar al pais en esta nueva agenda política, entonces que se agarren de una vez por todas, que sangren un poco en beneficio de una realidad un poco menos mojigata. El país necesita los verdaderos cambios y ello implica dolor. Los partidos de la Concertación parecieran que aún no lo entienden, siguen de espalda a la realidad, siguen perdiendo las próximas elecciones

09 de junio

¿Y ahora Velasco tiene la culpa? Bien, pero bieeeeeeeeen miope el argumento. No hay que ser cientista político para saber que la Concertación empezó a periclitar antes de que llegara Velasco. La sobredosis de tecnocracia puede que sea una de las razones del fin de sus gobiernos. Resulta curioso, además, que el mini Estado de Bienestar que cobró protagonismo con Bachelet, no se cuestione en lo mínimo, siendo que el “malvado” Velasco y sus hordas tecnócratas tuvieron un destacado papel en su gestión.
Vidal respira por la herida y quedó place con su crítica que ya poco importa.

10 de junio

Lo importante de la crítica sabre el pasado no es intervenir el pasado. Ello ya no se puede. Lo importante es sacar conclusiones al futuro y a lo que queremos hacer, y este es un debate en el cual nadie queda place sino que debe irse abriendo, con respeto y sin disolver lo común, pero con la claridad y fuerza en las ideas que reclama Carlos Vila más arriba. Creo yo…

09 de junio

Concuerdo plenamente con la crítica de Vidal, pero no con su momento. Siendo ministro pudo hablar más claro, o bien dar su parecer de manera pública, salvo que Bachelet se cuadrara incondicionalmente con Velasco, lo cual no sería sino la rendición final del arte de la política ante la supuesta neutralidad de los criterios técnicos. La técnica, ya lo decía Heidegger, es en sí una ideología, y cuando está acompañada de la soberbia de la “ciencia económica”, pues deja el camino abierto al autoritarismo. El sentimiento de superioridad de muchos técnicos concertacionistas es impresionante, siendo que muchos ya han mostrado su real compromiso con los valores concertacionistas ofreciendo sus servicios al gobierno de turno. Justamente el técnico se caracteriza por sentirse más allá del bien y de mal. Su saber es objeto de demanda, sin mirar de donde viene ésta. La Concertación cuidó tanto a sus tecnócratas y ellos, como Rodríguez Grossi no dudaron en “prestar sus servicios” a la nueva coalición gobernante. Corolario: la culpa no es del chancho sino de quien le da el afrecho… y no alimentes cuervos que te comerán los ojos.

10 de junio

La pertinencia o no de tomar partido entre uno u otro de los personajes aludidos por Felipe es justamente lo no quiso plasmar el autor con su “entrada”. La reflexión se refiere a cómo se gobernó y cómo se resolvió la política. Ciertamente que el camino para el futuro no es el que propone LauraElvira, el que comienza con todos contra Tironi (la nana) , luego con Vidal, y luego no sé si habrá otro, porque al parecer, no hay análisis posible dentro de “la casa” y si seguimos sin “lavar la ropa” el hedor no lo quitará nada! . Propongo hacer el ejercicio de ser coherentes con nuestras convicciones, las que nos sumaron tras un proyecto que, por lealtades mal entendidas, quedó truncado. Retomar ese camino fraterno sin mirar a nadie por el hombro porque todos suman.

11 de junio

Ossandon tiene razón, Vidal tiene razón, pero compartiendo las tres permisas planteadas por el autor, no estamos sino estableciendo las condiciones básicas para desplegar el discursivamente tan ansiado (como postergado) debate.

El problema es si estamos en condiciones de asumir que, -más allá de la historia común o de la circunstancia de encontrarnos en la oposición a un gobierno que nos hace fácil la tarea de ejercer ese rol a punta de sus desaciertos o sandeces – probablemente no tengamos los suficientes puntos de encuentro como para justificar la persistencia de la coalición.

Lo pongo de otra manera, fui y soy un furibundo carrerista, fui y soy balmacedista, fui y soy allendista, fui y soy concertacionista en los ochenta, noventa y dos mil…pero ¿puedo hacer política en base a esas definiciones, de cara al 2014, 2018, 2022, etc… yo creo que no.

La búsqueda de la identidad común supone el riesgo de descubrir, como lo hacen los matrimonios una vez que el nido se ha vaciado que, ya hicimos la pega y más allá del afecto, la historia, la costumbre y/o las obligaciones financieras, ya nada les une.

Una cosa es la amplitud que dio riqueza a la coalición y otra es la dispersión que inmoviliza, que obliga a eternas soluciones de compromiso, que construye una identidad colectiva sobre la base de la negación de las identidades particulares que coexisten en ella ( sin que la enumeración sea taxativa la humanista cristiana, la socialdemócrata, la liberal, la demo-tecnocrática y un largo etc.)

Yo creo que el precio a pagar es alto, más considerando que en las mentes de algunos perdimos por poco, y si nos mantenemos juntos podemos revertir esto el 2014, por lo tanto mi caro amigo, debate, lo que se dice debate, no creo que haya, al menos entre la casta de los decisores.

11 de junio

Una vez más, querido amigo, va a depender de nosotros que ese debate nazca. De los que no nos importa si volvemos o no a gobernar sino que queremos preguntarnos cuál es el sentido de volver a gobernar. De los que creemos que este será un período para juntar experiencias, acumular libertad de pensamiento, construir nuevas ideas y comentarlas con quien quiera comentarnos las suyas. No es de la Concertación que nos hemos de preocupar, sino que de nuestra propia vocación política, intelectual, crítica y propositiva. Un conjunto de islas que se tornarán archipiélago, sin esperar mucho de nuestra dirigencia, pero sin desentendernos de nuestra cuota de responsabilidad. Salir del gobierno debe ser también salir del letargo. Tú, hermano de tantas peleas, que sabes lo que es construir comunidades humanas y trabajar en perspectivas distintas sabes que del socialismo de la burocracia, sabes que debemos volver al socialismo de la fraternidad, la tolerancia, el amor. Y para eso no hay que pedirle permiso a nadie, sólo hay que escarbar en el corazón propio y abrir los ojos, los oídos y el alma a la nueva realidad. Que este sea un período de libertad y de creación. Esa es nuestra tarea. Con una historia común y la vocación por el pasado que me legaste, creo que el 2014 es sólo un dato. Los verdaderos desafíos son de más largo aliento. La discusión no es si perdimos por poco, la realidad es que la Concertación se acabó como ciclo histórico y sólo queda un enorme papel blanco para escribir o dibujar.

Finalmente, me disculparás, pero hay una cosa que no puedo dejar pasar sin traicionar nuestra historia común: tu afición por el señorito de familia atildada no se inscribe en las posiciones correctas; ya te lo he dicho hermano chaja, prefiero la cercanía con el gordito colorín de patillas. Un abrazo fraterno.

13 de junio

Muchos políticos y comentaristas en este país se han vuelto colijuntos y parecen sugerir que etá mal decir y decirse las cosas por su nombre. Llaman a cuidar el “capital político”. Y uno se pregunta cuál sería, porque no se valoró y los chilenos terminaron votando por Piñera.
Y es claro que si la Concertación hoy no convence, no es por culpa del electorado.
A muchos nos pasa, entre quienes hemos apoyado y trabajado 20 años por la Concertación, que nos sentimos atrapados por aquello de las lealtades y no nos atrevemos a decir lo que pensamos, para no dañar la imagen de este o aquel. No hay nada que blindar…lo bueno que se hizo, que no es poco, era parte de la pega que nos comprometimos a realizar. Chile no nos tiene que agreceder ni aplaudir.
Ahora necesitamos tiempo para reflexionar, creatividad para proponer nuevos derroteros y libertad para debatir y buscar nuevas formas de participación.

14 de junio

Estimado Felipe

Concuerdo con que nada nos prohibe debatir y sobre todo comprender lo que sucedió para decidir qué cambiamos y qué no. Ahora, respecto al dicho de que la ropa sucia se lava en casa, siempre se les ovida citarlo completo:

“La ropa sucia se lava en casa y la del rey en la plaza”. Es parte de una actitud prepotente el pretender que lo importante no se discute en público o que solo los “entendidos” pueden hacerlo.

Saludos

14 de junio

Todo se puede discutir sobretodo el modelo de país que queremos. Lo que no parece razonable es tirar por los diarios el contenido de conversaciones y discuciones dentro del gabinete; es lo mismo que lo hacen los medios con la farándula cuando algún “personaje” hace pública su vida privada. Me parece que no corresponde, lo quen no implica que sí es necesario hacer las discuciones de manera participativa. Pero esta intervención de Vidal me pareció más una tontera farandulera que una discusión seria.

15 de junio

Tal vez esa carencia que tenemos en torno a la contención del dolor, la pena y la rabia; esa sensación de percibir que antes de hablar debes filtrar una y otra vez la palabra, para “evitar episodios” que se circunscriben dentro de lo “políticamente correcto”. Tal vez ese cúmulo de situaciones, más otros que deben rondar, y que probablemente no son parte de la naturaleza de algunos, nos impiden deternos y observar que la tentación de responsabilizar al sistema es seductor, pero la falta de espacios para dedicarnos a comprendernos resulta perturbador cuando se trata de descubrir y asumir lo que somos. Personas en constante construcción.
Más allá de lo que se dijo, dónde, por qué canal, a veces deberíamos preguntarnos si aquello le servirá a ese alguien para crecer. Transformado en su propia escencia, en su propia causa.

25 de marzo

Es efectivo lo que afirmas , pero eso no quita que planteemos puntos de vista con fundamento , no creo que a Velasco le moleste discutir o revisar su quehacer en el Ministerio de Hacienda, el es Profesor , lo molesto es el discurso panfletario de señalar entre lineas “tu fuiste la causa de la derrota”.Esa actitud es a todas luces y a lo menos desleal El como profesor debiera saber que esta sujeto al escrutinio publico o evaluaciones de su desempeño como figura publica, pero debatir indicando con el dedo “ahi esta el culpable” Aprendamos de los japoneses “no busquemos al culpable, busquemos la solucion.-

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena