#Política

Encapuchados versus Cristo: ¿Quién era más revolucionario?

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Corría por las redes sociales una imagen de un Cristo en medio de una turba de encapuchados. Su cara estaba hacia abajo, mientras quienes llevaban capucha le pegaban emulando a los soldados romanos de esas lateras películas de Semana santa. No se sabe si reían, ya que tenían tapadas sus bocas. Sólo se sabe que gritaban, que decían palabras al viento que no se entendían, pero por las que trataban de demostrarnos que eran rebeldes, malos, “un peligro para la sociedad”, como dicen los medios de comunicación.


Querían ser vistos. Querían que el país se enterara que estaban enojados, porque está de moda mostrar un poco de enojo

Esa fue la sensación que me quedó: querían ser peligrosos. Ser algo amenazante y oscuro para decir que no estaban jugando, que lo suyo va en serio y que, aunque no tengan muy claro lo que quieren, querían que se cumpliera ahora.

Hay muchos a los que esto les parece el resultado de una crisis moral y ética de la sociedad. Quemar a un Cristo, y sobre todo al de la Gratitud Nacional, era el acabose, el goterón que rebalsó el vaso. Sin embargo nadie reparó en que no eran personas que tuvieran una razón particular para hacer lo que hacían, simplemente lo llevaban a cabo. No había ningún sustento ni ningún plan tras las acciones de estos personajes que parecían casi caricaturas de la supuesta maldad que buscaban mostrar hacia toda cámara que se les interpusiese.

Querían ser vistos. Querían que el país se enterara que estaban enojados, porque está de moda mostrar un poco de enojo. Los otros, los que estaban marchando les parecían unos pánfilos, unos niñitos correctos, los chicos buenos del curso. Esos que tenían perspectivas de futuro, los que se preocupaban por ellos cuando tenían malas notas. Y eso a los con capucha les molesta. Les parece poco divertido, poco coherente con la manera en que han sido enseñados durante esta democracia en la que todos somos consumidores y clientes, y por lo mismo pataleamos cuando algo no nos gusta.

Eso de los discursos políticos y estructurados no es para ellos. ¿Demandas? ¿Peticiones? ¡Qué lata! , mejor disfrazar la diversión tras la máscara de la frustración, de la rabia y de querer que todo cambie. Pero, ¿quieren que todo cambie? Al parecer no. No les sería muy conveniente. Si se logran los objetivos tal vez no podrán disfrazar sus juergas de algo importante. ¿Tras qué postulado se esconderán para entrar a lugares y mostrar su anarquía de plástico? Bueno, ya se les ocurrirá algo.

Y es que aunque digan lo contrario, quienes se cubren los rostros son funcionales al relato que dicen querer cambiar. Las cosas como están les parecen bastante más entretenidas porque así pueden parecer quienes no son. ¿Y quiénes son? Simple: el producto de una democracia que despolitizó a las juventudes y las sumergió en el arte de patalear, de exigir y de demandarle al Estado  como si este fuera un gran local de comida rápida que se ha demorado con el cuarto de libra.

No proponen porque no tienen nada que proponer. No busquemos cosas donde no las hay. ¿Son responsabilidad nuestra?, claro que sí. Son resultado del silencio del que fuimos cómplices cuando nos unimos en ese autoritarismo soterrado llamado la “democracia de los acuerdos”, pero no por eso tenemos que desconocer que tras sus acciones no hay nada muy profundo. Porque sus padres crecieron en una época poco profunda.

De hecho, en esa imagen en la que agarraban a Cristo, hasta el hombre crucificado parecía más de izquierda y revolucionario que ellos.

TAGS: Encapuchados Marcha Estudiantil Protestas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de junio

Los encapuchados son simples utilitarios baratos de los convocantes a las marchas que como no tienen argumentos la única forma de hacer noticia es dejando provocar a la fuerza pública, que al reaccionar se puede figurar con algo de tipo “brutalidad policial”. Los encapuchados no tienen argumentos porque no los necesitan. Lo que ocurre es que los encapuchados existen por la falta de argumentos de los convocantes.

Saludos

Lautaro

10 de junio

Ojalá te encuentres cara a cara con estos artistas del pataleo.

Jorge GRandon Monsalves

10 de junio

“No proponen porque no tienen nada que proponer. No busquemos cosas donde no las hay. ¿Son responsabilidad nuestra?, claro que sí. Son resultado del silencio del que fuimos cómplices ……”

Hagase cargo de lo suyo, la gran mayoría de los jóvenes no están en el Confech ni en la Aces ni en la Cones y sin embargo están proponiendo acciones concretas pues es el ejemplo de los Padres que no somos cómplices pasivos ni somos cómplices del silencio que señala.

La esencia utilitara de estas y estos jóvenes sabemos a quienes favorecen, en exclusiva a los mismos fracasados que perdieron la Democracia el año 1973 y que hoy día administran el poder. Lo demás es romance.

13 de junio

Por los temas que destacan los noticieros, los encapuchados resultan ser útiles a los grupos de poder y a quienes se oponen a las marchas y a los pedidos ciudadanos.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile