#Política

¿Está el PC adportas de un salto cualitativo?

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El nuevo periodo político coloca al PC frente a la oportunidad histórica real de integrarse a un proyecto progresista de largo plazo junto a las otras fuerzas de centro y de izquierda. Formar parte de una nueva mayoría. Hacer política desde el Estado y el Gobierno asumiendo las responsabilidades y los costos que ello representa. No hay espacio para dudas existenciales ni piruetas tácticas para estar con un pie adentro y otro afuera. ¿Será capaz el PC de dar el salto cualitativo?

Desde el retorno de la democracia los buenos resultados electorales han sido esquivos para los comunistas. En las 5 elecciones presidenciales pasadas, fueron los protagonistas fundamentales de pactos minoritarios cuyos candidatos no superaron el 6 %. Cuando la abanderada fue la propia Gladys Marin, lograron solo un 3.19 %.

Sus aspirantes al Parlamento han recibido también una adhesión marginal por parte del electorado, exceptuando el 2009 que logran elegir tres diputados en el marco de un acuerdo con uno de los bloques mayoritarios de la política chilena, la Concertación.

En el ámbito municipal, han mantenido la misma línea de flotación aunque han aumentado progresivamente el número de concejales por beneficiarse del remanente de votos aportados a la lista por los candidatos de otras fuerzas.

Al respecto cabe señalar que de 45 concejales electos como pacto Juntos Podemos Mas (2008) pasan a 102 concejales en las municipales del 2012, integrando una lista con el PPD y el PRSD.

En democracia el apoyo electoral obtenido muestra el arraigo de una fuerza política en la sociedad y concede poder de influencia sobre la agenda publica. El correlato inevitable es el fortalecimiento o debilitamiento de la capacidad de un partido para incidir en la política del país.

¿Cuáles son las razones que han mantenido al PC en una posición desmedrada en lo electoral y en lo político durante estos años?

Son numerosos los factores que explican esta situación. Con el derrumbe de los socialismos reales cae también el poder convocatorio de los postulados que sustentaban dichas experiencias. Se desdibujo la seducción que generaba en millones de personas los modelos de construcción de sociedades diferentes que dominaban en un tercio del territorio del planeta. 

Pero lo más determinante fueron factores nacionales objetivos y subjetivos. Destacan dos. Las formas específicas que adquiere la evolución política del país antes y después de la derrota de la dictadura. Y el peso de las concepciones teóricas y de la matriz cultural que orientaron el quehacer del PC durante todo este periodo.

Para un partido ideológico, la doctrina y las categorías de análisis desde las cuales hacen la lectura de la realidad cumplen una función importante en el momento de hacer política. Son claves, para posicionarse frente a los clivajes principales de la sociedad y construir en torno a ellos las alianzas posibles y necesarias para avanzar. Durante la transición y la post transición una suerte de purismo ideológico nubló la mirada del PC afectó su capacidad de integrarse y participar en cuestiones cruciales de la política del país. 

Entretanto las otras fuerzas progresistas hacían gobierno. La experiencia dictatorial había enseñado el valor de la democracia formal y el respeto de las diferencias. En un primer momento se concibe la lucha política en un marco de reconstrucción y de resguardo de la unidad del país. Una de las tareas era asegurar la gobernabilidad democrática y por ende reducir el riesgo de una involución.

Enseguida los gobiernos de la Concertación inician un conjunto de reformas y de implementación de políticas públicas de envergadura histórica que colocan al país en la senda del progreso económico y social. Dicho proceso tuvo como base un entendimiento entre lo público y lo privado alejado de la lógica de la polarización. El consenso prevaleció sobre el enfrentamiento. Eran los tiempos de la política de lo posible.

El PC no supo reconocerse en los avatares y las tensiones de ese tipo de política. El prisma de su lógica de clases y de irreconciabilidad de intereses le restó impulso para adaptarse a las circunstancias. Prefirió parapetarse en los contornos de su identidad partidaria y con ello facilitó las condiciones de su propio aislamiento respecto a las metas colectivas compartidas por las otras fuerzas democráticas.Terminó siendo una fuerza marginal en el espacio político- cultural del país durante casi dos décadas.

Pero el tiempo pasa inexorablemente y trae cambios. El país inicia un nuevo ciclo. Dicho ciclo no surge espontáneamente, es hijo del nivel de desarrollo y madurez alcanzado por la sociedad chilena. Su materialización es posible a partir de las realizaciones y de las omisiones de los gobiernos de la Concertación.

Una de las características relevantes del momento es la emergencia de una poderosa demanda por nuevos cambios. Su necesidad hace sentido común en la ciudadanía y en los actores políticos. Al respecto el desafío de las fuerzas progresistas consiste en saber justipreciar la profundidad y viabilidad de los cambios. El PC deberá asumir que las transformaciones requeridas no se plantean en una perspectiva rupturista, de destrucción del modelo económico vigente, como dicta su glosario doctrinal.

El país parece transitar de la política de lo posible a la política de lo necesario. Parafraseando a Lenin, han madurado las condiciones objetivas y subjetivas para iniciar un nuevo periodo. El nuevo periodo político coloca al PC frente a la oportunidad histórica real de integrarse a un proyecto progresista de largo plazo junto a las otras fuerzas de centro y de izquierda. Formar parte de una nueva mayoría. Hacer política desde el Estado y el Gobierno asumiendo las responsabilidades y los costos que ello representa. No hay espacio para dudas existenciales ni piruetas tácticas para estar con un pie adentro y otro afuera. ¿Será capaz el PC de dar el salto cualitativo?


Imagen

 

 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

01 de febrero

Efectivamente, el país vive una nueva fase de cambios, sobre todo a nivel de la superestructura, si queremos usar la nomenclatura marxista. El orden vigente es cuestionado desde varios puntos de vista, no sólo desde los tradicionales sectores de izquierda, sino desde sectores de centro, clases medias.
La ciudadanía está exigiendo cambios, sobre todo a nivel del ejercicio del poder, y la Concertación y la Alianza parecen haber quedado en el pasado en ese sentido. No se enchufan en el proceso. Por eso, creen que un 60% se debe a flojera de los ciudadanos y no a su falta de encanto y de ideas. Porque ya no basta con prometer un proyecto “progresista y de cambios” con simples eslóganes, con el único propósito –escondido- de alcanzar el poder para luego ejercerlo con las mismas lógicas partitocráticas y elitistas de siempre. La gente que ya no se cree el cuento crece día a día.
Por eso, la pregunta clave es ¿Un pie adentro y otro afuera de qué?

01 de febrero

Sorprendente análisis, dice: “en las 5 elecciones … pasadas, fueron los protagonistas fundamentales de pactos minoritarios cuyos candidatos no superaron el 6 %”.
¿Y le parece insuficiente para tener representación parlamentaria?
¿No será que le sistema binominal impidió a cualquier otra “minoría” el acceso al poder desde el gobierno, y que ahora cómo no es tan fácil volver a conseguir ese poder consideran muy conveniente esta alianza? ¿Con que objeto?. Aparentemente para mantener el estado actual de cosas que la ciudadanía, empoderada y movilizada, se niega a aceptar.
Es que acaso usted cree que no es necesario efectuar ningún cambio a este modelo social y económico abusivo con la mayoría de la gente que no volvió a elegir a la Concertación y eso lo consigue arrimando al PC con el fin de resucitar una coalición que solo quiere volver a instalarse en el poder. Lo demás son excusas.

05 de febrero

El Partido Comunista ha cumplido 100 años, surge como un partido que representa los intereses de los trabajadores y su objetivo ha sido permanentemente la lucha por el socialismo. Su lectura de la realidad se orienta por el conocimiento profundo de los problemas sociales, basado en la interpretación creativa del marxismo. La política de los comunistas siempre ha sido el sumar mayorías para generar cambios a través de una política de alianzas amplias, tanto en la lucha parlamentaria, municipal, como en los movimientos sociales y gremiales. No es una consigna, decir que el PC es el Partido más democrático de nuestra historia, nunca mezclado en asonadas golpistas o aventuras antidemocráticas. El PC fue el soporte fundamental del Gobierno Popular y la principal víctima de la represión fascista que trató infructuosamente de extermirlo. Las negociaciones de la transición pactada excluyeron vergonzosamente a los comunistas de la vida política nacional, sin embargo el PC sobrevivió y hoy sigue validando su tradicional política de alianzas. Conquista posiciones claves en el Movimiento social y sindical, y tiene la fuerza necesaria para exigir el fin del Binominal. Nunca los comunistas se han sentido marginales en la política nacional, sus luchas y métodos se adaptan a la realidad. En sus 100 años el PC es capaz de llenar el Estadio Nacional….tiene la fuerza moral, la coherencia ideológica, la influencia y adhesión popular, para ser parte plena de la vida democrática nacional. No al binominal, nueva Constitución.

brigada chacon

05 de febrero

En su analisis,le falto agregar la gran solidaridad que siempre ha tenido el PC,para con el pais,siempre ha privilegiado el bien colectivo por sobre el propio,eso les ha pasado la cuenta a la hora de contar votos,y ahora esta en la misma,luchando por lograr la unidad de toda la oposicion,para de.rrotar a la derecha,esta en busca de un programa que represente a los mov sociales y ante la justa distuntiva que ud plantea(adentro o afuera) el PC sabra estar donde siempre ha estado,del lado del pueblo,,,,pongale la firma
ograma de gobierno que represente a los mov.sono me cabe duda,que ante las distun

pancho gallardo

06 de febrero

Mezquino, soberbio, superficial.

edith saez

06 de febrero

Un análisis muy simplista, sin dar cuenta de la verdadera posición del PC en relación a los gobiernos post dictadura y que el sistema binominal no ha permitido surgir ni al PC ni ningún otro grupo minoritario. Más bien parece un artículo que solo pretende polemizar.

orlando ricardo ramirez orellana

21 de octubre

y se te olvidó analizar el binominal? pura basura electoralista, formar parte de la nueva fechoría, es “justipreciar” la política de lo posible (otra vez), y al menos lo reconoces; “no plantearse una perspectiva rupturista, de destrucción del modelo económico vigente” y no lo dicta su glosario doctrinario, hijo de puta, lo dicta la necesidad del país por una democracia plena, de derechos, no una politica continuista criminal, donde apitutados como tu,siguen chupando la sangre de un pueblo ya cansado de atropellos, pero ojo, deben tenerlo presente,recuérdalo; más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas, malparío, donde tu y tu pandilla, tendrán que pagar por sus políticas criminales, que ha condenado a millones de sus compatriotas, a un paisaje de marginación, miséria y desesperanza, ustedes son más peligroso que la derecha más fascista, por que al menos ellos van de frente, ustedes son hienas con piel de oveja, traidores hijos de puta

orlando ricardo ramirez orellana

21 de octubre

pd; en todo caso, tienes razón en algo, el pc tiene vocación para equivocarse, y se equivocó otra vez, siempre la caga cuando el pueblo más lo necesita. todos a la moneda!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno