#Política

El relato mercantil, individualista y utilitario del que Chile se hastió

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
El Gobierno y su coalición, algunos sociólogos liberales y libremercadistas, junto a tecnócratas diestros de la Concertación, aún se preguntan las razones de la efervescencia nacional cuando el crecimiento fue de un 8,4 % durante el primer semestre, el desempleo se mantiene estable en un 7,2 % y el último Inacer aumentó en 11 regiones del país. 
 
Los economistas no logran comprender por qué la ciudadanía protesta tanto siendo que, según sus cifras, los bolsillos de las grandes mayorías están rebosantes y dispuestos a consumir en el abierto mercado patrio.
 
Es en este escenario donde la hipotética bella periodista del canal estatal hace sus agudas consultas.
 
Pregunta la periodista: ¿Por qué cree usted que los chilenos están tan indignados?
 
Responde el entrevistado: La razón fundamental es no comprender que como país estamos dando un salto al desarrollo en remuneraciones, empleos, crecimiento económico.  Los chilenos no sienten que en su vida privada se hayan visto beneficiados por el mejoramiento de las cifras macroeconómicas.
 
Pregunta la periodista:¿De qué están cansados si la economía está tan bien y eso redunda en su vida personal?
 
Responde el entrevistado: Quieren más dinero, más oportunidades materiales.  Lo que piden los chilenos es más y mejor mercado.
 
Dice la periodista: Algo está pasando y no se sabe qué es.
 
Dice el entrevistado: Pero sí se sabe.  El ciudadano quiere que el modelo le chorree, que cuando el país esté bien económicamente, él también esté bien materialmente.
 
Dice la periodista: Complejo panorama.  Seguiremos buscando los motivos de este desencanto, pero antes debemos hacer una pausa con quienes hacen posible esta interesante conversación.  Vamos a comerciales.
 
Y acto seguido en el canal de todos los chilenos se suceden imágenes de hermosas y hermosos -y amigables- modelos, animadores y actores que nos invitan a vivir un Chile luminoso, al que todos debemos aspirar, y para lo cual es necesario comprar y endeudarse en Ripley, Falabella, Almacenes París, La Polar, Líder, Unimarc y un largo etcétera de casas comerciales.  He ahí la respuesta.
 
Porque, en el fondo, lo que está molestando hoy por hoy a los chilenos es que el modelo de sociedad implantado en Chile a sangre y fuego durante la Dictadura lo contamine todo.  Un neoliberalismo que no fue solicitado, consensuado ni menos legitimado, y que es más una forma de ver las relaciones sociales que un simple mecanismo de intercambio de bienes y servicios.  Donde quienes lo instituyeron son hoy sus principales beneficiarios en el retail, las universidades, la energía, las sanitarias, la minería.
 
Porque mercado ha existido siempre al ser éste un espacio de transacción de bienes y servicios, con o sin medio estándar de intercambio como lo es el dinero.  Mercado que varía de sociedad en sociedad, dependiendo de cómo el interés colectivo es asumido por el conjunto de la sociedad y la forma en que el Estado se relaciona con los ciudadanos.   En nuestra institucionalidad (partiendo por la Constitución) lo económico y valores como el individualismo y el utilitarismo, son su base.
 
Un claro ejemplo de ello es que la medida del éxito de la persona sea el ingreso percibido – utilidades en el caso de los empresarios- independiente de su aporte social.   De ahí que se trate de “vagos” a quienes asumen responsabilidades en organizaciones sociales, sindicales, o siguen carreras u oficios poco lucrativos, como si no existiera otro aporte a la sociedad que el de producir, en su sentido más materialista.
 
O que la base de nuestro sistema de previsión sea la “capitalización individual”, donde lo importante es cuanto uno invierte en su propia vejez, dejando de lado la posibilidad de un sistema solidario.
 
Por eso no entienden algunos analistas que la gente quiera más democracia, más cuidado ambiental, más igualdad social, y no sólo más plata para el bolsillo.
 
Es esta combinación de mercantilismo con individualismo y utilitarismo, sumado a un aprovechamiento de tales condiciones por parte de grupos empresariales que hoy prácticamente todo lo controlan, diezmando comunidades, depredando ecosistemas, lo que a miles, millones tiene hastiados.
 
Es ése el relato que los chilenos ya no quieren.  Y mientras el Gobierno y su coalición, algunos sociólogos liberales y libremercadistas, y tecnócratas diestros de la Concertación, no lo incorporen en sus análisis (y en su corazón) nada podrán hacer para frenar el actual proceso de transformación.
 
Imagen: Crowd of people behind dollar sign (Todd Davidson – Stock Illustration Source)

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Aunque un tal Matteo Renzi ha vuelto a instalar la idea, no es más que el caballito de batalla de políticos desesperados en circunstancias difíciles. A veces los puentes se caen… y eso sucede muchas ve ...
+VER MÁS
#Política

Hay puentes que caen antes de la primera piedra

La industria 4.0 se apoya esencialmente en el análisis de grandes volúmenes de datos, la computación en la nube, la ciberseguridad, la robótica y la integración de los procesos. Se aspira a que toda em ...
+VER MÁS
#Tecnología

Hacia una empresa inteligente

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Popular

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

Esperaríamos que este y futuros gobiernos anuncien con la misma fuerza que anuncian una operación policial claramente discriminatoria, un programa social destinado a enfrentar definitivamente la condició ...
+VER MÁS
#Política

Huracán y las vacaciones de Aleuy