#Política

Ética y probidad al servicio de la sociedad

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La semana recién pasada dos diputados miembros de partidos de centro izquierda (PPDDC), uno independiente y otro de extrema derecha (UDI), renunciaron a sus partidos políticos, por no sentirse representados. Los parlamentarios tenían como denominador común en sus salidas, que no estaban de acuerdo con el clientelismo y que la anhelada renovación y transparencia por lo que ellos abogaban, no es más que nada una falacia.


La insatisfacción de cómo se proyectan las demandas ciudadanas en las resoluciones gubernamentales, sumado a la falta de líderes éticos, se ha confabulado en contra de las expectativas de la ciudadanía, que sabe que las soluciones serán a medias y contaminadas por los intereses de los grupos económicos

Necesitamos en todos los estamentos un reacondicionamiento de los objetivos y de los discursos políticos y sociales sobre los cuales nos sustentamos como sociedad; sobre todo si nuestra democracia depende de los partidos políticos. Si a eso le sumamos que un general de la República esta acusado de enriquecimiento ilícito y que muchos parlamentarios están siendo acusados de corrupción y cohecho y que la Presidenta Michelle Bachelet hace unos días entablo una demanda por difamación a una revista de carácter político. Se podría decir que estamos en un túnel donde no se vislumbra la luz y como lo ha dicho la mandataria; todo podría ser aún peor.

Es indudable que el mundo del “servidor público” en todas sus aristas, ramas y facetas estaá desbordado en la actualidad por la globalización del mundo de las comunicaciones, dejando al descubierto inconvenientes y complicaciones en las formas de como se viene haciendo y proyectando la administración pública en las últimas décadas en Chile; desarrollando en el proceso iniquidad y el desbalance del formato y desmarcándose de los objetivos sociales, poniendo en tela de juicio formas, procedimientos y objetivos con que los gobiernos han predeterminado sus programas  para lograr los supuestos objetivos.

La ética y la probidad debería ser la regidora del formato en la toma de decisiones del desarrollo, pero lamentablemente ha quedado inmersa en un trasfondo donde una gran mayoría, no ha tenido la capacidad de aplicarla en pos del sentido común. Pocos han sabido distinguirla, regida por la lógica neoliberal de ganar a como de lugar, traspapelándose en los contrafuertes de las conciencias políticas de administradores públicos y de los gobiernos en general.

La función social de la  ética sustenta la toma de decisiones, dictamina las formas, marca la racionalidad de los actos y subraya los objetivos colectivos en el servicio público. El hombre se hace a sí mismo a través de la autodeterminación que propone la ética del hacer, que trae consigo el libre albedrío y en relación directa con el prójimo y si mismo, para ser la base de lo que se es y se representa. La integridad es la función de la ética en sociedad, orientada hacia el bien común, para moldear la forma del individuo social en relación con sus pares para que actúen con probidad en forma colectiva.

En el pasado los políticos y los gobiernos fueron considerados honorables. Pero esa honorabilidad iba en estricta relación con la proyección de las acciones emprendidas y del aporte de esas decisiones a la solución de los problemas, otorgándoles respeto y dignidad y el aprecio de la ciudadanía como un todo, con un ingrediente importante de ética y probidad. En la actualidad la ética esta desentendida y mal evaluada, al no comprenderse su fundamento y se encuentra bajo sospecha del doble estándar entre la vida pública y la privada, donde el poseer es más importante que ser.

La percepción de la realidad y lo que esperamos de ella, ha evolucionado sustancialmente con el paso del tiempo. El recordado ayer, donde el apretón de manos comprendía la sabiduría ética-histórica y cultural en la proyección social del ser, se ha transformado en una implicancia natural de manipulación de la información, para sacar provecho personal, superpuesta y dejada en evidencia por el mundo de las redes sociales, cambiando la forma de cómo nos relacionamos y nos enteramos de situaciones que en el pasado quedaban en la más absoluta impunidad y en el olvido natural de la clandestinidad de la “cocina” política.

Uno de los reclamos ciudadanos más vigentes ante los gobiernos, que según mi parecer es la piedra angular de la crisis existencial de representación que vivimos en la actualidad; es la poca atención que la ciudadanía recibe en las decisiones trascendentales que toman los gobiernos, evidenciando que el cumplimiento de diligencias sociales de decisiones previamente tomadas trascienden al mundo ciudadano. Así se genera un malestar por no considerar lo que dicen representar, con acciones sin perspectiva de futuro para el mundo ciudadano, por el inmediatismo de los intereses creados de los grupos de dominación económica que manipulan al gobierno en sus mismas entrañas, creando una insatisfacción que termina destruyendo la expectativa social. Surge entonces, una ciudadanía cansada del doble discurso, desautorizando los espacios de debate, ante una institucionalidad que representar el Chile real, por no ser vinculante y representativo.

La insatisfacción de cómo se proyectan las demandas ciudadanas en las resoluciones gubernamentales, sumado a la falta de líderes confiables, éticos y probos, se ha confabulado en contra de las expectativas ciudadanas, con soluciones que serán a medias y contaminadas por los intereses de los grupos económicos en la medida de lo posible, produciendo insatisfacción y un estado de ánimo, que empoderan los antivalores de los grupos anárquicos, que lo toman como una oportunidad, impidiendo el debido proceso para lograr los cambios tan necesarios.

La ética en la función pública es vital para la sustentabilidad política y social de una sociedad que se prece y quiera proyección de futuro. En la función pública, la ética es la ciencia del buen hacer al servicio de la ciudadanía y como mecanismo de autocontrol ante las arbitrariedades del poder en la toma de decisiones. El mantenimiento de la confianza en la forma de hacer desarrollo, transforma la ética y la probidad en la expresión máxima para mejorar la gobernabilidad y la eficiencia objetiva en la gestión de los asuntos públicos.

TAGS: #CrisisPolítica crisis de confianza Etica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

05 de junio

No, no hay posibilidad de mejorar, todos quieren dinero, money, más y más, todos nosotros, no sólo ellos, todos vagamos día a día por estas selvas modernas detrás de lo único que nos interesa, dinero, las otras dimensiones humanas se perdieron en nuestro pasado, es triste pero es así, ni el más iracundo y obstinado de los anticapitalista esta libre del poder del dinero, estamos todos enfermos y la medicina para estos males no existe.

06 de junio

Si no existe, se inventa. Si todos quieren mas dinero hay que utilizar una herramienta de decision colectiva que nos permita hacer mas dinero para colocarlo donde se preciso y dé resultados preciosos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?