#Política

El dios voto: cuando el sufragio no asegura participación

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los argumentos en torno a la obligatoriedad del voto parecen más una defensa del voto en sí que una defensa a favor de la participación de los ciudadanos, la democracia, o la libertad.

Leyendo un interesante escrito llamado Liberalismo y voto voluntario, me encontré nuevamente con que los argumentos a favor del voto obligatorio, al igual que todos los textos que he leído hasta ahora, se basan en plantear los supuestos males que traería el voto voluntario (aumento en la desigualdad de oportunidades; déficit de representatividad; baja legitimidad).

Bajo estos argumentos, que por lo demás, en ningún caso parece evitar el voto obligatorio, la validez de la obligatoriedad más bien se considera un preventivo para evitar supuestas hecatombes políticas, que un bien político en sí.

Pero hay algo más profundo e importante en todo esto, que tiene relación con la idea que se tiene de Democracia, Participación política y Libertad.

Decir que de la voluntariedad del voto surgirá más desigualdad, un déficit de representatividad y baja legitimidad, es reducir el espacio político y con ello la participación ciudadana, a una dimensión estatal, electoral y partidista, acotada en términos reales para los ciudadanos, a un espacio temporal específico y reducido, la urna.

Así, queda fuera de lo político cualquier otra forma de participación política no violenta (la violencia suprime la política). Esa exclusión es tanto para individuos como para agentes políticos independientes. También, para sus diversas formas de asociación no partidaria  mediante las cuales pueden expresarse ideas, demandas e incidir en la toma de decisiones.

Irremediablemente, se reduce la noción de democracia –y todo lo que implica – a ese espacio físico y temporal tremendamente acotado que es el acto del voto en la urna. Y se deja fuera el sustento que -en teoría- una sociedad abierta debería tener. Es decir, una discusión constante y fluida entre los ciudadanos, sobre los asuntos públicos en diversos espacios y tiempos. Entre los líderes de opinión en sentido estricto, no sólo de las élites, sino de cada ámbito.

Con la contracción de la democracia y la participación política a la urna, el resto del tiempo, los individuos –anulados para actuar como agentes políticos y por tanto como ciudadanos- pasarían a ser súbditos del poder político estatal y partidario. Estarían obligados a someterse bajo un despotismo blando legal y electoralmente legitimado, que les otorga un único derecho político, un sacramento simbólico cada cuatro años, el voto.

Porque una cosa es defender el voto –y obligatorio- per se, y otra muy distinta defender la democracia –y la participación- o la libertad como principios esenciales. Las distancias entre ambos elementos, no sólo en términos ordinales sino que nominales son enormes. Como el mismo Rawls decía: una cosa son las libertades políticas iguales y otra el valor equitativo de dichas libertades.

¿Por qué insisto en esto? Porque lo que muchos olvidan es que podemos tener democracias de partido hegemónico, como hubo en México, e incluso dictaduras (democracias de un partido único para ser irónicos), donde cada cierto tiempo se llamaba a votar (o se obligaba), y donde aún así, se cumplían fatalmente los tres argumentos esenciales esgrimidos contra la voluntariedad. (Aumento en la desigualdad de oportunidades; déficit de representatividad; baja legitimidad).

Y entonces entramos en un terreno complejo, de lo normativo ¿Es el voto la base central de la democracia? ¿Qué implica y significa realmente la participación política en una democracia? ¿Cuáles son sus límites o espacios? ¿Qué función cumplen los ciudadanos en una democracia?

El sacramento cada cuatro años

Creer que la voluntariedad del voto haría colapsar el sistema democrático o la libertad, es sustentar la democracia y la libertad en ese acto, sin tomar en cuenta otras dimensiones de lo social y político.

Los defensores del voto obligatorio no obstante, argumentan basados en antecedentes técnicos y estadísticos electorales y, simultáneamente, apelan a aspectos normativos en cuanto a lo político –como la igualdad de oportunidades, representatividad- que posteriormente obvian, o parecen dar por hechos, o salvaguardados por la obligatoriedad del voto.

El hecho de que muchos o pocos voten, no define un sistema democrático como tal, ni determina la real representatividad de los ciudadanos y sus diversos intereses. Tampoco determina la legitimidad de un gobierno o mandato;  menos aún los espacios de libertad de los individuos.

El respeto de la autoridad electa a la institucionalidad democrática y sobre todo a los derechos de los ciudadanos, son elementos que no dependen del voto necesariamente sino de una institucionalidad, donde los propios ciudadanos pueden actuar como agentes políticos independientes. Ciudadanos que controlan al poder, se contraponen a éste, y donde hacen competir sus ideas e intereses sin depender de sus representantes.

La sobrevaloración del voto en sí, sin considerar la necesidad de ciudadanos participantes e instituciones democráticas más allá de lo estatal, electoral y partidario, sólo es un paso hacia una especie de dictadura de mayorías –con muchos o pocos votantes-; una especie de religión electoral donde el dios es el voto, y los ciudadanos se limitan a cumplir un ritual cada cierto tiempo, para luego esconderse en sus casas, lo que se traduce irremediablemente en un despotismo electoral.

Por eso no es raro que en defensa de la libertad, la mayoría de los defensores del voto obligatorio repitan el dilema de Rousseau, y justifiquen la coacción sobre los individuos para mantener la libertad.  La pregunta es ¿Qué clase de libertad se defiende con coacción?

—————————————-

Foto: Francisco Javier Jara / Licencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de noviembre

La idea de que la democracia es más que el voto es correcta pero con prevenciones. Efectivamente, la democracia puede ser profundizada a través de otros mecanismos de participación, como referendums, revocatorias, etc. No obstante, estos mecanismos propios de la democracia semi directa me parecen menos relevantes que el sufragio, y que pueden ser tanto o más manejados por las élites que las campañas.
Sólo el voto permite una expresión de voluntad del mismo valor para todos los ciudadanos y ciudadanas. Ante la pregunta de si es el voto la base central de la democracia, yo respondería afirmativamente. No es la única condición, no basta por si solo pero si es la más relevante.
Y ante la pregunta de qué clase de libertad se defiende de coacción, diría que supongo que es una pregunta retorica para dar más estilo al término de la columna, ya que los ejemplos de derechos que requieren un resguardo a través del poder coercitivo del Estado son numerosos. De partida, los derechos laborales, el derecho a la seguridad social a través de las cotizaciones previsionales obligatorias y el derecho a la locomoción a través de la regulación del tránsito, por poner un par de ejemplos.

28 de noviembre

Lo de la prevención me genera ruido, me suena de democracia protegida como es lo que en Chile existe. Pero ¿Protegida de qué o quiénes?

Creo que un elemento que se olvida al hablar de democracia es la necesidad de una descentralización del poder a todo nivel. Lo que implica ampliar espacios de decisión para los ciudadanos en diversos temas que les competen o aquejan directamente.

Creo incluso, que tu argumento sobre valora el sufragio, cuando este mecanismo también puede ser usado en lo anterior.

El voto no expresa voluntad. Es un mecanismo que dependiendo los contextos, puede delegar decisión, o implicar decisión, y en general determina autoridad o determina representación.

Mi pregunta es retórica, pero implica una cuestión práctica, porque incluso los derechos que mencionas no tienen relación con la libertad.

Por ejemplo, la cotización previsional obligatoria es más una coacción estatal a favor de ciertas corporaciones, que un resguardo a mi libertad, sobre todo si se considera que el beneficio que obtienen quienes “cuidan” mis platas son mayores que los que probablemente obtengo yo.

Libre sería, si quizás pudiera elegir cómo guardar o invertir ese dinero, y no que me obliguen a dárselo a las AFP.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es evidente la vulneración de la Constitución española por parte de Generalitat, por ende, no puede sorprender que un Estado de Derecho utilice los medios coercitivos para defenderse cuando se promueve u ...
+VER MÁS
#Internacional

El Intríngulis de Cataluña

"Los gritos atrajeron a José. Sabiendo cientos de personas en el lugar al mismo tiempo, aprovecha la ocasión; estando cerca de una mujer manifestante le ofrece una paleta"
+VER MÁS
#Internacional

José, hablando de lo dulce y lo amargo

Canal 13, con las palabras de Bofill en su tuit y sus decisiones editoriales, entiende la democracia en un espacio bizarro, donde sus límites están definidos por la parodia y la movilización de otros dec ...
+VER MÁS
#Medios

Los hombres aparte de la bizarra democracia del debate

Desde los medios y con el pretexto del concurso se hace un énfasis en el rol docente como técnico experto en metodologías y estrategias de enseñanza y se devalúa el rol de activismo social del docente, ...
+VER MÁS
#Educación

Global Teacher Prize ¿estrategia de neoliberalización filantrópica?

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick

Muchos expertos asumen que las cosas se hacen bien, parece que no ven esta discusión como algo sobre lo cual haya que preocuparse y para que hablar de los medios de comunicación; éstos consumen cualquier ...
+VER MÁS
#Sociedad

En el país de los ciegos, el tuerto es rey: Encuestas de opinión en Chile

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa