#Política

El tercer partido de la Alianza

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Por estos días, el Presidente disfruta en Europa de los beneficios del exitoso rescate en la mina San José. Se lo ha visto exultante a Piñera, más seguro de su rol, más convencido de lo suyo. Ha llegado a afirmar ante la protesta de estudiantes franceses que luchará por eliminar cualquier tipo de discriminación en el país. Tal como antes, en lo de Barrancones, la eliminación “gradual” del 7% de los jubilados, la referencia a que Chile es un país multicultural, o la incorporación del tema homosexual en su campaña, Piñera intenta ensanchar su propio campo.

Es un discurso – en el sentido extenso de la palabra – que busca instalarse en terrenos poco conocidos por la derecha chilena. De ahí lo novedoso de una apuesta que tiene también riesgos inmensos para sus autores.

Efectivamente, los dueños de esta política no son de la UDI (no lo podrían ser, por la impronta fuertemente ideológica del partido gremialista); tampoco es RN, dirigida por Carlos Larraín, alejado de estas cuestiones liberales. Los dueños de esto pertenecen al tercer partido de la alianza.

Este partido tiene una dirección: el Ministerio del Interior. Su secretario de Estado es quien más ha entendido la necesidad del Piñerismo de traspasar las fronteras ideológico políticas de siempre en la derecha, eso permitiría quedarse más tiempo en el gobierno. Por cierto, no hablamos de un giro radical, ni siquiera una transformación en una nueva derecha, sino la pretensión de instalar nuevas fronteras e incursionar en los otrora fértiles campos de la concertación.

Esto ha causado estragos.

En la propia alianza: una UDI observando con sospecha y nada de convicción los devaneos “liberales” del Presidente y su Ministro político más fuerte.

En la concertación que, en medio de un repliegue nada de ordenado (aunque más de lo que se preveía), no logra comprender del todo que ocurre: los que se denominaban auto flagelantes vocean cada una de estas medidas o anuncios como una confirmación de sus apocalípticas profecías por la falta de “izquierdización” del conglomerado. Los que se llamaban autocomplacientes no terminan de entender como la gente no “agradece más lo que se hizo”.

(Para uno que tiene un gen “tercerista” es más flexible la evaluación, aunque no menos complejo el asunto).

Está claro que esto recién comienza y, aunque han sido 7 meses “acontecidos”, el éxito del tercer partido de la alianza depende de una compleja ecuación de factores, nada fáciles de resolver.

La UDI es fuerte, la centroizquierda se va a recomponer alguna vez, el gobernar es un día a día muchas veces insospechado… etcétera. Pero, por ahora se disfruta del triunfo, se cuenta con Golborne, y en las barbas de Novoa, se juega una política distinta a la que se quisieran en Suecia (la sede).

Además, la proclamación que hizo Hinzpeter de Golborne para 2014, en el programa Tolerancia Cero, anuncia otra fuente de problemas que el piñerismo deberá administrar.

En resumen, nada hace presagiar que el tercer partido de la alianza ganará la partida. Sin embargo, el entusiasmo con que hace su política puede generar nuevas realidades…y muchos problemas.

————————————

Foto: Presidencia.cl

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de octubre

El tercer partido… Piñerismo… Hmmm… Me pregunto si más bien no es que los partidos, se van dejando de lado y hoy el protagonista, es el presidente que ha demostrado tener personalidad suficiente para decir y decidir sin apoyos partidistas. No lo califico como ni bueno ni malo – solo inconveniente para los partidos y obviamente, una complicación para quienes observamos el escenario político, ya que debemos compatibilizar un elemento ajeno al conocido, hasta el momento. Sólo espero sea bueno para el país… tendremos que aprender a navegar en estas aguas desconocidas. 🙂

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?