#Política

Elección en Perú y La Florida, un mismo dilema

14 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La elección en Perú y el mes sin alcalde de La Florida, tienen muchas cosas en común. La principal: reflejan que la política sigue entrampada en una pregunta antigua pero fútil ¿Quienes deben gobernar?

Hay un viejo pero siempre latente dilema –la paradoja de la Libertad que usa Platón como argumento contra la democracia- que tiene relación con qué ocurre si los votantes eligen por mayoría a un dictador como gobernante, o si eligen tener un régimen autoritario a través de elecciones libres.

Ese dilema tiene relación con lo que Popper llamaba la teoría de la soberanía, que presume que el poder político está o debe estar libre de todo control, y que origina la pregunta más antigua e inútil del pensamiento político ¿Quiénes deben gobernar?

Por siglos, esa pregunta ha imperado en la política, dando énfasis -erradamente- a quiénes ejercen el gobierno, dejando de lado un aspecto esencial, relativo a qué instituciones permiten a los ciudadanos protegerse de un mal gobernante y destituirlo en caso necesario, evitando el derramamiento de sangre.

Ese mayor o menor énfasis en controles y contrapesos al poder, es el que permite distinguir una democracia de una tiranía. También permite ver cuándo un sistema democrático o que al menos intenta establecerse sufre una reversión.

La elección en Perú, donde el candidato que lidera los comicios, Ollanta Humala tiene -aunque diga que ya no- un claro discurso chauvinista, estatista y por ende bélico, no debería dejar a nadie indiferente en ese sentido.

Porque tomando en cuenta su posible elección es inevitable que surja una duda ¿La institucionalidad democrática del Perú, entrega garantías a sus ciudadanos ante la potencial llegada de un mal gobernante elegido por ellos mismos? ¿Hay contrapesos y controles fuertes sobre los gobernantes? No lo sé.

En lo personal me preocupa el ascenso de Humala, no sólo porque a lo largo de la historia quienes han ascendido al poder político con esa clase de discurso ultranacionalista –aunque lo suavicen para las elecciones- han sido nefastos contra la democracia, libertad individual y los derechos de las personas; sino también porque los electores peruanos parecen avalarlo como una opción viable democráticamente.

Es el dilema de la libertad platónico. Los ciudadanos tienen el derecho y la libertad de elegir. El riesgo y la pregunta  previa son  si esa elección no coloca en riesgo su propia libertad.

¿Y qué tiene que ver esto con el espectáculo en La Florida? La Florida vive el dilema platónico en carne propia.

La Florida y sus vecinos están entrampados en esa misma pregunta -¿Quién debe gobernar? desde hace más de un mes. Y ese enredo denota que nuestra democracia a nivel local no entrega los medios institucionales para que los ciudadanos destituyan malos gobernantes y reelijan nuevamente a sus representantes. No cuentan con una institucionalidad que los proteja de malos representantes, sean alcaldes o concejales, que capturan el poder para sí de manera personal o colectiva.

Hoy aún están a merced del criterio de unos cuantos miembros de un concejo municipal, sin poder ejercer ningún control sobre éstos, y sin ningún poder para cambiar a sus representantes con el voto, es decir de manera pacífica.

Los propios miembros del concejo municipal –tanto de la Alianza como la Concertación- en una actitud claramente autoritaria están entrampados en la pregunta de ¿Quiénes deben gobernar?

De ambos sectores, y de manera claramente soberbia, sin consultar al electorado, se consideran los más aptos para hacerlo. Ese es eje de la disputa y la inmovilidad que mantiene a La Florida sin alcalde.

Es decir, aprovechando la falta de una institucionalidad democrática, los propios representantes les niegan el derecho de ejercer la democracia a sus ciudadanos, mientras ellos se baten en un duelo por el poder.

Como decía Karl Popper “Si no se coloca la preservación de la democracia por encima de toda otra consideración…las tendencias antidemocráticas latentes que nunca faltan puede provocar la caída de la democracia”.

Por eso, el enfoque desde el que debe ser abordado la política para salvar o fortalecer la democracia tiene relación con preguntarse ¿Qué instituciones nos garantizan o nos protegen de malos gobernantes?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de abril

Me parece que es hora de mirar con mayor objetividad lo que está pasando en Perú. En ese país y después de una espantosa guerra civil, hubo una transición desde una democracia oligárquica a una democracia de masas. Vastos sectores que antes no participaban en la política ahora entraron y son protagonistas. Los viejos partidos de izquierda y derecha no pudieron adaptarse a los nuevos tiempos. Es una transición difícil y llena de incertidumbres, pero es una democracia que funciona.

Ollanta Humala es parte de ese fenómeno. Aunque es nacionalista y hostil con Chile, también levanta un programa que enfrenta el principal problema de Perú: el contraste entre crecimiento y pobreza, entre acumulación y desigualdad. En ese contexto, acusar de “estatista” a Humala en un país donde el Estado peca por su ausencia (gasto fiscal es 17% del PIB, aún menor que el de Chile) es, por decir lo menos, exagerado. Suponer que intrínsicamente destruirá la democracia peruana, sin considerar el viraje político que tuvo en los últimos años, es también no hacer una lectura política que acompañe el desarrollo real de los acontecimientos.

En efecto, Humala está hoy más cerca del modelo Lula que del modelo Chávez. Algunos creen que es un “lobo vestido de piel de oveja”. Quizás tengan razón. Pero el hecho es a Chávez le ha ido pésimo en política y economía, mientras que a Lula le fue estupendo. Del mismo modo, la experiencia pesa: la experiencia de todos los candidatos en América Latina que se acercaron a Chávez fue pésima (AMLO perdió en México y Humala perdió la vez pasada en Perú). Y agrego una tercera razón: Brasil está al lado y es fuente importante de inversíones y de diversificación de la dependencia peruana.

Creo que la centro-izquierda y el progresismo en Chile tiene que estudiar un poco más lo que pasa en América Latina. El único sistema político similar al chileno es el de Uruguay. Todo el resto tiene sistemas políticos idiosincráticos (así como lo es el nuestro). Tenemos que entender Perú porque ello resultará crucial para desarrollar una adecuada estrategia para los próximos cinco años.

Recomiendo no dejarse llevar por los prejuicios, adjetivos ni las declaraciones nacionalistas que algunos diputados de gobiernos y oposición han formulado. Calma y tiza.

12 de abril

Estimado Álvaro, creo que tu argumento, explicando los cambios personales de Humala, el programa que defiende y su viraje político, se mantiene en la lógica de la pregunta ¿Quiénes deben gobernar? Te centras en la persona.

Pero en eso olvidas u obvias que el foco central del artículo es institucional. En ningún caso he demonizado al ex militar, sino que he planteado mis resquemores en cuanto a su discurso (que según tú, en menos de 6 años ha cambiado). Podría haber elegido a la hija del dictador Fujimori, pero el primero en las encuestas es el ex militar Humala.

En este sentido, la objetividad para analizar la política, sean en Perú o Chile o cualquier otra parte, debe apuntar a las instituciones y la protección o fomento de la democracia, y no a lo que los diversos candidatos en tiempos electorales prometen. Eso es lo que planteo en todo el artículo, incluyendo mi alusión a La Florida, cuestión importante, pero que no obstante, no abordas en tu solicitud de objetividad.

Por eso pregunto en cuanto a Perú ¿Tiene su democracia garantías en caso de una reversión autoritaria sea cual sea el candidato? Esa es la pregunta y el foco del artículo. ¿Es realmente una democracia sana?

De hecho, contrario a lo que dices, el discurso de Humala es efectivamente estatista, otra cosa es que institucionalmente el Estado en Perú tenga menor presencia en términos comparativos con Chile.

¿Y en La Florida, qué indica la objetividad?

Saludos

12 de abril

Estimado Jorge, Gracias por tu respuesta que permite dialogar un poco más sobre lo que pasa en Perú. Fíjate. Tu comienzas con la premisa de que Humala es autoritario, para luego formular la pregunta de si la democracia peruana aguanta un gobernante de esta naturaleza. Mi respuesta fue discutir la premisa. Dije que ese candidato, aunque hostil a Chile, tuvo una transición hacia una propuesta más moderada. Di 3 argumentos, pero tu pregunta me hace agregar un cuarto. Creo que la democracia peruana se ha fortalecido y al tener un sistema electoral tan disperso obliga a la moderación de los candidatos. Perú no vive una crisis sino una expansión y el pueblo quiere tener la oportunidad de participar en el crecimiento, no de destruirlo.

Perú no está como Venezuela en 1998, cuando la elección de Chávez fue resultado de la crisis del pacto bipartidista que había gobernado ese país durante 40 años. Perú lleva 10 años de democracia después del gobierno de Fujimori y una espantosa guerra que significó la muerte de 70 mil peruanos. Creo que ningún peruano quiere volver a la crisis política y al estancamiento que vivió durante toda la década de los noventa. El problema, es que el sistema político peruano no tiene continuidad histórica con los años del primer gobierno de Alan García. Y eso es lo que explica un sistema político no consolidado, lo que no quiere decir una democracia no consolidada.

Pero a propósito de comparaciones, creo que La Floridad puede quizás compararse mejor con lo ocurrido en Brasil en 1961, cuando Janio Quadros renunció a la presidencia denunciando unas “obscuras fuerzas”. Asumió Joao Goulart pero el sistema político se desestabilizó y vino el golpe de Estado en 1964. Eso no puede ocurrir en La Florida, pero la crisis política local puede abrir paso a una era de grandes conflictos porque es evidente que hay una mayoría espúrea que pretende elegir y eventualmente elegirá un nuevo de derecha.

Saludos

13 de abril

Estimado Álvaro, creo que estiras demasiado el elástico para hacer calzar tus argumentos. En primer lugar, en ningún caso he dicho que Perú viva una crisis. Sólo me pregunto, tal como dices, si su democracia a nivel institucional está en condiciones de evitar una reversión autoritaria propiciada por ese afán de participación.

Y la pregunta no es menor tomando en cuenta que democracias consideradas ejemplares han sufrido tales reveses.

Tus argumentos se basan en supuestos como decir que “Creo que ningún peruano quiere volver a la crisis política y al estancamiento que vivió durante toda la década de los noventa” o que “el pueblo quiere tener la oportunidad de participar en el crecimiento, no de destruirlo”, pero eso son meros supuesto prácticamente tautológicos, porque casi nadie quiere una crisis a la hora de elegir a sus candidatos, no obstante muchos de ellos los llevan a eso si no hay contrapesos institucionales.

En cuanto a la Florida, no me queda claro a qué o quiénes te refieres con eso de “una mayoría espurea (sic) que pretende elegir”

¿Acaso las mayorías son espurias cuando no eligen a los del propio bando y nobles cuando sí lo hacen? ¿Y no es acaso la misma mayoría?

Lo lógico sería llamar a reelección, pero ambas coaliciones están muy acostumbradas a imponer sus enroques y trueques. El problema sigue siendo la falta de instrumentos para cambiar malos gobernantes de manera pacífica.

Saludos

13 de abril

Buenos dias,
Me permitan los dos debatedores meter la cuchara en este tema.
Señor Gómez, es como mucho “estirar el elastico” al decir que las elecciones del Peru tienen “muchas cosas en comun” con las de la Florida
Invocar a Platon para sorrateramente llamar un candito de dictador tambien es “estirar el elastico”.
Si la pregunta es “la mas antigua futil e inutil” del pensamiento politico, para que hacerla entonces?
Su pregunta y preocupacion con la posibilidad del triunfo de Humala es preconceituosa y deja entrever no solo con relacion al candidato sino a toda la poblacion peruana, al declarar
“Porque tomando en cuenta su posible elección es inevitable que surja una duda ¿La institucionalidad democrática del Perú, entrega garantías a sus ciudadanos ante la potencial llegada de un mal gobernante elegido por ellos mismos? ¿Hay contrapesos y controles fuertes sobre los gobernantes? No lo sé.”
Por acaso los chilenos son menos chauvinistas que los peruanos? menos pretenciosos en la hora de definirse como los mejores y mas serios del continente? por favor!!
Por acaso la democracia chilena construyo elementos de proteccion para la ciudadania chilena?, claro que no, si ni siquiera un codigo de defensa del consumidor decente existe en Chile cuando mas una estructura de estado que permita que los ciudadanos consigan remover a sus gobernantes de forma pacifica.
Ni siquiera en Brasil donde existe el ejemplo democratico de haber removido del cargo un presidente corrupto, fue por existir reglas establecidas de participacion ciudadana, fue el congreso que presionado por la ciudadania que ocasionó el “impitchman”
Cuando ud se pregunta si Peru tiene una “democracia sana”? eso de sano lo esta comparando con que?, si, por que para hablar de democracia sana debe tener un parametro para compararla, me imagino.
Responderle a Alvaro que usted no ha dicho que Peru vive una crisis es como mucho si para que aparesca la palabra crisis en sus argumentos es como “mas claro, echarle agua”.
Ud se apega a teorias y demostraciones de textos, eso demuestra su conocimiento literario pero no demuestra su conocimiento de la subjetividad de la politica. y los pueblos tambien se rigen por esa subjetividad.
Ahora hablar de la Florida en todo esto es como ud dice, “estirar el elastico”
Alvaro, que es eso de comparar “las fuerzas ocultas de Janio con la Florida??, me deves una explicacion sobre eso. te llamo en la semana.

13 de abril

Señor Marín participe en la conversación esa es la idea. Ahora veamos sus argumentos:

Si se pudo dar cuenta el eje del artículo se centra en los instrumentos democráticos –y por ende pacíficos y no engorrosos- con que cuentan los ciudadanos –sean peruanos, chilenos o libios- para poder cambiar a sus representantes, sean presidentes o concejales, sobre todo cuando estos hacen mal la pega o se quieren pasar de listos con el poder.

A partir de eso, establezco la similitud entre la elección peruana y la comuna acéfala de La Florida, pues en ambos casos, el debate gira en torno a ¿Quiénes deben gobernar? sin darse el trabajo de analizar si existen mecanismo ante la eventualidad de un mal gobernante.

La invocación a Platón tiene relación con que fue el primero en tratar ilusamente de responder esa pregunta que es una falacia, planteando que eran los filósofos los indicados para gobernar. Luego le siguieron otros como Marx, que planteaba que eran los proletarios y así han seguido muchos. Incluso en el Chile contemporáneo algunos dijeron que debían ser los trabajadores, luego otros dijeron que debían ser los militares y ahora último se dijo que debían ser los “mejores” que se traducían en Phd.

Ninguno de ellos plantea contrapesos al poder, sino que cree que existen grupos infalibles, iluminados y libres de la decadencia humana para gobernar al resto. Una falacia.

Ergo, la invocación a Platón no es gratuita y mucho menos una estirada de elástico. Para mayores dudas puede leer La Sociedad Abierta y sus enemigos de Karl Popper.

De hecho, la pregunta ¿Quiénes deben gobernar? la hago al principio para mostrar su inutilidad y si se fija, planteo otra ¿Qué instituciones nos garantizan o nos protegen de malos gobernantes?

Por otro lado usted confunde a la población peruana con la institucionalidad democrática, no son lo mismos. Los primero son personas, individuos, lo segundo es un marco donde los primeros desarrollan la política.

Mi preocupación es en cuanto a la institucionalidad, no en cuanto a los ciudadanos peruanos y sus opciones. De hecho, la misma pregunta que usted cita plantea eso. Preguntarse eso no es decir que algo está en crisis. Nadie ha vaticinado el Apocalipsis.

Y luego, como no entiende eso, deduce mal al preguntar si los chilenos son menos o más chauvinistas. Los chilenos son muy chauvinistas y patrioteros, tanto de derechas como de izquierda, cuando son antiperuanos o bolivianos, como cuando son antiyanquis.

Y deduce peor al creer que en algún punto planteo alguna superioridad en cuanto a Perú ¿Dónde está eso? De hecho, eso queda claro al abordar el problema de La Florida y las claras deficiencias democráticas que denota.

En cuanto a la subjetividad de la política, la tengo muy presente, y tengo claro que esta se liga a la subjetividad humana, tan variada y cambiante, por eso mi foco son las instituciones y no las personas de los gobernantes, que son individuos muy subjetivos.

Lo otro es creer que se capta totalmente la subjetividad de una entelequia, lo que es errado.

Saludos

13 de abril

Sr Gómez es impresionante como toda su argumentacion se basea en que los otros no lo entedieron y trata con un aire de superioridad las opiniones contrarias. ejemplo: “Si se pudo dar cuenta el eje del artículo…….”, es para reirse, me imagino que deve ser la arrogancia innata de la juventud que lo hace expresarse de esta manera,
Quireo decirle que entendi su articulo y lo que ud quiere dicer, no necesita desarrollar una tesis ni mucho menos mandarme a leer Popper para explicar lo que quizo dicer, solo QUÉ, tengo el derecho de no compartir su opinion y decirle que creo que su tesis es de un soñdor que quiere un estado ideal, y como esto es imposible continuara golpendo en el mismo clavo ya que es su teoria. esta asi escrito en practicamente todos escritos de los cuales ud participa, ahora “entelequia” es mucha erudicción (risadas)
Pase bien

13 de abril

Señor Marín, usted puede expresar las opiniones que quiera. Ahora bien, esperaba más argumentos que falacias referidas a supuestos tratos o actitudes.

Mi respuesta se centro en sus argumentos. Espero también haga lo mismo.

Y le reitero, no quiero un estado ideal, sino un sistema menos autoritario.

Soñador, puede ser, con ese apelativo trataban los esclavistas a los abolicionistas…

13 de abril

Continuo a pensar que su arrogancia habla mas que el tamaño de sus argumentos y posturas profesorales, para ud pueden ser falacias para otros no, continue soñando por lo menos asi no le hace mal a nadie

13 de abril

A propósito de arrogancia, gracias por el permiso concedido para soñar, es usted muy considerado…

13 de abril

No discutí la pregunta de Jorge. La considero legítima y entiendo que no pretende dar una respuesta, pero, como el mismo reconoce, Perú no vive una crisis. En consecuencia es una pregunta sobre
un hipotético escenario futuro que, como Julio lo plantea, es posible para cualquier país de América Latina.

Lo que discutí fue la premisa de la pregunta. Explícitamente Jorge dijo que Humala no sólo sería un mal gobernante sino un dictador en potencia. Yo respondo que tal vez, pero doy argumentos contrarios. Sin embargo, Jorge no me contrargumenta sino que se limita a decir que esa es mi opinión y se remite a reiterar la pregunta.

Así es difícil dialogar. He dado mi opinión sobre Humala y el Perú. Mañana podemos discutir teoría de la democracia, tema muy válido y pertinente porque hay otras preguntas que debemos hacernos. Por ejemplo ¿como se construye una democracia en un país donde los Grupos Económicos son dominantes como fuerza económica y como centro de poder?

Finalmente sobre La Florida. Dije “mayoría espúrea” porque la ciudadanía eligió un Alcalde de la Concertación que lamentablemente renunció y la derecha cuenta con una mayoría circunstancial porque una Concejala del PPD apoya a alguien de la UDI. No cabe duda que la ley estableció que debería ser el organismo de Concejales el que elija al Alcalde, pero la crisis de La Florida plantea si este es el mejor mecanismo o debieran de haber otros como una nueva elección directa. Pero esto significa una reforma legal y La Florida necesita un Alcalde. Al final, tendrá que hacerse lo que dice la Ley, pero la crisis política continuará porque no estará resuelto el problema de la legitimidad democrática del nuevo Alcalde.

Saludos

Alvaro

13 de abril

Álvaro, nada de lo que has argumentado desmiente que Humala podría ser un dictador en potencia (está acusado de múltiples violaciones a los derechos humanos contra campesinos durante la represión a la guerrilla de Sendero Luminoso) y tampoco abordan el tema institucional sino que se centran en lo que supuestamente quieren y esperan los peruanos.

Puede que esté equivocado y no derive en déspota como ocurrió con Fujimori, pero el foco del artículo ha sido cuáles son las salvaguardas que tiene actualmente la institucionalidad democrática en cuanto a ese escenario, tanto en Perú como en Chile. Porque no se puede negar que La Florida está en medio de una burda disputa de poder entre miembros de la partidocracia imperante, un despotismo colectivo.

En ningún caso has dicho, existe tal o cual mecanismo que evite eso. Y te recuerdo, podría haber elegido a Keiko planteando el mismo dilema en cuanto a un potencial autoritarismo, pero va segunda en la carrera.

En cuanto a tu pregunta “¿como se construye una democracia en un país donde los Grupos Económicos son dominantes como fuerza económica y como centro de poder?”

Y mi respuesta es atomizando el poder de las élites políticas y corporativas, tan imbricadas en el Capitalismo de amigotes imperante. Eso se logra fomentando el federalismo, un sistema político y electoral más competitivo, descentralizado, que inhiba la partidocracia, etc.

Y bueno, tomando en cuenta eso, ante la renuncia de un alcalde, la ciudadanía debe elegir nuevamente. Eso de que un partido o coalición juegue al trueque me parece nefasto, aunque la ley lo permita. Y a eso apunta el artículo ¿Tiene nuestra democracia mecanismo para evitar espectáculos como los de La Florida? No.

13 de abril

Alvaro, no respondistes a mis dudas sobre tu comparación sobre Janio Quadros, pero en fin eso lo conversaremos tomando una buena cerveza, ahora con relacion a la legitimidad de los escribas tu sabes que el derecho a la libre opinion es el mas caro, (en el sentido brasileiro) de los derechos y para mi es fundamental en un debate, ahora tiene que ser una via de dos manos si no se transforma en monologo, y si es para conversar sobre mis ideas y que nadie las discuta mejor me quedo mirandome al espejo y diciendo cuan bonito soy.
Un abrazo

13 de abril

Estimado Jorge,

Podrías haber comenzando aclarando que para tí la amenaza autoritaria viene tanto de Humala como de Fujimori.

En todo caso, todavía no respondes con argumentos basados en evidencia mi opinión en cuanto a que observo un giro político en Humala. Todas las informaciones directas e indirectas indican que su modelo anterior era Chávez y que ahora su modelo es Lula y Mujica. Si discrepas en este punto dime por qué.

Dices que Humala es “estatista”, pero usas un término general con el cual algunos caracterizan lo que pasa en Cuba, Venezuela, hasta las propuestas socialdemócratas que consideran que el Estado debe tener un rol más activo en lo económico y social. Es claro que Humala quiere más Estado, ¿pero cuáles propuestas concretas formula como para que lo acuses de “estatista”?

Ahora bien, comparto que las acusaciones de sobre violaciones a los DDHHs constituyen un tema pendiente y, aunque fueron desestimadas por la justicia, son la principal causa por las cuales explicité mis dudas sobre si realmente gobernará en forma democrática.

Curioso, las relaciones de Chile-Perú en la era Fujimori eran muy buenas, aunque allá había un gobierno autortario y corrupto que violaba DDHHs. Después, cuando retorna la democracia, todo Chile quedó muy sorprendido con el giro político que dieron Toledo y García, dos gobernantes con los cuales no debería haber existido problemas. Pero lo cierto es que ambos abrieron una era de conflicto que puede durar bastante tiempo.

Creo que los gobiernos de Humala o Fujimori no escaparán a dos lógicas políticas. Primero, lo que se ha llamado la política de “dos cuerdas” porque al final la controversia se da en el contexto de una intensa relación económica que no existía en el pasado. Por ello calma y tiza. Chile debe prepararse para escenarios más duros, pero no puede descartar la posibilidad de que Humala mantenga la normalidad, en un marco de tensión marcado por inevitables coyunturas. Y claro todo depende como le vaya en política interna. Si su desempeño es como el de García o Toledo, es claro que tendrá incentivos a cargar la mata con Chile.

Respecto a las “salvaguardas” democráticas en la institucionalidad peruana, tengo dos opiniones. Primero, En caso de ser elegido Humala o Fujimori no contarán con mayoría para convocar a cualquier tipo de plebiscito. Lo mismo ocurre con la Asamble Constituyente. Segundo, en Perú existe la figura constituciona del “antejuicio político” que no es igual a la de impeachment porque sólo tiene como finalidad materializar la responsabilidad jurídica del mandatario. Si no me equivoco, quien juzgaría el Presidente sería la Corte Suprema, figura similar a la de Chile. En consecuencia, Perú tiene estas y otras “salvaguardias” pero claro, si el gobernante se enrumba en una senda autoritaria nadie impedirá una crisis política. Lo mismo pasaría en Chile ¿O no?

Saludos

Alvaro Díaz

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?