#Política

El Nodo: La reforma de la Concertación, la centro-izquierda y sus partidos

28 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Este ensayo fue escrito como resultado de una solicitud del Presidente del Partido Socialista de Chile, el Diputado Osvaldo Andrade. La intención del compañero Andrade fue la de motivar una reflexión sobre el camino de reforma de nuestra coalición política, sobre su transformación, ampliación y regeneración.
 
En el texto se argumenta que enfrentamos un escenario con una ciudadanía incrementalmente heterogénea en lo cultural, valórico, religioso y político en que muchos de los sectores que no han tenido acceso a las herramientas de desdoblamiento de sus capacidades que da la globalización económica y cultural, presienten su posibilidad y anticipan expectantes esas libertades. Una sociedad con tendencias persistentes e incluso crecientes hacia la inequidad que nos obligan a pasar de una fase de “contención” de la desigualdad a una de su “disolución” con un volumen y ambición de las políticas sociales muy superior al que jamás hemos tenido. Finalmente, una economía con tendencias de progreso crecientemente limitadas por nuestra desigualdad.
 
Esto implica que tenemos que construir un nuevo tipo de coalición política, cuya forma debe ser más parecida a un nodo de red que a una agrupación de partidos. Una coalición política para el Chile que viene, no el que es, y ciertamente no el que fue. Esto implica, además, cambiar el sentido de nuestros partidos políticos, pasando de ser partidos centrados exclusivamente en lo electoral a ser partidos doctrinarios e ideológicos en que se formulan preguntas filosóficas, se estudian utopías y se contrastan con las restricciones de la realidad. Para ello hemos sugerido cinco tareas.
 
1.      Transformar a la Concertación en un centro de recursos políticos y ciudadanos (un hub) en la forma de un banco de horas de recursos para el desarrollo de causas progresistas.
 
2.      El establecimiento de una carta de derechos y deberes explícitos de militantes, cibermilitantes, de adherentes y de participantes en primarias abiertas.
 
3.      El establecimiento de un sistema de foros ciudadanos temáticos con facultades de consulta, de escucha, de voz y con derecho a respuesta por parte de nuestras bancadas y nuestros partidos políticos.
 
4.      El impulso a la militancia temática dentro de los partidos interactuada íntimamente con un impulso al proceso de reflexión doctrinaria.
 
5.      El establecimiento de Secretarías de Estudio dentro de los partidos con el objetivo de impulsar el proceso de lectura, escritura, reflexión, mentoría, discusión, estudio, debate y análisis entre la militancias.
 
Las cinco tareas son tremendamente difíciles, quizás algo utópicas. Pero son las tareas que se nos ocurren a partir del proceso de reflexión que se plasma en este texto. No tienen por que ser estas, no tienen por que ser las únicas, no tienen por que ser todas. Si tienen que ser tareas que vayan induciendo a la coalición a transformarse en un nodo de algo mucho más grande y orgánico, diverso, heterogéneo y complejo; y dejando de ser algo que pretende contener, absorber y arropar; para convertirse en algo que desea interactuar, conectar y potenciar.
 
 
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de abril

Buen artículo. Bien escrito. Pero quizás es bueno explicar porque la Concertación debe “pensar en red” ¿Será porque como diría Manuel Castells entramos a la era de la sociedad en redes? ¿Será porque antes nos unía la lucha contra la dictadura y ahora resulta difícil unirse tras un par de banderas? ¿O quizás también porque hay una clivaje entre un enfoque liberal y socialdemocrata? Más me parece lo segundo y lo tercero que lo primero. Por lo demás, no es que antes no existían redes y ahora sí existen. La verdad es que la Concertación era un bloque social y una red de redes. Pero el cemento que la unía -el sofware o el conjunto de convenciones que la unía- se ha diluido, algunos dirán que se ha llenado de virus, otros dirán que ese software ya no sirve y por eso Concertación 2.0.

Toda red tiene nodos. Al principios eran los partidos y sus tendencias. Después se multiplicaron en regiones y comunas, al tiempo que emergieron más de 60 grupos temáticos que llevan casi 20 años funcionando y que son redes. Pero lo que decayó fueron los partidos, especialmente el PS que llegó a tener en el 2009 3 candidatos presidenciales y dos pre-candidatos. Por tanto,hay que tener perspectiva de la evolución histórica de la red de redes, que ahora, en práctica va más allá de la Concertación.

Pero la idea de red no debe obstruir nuestra capacidad de visualizar que la Concertación contiene enfoques diferentes y es que preciso reconstruir un acuerdo de las fuerzas democráticas y progresistas. Por ello apoyo el esfuerzo de Ricardo Lagos.

En conclusión la idea de red es útil porque es flexible, adaptable y da cuenta de la epoca que vivimos. Pero no olvidemos que toda red tiene conflicto, luchas de poder, disputa de proyectos. Algo que nunca está en la llamada teoría de redesy que nunca debe olvidarse.

Saludos

08 de abril

Excelente ojala cruce a toda la Concertacion

08 de abril

Gracias por los comentarios Alvaro, estoy completamente de acuerdo en la crítica técnica que haces a la teoría de redes y su aplicación particular en éste artículo. Sin embargo, intuyo que hay algo aún más de fondo en tu comentario. Quizás una cierto malestar hacia una suerte de “utopismo institucional” que ronda en la centro izquierda, en que se añora un tipo de organización política sin conflictos que, por cierto, nunca ha existido. Una organización sin conflicto es una organziación muerta o peor, es un regimiento. Lo que hay que entender, quizás, es que el conflicto es la gasolina de la política, el combustible para el avance social, la fuente de energía de la que se nutre la dialéctica, hay motores que la queman bien y motores que la queman mal. No es obvio que por creer en una utopía de un motor de la política que no use ese combustible uno vaya a moverse hacia un motor más eficiente. ¿Te interpreto bien?

08 de abril

Muy interesante propuesta
Una de las razones claves que explica la derrota de la Concertación es su alejamiento de la ciudadanía ,de las sensibilidades e inquietudes esenciales de ella, por lo tanto la idea de los foros ciudadanos temáticos con voz y derecho a respuesta permitiría “oxigenar” los programas de futuros gobiernos y tomarle el pulso a la opinion ciudadana, para entrar en sintonía,
Por otro lado permitiría que la Concertación retome la bandera de las causas “progresistas”, ya que para el ciudadano común lo que hubo fue un abandono de las causas y un enrolamiento en el sistema capitalista imperante, una incapacidad de proponer reformas profundas, giros de dirección, vueltas atrás en casos necesarios, se percibió a una Concertación arrastrada por la fuerza de poderes facticos , incapaz de marcar nuevas pautas, lo que provocó alejamiento y decepción.

09 de abril

Gracias por tu comentario Ximena. Yo creo que la gran dificultad que tenemos es como como combinar los derechos de militancia con un funcionamiento relativamente “eficiente” de las bancadas y los dirigentes. Probablemente la respuesta no va por el lado de que siempre estén consultando o de que no tengan la flexibilidad para adaptarse a situaciones legislativas (clásicamente: entregar algo por el logro de otra cosa) pero si que estén obligados a explicar a sus bases constituyentes. Yo tengo la sensación de que la gente no es tan ingenua en términos de su entendimiento de como se debe hacer política. No espera que se haga todo lo que ellos piensan. Si espera que cuando sus representantes haan algo diferente a lo “acordado” se tomen la molestia de explicar y responder consultas. Tengo la impresión de que un mecanismo como el que sugiero podría ayudar, además de tener todas las virtudes que tu describes.

09 de abril

Estimado Óscar:

He leído con mucho interés el documento. Te felicito. Quiero compartir cntigo y con los otros lectores la siguiente reflexión. “Ser partidos doctrinarios e ideológicos en que se formulan preguntas filosóficas, se estudian utopías y se contrastan con las restricciones de la realidad”. Esta ídea me parece el núcleo de, a mi parecer, del problema de la Concertación, pues si algo faltó fué ideología, inspiración y utopías. Las grandes preguntas de la izquierda chilena claman por nuevas respuestas, nuevas personas. Necesitamos volver a pensar las preguntas iniciales de la política y a partir de las respuestas que en un colectivo diverso seamos capaces de formular, de esa manera podremos con fortaleza pararnos ante el pueblo chileno, escucharle y comenzar a caminar juntos nuevamente. No debemos ir tan lejos ni proponer grandes reformas al sistema de partidos políticos, necesitamos determinación y convicción de darnos otra oportunidad, levantar con decisión la mirada, valorarando el esfuerzo que muchas personas realizaron durante años por mejorar Chile, una generación completa que luchó por recuperar la democracia y el espeto de los derechos y libertades. Esa generación encontró un camino, un sueño que compartieron y que hizo de Chile un país en serio. Aquí estamos otra vez, décadas después haciendonos las mismas preguntas, impávidos ante elos tiempos actuales. Pero insisto, la respuesta la tenemos, Chile nos necesita, necesita úrgente un sueño colectivo que se capaz de organizarnos, en definitiva caminar otra vez juntos por causas comúnes. En estos momentos muchos de nosotros deseamos encontrarnos, levantarnos nuevamente, es tiempo de transmitir con fuerza el mensaje optimista.

Saludos,
Ordinary People.

09 de abril

Gracias por tu comentario Francisco. Una cosa me hace pensar lo que escribes que quizás no está del todo claro en el texto. Yo tengo la impresión de que la mejor política se hace cuando uno se tensiona en una lucha. Eso implica, por supuesto, que uno debe saber en que lucha está. A eso me refiero con “partidos doctrinarios e ideológicos en que se formulan preguntas filosóficas, se estudian utopías y se contrastan con las restricciones de la realidad”. Creo que cuando uno quiere sacar músculo tiene que hacer pesas, es decir, necesita enfrentar una resistencia para desarrollar una capacidad. Lo mismo ocurre en el método científico y, en el fondo, lo mismo en el método político. Si no es contra resistencia no sirve. Si se evita la resistencia, admitiendo la derrota de la utopía tampoco sirve… se deja botada la pesa en el suelo y se “engorda”. La tensión de estar confrontando una utopía con una realidad que nunca la satisface es algo bueno para la política. Tenemos que construir estos “gimnasios”, estos espacios donde hacerlo.

09 de abril

Hola:

Me ha parecido muy interesante tu trabajo pues coloca el desafío socialista en la dirección que corresponde a los tiempos que vivimos. Quisiera compartir algunos énfasis. Al igual que Alvaro me voy a apoyar en Castells:

“Lo que es específico de nuestra sociedad no es que sea del conocimiento, sino el hecho de que en la sociedad actual la producción y generación de conocimiento y el procesamiento de información tiene una base tecnológica de nuevo tipo que permite que esa información y ese conocimiento sean difundidos y procesados en tiempo real a escala planetaria en el conjunto de los procesos que constituyen la actividad humana”. (Castells 2003).

Más que el concepto de nodo que asocio a infraestructura tecnológica en la fase 1.0 de Internet, también conocida como la Web 1.0, pondría el acento en los temas de la Sociedad del Conocimiento. A eso tu le llamas (página 13) producción de pensamiento. El socialismo es un constructo de la sociedad y el mundo en el que está inserto y eso se educa, no está en el mercado, en el kiosco de la esquina. Por lo tanto el socialismo debe ser puesto a prueba desde el punto de vista de interpretaciones de la nueva realidad que viene emergiendo.

En ese sentido, hago hincapié en este punto, el del conocimiento, pues el pensar en Red implican varios desafíos adicionales, en donde quizá el más desafiante sea actitudinal. Se requiere una parada más transversal, como tu dices, de igual a igual con otras redes. El socialismo es una interpretación más. Los socialistas, facilitadores, en una actitud de aprendizaje desde la interacción con otras Redes. Esto implica un cambio cultural profundo, que dicho sea de paso, tendrá que ocurrir presencialmente, en la realidad física. La red es nada más que una expresión de una misma realidad. Es decir, no existe una realidad presencial y otra virtual. La Red es el espejo de la realidad concreta.

¿ y el poder? Tu lo abordas desde la cultura históricamente díscola del socialismo hacia los poderes. Diría que junto con eso hay varias otras vetas poco exploradas del socialismo, olvidadas o catapultadas. Una de ellas, es el carácter esencialmente democrático del socialismo; la otra, es la variante utópica del socialismo premarxista. Los tiempos que corren, impulsados por las tecnologías de la información, favorecen la generación de espacios democráticos, el dialogo, la negociación en tiempo real, la colaboración, y ciertamente la construcción de nuevos paradigmas. Como nunca antes, la tecnología de la comunicación, es una aliada para soñar, pensar y acordar.

Saludos cordiales,

Carlos Cerpa

10 de abril

Gracias por tus comentarios Carlos. Creo que tienes mucha razón al destacar que no es posible sustituir con interacciones virtuales las interacciones presenciales en la realidad que requieren cualquier tipo de política reformada en el socialismo o en la centro-izquierda. Yo creo que tenemos que “imitar” la red no necesariamente “habitarla”. Eso presupone que hay algo en la estructura de la red virtual que se ha convertido en tejido de nuestra estructura social, “coagulando” en realidad. Por eso, “actuar como red” en la realidad es, probablemente posible e incluso benéfico. Estoy de acuerdo en que el modelo para este actuar “como red en la realidad” es más la red 2.0 que 1.0: más interrogación de la realidad desde la perspectiva que uno tiene que predica de ningún tipo.

09 de abril

Hola

Excelente columna.

Sólo hay que avisarles a los representantes de la Concertación en el Parlamento. Un ejemplo que esto no es lo que están pensando los honorables es el “acuerdo nacional” en Tv Digital, muy reciente, que introdujo cambios tan profundos como el fin de la Tv Abierta.

Incluso hay algunos Diputados de la Comisión de Cultura que habiendo presentado modificaciones que recogían el pensamiento de la sociedad organizada, a la hora de votarlas en comisión votaron en contra, alineados con el Oficialismo. Suena feo, pero no es todo, hay más.

Hay una Senadora que hizo un excelente trabajo mediático en relación a la Tv Digital, incluso organizó seminarios en Santiago y Concepción y posó en todas las fotos necesarias para salir en los diarios, pero no presentó ninguna indicación llegada la hora al Proyecto de TVN que se tramita en el Senado.

Entiendo que hay un Honorable Senador de la República que ha presentado una indicación al proyecto de TVN que elimina la palabra Mapuche del articulado. Todo a fin de “ampliar” el debate. La verdad no he tenido el valor de corroborar tal información que me llegó de primera fuente, sería grave constatar que los Senadores de la Concertación juegan con armas de doble filo, sería grave descubrir que tal Senador opina que es justo lo que ha propuesto, sería grave constatar que ha presentado una indicación que no lo representa sólo porque alguien le ha pedido que lo haga. Entonces lo que vengo a decirles es que DUDO, dudo del criterio que ocupan los Históricos Honorables de la Concertación para corregir o proponer los proyectos de ley que estudian o votan y francamente no quiero conocer la respuesta .Me aterra.

Lo que la Concertación necesita es hacer suyos los temas ciudadanos, apoderárselos, ocuparse de obtener mejoras y convocar a los ciudadanos a celebrar los triunfos. No es necesario que se los pongamos por escrito reiterativamente cada cierto tiempo. Los antiguos anaqueles de la concertación están plagados de buenas propuestas de ciudadanos especialistas. Las palabras de antes quedaron en los papeles arrumados de Ministerios abandonados. No hagamos que las palabras del 2011 queden sólo en las pantallas de los computadores, lo que vale son las acciones, los hechos, los votos.

10 de abril

Gracias por tus comentarios Jaime. Creo que el tema específico que propones es un excelente ejemplo para pensar el tipo de estructuras que necesitamos pensar. Supongamos que es efectivamente cierto que la Concertación votó en este proyecto de ley en contra de sus convicciones más profundas al respecto. Luego supongamos dos posible hipótesis al respecto. Una, que lo hicieron por lo que tu llamarías “razones inconfesables” y otra por que hicieron una transacción en este tema a cambio de logros en otras áreas. Si es que tuviéramos un sistema de foros ciudadanos con facultades de escucha y derechos a exigir respuesta, los parlamentarios se verían en la olbigación de explicar en detalle las razones detrás de su decisión. No creo que ninguno de nosotros espera realistamente que los parlamentarios siempre voten, en cada uno de los temas en que se meten, exactamente de acuerdo a lo que nosotros queremos. Si creo que esperamos que nos expliquen las opciones que toman, especialmente cuando son discrepantes con lo que ellos y nosotros entendemos como nuestra base programática. Una institucionalidad como la que menciono podrái ayudar.

09 de abril

Dejo a quienes corresponda hacer los diagnósticos y buscar la medicina que tal vez….haga reaccionar a este cuasi cadáver que es la Concertación.
Para mi….como una simple ciudadana, las cosas las veo desde ese punto de vista. ¿qué me desilucionó?
Constatar que la Concertación se acomodó muy rápido (casi instantáneamente) a la realidad que heredó de la dictadura, Con asombro vimos que las banderas de lucha que debieron surgir, las “ideas fuerza”…no se tomaron: cambio constitucional por ejemplo. Está claro que no iba a ser fácil, que habría rechazo de parte de la derecha….pero habría habido ahí una razón estructural para atreverse y como dices tú, ahí estaría la “resistencia para desarrollar la capacidad”.
Me hubiera gustado que al no lograr las metas, hubiera SIEMPRE habido voces afiatadas denunciandolo. Pero al pasar del tiempo fuimos testigos y víctimas de la aceptación del sistema neoliberal más agresivo que un pais pueda soportar y los políticos concertacionistas sordos.
Tienen que existir las personas que se la jueguen por las verdaderas necesidades de la ciudadanía. No podemos seguir soportando que los políticos hagan justamente lo que las personas NO quieren, Basta de engaños . Siento que quienes están en las cúpulas, no dejarán que el oxígeno se renueve y hace tiempo que estamos asfixiados.
Queremos ser escuchados!! que se hable del aborto….de la eutanasia…del matrimono homosexual…queremos que el Estado se acuerde que es LAICO, que nos tomen en cuenta cuando se hacen políticas que afectan a toda la ciudadanía. …que se nos pregunten si queremos un royalty…y nuestra voz se escuche al momento de diseñar polítcas como la medioambiental, educacional y obviamente de la salud.
Cuando las metas sean grandes, van a contar conmigo…una simple ciudadana.

10 de abril

Gracias por tus comentarios Ximena. Sin duda que estas en todo tu derecho de cuestionar las convicciones y el valor de nuestros líderes. Muchos nos lo cuestioamos también. Pero también es posible que parte del problema no sea las personas mismas sino las estructuras de incentivo y de funcionamiento que hay dentro de las instituciones políticas que tenemos. Es decir que tú o yo haríamos quizás lo mismo colocados en esas estructuras de poder disfuncionales para las causas de la izquierda (se que es un pensamiento desagradable pero hay que, a lo menos, contemplar la posibilidad). Posiblemente entonces, parte de la rabia que sientes, siento, sentimos, deberíamos canalizarla hacia la construcción de instituciones políticas (partidos, coaliciones, centros de estudio) que funcionen bien y que no permitan comportamientos cínicos (o que no los permitan tanto).

10 de abril

Estimado Oscar

Al parecer Ud no me entendió yo fui taxativo al afirmar que la Concertación votó contra sus principios en la Ley de Tv Digital, no es una suposición, es un hecho. De qué sirve que los ciudadanos se comuniquen con Ud (los líderes) si luego ponen en entredicho lo que se ha conversado. Si es necesario que le de nombres, entonces vea como el Diputado Marcelo Schiling votó con la derecha a favor del pago por la Tv Abierta, fomentando así la codicia de los operadores. Tómese la molestia de pinchar el vínculo y revisar. http://bit.ly/gl7fJT

La concertación viene transando 20 años es decir cediendo, transigiendo, condescendiendo, capitulando. Es por eso que están perdiendo las elecciones. La recomendación es que asuman valores y luchen hasta el final por ellos, no importa que aveces las victorias sean pocas, son victorias al fin y al cabo y tienen un sabor dulce.

Si siguen capitulando principios por grandes acuerdos nacionales, bailando al ritmo de la música que pone el Oficialismo, seguirán perdiendo elecciones, al menos este votante NO está disponible para seguir en esa dinámica, Quiero ver acciones y votaciones consecuentes con los principios fundamentales de la democracia. Lo demás es parafernalia.

Gracias por responder al posteo anterior. Quedo atento a sus nuevos comentarios.

10 de abril

Jaime,

Es posible que tengas razón y el problema sean las personas, no las instituciones. Yo creo que el problema son el funcionamiento de los partidos y la coalición y por eso hago una propuesta para su reforma. Pero es muy posible que el problema sean las personas. No lo sé. Sigo pensando que si el dirigente que tu criticas estuviera obligado a dar cuenta pública y explicación de su voto, sería mejor. Hoy no lo debe hacer. Si estuviera obligado, tu y otros tendrían un foro para objetar abiertamente su juicio y, en el caso de que las diferencias políticas persistan, disputarle su posición de poder. A mi me parecería estupendo que funcionáramos de ese modo… de eso se trata la tercera de mis cinco propuestas.

Otra cosa y fraternalmente (voy a caricaturizar un punto aprovechándome de que personalizas la crítica): yo no soy parlamentario, ni dirigente de partido, no voté ni votaré en la ley que te preocupa, no soy representante al congreso socialista, no lo fui y creo que nunca lo seré, no soy del comité central… nada. Te digo esto por que si el objetivo de tus comentarios era influir sobre un dirigente socialista o criticar sus acciones… es importante que sepas que no lo soy.

Un punto más fino y discúlpame que me tome la siguiente libertad: yo podría hacerte los mismos reparos que tu haces y ¡que injusto sería! Por ejemplo podría demandar de ti “acciones consecuentes que yo pueda ver” o “tomarse la molestia” de leer algo, implicando que tu no eres una persona consecuente, que eres arrogante o flojo. ¿No te parecería un poco ofensivo si yo hiciera eso? ¿No te parece que quedaría un dejo de arbitrariedad? ¿No te parece que sonaría a un insulto velado? A mi me parecería. Por eso es que no lo hago. Sería de una injusticia tremenda que yo demandara de ti cosas que demando de mis diputados, ponte tú. ¿No te parece? Perdona que enfatice un punto sobre el trato personal y la etiqueta epistolar pero creo que es importante.

Yo me “tomé la molestia” de escribir este documento para que lo discutamos, tu te “tomaste la molestia” de comentarlo cosa que agradezco mucho. Creo que todos debemos seguir “tomándonos la molestia” de escucharnos, leernos y comentarnos. Es la mejor ayuda que podemos dar a nuestro dirigentes políticos para que cambien sus comportamientos y reformen sus instituciones.

Sigamos “tomándonos la molestia”. Fíjate que o pienso que la razón por la cual estamos insatisfechos con nuestros representantes tiene que ver en gran medida con que durante mucho tiempo no nos hemos “tomado la molestia” nosotros de hacer la pega de monitorearlos, cuestionarlos, interrogarlos y demandar de ellos cursos de acción consecuentes. En eso parece que tengo un desacuerdo contigo, pienso que el problema somos nosotros (me incluyo) los aburguesados y conformistas militantes de la base izquierdista… que queremos que nos hagan la pega y no nos hacemos responsables de nuestros (si nuestros) fracasos políticos. Quizás tenemos a los dirigentes que merecemos no más.

10 de abril

Estimado Oscar

Jamás hablé de problemas de las personas, aquí estamos hablando de problemas estructurales de la Concertación y sí hay cuenta pública a través de la web, y la clase dirigente parece no haberse percatado. Por sus actos serán juzgados en las urnas.

Le comento que se perfectamente quién es Ud y no es necesario que se caricaturice para que yo logre una mejor comprensión acerca de mi interlocutor. De todos modos agradezco enormemente sus esfuerzos.
Hágame los mismos reparos que yo le hago a la clase dirigente, exíjame más, exíjame que me empodere, y no lo encontraré injusto, es un desafío que me agrada y enaltece, sólo espero estar a la altura de las circunstancias, de lo contrario está facultado a derivar sus interlocuciones con un ciudadano más calificado. No lo reprocharé por ello. Jamás pensaré que es un pensamiento arbitrario, ya que reconozco mis limitaciones, cosa que los dirigentes de la Concertación o no saben o no han sabido hacer.

Durante los últimos 11 años me he tomado la molestia de entregar argumentos y dedicar cientos de horas de análisis para elaborar propuestas valederas, durante 10 de esos 11 años, la Concertación me tildó de “alegón e inconformista” por atreverme a presentarles argumentos contrarios. Incluso le he “hecho la pega”, tal como dice Ud a varios honorables redactando indicaciones a proyectos de ley, indicaciones que después no se molestan en presentar, para qué si ya se pararon en la foto con los ciudadanos.

A la luz de sus respuestas puedo ver que Ud no comprende el verdadero alcance de lo que sucede. Ilusionan a los votantes a la hora de las elecciones y después votan en vafor de grandes grupos económicos en el Parlamento. IMPRESENTABE.

Toda ley que no se haga en directo beneficio de los más desposeídos va en directo beneficio de los más poderosos.

O trabajan por los ciudadanos o trabajan para los empresarios. No hay dos posibilidades.
Decidan Uds dónde van a buscar los votos que le faltan para ganar las próximas elecciones municipales.

10 de abril

Estimado Jaime,

Alguna vez leí un ensayo sobre el conflicto palestino que me pareció muy interesante.Si no me equivoco era de un columnista inglés en The Guardian pero no estoy seguro (fue hace tiempo). El artículo trataba del uso de “ustedes” y “nosotros” en la prensa palestina e israelí. El argumento es que el uso de esas dos palabras servían para establecer una frontera donde no la había. Servía, en ese caso, para dividir y dar poder a las partes beligerantes interesadas en sostener el conflicto. Servía para ignorar el hecho de que todos estaban en el mismo problema. Servía para no escuchar a los “otros” por que son los “otros”. El argumento de la columna era que eliminar “ustedes” y “nosotros” en la prensa de la zona serviría para ejercitar diariamente la idea de que el problema es de todos. El problema de acuerdo al columnista es que todos eran “nosotros”.

Fíjate que en las dos entradas que has ingresado siempre estableces claramente la frontera entre el “nosotros” y el “ustedes”. Además que para hacer más entretenido el debate me colocas en el “ustedes”. Me dices “ustedes” tienen un problema que hace que yo no vote ni votaré por “ustedes”. Estableces la frontera clara, y además dices varias veces que “ustedes” tienen que ganarse tu voto. Hay un “nosotros” implícito en tus entradas y hay un “ustedes” bien explícito de inconsecuentes, impresentables e incomprensivos que o “trabajan por los ciudadanos o trabajan por los empresarios”.

Un comentario sobre técnica retórica. Una vez que uno establece una frontera tan clara entre “nosotros” y “ustedes”, puede ser que haga poco sensato para los “ustedes” intentar trabajar para un “nosotros” que no los tolera. ¿Para qué? Piénsalo desde la perspectiva de nuestro intercambio. Imagínate que yo nunca hubiera tenido nada que ver con TV digital. Que nunca hubiera realmente estudiado el tema, ni escrito una columna al respecto, ni asesorado a alguien sobre el tema, ni tomado una decisión sobre ello. Supongamos eso por un rato. Sin embargo, tu me colocas claramente en el “ustedes” en ese tema. Ex ante. ¿No estarás colocando una barrera que ayuda a derrotar tu postura? ¿No será que para ganar con tus ideas sobre TV digital es mejor seducir que excluir? Te lo digo amistosamente como una sugerencia sobre retórica.

Es importante que entiendas que yo no ando buscando tu voto (del que hablaste un par de veces). No es mi trabajo. Si ando buscando tu empatía intelectual. ¿Empatía intelectual con qué? Con el problema institucional que tenemos “nosotros” (un “nosotros” que te incluye, creo, quizás no). Malamente, lo que he estado tratando de decirte es que yo creo que tu y yo formamos parte de un mismo “nosotros” que tiene un problema institucional grave y que el problema institucional es “nuestra” responsabilidad, no de “otros”, no de “ellos”, no de “ustedes”. No se va a arreglar solo. No lo van a arreglar “ellos”. No se va a arreglar simplemente por que uno se lo pida a alguien. Tampoco creo que se va a arreglar con simplemente demandarlo. Hay que trabajarlo. La solución que propongo en el ensayo para eliminar este maldito problema del “nosotros” y el “ustedes” en la izquierda es estructurando una coalición con forma de red. Ese es mi punto central… creo. Y para hacerlo hay que gastarle sus horas al cuento. Eso es todo lo que he tratado de alegar en nuestro extenso intercambio.

En fin. Gracias por una entretenida polémica, en todo caso.

Saludos,

Oscar

10 de abril

Estimado Oscar
Excelente tu texto. Se ve difícil que en el corto plazo nuestros partidos avancen hacia sistemas de redes. La lógica electoral y de la competencia entre los partidos sigue dominando el escenario. Un ejemplo de ello es que la Concertación quiere llevar una sola lista de concejales y en vez de declarar su voluntad de que en esa lista pueda ir gente independiente o representante de movimientos ciudadanos, discuten cuantos puede llevar cada partido y empujan a los independientes a irse en otra lista (con MEO?, con el PC?). ¿Qué clase de renovación es esta? Todo lo que propones se puede hacer. Te propongo partir con los que lleguen!

10 de abril

Gracias por tu comentario Ricardo. Te voy a ser bien sincero pero no me resigno a que simplemente no sea posible. Entiendo que la política tiene sus fuerzas que le son propias y naturales. Pero me cuesta creer que no sea evidente para todos los involucrados que el aplazar perpetuamente las definiciones doctrinarias y los diseños institucionales es pan para hoy y hambre para mañana. Puede que logres unos concejales por ahí y por allá, pero vas a estar condenándote a los anales del archivo nacional.

Yo siento que es muy difícil que se articule una oposición de izquierda efectiva si es que ella no funciona de un modo que sea percibido por los ciudadanos participantes como “radicalmente democrático”. Al final del día lo que piden la mayor parte de nuestra gente es un conjunto de acciones que permitan mostrar que practicamos lo que predicamos. No mucho más que eso. No puedo creer que nuestros dirigentes no se den cuenta. No puedo creer que no haya un subconjunto de ellos que no sean capaces de tomar algunos riesgos.

10 de abril

Estimado
Voy a ser más claro porque al parecer no me he expresado bien.

To propuesta no me convence y no creo que sirva para la disyuntiva planteada porque supone solamente un trabajo teórico, que ya está hecho además-

Lo que le falta a la Concertación es consecuencia con la teoría. Acciones y no palabras.

Acciones que partan desde las cúpulas, Senadores y Diputados votando en beneficio de los electores.

Todo lo contrario a lo que hemos visto los últimos VARIOS años.

Los ciudadanos hemos hecho nuestro trabajo, la clase dirigente no.

Parta por arreglar el problema donde verdaderamente se encuentra. Los ciudadanos solos llegaremos a celebrar si lo hacen.

Y si, escribo un USTEDES y un NOSOTROS, porque claramente no estamos unidos. Vasta ver el resultado de las elecciones para darse cuenta de ello.

Atento a sus comentarios

10 de abril

PErdón, Basta y no Vasta. Gracias.

11 de abril

La idea del nodo se me figura a una telaraña que se extiende para capturar todo alrededor.

Siendo crítico, me parece que esconde la pretensión de crear nuevas formas de cooptación desde la Concertación sobre la sociedad civil, desde los partidos políticos, y no tanto la creación de un nodo democrático.

Sigue siendo la lógica desde arriba, vertical.

11 de abril

Gracias por el comentario Jorge. En realidad la idea del nodo es, más bien, de un punto que se conecta a una red existente. Al menos así lo veo yo. Ahora, estoy de acuerdo de que podría hacerse del modo que lo planteas tú y sería espantoso. Incluso comparto que es algo de lo cual hay que precaverse por que es el instinto natural de muchos en política. La otra posibilidad es que se haga en forma más horizontal, diseñado de ese modo. Quizás como en muchas cosas “el diablo está en los detalles”. ¿No te parece?

¿Cómo lo harías tú? Digo… bajo la premisa de que para ganar elecciones en casi cualquier sistema (pero sobre todo en el espantoso sistema binominal que tenemos) se requiere una cierta escala crítica, una cierta coordinación. ¿Cómo se construye una escala de operación electoral de la izquierda o de la centro-izquierda que sin ser vertical, gane elecciones?

11 de abril

Concuerdo en la idea del nodo que planteas, el punto es dónde está la conexión o cómo se genera con respecto a otras redes existentes. Ahí la respuesta se vuelve un marasmo si consideramos la distancia sideral entre partidos políticos y organizaciones civiles e individuos independientes, no sólo porque nuestro sistema electoral fortalece la partidocracia y todos sus vicios –elitismo, oligarquía, etc- sino también porque los partidos en esa lógica tan cómoda, siempre tienden a fagocitar a las organizaciones ciudadanas.

En cuanto a tu pregunta, no tengo una respuesta definitiva porque tengo presente las limitaciones de la racionalidad humana en cuanto a pretender planificar una cuestión como los apetitos de los seres humanos.

Bajo ese supuesto, mi única alternativa es propiciar el máximo de competencia político electoral, a todo nivel, partidario, comunal, etc. Sobre todo, porque así no sólo se puede ganar elecciones sino que mejorar nuestra democracia.

11 de abril

Me parece interesante la idea, reformular el debate, la discusión, la lucha en estos “gimnasios” del saber y de la política. Sin embargo, me surge la duda ¿Es la Concertación capaz de aguantar la llegada de nuevas ideas?¿Está abierta a este acercamiento a los ideales, que hace tanto abandono en favor de obtener votos, sin importar del sector del cual provienen? Así como hay gente de escasos recursos que apoya a la “UDI popular” también hay muchas personas que votan por la Concertación porque no les agradó la dictadura, o porque bien no están del lado de los “empresarios”. Ese voto, un tanto inocente y poco informado, puede que sea perdido si se empieza a ver a la concertación con sus ideales, fuertes y claros. Habría que hacer un análisis, sobre que se gana y que se pierde, aunque al menos de mi parte, me agradaría mucho empezar a ver una discusión más ideológica, que simples rencillas faranduleras en la política, que tan importante es en nuestras vidas.
Atentamente
Fábio Salinas, alumno y lector.

11 de abril

Buenas noches:

Es bueno que se desarrollen documentos de esta calidad, y lo felicito por su trabajo. Como Ingeniero cuando se habla de nodos, no puedo imaginarme el nodo sin la cuerda, y me gustaría saber si el enlace que debe haber entre el nodo y la cuerda es fuerte y resistente, ya que como menciona en el texto, muchas veces las innovaciones “provinciales” se diluyen por que este enlace es débil. Los nodos pueden existir y pueden ser estrategicamente puestos para alcanzar las ideas e innovaciones de la provincia; sin embargo cuando la idea tiene que dejar el nodo para transmitirse por la cuerda, esta idea se pierde. Una red o una malla tiene una estructura que la hace flexible pero resistente; de esto se trata. Pueden haber muchas analogías para entender una red (estructuras moleculares de los materiales, estructuras de datos en la web, estructuras para edificación, etc.) por tanto el éxito de estas depende básicamente por su “flexibilidad y resistencia”, para que la comunicación que debe existir entre un nodo y otro no se pierda o se diluya….o como dice un amigo “no pierda su transmisión”

¿Cómo se pretende dar la resistencia y flexibilidad a esta red?

Saludos

12 de abril

Reformular y quizás, replantear la coalición política de centro izquierda es algo que hace bastante tiempo se debería haber hecho. Como menciona, es muy importante hacer dicho análisis y autocrítica. Sin embargo me cuesta creer y confiar en que la elite política que está a la cabeza de la Concertación tenga la voluntad suficiente y la altura de mira necesaria para llevar a cabo dicho proceso. En mi opinión, es difícil, muy difícil. Esto responde sin duda a vicios de nuestra política, una política necia que responde fundamentalmente a los intereses de los partidos políticos, en vez de estar enfocada en la ciudadanía.

En este sentido, considero que la propuesta que se indica,
“El establecimiento de un sistema de foros ciudadanos temáticos con facultades de consulta, de escucha, de voz y con derecho a respuesta por parte de nuestras bancadas y nuestros partidos políticos.”, es de suma importancia para sentar las bases de una política inclusiva y realmente representativa.

Creo que se debe destacar lo que menciona Fábio un par de comentarios atrás, comenzar a debatir ideas de corte más ideológico, que hace ya un tiempo se ha dejado de lado,

Muy buena columna profesor, Saludos.
Humberto Jiménez.

14 de abril

Ya era hora! Qué esperanzador resulta leer y creer que la realidad de los pequeños nodos ciudadanos pueda ser emulada por los entes políticos (partidos). Qué bien! veamos cómo camina la cosa. y Felicitaciones por la lucidez. En una de esas, ya no sea una necesidad el mantenerse independiente!!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?