#Política

El problema constitucional de Chile

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El actual contexto nacional ha estimulado un vibrante debate sobre el cambio constitucional. Para algunos, la ilegitimidad de origen del actual texto es razón más que suficiente para establecer un nuevo pacto—uno democrático y donde sea la ciudadanía y no los militares quien defina la arquitectura institucional. 

Para otros más funcionalistas, quizás, la creciente brecha entre el sistema político y la ciudadanía debiese impulsar una reflexión profunda sobre las instituciones que tenemos. En esta concepción, cada momento político y social demanda un ajuste, un reacomodo de las instituciones y aquello podría establecerse vía reforma o por medio de un nuevo pacto.

Ambas visiones son sin duda complementarias. Existe una tercera razón que se suma a las dos anteriores y que considero incluso más poderosa. Sostengo que se requiere una nueva Constitución porque el actual texto establece algunos preceptos que contravienen principios esenciales de la democracia. Y me detendré en uno en particular.

La función de una Constitución es distribuir poder. Al establecer instituciones, derechos y deberes, la carta magna no hace otra cosa que delimitar y asignar poder. Pues bien, como república democrática, nuestra Constitución indica que “la soberanía reside esencialmente en la Nación”. Hasta aquí todo bien. Podríamos inferir de esta simple frase que el último agente de la soberanía es el pueblo. Sin embargo, a renglón seguido, el texto indica que el ejercicio de dicha soberanía se realiza “por el pueblo a través del plebiscito y de las elecciones periódicas y, también, por las autoridades que esta Constitución establece” (artículo 5º).

Es aquí donde se encuentra uno de los más serios obstáculos de la Carta Magna, por cuanto, contrariamente a lo que declara el texto, el pueblo rara vez se transforma en la última expresión de soberanía. Por una parte, la propia Constitución en otros apartados establece la consulta a la ciudadanía como un recurso excepcional al verificarse un conflicto entre el poder Ejecutivo y Legislativo. Por otra parte, la Constitución transforma al Congreso y al Ejecutivo en verdaderos poderes constituyentes sin que medie la más mínima ratificación ciudadana.

Puesto de otro modo, el actual arreglo constitucional transforma a los representantes en soberanos otorgándoles el poder supremo de cambiar uno o todos los artículos de la Constitución. No importa la magnitud o el tenor de la reforma, si la mayoría de los representantes decide transformar las reglas del juego aquello sucederá sin que la ciudadanía pueda incidir en tal cambio. 

Ello explica que, por ejemplo, tengamos un sistema de reemplazos parlamentarios como el que se aprobó en el año 2005. O que hoy una mayoría especial de representantes puede restablecer la pena de muerte si así lo decide. De este modo, mediante un ejercicio de ingeniería institucional elaborada en 1980 se transfirió la soberanía popular a un cuerpo de representantes que, si bien son electos, en la práctica pueden alterar las normas básicas de convivencia nacional al margen del escrutinio ciudadano.  

Como el ejercicio de la soberanía no reside en la nación (en el pueblo, en la ciudadanía) se incrementa cada día la brecha entre un grupo de representantes que actúa “en representación” del pueblo, pero de un pueblo que no cuenta con la posibilidad de ejercer el ideal democrático de la soberanía popular ni siquiera en momentos extraordinarios. 

De esta forma, el problema actual es triple: primero, la sociedad no participó ni definió el acuerdo original; segundo, la sociedad tampoco es soberana para alterar dicho pacto constitucional; y tercero, se transfirió el poder constituyente a los representantes, sin establecer ningún mecanismo de ratificación ciudadana sobre decisiones que son trascendentes para el país y que son tomadas por unos pocos. 

En definitiva, el establecimiento de un nuevo arreglo constitucional debiese implicar una verdadera democratización del proceso mediante el cual se aprueba un texto constitucional y del contenido propio de la Carga Maga. Ello implica transferir la soberanía popular a donde verdaderamente pertenece, esto es, al pueblo.

———–

Nota de elquintopoder.cl: Si estás de acuerdo con la idea de una nueva constitución, te invitamos a adherir y firmar esta carta. Si eres parte de una organización social que desea adherir institucionalmente, pueden hacerlo en esta carta.

————

Foto: Poesía minera y campesina

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de agosto

Mientras en primer lugar no exista una constitución que de verdad sea la representación del Chile en que los Chilenos queremos vivir, y sobre todo para las nuevas generaciones, y mientras la mano negra del poder político siga con la capacidad de hacer los cambios que a ellos les convienen, NUNCA vamos a tener una sociedad justa, además no olvidemos las leyes, Uds. creen que las leyes están bien hechas, cuando están hechas para ser interpretadas, por cualquiera que tenga el poder para hacerlo, una ley no puede ser ambigua lo malo es malo y lo bueno es bueno, mientras los principios y valores no sean uno solo y sean interpretables NUNCA tampoco va a haber justicia, y mientras tengamos una sociedad que injustamente la mantenemos en la ignorancia, tampoco estamos promoviendo una sociedad justa, en que las capacidades individuales y el esfuerzo son las que mandan y no los pitutos o la plata, al poder le interesa que la gente siga teniendo mala educación y poca cultura, así los pueden engrupir con collares de cuentas, y promesas falsas y de ese modo se aseguran pegas eternas y con poder, el mundo ideal.

Omar

20 de febrero

Actualmente, chile es un país globalizado. Y con más razón se necesita una nueva actualización de la constitución. Pero hay que tener mucho cuidado, porque en estos tiempos. Ya no se reconocen las soberanías y naciones. En lo cual pensariamos en ellos y no en nosotros.

PD: yo no le creo ala bachelet. Acuérdense no más..

Pd2: palabra del día globalización.

Mauricio

13 de julio

Respetuosamente no estoy de acuerdo con entregar la decisión directa de diversos temas en la ciudadania mientras esta no se eduque se informe y sea respetuosa de los demás, pues al legar 100% en la ciudadania pueden cometerse errores por votos desinformados y destemplados. Para eso se elige representantes, que de hacer bien su pega, de interiorizarse de los temas, algo que la gran masa ciudadana con muy poca posibilidad realizara, puedan decidir de la mejor manera.
Creo que lo que planteas podría ser posible una vez que nuestra sociedad evolucione y para eso creo faltan varias decadas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena