#Política

El humor satírico y la sensibilidad política y social en Chile hoy

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

A propósito del comediante Edo Caroe y su sonada y comentada actuación en el Festival de Viña vale realizar diversas reflexiones y traigo a colación  a Moliére.


Quiero decir con esto que al "humor social" y a la "sátira política" hay que apreciarlos, sentirlos y mirarlos con respeto, por muchas observaciones que nos merezcan, porque representan un momento particular de la historia de los pueblos. Si alguien decía la verdad a los Reyes y Monarcas eran, precisamente, los bufones de la corte.

“No hacen otra cosa que reprocharme mi predilección por la grandeza”, es una de las frase es de  Joudain, uno de los personajes de la sátira de Moliére, en la fascinante pieza teatral El Burgués Gentilhombre. Tuve oportunidad de verla siendo estudiante de Teatro Social, en la Universidad Católica de Valparaíso y, de verdad, me fascinó esa manera de desnudar las contradicciones de la decadente sociedad del siglo XVII.

Como recordarán, la trama (humorística-sarcástica) gira alrededor del hijo de un gentil hombre, Jourdain, que hereda una trabajosa herencia de su esforzado padre zapatero y se esmera por incorporarse en la aristocracia y ser reconocido como un noble, condición difícil -por supuesto- para un descendiente de la naciente clase de pequeños comerciantes. En el relato de la trama se desnudan las contradicciones de la sociedad del siglo XVII, ya bastante decadente, con una aristocracia, una nobleza y una monarquía rodeada de adláteres, incondicionales y sacerdotes que representan a una sociedad muy ocupada en sus propios menesteres y conflictos de interés.  El sarcasmo ilustra la decadencia y Jourdain es víctima de diversas intrigas y engaños. El burgués gentilhombre fue estrenada por Moliére el 14 de octubre de 1670 en la corte del Rey Luis XIV y, por cierto, al Monarca y sus nobles no les cayó nada bien la mofa de sus costumbres y la acidez del mensaje de fondo. Moliére salvó apenas de ser demolido. Cuatro años antes ya habían prohíbido algunas de sus obras.

Quiero decir con esto que al “humor social” y a la “sátira política” hay que apreciarlos, sentirlos y mirarlos con respeto, por muchas observaciones o reparos que nos merezcan, porque representan un momento particular de la historia de los pueblos y expresan verdades dolorosas. Si alguien decía la verdad a los Reyes y Monarcas eran, precisamente, los bufones de la corte. Allá ellos si escuchaban o se daban cuenta.

En los años ’60, el comediante Jorge Romero “Firulete” nos encantó con su parodia del “Pepe Pato”, sintonizando con la crítica social a los encumbrados del poder, esas personas “estiradas”, las “señoras bien”, los hombres de la “billetera larga”.  Recordemos los exquisitos diálogos de Firulete en la Radio Portales de aquellos años.  

Más tarde, el naciente Coco Legrand desnudó a los “Cuescos Cabrera” en los 80, los arribistas del neo-liberalismo. En una célebre pieza humorística describe las características de este nuevo arribismo social, como en esa familia chilensis cuyas nuevas costumbres describe con exquisita sorna.

Bombo Fica nos hizo reír a carcajadas con su rutina de la consumista sociedad chilena. ¿Quién no recuerda su célebre “Master PloP”?

Sergio Freire, en el reciente Festival de Olmué hizo lo suyo, pero definitivamente, el lunes 22 de febrero 2016, con casi 40 puntos de rating, esto es 3 millones 200 mil chilenos y más de 130 mil twitteos en las redes virtuales esa misma madrugada, dieron cuenta de un nuevo fenómeno: la mordaz y aguda crítica humorística de Edo Caroe, que puso bruscamente en la mesa un set de fotografías profundas de la realidad socio política de Chile causando un gran impacto.

Moliére, lo reflejó muy bien en el siglo XVII, El Burgués Gentilhombre es una sátira social, aguda, irreverente, mordaz que fue escrita y actuada sin ninguna piedad hacia la Monarquía, la clase religiosa y la sociedad de su tiempo. Moliére, anticipó -en cierto modo- lo que décadas más tarde sería la Revolución Francesa: esa masa de gente, desbordada por los abusos, un ansia de cambios, una necesidad de deshacerse de la vieja aristocracia  y la crisis reinante, que se toma la Bastilla y finalmente guillotina al Rey de Francia...

El humor satírico saca roncha. Es verdad. En 1664 Tartufo,  singular obra teatral de Moliére que desnudaba la hipocresía religiosa de su tiempo, fue prohibida por cinco años por el Rey.

Humoristas o comediantes de nuevo cuño, como Edo Caroe y otros, serán denostados o aplaudidos seguramente, pero lo que no se puede discutir es que, cada cierto tiempo, ponen el sentido común en un escenario en donde, los poderes establecidos y la sociedad misma, hacen muy mal en no saber comprender los cambios de época.

TAGS: Humor Político Sátira política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

27 de febrero

No creo que se tan novedoso Edo Caroe. Lo que hizo en el Festival, Yerko Puchento lo hacía semanalmente en canal 13. El Festival le dio resonancia… pero no le veo que sea un “fenómeno”.

29 de febrero

Hola Osvaldo:
Se podría decir que no es novedoso el “humor satírico” cuando hace referencia a temas sociales y políticos que están en boca de muchas personas. El valor de esto se adquiere en un escenario colectivo, cuando la referencia humorística se hace cargo del sentido común. Ahí está su eco principal. El actor Yerko Puchento abrió un camino cuando los temas todavía requerían mayor maduración y ahí está su virtud. Lo que se puede caracterizar como “fenómeno” con estas nuevas tendencias en el humor nacional es que, junto con reflejarnos como en un espejo, la sociedad adquiere una mayor conciencia de aquello que quiere dar por superado. Eso es, efectivamente, una antesala de nuevas actitudes culturales. Atentos saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable