#Política

El dilema moral de ser cristiano protestante en la izquierda

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

¿Qué lugar puede tener aquel individuo que se declara cristiano protestante en el mundo de la izquierda? ¿Se puede ser, en estricto rigor, evangélico y de izquierda? Los protestantes han ido en aumento y son, en teoría, una potencial fuerza electoral. En el mundo de la política no se puede desconocer una institución como la protestante. Evguenia Fediakova, en su trabajo sobre los evangélicos, habla de una mayor participación política desde el fin del régimen político civil-militar.


Quiero pensar que sí se puede ser de izquierda y cristiano. Mantener nuestra ética y ser capaces de argumentar. Jamás imponer y, sobretodo, respetar al que piensa distinto. La izquierda siempre ha enarbolado las banderas de lucha por la injusticia del ser humano. Un cristiano no puede mantenerse ajeno a las cotidianas penurias que padece la sociedad.

No pretendo escribir desde la empírea, sino más bien en reflexionar, en hacer este ejercicio de responderme estas preguntas, que inician esta columna, que me inquietan – esperando que también inquiete a otros y otras -. Tampoco es nuevo hablar sobre este dilema. Es más, hasta puede parecer de perogrullo. Empero, considero oportuno escribir desde el pensamiento cristiano protestante y de izquierda. Un amalgama que a simple vista pareciere extraño, pero que no es más que un reforzamiento sobre el compromiso para intentar mejorar la sociedad. Es una columna introductoria que espero, más adelante, complementar con un contenido más teórico y profundo.

El dilema moral 

Difícil resulta intentar esta convergencia entre la fe y la izquierda. Quienes sean canutos comprenderán los sacrificios que implica “vivir por la fe” y entenderán que hay ciertos mandamientos que se deben cumplir. El problema, a mi juicio, radica en los temas valóricos. He ahí el gran dilema. La izquierda defiende, en este campo, la libertad negativa de los individuos. Esta libertad negativa, según Isaiah Berlin, corresponde a una libertad de no intervención del individuo.En otras palabras esto significa una autonomía de la persona, soberanía del propio cuerpo.

Entonces, ¿cómo puede un cristiano lidiar con aquel postulado? Si nosotros no somos dueños de nuestros cuerpos (los que profesamos la fe evangélica) ¿qué lugar, repito, puede haber, para el cristianismo en la izquierda?

Por ejemplo, en cuanto al homosexualismo, la izquierda aboga por la diversidad, por el matrimonio y adopción de las parejas del mismo sexo, sin embargo, de nuevo se repite, el dilema para nosotros. Nuestra sexualidad está fundamentada en la biblia. En términos modernos “creemos” en el binarismo de género e, incluso, en una heteronormatividad. Estos últimos términos son, muchas veces, totalmente opuestos al pensamiento de izquierda.

Para qué hablar sobre el aborto, tema en boga hoy en día. Entiendo las tres causales que se discuten en el congreso y que hay, también, un asunto de salud pública, que las mujeres tienen el derecho a decidir sobre su maternidad y un largo etcétera. He aquí, una vez más, vendríamos a ser como una piedra en el zapato, ya que seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma se encuentra el derramamiento de sangre inocente, ergo, naturalmente, nos oponemos al aborto. Finalmente está el tema de la eutanasia muy ligado a la autonomía de los individuos. El derecho a morir dignamente. Para nosotros también es contrario a nuestras creencias, ya que Dios es el dueño de la vida , por lo tanto, a cualquier intento de poner fin a la vida nosotros nos oponemos.

Después del dilema, ahora qué.

En estos tres ejemplos se puede ver la clara oposición ética entre la izquierda y el cristianismo. No pretendo aludir que todo aquel que no es cristiano, pero es de izquierda, piense así en los temas valóricos. Personalmente entiendo las posturas contrarias a la mías. No es mi intención problematizar en esta columna. Lo paradójico de esto es que un cristiano protestante puede ser resultar ser un obstáculo para la izquierda aun cuando no quiera serlo. No podemos renunciar a la fe antes que a la política, pero tampoco renunciar a esta última.

La izquierda debe entender que nuestra última fuente de “legalidad” no es la constitución, sino la biblia. Y nosotros, por su parte, debemos entender que no podemos utilizar solo la biblia para exponer nuestro punto de vista. No se trata de acomodar el cristianismo a la izquierda, ni este al primero. Debe haber un acomodamiento teórico.

¿Qué puede hacer aquel cristiano que no se siente identificado con a derecha, pero sí con la izquierda? O quizás, se corrobora lo que dice la biblia acerca de que estamos en el mundo, mas no somos de este mundo.

Quiero pensar que sí se puede ser de izquierda y cristiano. Mantener nuestra ética y ser capaces de argumentar. Jamás imponer y, sobretodo, respetar al que piensa distinto. La izquierda siempre ha enarbolado las banderas de lucha por la injusticia del ser humano. Un cristiano no puede mantenerse ajeno a las cotidianas penurias que padecen nuestros congéneres. Una izquierda escindida no sirve mucho y los cristianos protestantes de izquierda debemos ser un aporte en el diálogo teórico de la izquierda.

Aunque este dilema ético no pueda ser resuelto, no nos inhabilita a ser de izquierda. Quiero pensar que en el mundo que anhela la izquierda, también nosotros cabemos.

TAGS: #PartidosPolíticos Evangélicos Izquierda

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

12 de mayo

No siendo una persona cristiana, creo que es incompatible, pero me parece que también debería ser incompatible con la derecha, en realidad quisiera pensar que el cristianismo es incompatible con cualquier forma de dominación humana, en tal sentido, quizás sea bueno meditar sobre las conclusiones del intelectual español, Gabriel Albiac que se define como un “comunista muerto”, después de su pasado por la línea ortodoxa de la izquierda, al concluir en su pensamiento que detrás de esa forma de pensar se esconde un totalitarismo, porque si lo piensas bien, en un clima de apertura sexual como el que señalas, protegido institucionalmente, aunque no te guste por el compromiso moral que asumistes, debes convivir con ella, con su proselitismo y aún con sus manifestaciones más decadentes, extremas, bizarras, y no puedes protestar porque en paralelo se generan leyes que te castigarán duramente si lo haces.

13 de mayo

Servallas, creo que el cristianismo es compatible, en el amplio sentido de la palabra, con el espectro político – clásico eje izquierda/derecha-, sin embargo , la izquierda , en tanto su contenido ideológico, no aspira a un regimen politico totalitario, aun cuando, en la praxis, algunas naciones, de proyecto socialista, han devenido en estar bajo el poder de un hombre o dinastía. En relación al dilema moral, resulta complicado para todos los cristianos protestantes lidiar con ese tema. Lidiar en el sentido que se nos pueda respetar actualmente en un mundo donde las libertad negativa – que señalé en la columna- es la que se está instalando en nuestra sociedad. Mi inquietud es cuál es el lugar de un cristiano protestante en la izquierda. Un cristiano que no simpatiza con la derecha. ¿Hay lugar para nosotros?.

11 de septiembre

hola hermano, e sugiero revisar la relación de las Iglesias de línea ecuménica, agrupadas en el Consejo Latinoamericano de Iglesias, cercana a la Teología de la Liberación, así mismo el movimiento Iglesia y Sociedad en américa Latina ISAL. Verás que ser de Izquierda y evangélico/protestante no es una exclusividad. Saludos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno