#Política

Elecciones, desafecciones y movilizaciones

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Quienes participaron en las últimas elecciones, no son una nueva ciudadanía, es la misma que participa desde el año 1988, y sin duda, que para un votante tradicional marcar la opción AC era todo un desafío, que era transgredir la barrera de la pulcritud y sacralidad del acto mismo de sufragar.

Los resultados electorales del 17 de noviembre pasado dejaron lecciones y despejaron algunas dudas importantes sobre el próximo desarrollo del sistema político chileno.

En primer lugar, más allá del 50% de votos que se repartieron los nueve candidatos y de los cuales ya hemos escuchado bastante, existe otro 50% de la población que se abstiene de votar, acrecentando los niveles de desafección política en las elecciones para presidente desde el fin de la dictadura, y donde todo indica que dicho porcentaje aumentará en la segunda vuelta. Estos datos muestran que si se considera el total del universo en condiciones de votar, la candidata de la Nueva Mayoría no sobrepasa el 25% real de apoyo electoral. Algunos plantean que en dichas cifras no existen problemas de legitimidad e incluso señalan a modo de ejemplo niveles de votación más bajos en países donde la democracia es más consolidada, aún cuando no plantean en que en esos mismos lugares la sociedad civil tiene, más allá del voto, otros canales y mejores accesos de participación e incidencia en el sistema. Esta desafección tiene un lado conductual que se manifiesta en las cifras, y otra de carácter actitudinal, que se traduce en una desconfianza y rechazo a las instituciones, una evaluación negativa del régimen e incluso, un desapego a los valores que sustentan esta democracia.

Sin duda alguna, variables de carácter técnico son también de importancia a la hora de explicar la no participación electoral en el proceso, es decir, que quienes estando habilitados para votar no lo hacen porque existe una condición o situación “externa” que les impide hacerlo, lo cual nos lleva a plantearnos la necesidad de mejorar dichas condiciones y tomar decisiones que se conviertan en un incentivo para la participación. Ejemplos de estos se han planteado varios en estos días, como la gratuidad del transporte público para ese día, o facilitar mecanismos a través de los cuales los votantes puedan sufragar, o bien extender el periodo de votación para que incluso los chilenos residentes en el extranjero puedan participar sin mayores trabas, e incluso derechamente volver a un régimen de voto obligatorio. Por cierto, que esos mecanismos hoy no existen y también serían una buena respuesta al fenómeno.

Entre aquellos que se marginaron de esta primera etapa del proceso, un grueso número son aquellos que se encuentran entre el rango etario de los 18 y 29 años, y las elecciones evidenciaron lo que ya todos saben: los jóvenes no votan, ellos protestan, algunos no pueden legalmente votar y ejercen presión desde otras esferas (la ACES hizo lo propio el mismo día de la elección), la calle es su espacio, en la Alameda y el parque se encuentran e interpelan al sistema político. Buscan un espacio público y este no lo encuentran necesariamente en la convergencia de las urnas. Ellos son de movimientos, colectivos, agrupaciones y todo tipo de organizaciones que buscan desafiar a las instituciones, el régimen e incluso los valores de la democracia liberal representativa, que es en la que vivimos. Es verdad que aquí existe una desafección conductual, no se asume el derecho y existe retraimiento de la acción, pero también existe desafección actitudinal y esa es la más compleja, porque es un proceso más largo y difícil de transformar, ya que implica la promoción de valores. Por lo menos eso quedó claro, que pese a una oferta política de nueve candidatos, aquellos que en el discurso apuntaban a una visión de mayor transformación (considerando las candidaturas de Sfeir, Miranda y Claude), solo se empinaron en conjunto a poco más de un 6% de quienes decidieron ir a votar, y los anhelos por motivar e incentivar la participación de los jóvenes en este proceso, solo quedaron en eso, en anhelos. Eso debe quedar claro, el problema es de actitudes frente a este sistema y para ello se requiere un proceso de formación ciudadana que apunte a la promoción y desarrollo de valores asociados a la participación política y una nueva democracia que sea capaz de interpretar a una nueva ciudadanía.

Por otra parte, también es importante considerar el 8% que obtiene la opción AC en el recuento, lo que manifiesta una intención de transformación, considerando toda la promoción mediática negativa y la enorme confusión sobre la validez o no de los votos. Quienes participaron en las últimas elecciones, no son una nueva ciudadanía, es la misma que participa desde el año 1988, y sin duda, que para un votante tradicional marcar la opción AC era todo un desafío, que era transgredir la barrera de la pulcritud y sacralidad del acto mismo de sufragar, así como también un gran incentivo para deliberar sobre nuestro futuro, lógica que también constituye un aprendizaje, un cambio de actitudes, que incluya la participación como mecanismo de incidencia y transformación, y donde nuevamente apelamos a un proceso de formación ciudadana que reconstruya la cultura política participante que destruyo la dictadura y el modelo económico. Ese 8% que aún sigue siendo bajo es tremendamente significativo en un contexto de voto tradicional, porque demuestra que parte de las demandas realizadas desde la calle lograron trasladarse hacia la participación institucional.

Por último, es necesario incorporar otro punto, y esto a modo de pregunta que podemos seguir debatiendo: ¿Cuánto de los movimientos sociales desarrollados desde al año 2011, se reflejó en los resultados electorales? Pueden existir algunas respuestas. Primero, los más optimistas dirán que existe una fuerte correlación ya que la mayoría de las demandas están reflejadas en el programa de la Nueva Mayoría, donde Camila Vallejo y Karol Cariola serían el mejor ejemplo. Segundo, evidentemente que la llegada al Congreso de otros líderes sociales como Ivan Fuentes, Giorgio Jackson y Gabriel Boric, también puede demostrar cierta correlación con bases que apuntan a una transformación y ven en estos dicha esperanza. No obstante, existe una tercera respuesta, y es que la correlación entre la movilización social y el resultado electoral, es más bien de carácter negativo, es decir, que en un país de alta movilización social que se expresa en un rechazo al sistema político, este se manifestó con fuerza en ese gran porcentaje de abstención, que manifiesta desafección actitudinal y que se mantendrá movilizado y expectante del curso que tome el sistema y de las decisiones que tomen las nuevas autoridades. Por ahora, eso aún no lo sabemos con certeza y habrá que esperar que rumbos toman los movimientos sociales, pero sin duda, que tendrá que llegar el momento en que la correlación entre participación electoral y movimientos sociales sea más positiva, y para ello es necesario recomponer el vínculo que se sustente en valores para una mayor y más efectiva participación. Al menos, creo que ese 8% de la marca AC es el más significativo de todos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Carlos Alberto Carvajal Martínez

10 de diciembre

Los movimientos sociales y marca AC han sido considerados tradicionalmente desviaciones de la norma. Sin embargo al ejercer el derecho a voto puede transformar dicha desviación en una forma de legitimar dicho reclamo.

11 de diciembre

compañero…,excelente artículo, concuerdo contigo en este suerte de apatía, desgano y tal vez, sólo tal vez, desconsuelo por la clase política…, la sensación que luego dedican más tiempo a lo personal o particular que a lo colectivo…,volvemos al siglo XIX donde la política era un hobby, lo eliminaron pagando a quienes quieran representar en política…ahora es un hobby auspiciado por el Estado
un abrazo

Ana Luna Morales

12 de diciembre

Tanto los que se abstinieron de votar como el 8% de la población que marco AC, marcan una clara tendencia, mayor participación política y sí la candidata de la nueva mayoría no quiere tener llena la alameda de manifestaciones debe tener una clara intención de dar más oportunidades de incidencia en la toma de decisiones a los ciudadanos. Aunque pienso que es un avance en nuestra política tradicional que existan nuevos rostros, no son suficientes las Camilas Vallejos o las Karol Cariola, sí no se ponen atención a los detalles estos rostros nuevos pueden provocar mayor desafección con nuestra democracia.

Muy bueno el artículo,

Saludos,
Ana

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka