#Política

El dilema natural de la política

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Nuestras queridas izquierda y derecha política (luchadoras, fatigosas, anacrónicas) están, como el hombre, condenadas a convivir con esta fatal doble tendencia. Hay en ellas, en sus raíces, en sus ramificaciones, una contradicción interna.

Para los católicos de texto, en el hombre (fruto del pecado original) conviven irremediablemente dos tendencias: una al bien y otra al mal. En él, dicen, se produce por naturaleza una contradicción interna, un desajuste eterno e íntimo que lo conduce, aun contra su voluntad, a este dilema. Toda su vida deberá enfrentar estas dos caras: la fea y la linda, luces y sombras, el bien y el mal. ¡Vaya condena!

Así como el hombre tiene un poco de todo lo que se dice de él, las cosas que crea y deja en la tierra siguen en cierta forma la misma lógica. Nuestra política, nuestros partidos políticos, y en especial los políticos, son un poco como los hombres (sí, créalo). En ellos (así como según los curitas en el hombre) convive también este tormentoso dilema: lo bueno o lo malo. Ambos buitres tratando de comerse el mismo cadáver.

Esto me resulta muy convincente. Me explico. Nuestras queridas izquierda y derecha política (luchadoras, fatigosas, anacrónicas) están, como el hombre, condenadas a convivir con esta fatal doble tendencia. Hay en ellas, en sus raíces, en sus ramificaciones, una contradicción interna. Un desparpajo complejo de principios y antiprincipios que se asoman y huyen, que se mezclan, que aparecen como claros y oscuros, confundiendo e iluminando alternativamente las cosas.

La izquierda, por ejemplo, vive atrapada en este aparente dilema (digo aparente, porque para ellos no hay tal). Dilema de condenar sagradamente las violaciones a los derechos humanos, la represión, la censura, el autoritarismo, el enriquecimiento ilícito, el ejercicio arbitrario del poder, pero sólo en Chile. Sólo en Chile y porque un inusitado golpe les quitó lo que era suyo. Sin embargo, cuando hay que gritar con la misma rabia y sed de justicia las monstruosidades de los regímenes cubano, norcoreano o venezolano, todo se nubla, todo se relativiza. La izquierda cae en el total absurdo, en una permanente contradicción semántica, para negar lo que todo el mundo ve: la doble tendencia, la doble moral. La crueldad de esconder las convicciones en el cajón que más conviene, y sacarlas sólo cuando se quiere (y se puede).

En nuestra derecha, algo parecido. El liberalismo, padre putativo de nuestros oligarcas y rancios políticos de derecha, siempre ha tenido que moverse gelatinosamente en las sombras de una que otra catedral. Lo religioso siempre ha mandado como buen patrón de fundo en la derecha chilena. Sí, porque aunque en los años posteriores al golpe de 1973 Chile viró súbitamente hacia el neoliberalismo, y la libertad del hombre y de todo lo que lo rodeara se erigió como un dogma de fe, la iglesia y el conservadurismo sortearon sin mucho desafío estos “nuevos tiempos”. La noción de libertad en la derecha terminó siendo tan parcial y relativa, como en la izquierda el valor universal de los derechos humanos. Se habla con fuerza del valor de la libre empresa, del libre mercado, de la libertad de expresión. Pero la iglesia y la derecha satanizan incansablemente las libertades que les incomodan. Esas que son también estrictamente liberales. Luego, todo se vuelve gris, todo se relativiza. Los principios se duermen y desaparecen cómodamente: esto sí es libertad, lo otro no. Como de manual.

En todo caso, en política la relatividad de las cosas es la ley de dios. Todo hecho, pensamiento o personaje histórico podrá ser gris o blanco invierno cuando se cubre con la misericordiosa mano de la “perspectiva”. Y es cierto: todo admite una segunda lectura cuando la primera se ha hecho sin matices. Sin embargo, habrá cosas que podrán estimarse razonablemente como buenas o malas, coherentes o incoherentes, y en último término decentes e indecentes (el adjetivo es suyo). Me parece más fácil y menos tormentoso entender que como en el hombre, en la política está presente también este dilema natural, esta contradicción irremediable, interna, y que la teología moral nos ha propuesto con cuidadosa precisión: simplemente, nos mueve para toda la vida una doble tendencia, una al bien y otra al mal.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de octubre

Muy acertado todo Paulo Andrés lo felicito jaja.

Alex Eduardo Olivares Villablanca

14 de octubre

Muy de acuerdo con tu columna Paulo. Falto China lugar donde se violan los derechos sistemáticamente y a quien todos, incluyendo las grandes potencias, que se arrogan el poder de liberar al mundo de estos y muchos otros flagelos, rinden pleitesía por el solo hecho de tener más de 1.300 millones de razones de potencial consumo.
Espero seguir disfrutando de estos comentarios con enorme lucidez política y contemporánea.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

La sociedad, el ciudadano corriente, proyectó con estupor y horror la posibilidad de que una oposición que avala y promueve el terrorismo a ese nivel se convirtiera en gobierno. “¿De que sería capaz l ...
+VER MÁS
#Internacional

La MUD movilizó millones de votos para el chavismo

Un día en donde la lucha feminista gana un nuevo paso hacia una sociedad más igualitaria, más inclusiva y que nos reconoce como sujetas de derechos. Las lágrimas de emoción de muchas y muchos presentes ...
+VER MÁS
#Género

#aborto3causales ganamos todas, incluso ustedes

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable