#Política

El triunfo del NO y el riesgo de seguir con las viejas glorias

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Estamos a 5 de octubre. Hace 22 años, una palabra tan simple como NO fue capaz de sacar, por la fuerza de la democracia, a un tirano como Pinochet. ¡Aplausos, aplausos! Ya, suficiente. Fue hace 22 años, y si seguimos aplaudiendo nos vamos a quedar mancos.

Tengo 20 años y nací en democracia, poco después de que Aylwin iniciara su mandato presidencial. No viví el plebiscito, ni mucho menos viví el miedo de la dictadura. Todo lo que sé de ese período son historias de mis viejos, de tíos y tías, de mis abuelos y de amigos de la familia. Durante estos últimos dos años he sabido de esas historias que se cuentan en los pasillos de los Partidos de la Concertación, de algunos con más suerte y otros que definitivamente carecieron de ella.

He escuchado hablar de odio y de muerte, de corriente eléctrica en los testículos y de balas en la sien; de desesperanza, de historias crueles que el cine jamás se atreverá a retratar, de hombres y mujeres con el pecho abierto y las tripas colgando mientras los peces los miran pasar. He escuchado tantas historias, de la dictadura de Pinochet y de otras, que sé muy bien lo que significó para este país que un 5 de Octubre se le dijera que NO a ese tirano y se comenzara a construir la democracia.

Tengo en mi retina grabada una imagen (o, mejor, un videotape de antología) donde el ya asumido Presidente Aylwin, en un Estadio Nacional repleto, dice que este país se debe construir con todos, sin distinción, con civiles y militares, mientras la pifiadera de fondo sólo lo hace reforzar la frase “sí compatriotas, civiles y militares”. La Concertación había dado un paso fundamental para la reconstrucción de la Democracia Chilena; había pasado de decir que NO a Pinochet y su dictadura, a decir que SÍ a las transformaciones políticas, económicas y sociales necesarias para un mejor país. La Concertación ya no era la negación; ahora era propuesta.

Pero la Concertación hoy es un tanto distinta. Pareciera que se le acabaron las ideas. Durante la última campaña presidencial, el candidato fue electo bajo la premisa de que él era el “único que le puede ganar a la derecha”; la Concertación pasó de ser una propuesta país a una opción para los opositores. Volvió a ser la negación. Y perdió. Y perdió porque dejó de ser lo más importante que era; una propuesta a futuro y no una remembranza del pasado.

Hoy, 5 de Octubre, veo la cantidad de celebraciones y actos refundacionales y sólo me queda preguntarme si estoy bien militando donde milito.

Veo la cantidad de viejos vinagres que aún viven con el odio yugular a la derecha y me pregunto si ese es el país que quiero; veo la cantidad de políticos del pasado recordando sus propias glorias durante la dictadura y me pregunto si debo yo también ensimismarme con historias que no viví, con cosas que no me ocurrieron.

Como guinda de la torta, veo a esas juventudes políticas de todos los partidos de la Concertación, cantando victoriosos un “vamos a decir que no”, cuando lo que necesita primero la Concertación y luego el país es un proyecto creíble.

Basta de decir que no; ahora es el momento de decir que sí a las cosas que creemos.

Y los viejos vinagres… que sigan odiando a sus enemigos, pero solitos.

——————————————–

Foto: Álvaro Hoppe
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?