#Política

El PC en el Sernam: Oportunidad para el liderazgo transformador

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es por eso que el Sernam debe ver en su rol de autoridad la necesidad de implementar las políticas en cuanto institución, pero que los mecanismos de cómo se llevarán a cabo y el contenido de dichas políticas deben pasar por una profunda discusión ciudadana.

Después de 40 años el PC vuelve a formar parte del poder ejecutivo. El regreso de este partido al gobierno se da en un marco no lejos de conflictos en el recién conformado, pero aún no debutante, nuevo gabinete de la Presidente electa, principalmente por los cuestionamientos hechos por los actores del movimiento estudiantil y de los antiguos dirigentes ahora en el parlamento. Sin embargo, el hecho que el PC no esté en un ministerio “conflictivo” debe ser visto como una oportunidad enorme para el logro de demandas que si bien no son urgentes para la esfera pública, son fundamentales para el desarrollo pleno de nuestra sociedad.

Gracias a que el espacio que ocupa el PC en el ejecutivo no está bajo el ojo acucioso de los medios de comunicación o de un movimiento social organizado, la construcción de políticas públicas y de organización de los tiempos de discusión sobre los problemas de género pueden ser construidas como nunca antes, por medio de un diálogo ciudadano sin la prisa apremiante generada por las expectativas que el movimiento social por la educación genera en el nuevo gobierno. Por tanto, planteamos que el rol que cumplirá el PC en el gobierno debe ser un rol de liderazgo más que del mero ejercicio de la autoridad, como ha sido a lo largo de la historia republicana de nuestro país. Un espacio para la innovación del levantamiento de demandas, incursión en los problemas, diseño de políticas públicas y solución de problemas públicos  frente a la ciudadanía. Es deber del PC ser un actor relevante y ser capaz de liderar este proceso.

¿Qué es liderar y cómo se distingue del ejercicio de la autoridad?:

El liderazgo mal entendido es el liderazgo que se basa en que un actor u organización carga sobre sus espaldas un proceso de cambio detectado como necesario. Es la clásica imagen de un líder solitario y poderoso que soluciona los problemas de una comunidad u organización. Esta idea no es sino la definición del ejercicio de la autoridad, es decir, el ejercicio del poder para la resolución de los problemas por medio de crear orden, dar orientación y dirección a los procesos. La autoridad puede ser formal (ejercida por quien detenta un cargo) como informal (no se espera de dicho actor dar solución al problema). Liderar y ejercer la autoridad no son sinónimos, ya que la autoridad se ejerce en tiempos donde existe armonía y paz social. Pero cuando la incertidumbre y la inestabilidad acechan, ya no podemos responder de forma mecánica a los nuevos problemas, precisamente porque no sabemos cómo lidiar con ellos. El ejercicio del liderazgo implica la creación comunitaria de un proceso de reflexión para detectar cuál es la raíz de los nuevos problemas identificando una contradicción entre los valores comunes y las prácticas sociales, lo cual se define como desafío adaptativo. El desafío estratégico es aquel cambio que obliga a repensar las actitudes y valores de los actores de una organización, por medio de la adopción de un cambio adaptativo. Si el desafío estratégico no se detecta a tiempo, se pone en riesgo la estabilidad del proceso, haciendo que todos nos veamos inmersos en una vorágine de inestabilidad e incertidumbre. Una actitud de disposición al cambio es vital para superar el desafío y lograr la adaptación. Sin embargo, es fundamental por parte de quienes ejercen el liderazgo detectar si la sociedad está en condiciones de discutir un tema problemático, so pena de caer en mecanismos de evitación del trabajo. La evitación del trabajo también ocurre cuando no somos capaces de distinguir frente a qué tipo de problema estamos lidiando: técnico o adaptativo. En general, cuando no somos capaces de detectar este desafío, respondemos de forma técnica (ejercemos la autoridad) a un problema que requiere el ejercicio del liderazgo (cambio adaptativo en torno a nuestras prácticas y valores).

Un ejemplo claro de cuando no se soluciona un desafío estratégico que requiere un cambio adaptativo es la aparición del movimiento social por la educación, el que planteó un giro en 180 grados sobre cómo debíamos concebir la educación: gratuita, pública y de calidad, sin discriminación por medio de la PSU y eliminando las barreras que los más pobres poseen para adquirir una buena educación. El problema levantado por este naciente movimiento no era un problema técnico, era un desafío estratégico. El movimiento social por la educación detectó una contradicción entre el modelo educativo que se estaba ejerciendo y los valores que lo sostenían. Ante la aparición de nuevas propuestas en materia de educación (acompañado de paros, tomas y marchas multitudinarias) fue en primer lugar la indiferencia y luego, la represión. La evidencia decía que esta no era una marcha por el precio del pasaje escolar o por más becas. Era el sistema nacional de educación el cual estaba siendo cuestionado. Luego de meses de marchas, el gobierno responde el ejercicio de la autoridad, una respuesta técnica a un problema que no era técnico: más becas. Esto no hizo sino permitir la maduración del desafío adaptativo, que es la necesidad de un nuevo modelo educativo. La negativa del gobierno en dar cabida a las demandas del movimiento social muestra cómo por parte de las autoridades el problema era técnico, cuando en realidad era un problema que requería un trabajo adaptativo. El país estaba en condiciones de sentarse en la mesa y discutir qué educación quería para la sociedad, ante lo cual el gobierno hizo oídos sordos y se tradujo en la pérdida de legitimidad del gobierno (una aprobación presidencial de menos del 30%) y la salida de 2 ministros de educación en menos de 1 año. El movimiento social por la educación fue capaz de ejercer el liderazgo por medio de detectar una contradicción en el modelo educacional chileno y de crear un diálogo ciudadano sobre cuál era el modelo que como sociedad queríamos. Sin embargo, los mecanismos de evitación del trabajo (buscar chivos expiatorios, confundir las metas con los métodos) hicieron imposible que a corto plazo se lograra la traducción de las demandas en políticas públicas.

El rol del PC en el ejecutivo: liderazgo transformador

Así como el movimiento social por la educación fue capaz de ejercer el liderazgo frente a un tema extremadamente sensible, logrando que el modelo educacional fuera un tema inevitable de discutir y al que se debía dar solución, fue  razón para que la mayoría de los candidatos tocaran fuertemente las propuestas en materia de educación en sus programas. Ya no pudimos como sociedad evitar el tema y es por eso que sigue suscitando discusiones y conflictos.

Precisamente el Sernam, ahora encabezado por los comunistas, debe analizar el proceso por el que aparece, se consolida y se mantiene la existencia de un movimiento social por la educación. Sin embargo, debe ser capaz como institución de evidenciar la existencia de una contradicción que requiere una solución y discusión transversal por parte de la sociedad y no una bajada de políticas desde el gobierno a la ciudadanía. Por tanto, el Sernam debe ejercer el liderazgo por medio de su autoridad para generar un problema público en materia de género y la ulterior solución a dichos problemas por medio de políticas públicas que reflejen el sentir de la sociedad. Analicemos este proceso:

1.- Detectar la contradicción: el liderazgo se ejerce porque se requiere entregar una respuesta no asimilada y sistematizada a un problema nuevo. Este problema nuevo no puede ser resuelto por medio de solución técnicas pre-existentes a través del ejercicio de la autoridad. La detección de la autoridad puede ser manifestada por actores con autoridad (como el Sernam) o por actores sin autoridad (como el movimiento social por la educación). El Sernam posee la oportunidad de hacer explícito un problema (desafío estratégico) transversal a la historia de nuestro país: el desigual trato hacia la mujer en todas las esferas de la vida social. Planes de isapre más caros, menores salarios, acoso sexual, violencia física y verbal, inexistencia de soberanía de género sobre derechos reproductivos y sexuales son algunos ejemplos de esta asimetría. Sin embargo, el trato desigual a la mujer en una sociedad democrática ¿por qué  no es un problema técnico? Porque no se ha solucionado el problema adaptativo por medio del liderazgo, sino que se le ha resuelto de forma técnica (principalmente subsidios y propaganda) generando a la larga un mecanismo de evitación del trabajo (“con lo hecho basta”; “siempre ha existido, no es novedad”). Por lo tanto, hay una evidente contradicción entre nuestros valores (igualdad ante la ley) y los mecanismos por los cuales funcionamos como sociedad (discriminación real y efectiva, contrarrestada por medio de soluciones técnicas e insuficientes). La oportunidad está frente a nosotros

2.- Liderar con autoridad: como mencionáramos anteriormente, el Sernam funciona como una institución detentada por autoridades formales que ejercen la solución técnica de problemas definidos como públicos. El rol que cumple una autoridad para ejercer el liderazgo es de hacer manifiesto una contradicción y hacer que esta sea manifiesta para el resto de la sociedad civil. Hay ciertos mecanismos que permiten este proceso: crear un ambiente contenedor (un contexto donde los problemas se puedan discutir), dar curso al conflicto (saber cuándo y dónde podemos ejercer presión para crear el cambio adaptativo), elegir los mecanismos de toma de decisión (cómo resolveremos los problemas, de forma participativa, autocrática, etc.) o  proteger a quienes no poseen autoridad (evitar silenciar a la disidencia), son pasos importantes para que el cambio adaptativo sea posible.
Lo normal de estos procesos es que todos los actores interesados no necesariamente estén de acuerdo (hay quienes defienden el aborto, hay quienes que solo lo defienden en casos especiales, y quienes lo rechazan de plano) y que el conflicto sea la esencia del proceso. Quien decide liderar debe ser capaz de crear un espacio donde este proceso pueda darse sin que solo se termine en discusiones violentas o acuerdos rimbombantes: quien lidera debe ser capaz de crear las condiciones para que discutamos los temas difíciles y que diseñemos por nosotros mismos el cambio adaptativo.

El conflicto debe ser dirigido para que no caigamos en mecanismos de evitación del trabajo. Saber cuánta presión podemos ejercer sin hacer colapsar el ambiente contenedor es vital para que las personas no pierdan el interés y esperen que la autoridad  resuelva el problema por ellos. Por ello es mejor partir por los temas más fáciles de asimilar (mejoras salariales, trato no discriminador por las  AFP) y luego terminar en aquellos temas más conflictivos (derechos sexuales y reproductivos).

La forma por la cual decidimos y afrontamos los problemas es tan importante como el problema mismo, ya que si deseamos que este se aplique con la mayor participación posible puede surgir un conflicto si las autoridades desean resolver el problema con sus propios mecanismos. Es por eso que el Sernam debe ver en su rol de autoridad la necesidad de implementar las políticas en cuanto institución, pero que los mecanismos de cómo se llevarán a cabo y el contenido de dichas políticas deben pasar por una profunda discusión ciudadana. Es menester aprender de los errores del gobierno de Sebastián Piñera en materia de educación (“el problema es técnico, demos soluciones técnicas”).

Finalmente, también debemos aprender que la disidencia es siempre positiva, ya que expresa un punto de vista diferente a un problema único. Para el saliente gobierno la disidencia y el conflicto eran señales de un mal endémico que ponía en riesgo la gobernabilidad del país. Los problemas son técnicos y son resueltos por expertos. Nada más lejos de la realidad. El Sernam debe ser capaz como institución de que las disidencias que aparezcan de la discusión frente a temas conflictivos como por ejemplo el aborto, no sean silenciadas o marginadas, sino que al contrario, protegerlas e integrarlas al proceso. El cambio no es posible si todas las partes no comprenden la necesidad de actuar en uno u otro sentido.

Las oportunidades para el PC en el Sernam son evidentes y deben ser aprovechadas para avanzar en aquellos temas como la discriminación hacia la mujer y la construcción de una agenda de género. Muchas veces un problema evidente no puede ser solucionado porque no posee el enfoque correcto. Este enfoque de un liderazgo bien entendido ayuda en el difícil proceso de construcción de políticas públicas de cambio estructural, y no testimonios de una voluntad dudosa y un palpable mecanismo de evitación del trabajo.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis

Esperemos que este estándar ético que han fijado los socialistas y que exige la ciudadanía, no se relativice con el transcurrir del tiempo, sino que más bien se consolide y se haga transversal al sistem ...
+VER MÁS
#Política

Más que un acto… ¿Un Estado de corrupción?

La producción de la serie ha debido recurrir a la imaginación sociológica para configurar en la trama el estudio incipiente del comportamiento humano en los albores del FBI por entender lo inentendible: ...
+VER MÁS
#Cultura

David Fincher: Perspectiva e imaginación sociológica en Mindhunter

Aunque un tal Matteo Renzi ha vuelto a instalar la idea, no es más que el caballito de batalla de políticos desesperados en circunstancias difíciles. A veces los puentes se caen… y eso sucede muchas ve ...
+VER MÁS
#Política

Hay puentes que caen antes de la primera piedra

Popular

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad